Imprimir
Inicio » Cultura  »

Freddy, la cantante (sigue)

Publicado en: Palabras
En este artículo: Cuba, Cultura, Freddy, Marta Valdés, Música
| 16
La casa de Freddy

La casa, ubicada en la calle J Nº 564 en El Vedado, algo modificada hoy pero, básicamente, la misma.

Alguien me habló de un sitio en el edificio --también de Infanta y Humboldt-- que está en diagonal con el Celeste. Era un bar cerrado, del tipo que llamaban "pullman" y , en una o dos ocasiones me fui con amigos a buscarla donde siempre para que, cómodamente sentados y libres de molestar a alguien, la conocieran y le dieran ese aliento que todos necesitamos cuando estamos empezando y no sabemos todavía por dónde vamos a seguir andando, sobre todo en el caso del intérprete, dependiente de tantos factores externos para darse a conocer.

Estábamos en 1960 -repito-y todavía esos sitios eran negocios particulares. Doris de la Torre había acabado de grabar su también único disco en solitario, donde me dio la alegría de incluir tres canciones mías. Debe haber sido al calor de ese episodio cuando le conté de Freddy a Pablo Cano, el gran guitarrista, quien había acompañado a la cantante en un arreglo insuperable de En la imaginación concebido especialmente para esa grabación. Cuando nos quedamos solos después que Pablo la escuchó, me confió una idea que se le había ocurrido: hablar en el Casino del Hotel Habana Libre para que le dieran la oportunidad de cantar algo así mismo, sola, como ella cantaba siempre, desde un pequeño espacio escénico situado a un nivel alto al fondo de la barra, donde se presentaban  algunos números musicales. A lo mejor pasaba algo. Ella estuvo de acuerdo, nos citamos los tres y, en un carro pequeño que tenía el músico --tal vez un VW o un Fiat de aquellos que llamábamos "cotorritas"-- nos dirigimos al lugar. Claro, que fue trabajoso que ella pudiera  ubicarse en escena. El ruido y el movimiento del casino hicieron pasar inadvertidos aquellos preparativos que, realizados con toda discreción, hicieron posible que, en un abrir y cerrar de ojos, nuestra heroína comenzara a hacer sonar su versión al español de The man I love. Era tal el estruendo que, en las primeras frases me sentí culpable de haberla puesto en semejante situación. La voz, sin embargo, cubrió el espacio enorme que ocupaban las mesas; el juego no se detuvo pero el ruido sí fue tragado por el más aparatoso e impresionante silencio. Salimos felices, esperanzados, pero nunca se produjo un llamado para darle  a la cantante la oportunidad que ansiábamos. Valió la pena, sin embargo, esta experiencia irrepetible.

La casa de Freddy

Otro ángulo de la casa donde vivió Freddy.

Quise que Bebo Valdés la escuchara. Yo veía en él a la persona que había dado los primeros impulsos a mis boleros en el disco donde se lanzó, en grande, a Fernando Álvarez como solista. Bebo, tan amable, accedió a conocerla y escucharla -sin que mediara petición alguna de que por ello fuera a conseguirle trabajo. Yo solía darme el gusto de aparecerme de vez en cuando en los ensayos previos a la actuación de la orquesta de este músico grande y querido, en el estudio de Radio Progreso donde se presentaban en actuaciones para el público. La noche antes,  busqué a Freddy, le conté y me pidió que pasara a recogerla por su casa a una hora de la tarde en que nos daría tiempo a bajar por toda la calle 27 y llegar a la emisora en un abrir y cerrar de ojos. Aquí les traigo la foto de la casa, ubicada en la calle J Nº 564 en El Vedado, algo modificada hoy pero, básicamente, la misma, una de esas casas divididas para muchas familias aunque, en aquel momento, disponía de locales muy pequeños donde dormir por el precio de 30 o 40 centavos. Pensé que ella estaría esperándome a la entrada pero no ocurrió así; pregunté por ella y me dijeron: "suba y doble a la izquierda y al final toque". Así lo hice. Era un piso amplio con divisiones de cartón tabla y no había ni un alma; sólo los ronquidos que me dieron a entender que nuestra amiga se había quedado dormida. La llamé y no me contestaba, me acerqué a la puerta de donde se sentía venir aquella señal, toqué y me salió, medio asustada, medio dormida, sin peinar. Casi la regañé pues el tiempo estaba más que justo, me pidió que la esperara y en un dos por tres la tenía parada delante de mí, fresca como una lechuga, igualita a la Freddy de por las noches. Bajamos rápido las escaleras, cruzamos y nos dirigimos como un par de bólidos por todo 27. Claro que no pasó nada. Mis recuerdos llegan hasta el susto de esa carrera. No sé si pudimos entrar, si Bebo la llegó a escuchar. La memoria es así.

