Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Keith Michell: Granada conoce el espíritu de cooperación de Cuba y Venezuela

| +
Keith Mitchell. Foto: Roberto López Hevia/ Granma.

Keith Mitchell. Foto: Roberto López Hevia/ Granma.

Discurso pronunciado por Keith Michell, primer ministro de Granada, en la XIII Cumbre ALBA-TCP, La Habana, Cuba, 14 de diciembre de 2014, “Año 56 de la Revolución”.(Versiones Taquígrafas – Consejo de Estado)

Muchísimas gracias, hermano Presidente, y por supuesto también al hermano Presidente de la República Bolivariana de Venezuela; también las gracias a nuestros colegas hermanos y hermanas, Jefes de Gobierno:

Permítaseme decir, primero, que creo que este es un momento histórico para el gobierno y el pueblo de Granada; también lo es para la Alianza Bolivariana para las Américas, ALBA.

Hermanos Presidentes y Jefes de Estado, quisiera expresar esta idea:

Al celebrar nuestra adhesión, elogiamos tremendamente los sacrificios que se realizan consecuentemente por parte del pueblo de Cuba y el pueblo de Venezuela, y por los beneficios que todos hemos compartido como miembros de la OECO y otros países de la región y el apoyo generalmente brindado.  Debemos comprender que estos sacrificios no pueden hacerse permanentemente y que tenemos que llegar a una situación donde podamos fortalecer nuestra economía y fortalecer lo que hacemos, porque los pueblos de Cuba y Venezuela también tienen sus enormes dificultades y problemas.

Por lo tanto, en este sentido quiero solicitar que en nuestra Declaración añadamos un párrafo relacionado con una plataforma que es esencial respecto a la necesidad del desarrollo económico permanente para la región, que sea una plataforma, un programa de tecnología, TICs; este sería un programa que nos daría la herramienta necesaria para empoderar a los pueblos y estar en condiciones de estar a tono con lo que pasa en la comunidad global hoy.

Yo quisiera expresar eso a los formuladores de la Declaración y que se añadiera esa idea al Proyecto de Memorando de Entendimiento de este día.

Hermanos Presidentes y colegas:

Granada se complace de que la acepten como miembro pleno del ALBA en este momento, cuando la Alianza está celebrando su X Aniversario.

Ante todo, también deseo felicitar a mi hermano de Dominica por su gran victoria en las urnas y decirle que veo que obtuvo más del 70% de los escaños de su Parlamento y no me pidió ningún apoyo técnico, si lo hubiera solicitado hubiera obtenido todos los escaños del Parlamento (Risas y aplausos).

Amigos, han pasado 10 años desde que se creó una alternativa a los conceptos tradicionales de la integración.  Hoy el ALBA constituye una alianza política poderosa que promueve las políticas sociales centradas en la población y también aboga por la paz y la no intervención.  Si no fuera por la visión de los dos campeones y líderes Chávez y Fidel, probablemente no estaríamos aquí hoy.

Permítaseme expresar oficialmente mi admiración en este sentido, hacia los esfuerzos del fallecido presidente de Venezuela Hugo Chávez y el expresidente Fidel Castro.  Su decisión y compromiso de lograr una mayor colaboración entre las islas del Caribe y el resto de Centroamérica y Suramérica es lo que nos ha traído aquí hoy.

Tras muchos años de dominación colonial los pueblos de esta región están decididos a no permitir que las barreras artificiales de los idiomas y los mares los mantengan separados por más tiempo.  Nuestra historia común de explotación extranjera nos compromete con un futuro común de solidaridad e independencia, por eso, en nuestra visión, hoy es un hito de un nuevo capítulo en el movimiento de integración en las Américas, un movimiento de integración que puede considerarse hoy como una cultura dentro del Caribe y las Américas.

Los movimientos de integración creados solamente para ayudar en el desarrollo a una región y en beneficio de sus pueblos, los movimientos de integración que tratan de promover la cooperación en el Sur y orientados hacia los pueblos y no hacia la dependencia de los mecanismos no pertenecientes al Sur, que no siempre se refieren al desarrollo de una región y sus pueblos, sobre todo, los pobres y las clases trabajadoras, deben impulsarse.

Colegas, algunos podrían dudar y han dudado sobre la intención del ALBA; pero digo aquí hoy que el objetivo y los fines de la creación del ALBA no son diferentes a los objetivos y los fines de la creación de la Comunidad de América Latina, la CELAC, la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), el MERCOSUR y de muchos otros mecanismos de cooperación en la región.  Estos mecanismos brindan verdaderos beneficios a los pueblos de la región, al igual que el ALBA.

De hecho, aprovecho esta oportunidad para saludar al ALBA por su iniciativa ante la FAO, para fortalecer el Fondo Alimentario del ALBA y el Programa Ejecutivo para implementar la cooperación técnica, a iniciativas de ella, en aras de la seguridad alimentaria, la nutrición y la reducción de la pobreza en la región.

