Imprimir
Inicio » Especiales, Medio Ambiente  »

La CIA y el control del Clima

En este artículo: Cambio Climático, CIA, Medio Ambiente
| 13

CIA Cambio Climáticopor Silvia Ribeiro
La CIA estadunidense está financiando un estudio sobre geoingeniería (manipulación climática) que durará 21 meses, con un costo inicial de 630 mil dólares. Lo ejecuta la Academia Nacional de Ciencias, con participación de la NASA y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de ese país. (revista Mother Jones 17/7/2013).

El interés de la CIA por el clima no es nuevo, pero esta participación es significativa, debido a las implicaciones bélicas que tiene la posibilidad de manipular el clima y a la presión que están ejerciendo los proponentes de la geoingeniería en ese país para avanzar en experimentación de esas técnicas, pese a existir una moratoria en Naciones Unidas contra su aplicación.

El proyecto analizará diferentes propuestas de geoingeniería, como manejo de la radiación solar y remoción de dióxido de carbono de la atmósfera; también estudiarán los efectos de la siembra de nubes y otras formas de manipular el tiempo atmosférico para provocar lluvia, sequías o controlar huracanes. Según descripción oficial harán una evaluación técnica de los impactos de esas tecnologías, desde el punto de vista ambiental, económico y de seguridad nacional.

Estos últimos son los aspectos que preocupan a la CIA, que en documentos anteriores ha calificado el cambio climático y el control del clima como factores de importancia geopolítica estratégica y de seguridad nacional. Pese a ello, los republicanos votaron por desaparecer el departamento de cambio climático de la CIA, lo que según la agencia la motivó a financiar esta iniciativa. Las razones podrían ir mucho más allá, ya que el control del clima es un proyecto militar de larga data en ese país, que realizó experimentos ya durante la guerra de Vietnam, provocando lluvia por meses seguidos para anegar los cultivos y caminos de los vietnamitas. En el mismo sentido, la Fuerza Área estadunidense publicó en 1996 un documento titulado Weather as a Force Multiplier: Owning the Weather in 2025 (El tiempo como multiplicador de la Fuerza: poseyendo el tiempo en 2025), cuyo título ref leja claramente sus intenciones.

Estos intereses convergen con los de un grupo pequeño pero influyente, de climatólogos y otros científicos de países del Norte, que alegan que la geoingeniería es necesaria porque no se puede reducir rápidamente las emisiones de gases de efecto invernadero (como si sus países no fueran quienes tienen que tomar las medidas principales para ello). O, como declaró David Keith, un conocido promotor de la geoingeniería, porque es un plan barato y fácil. (MIT Technology Review, 8/2/2013).

Sí, barato y fácil para los que han causado el cambio climático con su sobreconsumo de recursos e industrialización basada en petróleo, porque en lugar de reducir realmente sus emisiones, podrían seguir calentando el planeta y además hacer un jugoso negocio con nuevas tecnologías que manipulen el clima de todos, para bajar o subir la temperatura según convenga a los intereses económicos y bélicos de quienes las controlen.

Bajo el término manejo de la radiación solar, la meta es disminuir la cantidad de rayos solares que llegan a la Tierra. Por ejemplo, a través de construir enormes nubes volcánicas artificiales, inyectándolas con partículas azufradas. Otras propuestas incluyen blanquear las nubes, colocar trillones de espejos en el espacio para reflejar la luz del sol o la más reciente, del mismo David Keith, dispersar ácido sulfúrico desde aviones en la línea ecuatorial para que se mezcle con las nubes. En remoción de dióxido de carbono se incluyen otras técnicas, como máquinas o árboles artificiales que absorban carbono de la atmósfera (que por cierto no saben dónde depositarán luego para que permanezca por siempre). La más conocida es la fertilización oceánica: verter nanopartículas de hierro o urea en el mar para provocar florecimientos d e plancton, que absorban dióxido de carbono y lo lleven al fondo.