Creo que la impresión del episodio anterior me sacudió de tal manera que sólo atiné a hacerle el cuento a unos  amigos, un par de seres de otro mundo con quienes me veía varias veces por semana. Ellos quisieron ir a escucharla y nos citamos para el pullman una de esas noches. Freddy cantó como nunca (que es como cantaba siempre). Mis amigos, que ya venían preparados para la emoción además de impresionados por la forma en que yo les había descrito la estrechez del sitio donde ella vivía, le ofrecieron albergue en el modesto apartamento de azotea que compartían no muy lejos de allí, en la zona alta de El Vedado, donde podría hacer uso del espacio a sus anchas, por más que tuviera que dormir en el sofá-cama de la sala. Allí no le iba a faltar el alimento, las buenas condiciones para el aseo y hasta dispondría de una pequeña ayuda económica todos los días; podría disponer de todo el tiempo necesario para crear relaciones y continuar su lucha por abrirse paso. Fue grande la insistencia y muy sincero el ofrecimiento que ella aceptó. No se me va a olvidar la tarde en que fuimos a buscarla a la calle J en el carrito de una amiga. Uno de sus anfitriones subió para ayudarla a cargar sus pertenencias. Cuando ambos bajaron, se nos hizo un nudo en el corazón. Todo lo material que poseía Freddy cabía en una cajita que llevó ella misma sobre sus piernas, mientras nos regalaba una sonrisa de lado a lado. (Continuará)

Escuche "Tengo", de Marta Valdés, interpretado por Freddy

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • RAUL DS dijo:

    Marta sigo entusiamado con esta triste historia, las cosas eran asi, aunque muchos no se acuerdan de ellas o no las quieren recordar, espero con ansias el proximo programa, estoy ansioso por ver el desenlace final de esta artista, besos y saludos, de la familia Del Sol...

  • gladys dijo:

    Como todos los domingos,leo la seccion "Palabras",tambien leo otros sitios y portales,justamente esta semana en la Revista Mujeres,aparece un articulo acerca de nuestra invitada,logicamente,MArtha Valdes nos ofrece vivencias y anecdotas mas interesantes y el trabajo de la revista solo algunos datos biograficos de la cantante,pero creo que para los que deseen ampliar sus conocimientos ,pueden acceder a:www.mujeres.co.cu.
    Me alegra volver a encontrarme con usted de nuevo,Martha,solo deseo que sigan llegando los domingos para evocar tantos recuerdos de mi niñez a traves de sus "Palabras".Abrazo a todos los amigos electronicos,tal vez hagamos una Peña donde ademas de conocernos en cuerpo,hagamos un homenaje a nuestra anfitriona e invitada,cantando a coro sus canciones y asi nos conozcamos en alma.Hasta la proxima vez.

  • Mimi dijo:

    Parece que no supe expresarme en el mensaje anterior, yo me refería a trabajo como cantante ( se que trabajaba en las casas ). A lo mejor, casi estoy segura, que me he adelantado a lo que Marta nos está contando.
    Gracias otra vez y sigo en el 1960 junto a su relato tan interesante.

  • FUILLERAT dijo:

    Me uno a la idea de encontrarnos un día con Marta Valdés y propongo la Casa de Méjico en la Habana Vieja y ojalá estuviera aqui Ela O´farril para ese encuentro sea completo. Escuchar a Marta a Ela y la voz de Freddy también para los que no la conocen, puede ser una actividad bonita y educativa sobre todo. Se que es un lugar muy hermoso y de mucha energía positiva. Nosotros nos reunimos allí cada tres meses con los oyentes de nuestro espacio en Habana Radio, espacio de Radio donde Marta ha compartido en varias ocasiones y a propósito, con el permiso de Marta, a la cual también invitamos, este sabado 9 de octubre estaremos alli celebrando el 6to aniversario del programa con un homenaje a Haydee Arteaga y a Nisia Aguero. Marta te esperamos, todo a partir de las doce del día y a los amigos foristas de Palabras y continuemos pensando en ese encuentro con Marta, yo lo apoyo. Es cierto que los mejores testimonios son de los que como Marta vivieron de cerca la historia de esta leyenda. Este espacio nuestro de la casa de Méjico del programa de radio, se llama La cita, lo promovemos con la canción "La cita" interpretada precisamente por Freddy que hace una interpretación tremenda, así que Freddy siempre esta con nosotros. Marta gracias, estoy recopilando todos sus testimonio, que es el cierto, porque usted lo vivió de cerca. Un abrazo grande y mis respetos de siempre. Fuillerat

  • RAamon Fonseca dijo:

