Imprimir
Inicio » Reflexiones de Fidel, Política  »

La anexión de Colombia a Estados Unidos

| 46

Cualquier persona medianamente informada comprende de inmediato que el edulcorado “Acuerdo complementario para la Cooperación y Asistencia Técnica en Defensa y Seguridad entre los gobiernos de Colombia y Estados Unidos”, firmado el 30 de octubre y publicado en la tarde del 2 de noviembre, equivale a la anexión de Colombia a Estados Unidos.

El acuerdo pone en aprietos a teóricos y políticos. No es honesto guardar silencio ahora y hablar después sobre soberanía, democracia, derechos humanos, libertad de opinión y otras delicias, cuando un país es devorado por el imperio con la misma facilidad con que un lagarto captura una mosca. Se trata del pueblo colombiano, abnegado, trabajador y luchador. Busqué en el largo mamotreto una justificación digerible, y no vi razón alguna.

En 48 páginas de 21 líneas, cinco se dedican a filosofar sobre los antecedentes de la vergonzosa absorción que convierte a Colombia en territorio de ultramar. Todas se basan en los acuerdos suscritos con Estados Unidos después del asesinato del prestigioso líder progresista Jorge Eliécer Gaitán, el 9 de abril de 1948, y la creación de la Organización de Estados Americanos, el 30 de abril de 1948, discutida por los Cancilleres del hemisferio, reunidos en Bogotá bajo la batuta de Estados Unidos los días trágicos en que la oligarquía colombiana tronchó la vida de aquel dirigente y desató la lucha armada en ese país.

El Acuerdo de Asistencia Militar entre la República de Colombia y los Estados Unidos, en abril de 1952;  el relacionado con “una Misión del Ejército, una Misión Naval y una Misión Aérea de las Fuerzas Militares de los Estados Unidos”, suscrito el 7 de octubre de 1974; la Convención de Naciones Unidas contra el Tráfico Ilícito de Estupefacientes y Sustancias Psicotrópicas, de 1988; la Convención de Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional, de 2000; la Resolución 1373 del Consejo de Seguridad, de 2001, y la Carta Democrática Interamericana; la de Política de Defensa y Seguridad Democrática, y otras que se invocan en el citado documento. Ninguna justifica convertir un país de 1 141 748 kilómetros cuadrados, ubicado en el corazón de Suramérica, en base militar de Estados Unidos. Colombia posee 1,6 veces el territorio de Texas, segundo Estado de la Unión en extensión territorial, arrebatado a México, que después sirvió de base para conquistar a sangre y fuego más de la mitad de ese hermano país.

Por otro lado, han transcurrido ya 59 años desde que soldados colombianos fueron enviados a la distante Asia para combatir junto a las tropas yankis contra chinos y coreanos en octubre de 1950. Lo que el imperio pretende ahora es enviarlos a luchar contra sus hermanos venezolanos, ecuatorianos y otros pueblos bolivarianos y del ALBA, para aplastar la Revolución Venezolana, como trataron de hacer con la Revolución Cubana en abril de 1961.

Durante más de un año y medio, antes de la invasión, el gobierno yanki promovió, armó y utilizó las bandas contrarrevolucionarias del Escambray, como hoy utiliza a los paramilitares colombianos contra Venezuela.

Cuando el ataque de Girón, los B-26 yankis tripulados por mercenarios operaron desde Nicaragua, sus aviones de combate eran transportados hacia la zona de operaciones en un portaaviones, y los invasores de origen cubano que desembarcaron en aquel punto venían escoltados por buques de guerra y la infantería de marina de Estados Unidos. Hoy sus medios de guerra y sus tropas estarán en Colombia, no sólo como una amenaza para Venezuela sino para todos los Estados de Centro y Suramérica.

Es realmente cínico proclamar que el infame acuerdo es una necesidad de la lucha contra el tráfico de drogas y el terrorismo internacional. Cuba ha demostrado que no se necesitan tropas extranjeras para evitar el cultivo y el tráfico de drogas y mantener el orden interno, a pesar de que Estados Unidos, la potencia más poderosa de la tierra, promovió, financió y armó durante decenas de años las acciones terroristas contra la Revolución Cubana.

La paz interna es prerrogativa elemental de cada Estado;  la presencia de tropas yankis en cualquier país de América Latina con ese propósito es una descarada intervención extranjera en sus asuntos internos, que inevitablemente provocará el rechazo de su población.

La lectura del documento demuestra que no sólo las bases aéreas colombianas se ponen en manos de los yankis, sino también los aeropuertos civiles y en definitiva cualquier instalación útil a sus fuerzas armadas. El espacio radioeléctrico queda también a disposición de ese país portador de otra cultura y otros intereses que nada tienen que ver con los de la población colombiana.

Las Fuerzas Armadas norteamericanas disfrutarán de prerrogativas excepcionales.

