Alina Perera Robbio

Artículos de Alina Perera Robbio

Es periodista cubana, columnista de Juventud Rebelde y colaboradora de Cubadebate. Ha ganado múltiples premios de periodismo en los certámenes anuales del país. Es autora del libro “Buscándote, Julio”, y coautora de “Voces del milagro”, “Niños del milagro”, “La maldición del avetruz” y “La cuadratura del círculo”.

Fotorreportajes, Entretenimiento  »

| 9
La Sierra Maestra ubicada en el oriente de Cuba. Foto: Kaloian Señalización que guía la ruta al Pico Turquino. Foto: Kaloian Monumento a José Martí en el Pico Turquino. Foto: Kaloian

De mi segundo ascenso al Pico Turquino, guardo recuerdos tibios y largos, y entre ellos, los versos del joven cubano Alejandro Moya, quien fue el primero del grupo en llegar a la cima, y también el primero en llegar al final del viaje: "Fauna de luz, las estrellas/ perennes sobre el Turquino/ son cocuyos del camino/ por donde estampa sus huellas/ mi corazón. Todas ellas/ en guerra sobre el mambí/ se emboscan, conspiran, y/ por más que de brillar tratan/ sus uñas se desbaratan/contra la luz de Martí." »

Detalles  »

| 21
pequenos-del-campo-8

Cierto es que, como nos ha comentado por estos días un lector de Cubadebate, Cuba es mucho más que el asfalto y la estridencia de la gran ciudad. Hay mucha vida en los pueblos pequeños, y en los espacios más recónditos e inimaginables que también conforman el alma del país. Por eso Kaloian, quien por estos días recorrió las venas de la Sierra Maestra, al oriente de la Isla, buscó armado de su lente los gestos de quienes llevan la existencia a otro ritmo.

Detalles  »

| 16
Padres e hijos. Foto: 10K Padres e hijos. Foto: 10K Padres e hijos. Foto: 10K

La metáfora más fina de la evolución del hombre sea la de un cubano subyugado por su pequeño. Esa imagen siempre conmueve, porque un hombre crecido a la altura de sus hijos es también un niño que busca amparo. Cuando ellos acordonan los zapatos a sus pequeños, o los duermen, o los cobijan, se purifican. Deténgase a mirar estos hombres buenos que orean tanto cariño por las calles del país.

Detalles  »

| 13
Pequeño bebé que recibe el amor de sus padres. Foto: Kaloian Niños juntos a la orilla del mar. Foto: Kaloian Madre expresa el amor a su hijo. Foto: Kaloian

Al final de todos los caminos nuestros, de todas las esquinas que se doblan, de todos los sueños, obsesiones, desesperos y alumbramientos, esperamos el mejor de los horizontes: un gesto enamorado. Caminamos mucho, intensamente; nos vamos desenredando la maraña del error para habitar una perfección que no se deja ver y solo aflora en instantes, como relámpago, como estampa instantánea donde advertimos que la vida es el suceso enorme, cuya clave salvadora seguirá siendo, hasta el final de los días, amar.

Detalles  »

| 23
Persona que atiende la limpieza de la calle El cartero, que lleva el periódico hasta su ventana Aguatero, como popularmente se le conoce

Ellos son los imprescindibles. Y andan tan sumergidos en el calor de sus oficios que tal vez no saben cuánto valgan. Sin la tenacidad discreta, despojada de oropeles, de que son capaces, la ciudad sería un caos, un elefante con plantas de papel, un vertedero. Ellos son los atlantes. Quien mire sin verlos no ha entendido nada del concierto humano. Pues ellos son más reales que otros muchos: tocan la realidad con sus manos.