    Gracias Martha
    CUANDO AUN ERA UN NIÑO LEIA SIEMPRE EN BOHEMIA TODO , HASTA LA FARANDULA Y SECCIONES ESCRITA POR ESE GRANDE QUE FUE ORLANDO QUIROGA . ME PARECE RECORDAR UN TRABAJO SOBRE UN ACTUACION DE ELLA EN EL NACIONAL QUE APARTE DE PONDERAR SUS GRNDES FACULTADADES VOCALES SE DECIA QUE ERA UN EMPLAEADA DOMESTICA LO QUE NO SE SERA CIERTO YQUE TENIA ENTUSIAMADO AL PUBLICO Y ARTISTA ASISTENTES A DICHO CABARET , SE HABLABA DE UN DISCO A GRABAR EL CUAL QUEDE ESPERANDO PARA INCORPORARLO A LA VICTROLA DEL BAR QUE POSEIA MI PADRE EN UN BARRIO DE CAMPO CERCANO A BAYAMO , EL HORNO , PORQUE SEGUN SE DECIA ELLA FREDY GUARDABA SIMILITUD CON LA GRAN XIOMARA ALFARO . NO RECUERDO SI LLEGO A GRABAR EL SENCILLO , SI LO HIZO NO LLEGO A BAYAMO
    . HOY HE ESCUCHADO SU GRABACION QUE NOS REGALA CUBA DEBATE Y LO HE HECHO TRES VECES Y LO HARE CADA VEZ QUE PUEDA PORE4SO UNA VEZ MAS GRACIS

  • janczeck dijo:

    Cual fue el desenlace final: pues murio en San Juan Puerto Rico y hubo que hacer una colecta para poderla enterrar,en Cuba grabo su unico disco con canciones de Marta Valdes,Piloto y Vera,Ela O'Farril,
    Agustin Lara,Consuelo Velazquez,pero no tenia nada en comun con Xiomara Alfaro;Xiomara era soprano de coloratura y Freddy era contralto.

  • Enmanuel Castells (Cuba) dijo:

    Memoria mágica la de Marta Valdés... la leo con el alma pendida de un hilo invisible que a veces siento me va a descorazonar por el modo tan peculiar y particular con que coloca sus palabras. NO se trata solamente de ESCRIBIR, se trata también de VOLVER A VIVIR, y por ende, en algún momento, de sufrir...
    Me dejó prendido esa parte en que Marta va a buscar a Freddy para una audición tan importante con el gran Bebo Valdés y la encuentra dormida, Freddy se alista, se apuran...pero Marta no recuerda si finalmente se dio el encuentro o cómo se dió el encuentro con el padre de Chucho Valdés. Aunque el pasaje es incompleto, es genial el modo en que Marta lo dice porque está siendo todo el tiempo sincera con su memoria y lo que ella le permite para hacernos saber. Y eso es admirable y loable.
    Cuál de los foristas no vio a Freddy bajando con la pequeña caja donde cabía todo lo que tenía para vivir? acaso a alguno no se le hizo un nudo en la garganta? Y Marta, ahí, cada domingo llevándonos a este viaje 50 años atrás. Dios Santo, que maravilla y que dolor. Finalmente así es la vida.
    Larga vida para Usted, señora.

    Enmanuel Castells (Cuba)

  • Marta Valdés dijo:

    Estimado Ramón Fonseca:

    La lejanía de usted, su juventud, no le permitieron el acceso al disco sencillo que siempre se sacaba con el propósito de promocionar al intérprete en la victrola y la radio y abrir el apetito al oyente para que luego comprara el disco de larga duración. Quisiera precisarle que, tanto en el físico como en el aspecto vocal, Freddy fue lo opuesto a Xiomara Alfaro. Eran el timbre grave y el agudo en ambos extremos respectivamente. Es cierto que en su brevísimo paso por el espectáculo y los medios, ganó aplausos e impresionó a los amantes de la música. Gracias por sus expresiones hacia su grabación de la canción mía. De veras es un trofeo en mi archivo y una suerte haber quedado registrada en ese, su único disco. Hasta el domingo.

    Marta Valdés

  • Enrique Joaquin Amigó dijo:

    Martha, gracias de nuevo por esta história, el bar pullman recuerdo que era "El Escondite de Hernando", actualmente, Cubapost en P / Infanta y Humbolt. Un Barman ya mayor, nombrado Fernando, que actualmente, se le encuentra en dias alternos, en el turno de "Marquitos" del Restaurante "El Emperador", en el Focsa, es un hombre ya retirado pero ha formado a muchos Barman, conoce , de seguro esta historía, de esa epoca tambien, muy cerca de allí, en la calle 25 /Infanta y calle O , en un pasillo donde toman café por las mañanas los compañeros de Radio Progreso y otros centros, al final vive una maravillosa cantante, nombrada Natasha, que tiene, tambien mucho que contar de todo esto y de su vida, tambien dura y dificil, pero plena de reconocimientos por su decidida entrega a la cancionística cubana, de seguro sería interesante, oir sus vivencias tambien. gracias de nuevo Martha y cuando puedas, llevanos en el tiempo , hasta el antíguo hotel Flamingo,y hablanos de aquel cuarteto maravilloso, que allí crecíó y nos hizo soñar toda aquella decada del 60, y que nos regaló tanta buena música inolvidables al igual que muchos otros como Los Bucaneros, los Akra, Los Heraldos Negros, Los Modernistas, !Que gente, caballero , que gente!