Las técnicas de geoingeniería son solamente teóricas salvo alguna, como la fertilización oceánica, de la cual se conocen experimentos legales e ilegales, que mostraron que además de no servir para su propósito –el carbono no permanece en el fondo de mar– los impactos pueden ser enormes, con disrupción de la cadena alimentaria marina, anoxia (falta de oxígeno) en capas marinas, crear algas tóxicas, etcétera.

La geoingeniería, para tener impacto en el clima global, tendría que aplicarse a mega escala, disrumpiendo un ecosistema global poco conocido, altamente dinámico y en interacción con toda la vida en el planeta. No existe por tanto una etapa experimental. Lo que se haga en pequeña escala no mostrará la acción sobre el clima global, aunque podría tener impactos negativos graves en la zona o en la región. Y si se hace a gran escala, no es experimental, es despliegue y es irreversible.

Por ejemplo, las nubes volcánicas artificiales no se pueden retirar, hasta que las partículas caigan a la tierra, lo cual es tóxico. Esta técnica empeoraría además el agujero en la capa de ozono y la acidificación de los mares, dos problemas globales muy graves. Si realmente lograran disminuir la cantidad de luz solar que llega al Norte, producirían sequía extrema en África y disrupción de los monzones en Asia, colocando en peligro las fuentes alimentarias de 2 mil millones de personas.

Imaginen si la CIA pudiera decidir sobre el termostato global. La geoingeniería es tan riesgosa, tanto por sus efectos climáticos como por su potencial uso hostil contra otros países, que lo único sensato es prohibir internacionalmente su uso.

Silvia Ribeiro es Investigadora del Grupo ET.

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Saúl Aparicio dijo:

    Me atribuyo la facultad, quizá indebida, de exponer algunas informaciones que obtuve a partir del año 2007 de varias fuentes entre ls principales la Red Voltaire, el diario Granma y otros, en que ya se avisaba de las intenciones de las autoridades norteamericanas de manipular el clima fundamentalmente para mantener el logro de la supremacía militar sobre sus adversarios e incluso sus aliados creándoles problemas climáticos y el manejo de otros fenómenos naturales. Rreitero mis disculpas; pero creo que como diría el profesor Calviño, Vale la pena. Saludos.

