Inicio » Especiales  »

Asalto al Cuartel Moncada: El plan era bueno, afirmó Fidel

21 julio 2009 | 1

Por Mario Mainadé Martíne, periodista y miembro de la Redacción de Análisis y Calidad de Prensa Latina

fidel-cuartel-moncadaEl 26 de Julio de 1953 fue la respuesta del pueblo cubano ante la situación creada por Fulgencio Batista con el golpe de estado el 10 de marzo de 1952 y la búsqueda de un camino a través de una Revolución que permitiera erradicar los males económicos y sociales producto del control norteamericano.

Ese día la ciudad oriental de Santiago de Cuba se entregaba a la diversión en los carnavales, cuando un grupo de jóvenes atacó el Cuartel Moncada, segunda fortaleza del Ejército, con el joven revolucionario Fidel Castro al frente.

Fue evidente que el hecho marcó un hito histórico, generacional y revolucionario.

Su vigencia después del desembarco del yate Granma es aún incuestionable en el acontecer histórico cubano y en el desarrollo político posterior de América Latina.

Nadie puede negar que al producirse el Asalto al Moncada, como un hecho desligado de las rectorías políticas existentes en aquella época y con una visión distinta, entraba en escena por largo tiempo la generación de 1953 llamada del Centenario por el aniversario del Héroe Nacional José Martí.

Desde un principio proclamó la necesidad de efectuar cambios sociales en el país sin conexión alguna con los partidos tradicionales, buscando la autenticidad de una revolución con todos y para el bien de todos, como proclamó José Martí, inspirador intelectual de la gesta.

Fidel Castro en conversaciones sostenidas en 1978 con periodistas suecos que lo acompañaron a recorrer los escenarios de los sucesos del 26 de Julio, recuerda como pensaba ocupar las armas del Cuartel, llamar a una huelga general y utilizar las estaciones de radio para convocar la misma partiendo de la situación de descontento y odio hacia Batista.

La granjita Siboney sirvió  para concentrar las armas y al  personal participante. Tácticamente era el mejor lugar para esa operación por salir su ubicación  a una avenida cercana al Moncada. El lugar tenía como pretexto ser un rancho avícola en las afueras de Santiago de Cuba.

En ella los jóvenes no realizaron entrenamiento alguno  por ser muy arriesgado, eso ocurrió en La Habana donde llegaron a entrenar más de mil hombres en distintos lugares.

Ciento treinta y cinco jóvenes se reunieron allí en la madrugada del 26 de Julio, mientras otro grupo estaba en la zona de Bayamo  para tomar el Cuartel Carlos Manuel de Céspedes, a fin de tener una vanguardia organizada en la dirección principal de contraataque posible de Batista.

El elemento sorpresa era el factor decisivo de la operación donde estaba en juego la ocupación  de la segunda fortaleza militar del  país con  más de mil hombres y se habría podido tomar.

Aún hoy pienso que el plan no era un mal plan, era un buen plan, precisó Fidel Castro.

La acción fue planeada durante el carnaval santiaguero para poder movilizar las fuerzas, precisamente en esos días los militares redoblaron la guardia alrededor del Regimiento, observó.

Esto complicó la situación definitivamente. Fue el choque alrededor del Cuartel y por la calle principal lo cual originó el combate afuera. De lo contrario habrían podido tomarlo perfectamente bien, explicó.

A una pregunta de cuántos carros eran en total, responde:     Primero salieron los tres que iban a tomar el Hospital Civil, después dos hacia la Audiencia   treinta y cinco hombres.  Conmigo  alrededor de catorce carros y noventa hombres   .

Fidel y los periodistas arribaron al Cuartel Moncada, donde prosiguió el relato:

La crisis se produce porque la posta cosaca venía en esta dirección hacia acá, pero un carro había pasado delante de nosotros, el que tenía que desarmarla, y llevaba cien metros delante de nosotros y la desarmó, pero la posta cosaca vio pasar el primer carro y se quedó mirando. Y cuando vio que el automóvil  desarmó la posta allí, se puso en guardia y alerta   .

Como resultado, el combate comenzó fuera del Cuartel y tenía que desarrollarse dentro del mismo. Se movilizó el Regimiento y organizó la defensa.

Realmente la posta cosaca era una cosa nueva puesta con motivo de los carnavales. El plan debía empezar cuando franqueara la posta. Entonces hubieran seguido sin hacerle caso a esta, a los otros carros y habrían tomado el lugar, indicó.

Si no llega a ocurrir el incidente nosotros lo tomamos, porque la sorpresa era total. Era un buen plan. Y si fuera necesario hacer un plan ahora con la experiencia que ya tenemos, haríamos un plan más o menos igual. El plan era bueno, afirmó Fidel Castro.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • juan cudeiro dijo:

    Toda la informacion es excelente y esclarecedora, un abrazo
    juan cudeiro

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también