Imprimir
Inicio » Especiales, Ciencia y Tecnología  »

La guerra cibernética y el imperio del mal

| 2

Omar Pérez Salomón
La pupila insomne

El periódico español  La Vanguardia, publicó este 17 de octubre en su página internacional, que el virus informáticoStuxnet, es la primera arma cibernética conocida y que ha afectado ordenadores en Irán, Indonesia, India, China y Pakistán.

En realidad, fue a principios de la década de los 80 del siglo pasado que se utilizó por primera vez con efectividad  un arma cibernética. Se trata de un software defectuoso, introducido por la CIA por mandato del gobierno de Estados Unidos, en el sistema de operación del nuevo gasoducto transiberiano que debía llevar gas natural desde los yacimientos de gas de Urengoi en Siberia a través de Kazajstán, Rusia y Europa oriental hasta los mercados de divisas de Occidente.

El 18 de septiembre del 2007, el líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, en su reflexión 'Mentiras deliberadas, muertes extrañas y agresión a la economía mundial', explica:

"Para automatizar la operación de válvulas, compresores e instalaciones de almacenaje en una empresa tan inmensa, los soviéticos necesitaban sistemas de control sofisticados. Compraron computadoras de los primeros modelos en el mercado abierto, pero cuando las autoridades del gasoducto abordaron a Estados Unidos para adquirir el software necesario, fueron rechazados. Impertérritos, los soviéticos buscaron en otra parte; se envió un operativo de la KGB a penetrar un proveedor canadiense de softwares en un intento por adquirir los códigos necesarios. La inteligencia estadounidense, avisada por el agente del Dossier Farewell, respondió y manipuló el software antes de enviarlo.

"Una vez en la Unión Soviética, las computadoras y el software, trabajando juntos, hacían operar el gasoducto maravillosamente. Pero esa tranquilidad era engañosa. En el software que operaba el gasoducto había un caballo de Troya, término que se usa para calificar líneas de software ocultas en el sistema operativo normal, que hacen que dicho sistema se descontrole en el futuro, o al recibir una orden desde el exterior.

"Con el objetivo de afectar las ganancias de divisas provenientes de Occidente y la economía interna de Rusia, el software del gasoducto que debía operar las bombas, turbinas y válvulas había sido programado para descomponerse después de un intervalo prudencial y resetear -así se califica- las velocidades de las bombas y los ajustes de las válvulas haciéndolas funcionar a presiones muy por encima de las aceptables para las juntas y soldaduras del gasoducto. El resultado fue la más colosal explosión no nuclear e incendio jamás vistos desde el espacio".

La industria electrónica soviética estaba infectada con virus y caballos de Troya colocados allí por la comunidad de Inteligencia de Estados Unidos.

Hoy es conocido que la guerra cibernética contra la antigua Unión Soviética no solo abarcó esta operación, y contribuyó al colapso de su economía y al derrumbe del socialismo en Europa.

Por eso, no es muy difícil suponer quién está detrás del gusano Stuxnet. Se plantea que desmanteló los sistemas de control de la central nuclear iraní de Bushehr, una instalación a punto de ser operativa, con el objetivo de retrasar el programa nuclear con fines pacíficos de Irán, y atacó a redes de varios países que también utilizan el software que la firma Siemens ha desarrollado para controlar grandes infraestructuras.

Ya lo sentenció el Teniente General de la Fuerza Aérea estadounidense, Robert Elder Jr:

"El cambio cultural es que vamos a tratar Internet como un campo de guerra, y vamos a concentrarnos en él, y darle prioridad para acciones en el ciberespacio y acompañarlas, si es necesario, con acciones en el espacio aéreo y terrestre. Vamos a desarrollar junto con las universidades, guerreros ciberespaciales que sean capaces de reaccionar ante cualquier amenaza las 24 horas del día, durante los siete días de la semana".

Para nada el uso de las llamadas TIC en función de la dominación en el mundo contemporáneo  ha sido dejado a la espontaneidad por las fuerzas imperialistas.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Ramón Luis Pérez Martínez dijo:

    Nadie podrá borrar los metatags de nuestros principios.

    La verdad es que la ciberguerra actúa permanentemente contra nosotros los cubanos en el orden ideológico…

    Internet abrió las puertas al espionaje, poniendo en riesgo las conquistas de nuestro pueblo en el ámbito de nuestros logros en nuestra sociedad inclusive en el orden ideológico. «La amenaza es real y creíble», les repito.

    Desde que en Cuba se abrió el primer Internet Explorer y desde que se paso el primer correo electrónico comenzó esa guerra contra nosotros.

    Soy cineasta y por suerte para mi estoy preparado para esa guerra llamada del ciberespacio que sé que es una guerra subversiva que tienen muy bien diseñada los Señores Imperialistas yankees y sus lacayos.

    No es con un antivirus, ni es con un firewall sofisticado:- Es con el arte revolucionario que continuare realizando, un arte que seguiré colgando en internet y en intranet, porque es un arte que realizo para defender a Cuba, mi país, mi patria, la patria que los cubanos defendemos y la que tantas víctimas ha costado nuestra felicidad.

    Recientemente en una entrevista que me realizó la periodista Elisabeth López de este importante Portal Web de nuestra revolución cubana respecto al posicionamiento del filme antiterrorista el arca cubana” en la internet ya se lo anunciaba.

    Porque parece que en momentos como los que estamos viviendo y que nuestro país en la ONU presenta un informe más sobre el tema del BLOQUEO contra nuestra nación, me parece que a nosotros los que estamos haciendo algo por Cuba en un medio donde pueden llegar a las grandes masas alguna información de lo que nos han hecho los yankees en materia de terrorismo de estado por más de 50 años, estaba seguro de que íbamos a padecer de ese tipo de ataque terrorista ciberespacial en el orden ideológico.

    Ya me han informado personas que tienen acceso a internet de que han descolgado el posicionamiento y los links al filme “el arca cubana” en sitios en el mundo donde han replicado la noticia que genero felizmente Cubasi.cu hace unos pocos días.

    Ni el cibercomando del Presidente Barack Obama ni su «cibersheriff» de la NSA, ni los oportunistas de izquierda, ni la gusanera reaccionaria anticubana podrán inhibir que exponentes de nuestra expresión cultural y revolucionaria cabalguen a galope y con toque de a degüello denunciando por todo el mundo lo que los Señores imperialistas han realizado criminalmente contra nuestra nación cubana y revolucionaria.

    Nadie podrá borrar los metatags de nuestros principios.

    Se trata de ejercer cabalmente el oficio de hombres que nos ha enseñado y educado nuestra revolución cubana y ejercerlo con el concepto de revolución que es tan amplio, vasto, sincero y convoca siempre a una nueva lectura de ese concepto que nos prepara para este tipo de lucha subversiva a la que estaremos expuestos permanentemente y esa lucha hay que emprenderla con desasosiego.

    Atentamente
    Ramón Luis Pérez Martínez
    Productor y realizador del filme antiterrorista “el arca cubana”

  • Ramón Luis Pérez Martínez dijo:

    • Cuando digo “de este” en el párrafo “Recientemente en una entrevista que me realizó la periodista Elisabeth López [de este] importante Portal Web de nuestra revolución cubana respecto al posicionamiento del filme antiterrorista el arca cubana” en la internet ya se lo anunciaba” debía decir “[en Cubasi.cu importante Portal web….]

    Disculpen la molestia por favor

    Atentamente
    Ramón Luis Pérez Martínez
    Productor y realizador del filme antiterrorista “el arca cubana”

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también