    La Habana, 27 de Enero de 2005

    La nueva “arma de destruccion masiva”: manipulacion del clima para fines militares (I)
    MICHAEL CHOSSUDOVSKY
    ¿Cuáles podrán ser las causas ocultas, subyacentes de la extrema inestabilidad del clima mundial, que ha sido causa de devastación en todas partes en los últimos años?
    Huracanes y tormentas tropicales han devastado el Caribe. Asia Central y Medio Oriente están atormentadas por la sequía. África Occidental está frente a la mayor invasión de langostas de la última década. Cuatro destructivos huracanes y una tormenta tropical (Alex, Iván, Frances, Charley y Jeanne) se sucedieron los unos a los otros. Huracanes sin precedentes en la historia del Caribe: la isla de Granada fue completamente devastada: 37 personas murieron y alrededor de dos tercios de los habitantes de una población de 100 000 se quedaron sin vivienda. En Haití los muertos fueron 2 000 y los que se quedaron sin viviendas unas 10 000 personas. República Dominicana, Jamaica, Cuba y Florida fueron también devastadas. En los Estados Unidos los daños en los estados sureños, que incluyen Florida, Alabama, Georgia, Missisippi y las dos Carolinas, Norte y Sur, fueron los más elevados de la historia.
    Un estudio editado en julio del 2003 por la Organización Meteorológica Mundial le echa la culpa, sin mayor examen, al calentamiento global:
    “Estos eventos récords (altas temperaturas, bajas temperaturas, sequías y tormentas tropicales) se han venido incrementando gradualmente en los últimos 100 años conforme aumentan los promedios comprobados de temperaturas” (CNN julio 3 de 2003).
    Pero si bien el calentamiento global es indudablemente un importante factor, no puede, sin embargo, dar cuenta totalmente de semejante patrón extremo e inusual de comportamiento del clima.
    GUERRA CLIMÁTICA
    La importante expansión del arsenal de armas climáticas, prioridad del Departamento de Defensa norteamericano, no es todavía tema de debate mundial. Si bien es continuo el reclamo de los ambientalistas de que la administración Bush firme el Protocolo de Kioto, el tema de la guerra climática, a saber, la manipulación y modificación deliberada del clima con fines militares, no se menciona nunca.
    La Fuerza Aérea tiene la capacidad de manipular el clima tanto para fines de pesquisa como para fines militares. Esto incluye la capacidad de provocar inundaciones, huracanes, sequías y terremotos. En los últimos años enormes cantidades de dinero fueron asignadas por el Departamento de Defensa al desarrollo y perfeccionamiento de estos sistemas.
    La modificación del clima formará parte de la seguridad doméstica e internacional y podría ser realizada unilateralmente.. Puede ser utilizada ofensiva o defensivamente, o para propósitos disuasivos. La habilidad de generar precipitaciones, nieblas, tormentas o modificar el espacio exterior… o la producción de climas artificiales, todo constituye parte de un conjunto de tecnologías que pueden incrementar el conocimiento tecnológico, la riqueza y el poder de Estados Unidos, o degradar el de sus adversarios. (US Air Force, emphasis added. Air University of the US Air Force, AF 2025 final report).
    Si bien no hay todavía evidencia firme de que la Fuerza Aérea haya hecho uso de estas capacidades, uno tiene todo el derecho de pensar que sí fueron desarrolladas para usos militares, pues sí habrán sido objeto de ensayos, como lo fueron siempre todos los otros sistemas de armas, las convencionales y las de destrucción masiva.
    Es casi innecesario decir que el tema es tabú. Los analistas militares están mudos. Los meteorólogos no investigan y los defensores del medio ambiente tienen todos la cabeza puesta en el Protocolo de Kioto.
    Irónicamente, mientras el Pentágono reconoce su habilidad para modificar el clima para usos militares, lo que gana consenso es la hipótesis del calentamiento global. En un estudio importante el Pentágono describió los varios escenarios que se abren en el mundo con el cambio climático.
    Ese documento constituye una conveniente cobertura. Ni una palabra se menciona sobre su principal programa de guerra climática:
    The High-Frequency Active Auroral Research Program (HAARP), radicado en Gokona, Alaska, manejado conjuntamente por la Fuerza Aérea y la Marina de Guerra.
    MANIPULACIONES DEL CLIMA POR PARTE DEL EJÉRCITO DE EE.UU.: EL PROGRAMA HAARP
    Este programa existe desde 1992. Es parte de una nueva generación de armas concebidas en el marco de la Iniciativa de Defensa Estratégica. Lo opera la Air Force Research Laboratory’s Space Vehicles Directorate. Es un conjunto de antenas con capacidad de crear modificaciones en la ionosfera (el nivel superior a la atmósfera).
    Nicholas Begich, activista contra el programa HAARP lo describe así:
    Una superpoderosa tecnología de emisión de haces de ondas radiales que elevan áreas de la ionosfera concentrando un haz que calienta esas áreas…
    Ondas electromagnéticas irrumpen en la tierra y afectan todo: vivo o muerto.
    El mundialmente renombrado científico, Dr. Rosalie Bertell, se refiere a HAARP como “un gigantesco calentador que puede causar importantes alteraciones en la ionosfera”.
    De acuerdo con Richard Williams, físico y consultor de David Sarnoff Laboratory en Princeton, “HAARP constituye un acto de barbarie. Los efectos de su uso pueden durar años y años en la tierra ….”.
    Al público, por supuesto, le fue presentado como un programa de investigación científica y académica. HAARP es, desde luego, un medio para alterar el sistema de comunicaciones y de radar del enemigo. Asimismo, tiene la capacidad de provocar apagones interrumpiendo el flujo de corriente eléctrica en regiones enteras.
    La recopilación y análisis de las declaraciones emanadas de la gente de la Fuerza Aérea permite pensar lo impensable: la manipulación del clima, de las comunicaciones, y de los sistemas eléctricos como un arma de guerra global capacita a Estados Unidos para dominar regiones enteras del mundo.