  • Cary Martínez dijo:

    Qué poco se ha hablado de Freddy! Yo la recuerdo, me gustaba su voz. Leo esta historia y es conmovedora. Cómo estas debían contarse otras hstorias de artistas que se hicieron a sangre y fuego y en ocasiones con la ayuda de algún alma caritativa como la de Martha valdés.
    Freddy fue una gran artista que apenas se recuerda, como tantas otras.
    Me lleno de tristeza y nostalgia cuando leo estas cosas, pero reconozco la intención de recordarla en esta historia.

  • FUILLERAT dijo:

    El escondite de Hernando que era como una caverna o cueva, estaba en la calle P casi esquina a Humboldt y la otra era el cuchillo de infanta. El Celeste lo continúo ubicando frente por frente al colegio de arquitecto, su fondo colindaba con lo que es hoy la academia de ajedrez, ese es el recuerdo que tengo del Bar Celeste y sus café con leche y chocolate caliente.

  • Marta Valdés dijo:

    Permítanme intervenir de vez en cuando para que la veracidad con que he tratado de expresarme no sea lesionada. A todos les digo que yo no me salgo de lo que han sido mis vivencias y les ruego atenerse a eso. Al amigo Amigó, le digo que El Escondite de Hernando estaba en la calle P entre 23 y 25. El sitio a que me refiero está en el edificio de Infanta y Humboldt. Por Infanta, queda frente al antiguo Colegio de Arquitectos y por Humboldt frente al edificio que se llamaba Retiro de los Arquitectos, donde vivía Ela O`Farrill en el 9º piso.

    A todos, vuelvo y les repito que Freddy no llegó a inscribirse en la memoria de muchos de sus contemporáneos; tuvo todos los ingredientes para haber llegado a ser una gran artista pero su vida artística profesional fue muy breve. Tuvo un comienzo exitoso en Cuba; en mucho menos de un año grabó un disco de larga duración (cosa que a muchos grandes intérpretes no les ha sido posible lograr), aceptó la oportunidad de viajar que se le presentó aquí y lo hizo ocupando posiciones de primera categoría. Todo eso, originado en Cuba. El otro capítulo de su vida fue igualmente breve: siguió viaje y de él no regresó. Tener una visión justa de lo que fue la historia y la dimensión de esta artista es y debe ser patrimonio de quienes hemos quedado para guardarlas sin ponerle ni quitarle un detalle. Ya, de por sí, fue una historia única que nos brinda la oportunidad de afilar la percepción y el sentido común.

    Marta Valdés

  • iddia Veitía Gómez dijo:

    No se que tengo yo¡
    Dios mio que tema.
    Gracias Marta, Gracias.
    Es una mezcla rara entre su tema, la interpretación de Fredy y ese arreglo con esa orquesta
    GRACIAS de veras.

  • iddia Veitía Gómez dijo:

    Este tema TENGO y AQUÍ, DE PIE de Olga Navarro y Fernando Mulens que tan tremendamente bien interpretaba Elena, son para mí, los temas más desgarradores de esa bohemia cubana, de esos años.
    Pero nada HAY QUE SEGUIR¡¡¡¡
    Una vez más: Gracias Marta

  • Teresita Rabassa dijo:

    Hoy fue que descubrí esta historia, pero dónde está el primer artículo? no se cómo buscarlo y quisiera leerlo todo.
    Gracias

    • Editor dijo:

      Teresita, pinche el enlace de "Marta Valdés", como autor, o en la sección "Palabras". También puede ir al final de la página, donde se listan los artículos de Marta. O simplemente, ponga "freddy" en la barra del buscador.

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Marta Valdés

Marta Valdés

La Habana, 1934. Compositora, guitarrista e intérprete de sus obras. En 1955 se inició como compositora con su canción "Palabras". La autora ha basado sus creaciones en géneros como el bolero y la canción dentro del estilo "feeling". Entre los intérpretes de su obra se encuentran Elena Burke, Doris de la Torre, Bola de Nieve, Cheo Feliciano, Reneé Barrios y, más recientemente, prestigiosos artistas suramericanos y españoles que se han sumado a esta lista.

Vea también