Colegas, en este momento de nuestro desarrollo, la cooperación Sur-Sur es completamente necesaria, como líderes no podemos pasar este hecho por alto.  Solamente la semana pasada yo y muchos otros colegas estábamos aquí en La Habana, analizando la mayor cooperación sobre una serie de temas, en el marco de la Cumbre Ministerial CARICOM-Cuba, a 44 años después de que Barbados, Guyana, Jamaica y Trinidad y Tobago tomaran la decisión audaz de lograr su independencia y normalizar las relaciones con Cuba.

En este momento quiero hacer una intervención personal y especial.

Hermanos y Colegas:

Es también un hecho histórico que tras la caída de la revolución granadiense en 1983 y la ejecución subsiguiente del entonces Primer Ministro Maurice Bishop, hubo un enfriamiento en las relaciones entre Cuba y CARICOM durante muchos años; ningún ministro del CARICOM visitó a Cuba durante esos 13 años.  Por lo tanto, en 1996, un año después de ganar una elección reñida en Granada, en 1995, y por iniciativa del Presidente de Cuba, Fidel Castro, y a través de su entonces embajador, el señor Cabezas, en Barbados, y a grandes instancias del Ministro Paterson y el Primer Ministro, Arthur, yo hice una primera e histórica visita a Cuba, y colegas —esto no lo he dicho antes, públicamente, quiero recordar esto—, recuerdo unas palabras que el Presidente Fidel Castro me dijo, cuando bajaba por la escalerilla del avión y pisaba suelo cubano en el aeropuerto, en 1996; me dijo a través de su intérprete —que, bueno, ahora veo que siempre está cerca del Presidente Raúl, todavía, ella está allí todavía, por lo tanto, puede comprobar lo que voy a decir—, el Presidente Fidel Castro me dijo:  “Michell, usted es un hombre valiente de venir a Cuba en este momento.”  Nunca olvidaré esto.

Amigos, el resto es historia, el impulso en las relaciones entre Cuba y el CARICOM continuó y ha continuado desde entonces.  A partir de ese momento hemos visto movimientos creados por los pueblos en pro del desarrollo del Sur, y esto es testimonio del espíritu de fraternidad que seguimos llevando a cabo a nombre de todos los ciudadanos.

Nos complace el ver que el ALBA proporciona una construcción político-económica y social que pone las preocupaciones sociales al mismo nivel que las preocupaciones comerciales, por eso todos creemos que el lugar correcto de Granada es en esta mesa (Aplausos).

Deseo expresar que la única razón por la que no estábamos antes es que me dieron un año sabático en 2008, entonces ahora regresé y ahora estoy haciendo lo que debí haber hecho.  Dice el Primer Ministro que yo estaba en el Purgatorio (Risas), y junto con mi hermano de San Cristóbal, significa que todo, como todos los Estados independientes del CARICOM, como ya se dijo, ahora son miembros de la Organización de Estados del Caribe Oriental.  Sabemos que el ALBA promueve e impulsa todas las iniciativas caribeñas de integración.

También pensamos que nuestra solicitud como Estado miembro fue una extensión natural de la cooperación que hemos tenido durante años con Cuba y Venezuela.  La solidaridad y aporte de Cuba, sobre todo en las esferas de la salud y la educación, se remontan a 35 años este año, desde la primera vez que se establecieron las relaciones diplomáticas.  Todas las grandes infraestructuras y sus proyectos desde la independencia, el aeropuerto internacional Maurice Bishop, fueron construidas, sobre todo, con ayuda cubana.

La economía de Granada en los últimos años se ha visto impulsada también por los acuerdos dentro de PETROCARIBE, concebidos por los padres fundadores del ALBA, al punto que podemos continuar brindando una mejor vida para todos nuestros pobladores.  El apoyo de Venezuela comenzó bajo el presidente Chávez y continúa con la misma vitalidad y el mismo espíritu bajo su digno sucesor y hermano el presidente Nicolás Maduro (Aplausos).

Nos complace considerar al presidente Maduro como un genuino amigo, y nos gustaría recibirlo oficialmente en Saint George, en una fecha próxima.

Granada conoce del espíritu de cooperación de Cuba y Venezuela a través del Acuerdo 2004 que se logró; en este sentido y en este contexto, Granada reitera su llamamiento de larga data de que se ponga fin al injusto, inmoral e ilegal bloqueo de Estados Unidos contra el pueblo de Cuba.

También aprovechamos esta oportunidad para afirmar decididamente nuestra oposición a cualquier sanción contra el pueblo de la República Bolivariana de Venezuela (Aplausos).

En este sentido, por lo tanto, somos conscientes de que tenemos una obligación moral de buscar no solamente nuestro propio desarrollo, sino también el de nuestros hermanos y hermanas con los que hemos establecido una relación hoy aquí.

Una vez más, hermano Presidente, a nombre de mi delegación permítaseme expresar mi agradecimiento por la cálida acogida de que siempre somos objeto cuando visitamos su hermoso país.  Hay una parte de nuestro Himno Nacional que dice:  “Trabajar juntos como un pueblo, una familia.”  Creemos firmemente que este es el objetivo del ALBA y, por lo tanto, nos complace y nos impulsa el estar aquí entre familiares.

Gracias (Aplausos).

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también