    La nueva “arma de destrucción
    masiva”: manipulación del clima
    para fines militares
    • Granma publica la segunda parte y final del artículo* tomado de Rebelión, cuyo autor, Michel Chossudovsky, alerta sobre uno de los extremos demenciales de la política guerrerista del actual Gobierno de Estados Unidos
    El principal programa de guerra climática del Pentágono The High-Frequency Active Auroral Research Program (HAARP), está en operaciones desde principios de los 90. El sistema de antenas se basó inicialmente en tecnología patentada por Advanced Power Technologies Inc. (APTI), una subsidiaria de Atlantic Ritchfield Corporation (ARCO). La primera fase de HAARP Ionosfheric Research Instrument (IRI) fue completada por APTI. El sistema IRI de antenas fue instalado en 1992 por una subsidiaria de British Aerospace Systems (BAES) usando la patente de APTI. Las antenas irradian hacia el espacio exterior usando un equipo de transmisores de alta frecuencia.

    El HAARP Operations Center, en
    Gokona, Alaska, donde supuestamente
    se lleva a cabo un programa de investigación científica y académica.

    En 1994 ARCO vendió su subsidiaria APTI, junto con las patentes, a E-Systems, una supersecreta empresa de equipamientos militares High Tech íntima de la CIA.
    E-Systems se especializa en la producción de electrónicos para uso militar, de navegación y de reconocimiento, incluidos sofisticados equipos de espionaje. Es uno de los más grandes contratistas del mundo en ese segmento de artefactos para la inteligencia, estrechamente relacionado con la CIA y organismos parecidos. Vende a estos unos 1 800 millones de dólares anuales, de los cuales unos 800 millones son para proyectos tan secretos que ni el Congreso de los Estados Unidos sabe en qué se gasta ese dinero.
    Participó en la provisión y equipamiento del Doomsday Plan (el sistema que permite al Presidente manejar la guerra nuclear) y la operación Tormenta del Desierto.
    Con la compra de APTI, E-Systems adquirió la estratégica tecnología de la guerra climática, la cual incluye la patente 4.686.605 “Bernard J. Eastlund’s” titulada Métodos y aparatos para alterar una región de la atmósfera, la ionosfera y la magnetosfera terrestre.
    No está de más consignar que las Eastlund/APTI patentes están basadas en las investigaciones del científico yugoslavo Nicolás Tesla, muchas de cuyas ideas fueron robadas por las corporaciones norteamericanas.
    Apenas un año después de la compra por E-Systems de la tecnología de la guerra climática de APTI, aquella fue comprada por Raytheon, el cuarto más grande contratista de la industria militar estadounidense. Con esta adquisición, Raytheon se convirtió en el más grande fabricante de equipos electrónicos de guerra del mundo.
    Y, mientras ARCO le vendía su subsidiaria APTI a E-Systems, ella misma era adquirida por el matrimonio integrado por la British Petroleum-Amoco Oil Company U.S.A., uno de los cuatro más grandes superconsorcios petroleros energéticos del mundo.
    De tal modo, Raytheon, a través de su subsidiaria E-Systems, es ahora la propietaria de las patentes para la guerra climática. También tiene que ver con otras investigaciones para uso militar como las actividades que desarrolla una de sus subsidiarias en la Antártida: Raytheon Polar Services.
    El sistema fue terminado de instalar en abril del 2004. Consiste en 180 antenas más un conjunto de transmisores de alta frecuencia.
    PROBANDO EL SISTEMA HAARP
    Es natural que, como una parte normal de los contratos con los proveedores y constructores, el sistema se ensaye.
    En este sentido un informe del Parlamento ruso del año 2002 expresa que los militares americanos tienen intención de probar qué tal funciona el sistema en Alaska, en Groenlandia y en Noruega. “Los planes de Estados Unidos de experimentar con el programa HAARP, ultrasecreto, no controlado por la comunidad internacional, implica armas con capacidad para destruir las comunicaciones de radio, los equipos instalados en el espacio, los misiles, provocar accidentes en las redes de electricidad, en las de transporte y distribución de gas y petróleo y de tener un impacto negativo en la salud mental de la gente de regiones enteras”, dijeron los diputados rusos en su informe.
    La cuestión es que el futuro de la humanidad está amenazado por el uso de técnicas de modificación del clima.
    Pero para que una campaña internacional contra esta monstruosidad tenga éxito, será preciso profundizar la investigación científica tendiente a determinar si hubo verdaderamente o no una relación entre la actividad del parque de antenas de GoKona, Alaska, con los llamativos desastres climáticos que se vienen observando.
    Es algo imperativo porque la monstruosidad será completada en el 2006, momento en el cual operará a su máxima capacidad terrorífica.
    *Fragmentos. El artículo completo puede leerse en http://www.rebelion.org.

