Imprimir
Inicio » Especiales, Salud  »

Kenneth D. Anthony: Hemos comprendido que la humanidad enfrenta uno de sus peores desafíos

En este artículo: ALBA-TCP, Cumbre, Ébola, Salud, Santa Lucia
| +
Kenny Anthony, Primer Ministro de Santa Lucía. Foto: Ismael Francisco / Cubadebate.

Kenny Anthony, Primer Ministro de Santa Lucía. Foto: Ismael Francisco / Cubadebate.

Intervención de Kenneth D. Anthony, Primer Ministro de Santa Lucía, en la Cumbre Extraordinaria del ALBA –TCP sobre el Ébola, en el Salón de Protocolo de Cubanacán, La Habana, el 20 de Octubre de 2014. “Año 56 de la Revolución”.

(Versiones Taquigráficas – Consejo de Estado)

Presidente Raúl Castro; Presidentes; Primeros Ministros; Ministros; distinguidos Representantes:

Raúl creo que le debemos a Nicolás, tenemos que agradecerle por sugerir esta Cumbre que celebramos hoy. Creo que tenemos que agradecerle en especial por este esfuerzo. También tenemos que agradecerte, Raúl, por aceptar la celebración de esta reunión con tan poco tiempo de antelación. Siempre es una gran experiencia estar aquí en Cuba con usted, y con el pueblo cubano, por tanto, felicitaciones y muchas gracias por esta iniciativa.

Debo decir que me conmovió su discurso, en especial cuando nos recordaba a todos que como parte del crisol de América Latina, la sangre africana corre por nuestras venas, eso fue una declaración muy conmovedora, algo que, por supuesto, usted siempre refiere y recuerda. Por tanto, tal vez no haya necesidad de ese recordatorio y de esa declaración hoy.

Una vez más Cuba ha demostrado su humanidad, su compasión y su internacionalismo. Cuba ha actuado unilateralmente, por iniciativa propia y debo decir que por débiles que seamos la historia de su compromiso en África será una lección muy poderosa para todos nosotros.

Estoy de acuerdo con el enfoque político que ha recomendado Fidel y usted también, Raúl, de que en esta lucha, en esta batalla contra esta enfermedad todas las naciones deben trabajar de conjunto, es el momento y la ocasión para dejar a un lado los desacuerdos ideológicos por el bien de la humanidad, aun cuando todos reconozcamos que la iniciativa de Cuba no puede explicarse por comportamientos que no son derivados de su impulso humanitario. Por tanto, creo que en esta lucha es sabio trabajar unidos y trabajar en todos los países y en todas las fronteras. Solo el ALBA podría habernos reunido aquí hoy.

Entiendo que a los países les preocupan sus propias fronteras, sus propios problemas; pero lo que me ha llamado la atención en las últimas semanas es la despreocupación acerca de otros países vulnerables, y es por eso que esta iniciativa del ALBA es tan importante, porque aquí estamos, porque hemos comprendido que la humanidad enfrenta uno de sus peores desafíos y entendemos que nuestras fronteras son porosas.

Cuba ha entendido que ningún país en el Caribe puede estar seguro, si uno solo, uno solo se ve afectado, y eso necesitamos entenderlo, reconocerlo y considerarlo.

Nos concentramos en el tráfico en nuestros aeropuertos, pero prestamos poca atención al tráfico marítimo entre nuestras aguas territoriales y pueden existir accidentes y han ocurrido y, por tanto, necesitamos fortalecer la vigilancia en todos los puertos. Creo que eso ya se ha subrayado y me alegro que así haya sido.

Debo decir que mi principal preocupación es la necesidad de proporcionar asistencia técnica de forma inmediata a las islas del Caribe. Me alegra saber que Cuba ha puesto asesoría a nuestra disposición. Y una de las preocupaciones que yo tenía era el establecimiento de una fuerza de respuesta rápida para que los países miembros puedan solicitar ayuda a esa fuerza.

He analizado el programa de compromiso entre los países del ALBA y, por supuesto, Cuba y el Caribe Oriental y me alegra saber que se han establecido fuerzas de acción rápida para que los países puedan solicitar ayuda en tiempos de necesidad.

Contrario a lo que muchos piensan el miedo no solo lo sienten las poblaciones, los pueblos, sino también entre el personal médico en nuestras islas. Nunca han tenido una experiencia como esta, en su vida, nunca habían tenido esta experiencia. La diferencia es que Cuba sí. Cuba entiende el ambiente tropical, también tiene investigaciones tropicales. Y quiero enfatizar la necesidad, lo más pronto posible, de que nuestro personal médico capacitado pueda compartir las experiencias, lo más pronto posible, para poder calmar esos miedos; porque no se puede administrar la epidemia si no vencemos este aspecto. Por tanto, quiero ratificar la necesidad del compromiso de los países miembros de mantener un diálogo de forma que el personal médico pueda estar preparado ante eventualidades de este tipo.

Además de la urgencia de capacitar personal médico para poder lidiar con los temores, también necesitamos un rápido diagnóstico de los casos, y creo que hay una lección que aprender: los protocolos de tratamiento…, bueno, no puedo hablar al respecto; pero lo que me llama la atención es la importancia del diagnóstico rápido. Necesitamos preparar estos protocolos y valorar las capacidades de forma individual y colectiva, para el diagnóstico rápido y temprano. Me parece que necesitamos establecer centros para el tratamiento de casos de ébola.

Sé que estamos pasando por un período económico muy difícil, extremadamente difícil; pero tenemos que reflexionar sobre la…, si no tiene sentido establecer en nuestro hemisferio un centro para el tratamiento de casos sospechosos. No sé si eso es posible o no; pero deberíamos tener un centro con toda la experiencia necesaria para poder tratar estos casos, esto nos pondría en una posición donde tendrían que crear infraestructuras nuevas y no sé si tenemos la experiencia y el conocimiento requerido para garantizar que se pueda tratar a las personas afectadas con esa enfermedad.

Presidente, quiero asegurarle que Santa Lucía agradece esta iniciativa. Le agradecemos enormemente a Nicolás, también te agradecemos, Raúl, te agradecemos y creo que todos los países miembros del ALBA agradecemos el que hayan entendido que en estos momentos de necesidad, los países vulnerables necesitan de ayuda.

Gracias, Raúl.

(Aplausos).

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también