Detalles  »

| 6
Cuba. Mi viejo. Foto: Kaloian Cuba. Mi viejo. Foto: Kaloian Cuba. Mi viejo. Foto: Kaloian

De pronto Kaloian se vio sorprendido por la nostalgia y ha recordado a su abuelo, el padre tierno, tan ligado a su infancia, que aparece en sus evocaciones yendo cada tarde al banco de un parque, allí donde conversa con amigos que también son abuelos. La lente atrapó a esos luchadores que al regresar de todas las batallas buscan ahora espacios para el esparcimiento y la fiesta de competir. Ellos se toman muy en serio eso de ir tras sus compinches y contrincantes para armar el buen dominó, o un juego de ajedrez, o de damas.

Detalles  »

| 17
Bodegas en Cuba. Foto: Kaloian Bodegas en Cuba. Foto: Kaloian Bodegas en Cuba. Foto: Kaloian

Como solemos decir jocosamente, nuestras bodegas son el breve universo donde se mezclan lo más grande con lo más chiquito y el más allá. En ellas, donde casi siempre hay un mostrador con pinta de maderamen salvado de un naufragio, llegan los habitantes del barrio a recoger los alimentos a que tienen derecho según la libreta, esa por cuenta de la cual, hace ya más de cuarenta años, se distribuye entre todos, a precios subsidiados, parte de los alimentos que en la Isla consumimos en el transcurso de cada mes.

Detalles  »

| 21
Cubanos a la espera de su "botella". Fotos: 10k

Pedir aventón a un chofer desconocido de automóvil dejó de ser asunto visto en el imaginario popular como algo de viajeros solitarios y audaces, para expandirse hasta ser lo más natural del día a día. Esa costumbre conocida entre nosotros como la "botella", pervive a pesar del paso del tiempo. Asomarse a las ventanillas de los coches, entablar diálogos urgentes con el conductor -de quien se espera la mejor voluntad-, ha sido legitimada entre la gente como elección salvadora.

Detalles  »

| 27
Niños juegan en las calles. Mataperreando

¿Quién no ha mataperreado? ¿Quién no correteó vociferando de esquina a esquina? ¿Quién no se puso bien sucio y provocó el grito de su madre o abuela cuando regresó a casa? ¿Quién no se raspó las rodillas, o se partió un diente delantero mientras jugaba a la mejor de las aventuras? Por eso me conmueven tanto las fotos tomadas por mi amigo en el municipio capitalino de Centro Habana. Miro a esos niños, y de pronto me he visto a mí, cuando era como ellos y me creía inmortal.

Detalles  »

| 6
capitolio

Para decir que estuvo en La Habana llega el viajero desde cualquier otro lugar de la Isla o el mundo y posa, sonrisa en ristre y con el Capitolio de fondo, delante de un artefacto insólito. El edificio es para los cubanos punto de referencia imprescindible, es la construcción faraónica que, inaugurada solemnemente el 20 de mayo de 1929, se robó toda la atención de visitantes y anfitriones hasta que en los años cincuenta del pasado siglo la Rampa del Vedado se convirtió en escenario de primer orden.

Detalles  »

| 6
La Guagua y Cuba (Foto: Kaloian)

La explicación más aceptada sobre el origen de la palabra "guagua" se remonta a los primeros años del siglo XX, durante la ocupación de Cuba por el ejército de los EE.UU. Los norteamericanos organizaron en la Isla un servicio de transporte colectivo por medio de carretones tirados por caballos, que en inglés se pronuncia "wagon". Se especula que la gente tomó el sonido de la palabra inglesa "wagon" como "guagua" y comenzó a llamarle así a este medio de transporte, en el que como se ve en esta galería de Kaloian "todo el mundo cabe", amores incluidos »

Detalles  »

| 34
El Capitolio de La Habana (Foto: Kaloian)

Mientras ella caminaba su ciudad, un joven reparó en su vestido negro. "¿Está usted de luto?", preguntó el zalamero. Y en un acto de audacia que las mujeres no suelen protagonizar cuando son piropeadas, lanzó ella su respuesta: "Sí, ando de luto". El provocador, para rematar, sacó su mejor espada: "Ya sabía yo que lo habías matado de tan linda...", dijo, y se llevó su mejor premio: la sonrisa de una mujer tocada por la ternura.

Destacadas