    La nueva ocupación de Haití

    Carlos Rivera Lugo • Claridad

    Algo huele mal en Haití y no son sólo los cadáveres o los escombros dejados como secuela del siniestro terremoto que le azotó la semana pasada. No le bastó al presidente estadounidense Barack Obama continuar con la militarización de la política exterior de su país, sino que ahora también ha procedido a una nueva ocupación militar de Haití, aprovechándose oportunistamente de la tragedia acontecida. Washington ha enviado 10.000 soldados para hacerse cargo totalmente no sólo de la operación humanitaria de su país sino que, de paso, para apropiarse, para sus tropas, del poder soberano en ese país hermano. Para ello ha decretado unilateralmente para todos los fines a Haití un Estado fallido que necesita ser gobernado a partir de su tutelaje.
    Incluso, para mayor cinismo, Obama ha puesto a cargo de los esfuerzos “humanitarios” estadounidenses no sólo al ex presidente William J. Clinton, sino que también a su notorio predecesor, George W. Bush, cuyas políticas de seguridad nacional ha seguido esencialmente emulando y cuyo historial de desprestigio incluye su crasa incompetencia en la tragedia de Nueva Orleans.
    Los neoliberales de Milton Friedman no lo hubiesen hecho mejor: aprovecharse de la crisis para adelantar intereses que en tiempos normales serían políticamente imposibles. Estamos ante una nueva expresión de lo que la intelectual canadiense Naomi Klein ha llamado magistralmente la doctrina del shock.
    La disputa está trabada: ¿quién es hoy el soberano en Haití?
    “Se trata de ayudar a Haití, no de ocupar a Haití”, ha denunciado Alain Joynanet, el secretario de Estado francés para la Cooperación, luego de haber estado en Puerto Príncipe y haberse contrariado con los impedimentos impuestos al aterrizaje de dos aviones procedentes de su país con ayuda humanitaria por parte de los militares estadounidenses que han tomado control del Aeropuerto Internacional de la capital. Francia en ese sentido se ha sumado a Venezuela y Nicaragua para pedir a la Organización de las Naciones Unidas que defina claramente cuál es la naturaleza de la actual presencia estadounidense en Haití.
    El presidente venezolano Hugo Chávez ha criticado la militarización de los esfuerzos humanitarios por parte de Estados Unidos: “No hay necesidad de enviar tropas… Haití lo que necesita en estos momentos son médicos… El pueblo haitiano no necesita dinero, Obama, ese pueblo lo que necesita es alimentos, agua y medicamentos”. Venezuela, junto a Cuba, ha enviado sendas misiones médicas y de rescate al país antillano. El gobierno de Caracas ha establecido un puente aéreo solidario, con la cooperación de Rusia, quien ha puesto a la disposición dos aviones de carga IL-76 con capacidad de 40 toneladas cada uno. Además, el mandatario venezolano se ha comprometido a “enviar lo que requiera el pueblo haitiano en combustible”.
    La preocupación de Francia, Venezuela y Nicaragua ha sido abonada por las declaraciones del Ministro de Defensa de Brasil, en el sentido de que la ocupación actual deberá durar “por lo menos unos cinco años más” . Aunque Brasil encabeza la fuerza de 6.700 cascos azules de la ONU que opera en el país, los 10.000 soldados estadounidenses enviados sólo responderán a Washington. En el control absoluto que ha asumido sobre la operación del aeropuerto de la capital, ya se ve que Estados Unidos ha reducido a la misión de la ONU (Minustah) a un papel estrictamente auxiliar de sus propios esfuerzos. Incluso, la Secretaria de Estado Hillary Clinton ha defendido que se proceda a reconocer poderes especiales al actual presidente René Préval, los cuales “en la práctica se nos delegarían a nosotros”.
    Estados Unidos teme un gran estallido social en cualquier momento ante la falta de agua, comestibles y medicamentos, y se prepara para su contención o represión. De ahí que los principales protagonistas de su magna operación humanitaria sean los departamentos de Estado y de Defensa. Su intervención se está canalizando por medio del Comando Sur de Estados Unidos, cuya misión oficial –no se puede olvidar- es la de “dirigir operaciones militares y promover la cooperación en el terreno de la seguridad para conseguir los objetivos estratégicos de EEUU”. Asimismo, está siendo asistido por la Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID), un notorio frente civil utilizado comúnmente para encubrir operativos militares y de inteligencia en el exterior.
    Un informe de la Fundación Heritage del 14 de enero de 2010, reconocido tanque de ideas de la derecha estadounidense, resume el contenido de la misión de Estados Unidos en Haití: “Para EEUU, el terremoto tiene implicaciones tanto humanitarias como de seguridad nacional, lo que requiere una respuesta rápida que no sólo tiene que ser audaz sino también decisiva, movilizando las capacidades civiles, del ejército y del gobierno tanto para el rescate a corto plazo y los esfuerzos de socorrer a las víctimas como para un programa de recuperación y reformas a largo plazo en Haití”.
    Al respecto, no se pueden ignorar los designios intervencionistas que históricamente han caracterizado la relación de Estados Unidos con Haití, desde intervenciones militares y el apuntalamiento de la criminal dictadura de los Duvalier, hasta el intento por tutelar neocolonialmente a los gobiernos civiles, como en el caso del presidente Jean-Bertrand Aristide y más recientemente el de Préval, un socialista que no ha contado con las simpatías de Washington. Por medio de agencias internacionales como el Banco Mundial (BM) o el Fondo Monetario Internacional (FMI), se han vetado diversos intentos de Préval por implantar reformas sociales y económicas necesarias. De ahí que el mismo informe antes mencionado de la Fundación Heritage opina lo siguiente: “El gobierno del Presidente René Préval es débil y está ahora literalmente inmerso en el caos más absoluto. Es probable que Cuba y Venezuela, que ya han intentado minimizar la influencia de EEUU en la región, aprovechen esta oportunidad para elevar su perfil y su influencia”. Al respecto, no se puede pasar por alto la membresía de Haití en Petrocaribe, uno de los retoños del ALBA (Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América).
    Y por si hacía falta algún elemento adicional para abonar a las sospechas sobre el papel de Estados Unidos en torno a esta tragedia de históricas proporciones, el martes 19 de enero circuló una escalofriante información a través de la agencia española de noticias EFE en la que se da parte de un alegado reporte preparado por la Flota Rusa del Norte en el que se apunta a que el sismo que ha devastado a Haití fue el “claro resultado” de una prueba experimental de la Marina de Guerra estadounidense de una de sus “armas” para provocar terremotos, con vista a ser utilizada por provocar eventualmente una serie de terremotos en Irán que produjese la caída del régimen islámico.
    Según la información publicada por EFE, el reporte ruso es el resultado del monitoreo que se ha estado haciendo de las actividades navales de EEUU en el Caribe a partir de la activación reciente, por Washington, de la Cuarta Flota. Según éste, desde finales de la década de los setenta, Estados Unidos ha adelantado significativamente el estado de sus armas de terremotos y “ahora emplea dispositivos que usan una tecnología de Pulso, Plasma y Sónico El ectromagnético Tesla junto con bombas de ondas de choque”. Además, el sistema (conocido como proyecto HAARP) permitiría también crear anomalías climatológicas para provocar inundaciones, sequías y huracanes.
    Puntualiza la agencia española: “El informe compara además la experimentación de la Marina estadounidense de dos de estas armas de terremotos la semana pasada, cuando la prueba en el Pacífico causó un terremoto de magnitud 6,5 azotando el área alrededor de la ciudad de Eureka, en California sin causar muertes, pero con su prueba en el Caribe que causó ya la muerte de al menos 140.000 inocentes”.
    Indica EFE que, según el citado informe de la Flota Rusa del Norte, es “más que probable” que la Marina estadounidense haya tenido “conocimiento total” de los daños catastróficos que potencialmente podría tener sobre Haití la prueba experimental realizada.

    El autor es Catedrático de Filosofía y Teoría del Derecho y del Estado en la Facultad de Derecho Eugenio María de Hostos, en Mayagüez, Puerto Rico. Es, además, miembro de la Junta de Directores y colaborador permanente del semanario puertorriqueño “Claridad”.

    • Gregorio dijo:

      Saúl Aparicio, para leer tu comentario hay que tomar vacaciones. Dale suave con la paciencia y el interés de los lectores.
      Mi comentario es que me parece poco dinero a invertir por USA para tan enorme proyecto.

  • daniel dijo:

    desde la decada de los 60 ya se viene estudiando como poder manipular el clima y sus implicaciones militares. es conocido el proyecto HAARP en Alaska y su contrapartida rusa el proyecto SURA.

  • Jose Rafael Carrillo Morales. dijo:

    Saludos CD:
    Después de unos meses nos ponemos en contacto otra vez, les saludo y les agradezco desde Los Guayos, Carabobo, Venezuela; el glorioso pueblo de Bolívar, Zamora y Chávez; y agradeciendo eternamente las atenciones y cariño que dieron en vida a nuestro máximo líder. Dios les bendiga. En este comentario sobre el clima y el control del mismo por el gobierno norteamericano, es sólo una pretención ya que el clima es algo tan complejo y cambiante que sólo la osadía de comprenderlo escapa a nuestro conocimiento. El ser huamno debe cambiar y aceptar que el sistema colapsó y debemos dedicarnos a integrarnos al medio, volver a los orígenes de la manera menos traumática y violenta. Pienso que el regreso al ruralismo y luego, finalmente, al originalismo es la respuesta ineludible que nos queda. Gracias por tan buen reportaje.

  • Alejandro dijo:

    Si intentan reducir la luz solar, solo lograrán generar un cambio drastico en el Clima ke redundará en Fuertes terremotos,Tsunamis,potentes tormentas,fuertes actividades volcánicas y así la destrucción del planeta como lo conocemos ahora.

  • fernando lopez dijo:

    Coincidiendo con lo que expreso ya un forista, porque no se habla un poco mas y se dan elementos especialmente a nuestra poblacion sobre HAARP, algo sobre lo cual tanto los norteamericanos como los Sovieticos trabajaron y hoy ese mecanismo esta instalado en Alaska?. Poco se ha hablado sobre este engendro y las sospechas de “agresiones” que existen con ejemplos concretos

  • luis dijo:

    DEJEN DE JUGAR CON NUESTRA MADRE NATURA, AL FINAL TODO TENDRA EFECTO BUMERAN cuando con fines de supremacia se invierte tanto. favor inviertan en semillas de buena calidad, dejen de talar tantos arboles, contaminar los rios, etc, etc

  • gilberto dijo:

    Lo interesante es el texto no dicho, osea la intencion de la noticia,
    y los comentarios, que son verdaderamente valiosos

    Estaremos muchos vivos, por ley biologica, 50 – 40 anos mas, vamos a guarder celosamente esta noticia alarmante, para ver cuan visionaries son los que hacen estos analisis.

  • ximenayPaul dijo:

    Raúl Aparicio: Nosotros tenemos la misma información y la creemos verdadera. Y lo del terremoto de Haití es más que sospechoso, dado el comportamiento de USA antes y después de la catástrofe. Además ¿supieron la noticia de hace unos días que informaba que HAARP había sido cerrado por falta de financiamiento (???) pero que se habría vendido a desconocidos (???).

  • omar eduardo vargas dijo:

    Es un asco que un organismo como Naciones Unidas se deje controlar por el gonierno asesino del premio nobel del terorrismo Barak Obama como es posible que ante la violacion de las leyes internacionales se hagan de la vista gorda se deberia proceder ah retirarle el famoso premio nobel del terorrismo por que no se lo otogaron ah bin laden que es menos asesino que este presidente que es un payaso ante los ojos del mundo dejaran ah haiti como dejaron ah libia irak por que es la unica forma de saquear las naciones como lo estan haciendo con colombia ya que los 800 paramilitares nosonotros si no mercenarios camufldos con el ejercito colombiano Obama se nos esta acabando la paciencia ya que nos quiere llevar ala guerra y te vamos ah responder con todo lo que tenemos fuera los diplomaticos de latinoamerica y vigilancia estrema para los que viven en latinoamerica hasta que saquemos los espias y los mercenarios ah todo los presidentes latinoamericanos la compra de armamento debe ser ahora vamos por el terorrista del Barak Obama se acabo llego

  • Dr. José Armando Arronte dijo:

    Son increibles y escalofriantes todas las variantes de lucha y destrucción que cada dia estudian y tratan de aplicar los tanques pensantes al servicio de la CIA y del Pentágono.
    Yo los exhorto a pensar con todo ese potencial de inteligencia y capacidad tecnológica en como ayudar de verdad a resolver el hambre, la insalubridad, la pobreza y los problemas medioambientales que hoy sufre una gran parte de la humanidad, sobre todo en los paises del tercer mundo.

  • Rafael dijo:

    La geoingenieria no es una ciencia de cambio climático ni de estudios climáticos, Geo es tierra e ingeniería accionar del hombre. La Geoingenieria es una rama de la Geología relativamente reciente, comenzó a desarrollarse bajo la influencia de las demandas de la construcción, los problemas de ingeniería moderna en contacto con el medio geológico y su geodiversidad. Como ciencia propia posee sus contenidos propios, tareas específicas, métodos y sus metodologías de investigación. Esta noticia,no sorprende a nadie, los vecinos de enfrenta vienen experimentando desde hace muco con estas nuevas tecnologías, bueno Haiti como alguien señalo arriba es un ejemplo.
    Los que trabajamos esta ciencia debemos estar preparados contra los futuros Riesgos Geologicos y Hidrometereologicos, Trabajar por un buen Sistema de Gestión y Reducción de Riesgos desastres…gracias.

  • José Luis Aparicio Suárez dijo:

    Más que nubes debían sembrar alimentos, y más que el clima debían manipular mentes enfermas para sanarlas. El mundo necesita del saber y la acción nobles para su desarrollo y felicidad. Unámonos para vivir en paz y armonía.

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también