En cualquier parte de Colombia los ocupantes pueden cometer delitos contra las familias, los bienes y las leyes colombianas, sin tener que responder ante las autoridades del país; a no pocos lugares llevaron los escándalos y las enfermedades, como hicieron con la base militar de Palmerola, en Honduras. En Cuba, cuando visitaban la neocolonia, se sentaron a horcajadas sobre el cuello de la estatua de José Martí, en el Parque Central de la Capital. La limitación relacionada con el número total de soldados puede ser modificada por solicitud de Estados Unidos, sin restricción alguna. Los portaaviones y barcos de guerra que visiten las bases navales concedidas llevarán cuantos tripulantes requieran, y pueden ser miles en uno solo de sus grandes portaaviones.

El Acuerdo se extenderá por períodos sucesivos de 10 años, y nadie puede modificarlo sino al final de cada período, advirtiéndolo un año antes. ¿Qué hará Estados Unidos si un gobierno como el de Johnson, Nixon, Reagan, Bush padre o Bush hijo y otros similares, recibe la solicitud de abandonar Colombia? Los yankis fueron capaces de derrocar decenas de gobiernos en nuestro hemisferio. ¿Cuánto duraría un gobierno en Colombia si anunciara tales propósitos?

Los políticos de América Latina tienen ahora ante sí un delicado problema: el deber elemental de explicar sus puntos de vista sobre el documento de anexión. Comprendo que lo que ocurre en este instante decisivo de Honduras ocupe la atención de los medios de divulgación y los Ministros de Relaciones Exteriores de este hemisferio, pero el gravísimo y trascendente problema que tiene lugar en Colombia no puede pasar inadvertido por los gobiernos latinoamericanos.

No albergo la menor duda sobre la reacción de los pueblos; sentirán el puñal que se clava en lo más profundo de sus sentimientos, en especial el de Colombia: ¡se opondrán, jamás se resignarán a tal infamia!

El mundo enfrenta hoy graves y urgentes problemas. El cambio climático amenaza a toda la humanidad. Líderes de Europa casi imploran de rodillas algún acuerdo en Copenhague que evite la catástrofe. Presentan como realidad que en la Cumbre no se alcanzará el objetivo de un convenio que reduzca drásticamente la emisión de gases de efecto invernadero. Prometen proseguir la lucha por alcanzarlo antes de 2012; existe riesgo real de que no pueda lograrse antes de que sea demasiado tarde.

Los países del Tercer Mundo reclaman con razón a los más desarrollados y ricos cientos de miles de millones de dólares anuales para costear los gastos de la batalla climática.

¿Tiene algún sentido que el gobierno de Estados Unidos invierta tiempo y dinero en construir bases militares en Colombia para imponer a nuestros pueblos su odiosa tiranía? Por ese camino, si un desastre amenaza al mundo, un desastre mayor y más rápido amenaza al imperio, y todo sería consecuencia del mismo sistema de explotación y saqueo del planeta.

Fidel Castro Ruz

Noviembre 6 de 2009

10 y 39 a.m.

Se han publicado 46 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Arisbel Alvarez dijo:

    La prioridad del imperio es y será siempre el control de todos los pueblos de este mundo, y especialmente, los pueblos de Nuestra América. Ayer en el programa de Telesur “Dossier” Chávez explicaba claramente el peligros que significa para nuestros pueblos la instalación de estas bases, el gobierno lamebotas de Colombia se presta al juego yanki y esta anexión tendrá un costo político y social muy elevado, hemos de esperar la intromisión en los asuntos internos de nuestros países, los asesinatos selectivos de líderes, la desinformación constante, etc.
    Los dirigentes de UNASUR deben reunirse de manera inmediata y tratar el tema, los líderes progresistas de nuestro continente alzar sus voces para detener al Gigante de las 7 leguas, los medios informativos multiplicar la información, todos tenemos que estar conciente que la instalación de estas bases es como clavar un puñal en la obra más hermosa de nuestro hemisferio, La Unidad de los Pueblos de América.

  • Mariana dijo:

    El mismo Obama lo decía en septiembre en la Asamblea General de las Naciones Unidas:

    “mi responsabilidad es actuar en el interés de mi nación y de mi pueblo, y nunca pediré disculpas por defender esos intereses.”

    Los optimistas pensaran que “los intereses de su pueblo” son los intereses del pueblo norteamericano.

    Los realistas saben que los intereses los definen los círculos de influencia (lobbistas), que creen que se las saben todas y tienen inmunidad completa, cuyos intereses claramente son los de un imperio.

  • Dardo Ribas dijo:

    SI LOS GOBIERNOS DE TODA LATINOAMÉRICA NO RECHAZAN LA ANEXIÓN,
    HABRÁ QUE HABLAR DE COMPLICIDAD

    Debería ser al unísono, pero hay tres países en especial que tienen que hacerlo ya. No me estoy refiriendo a Venezuela, Cuba, Ecuador, Bolivia o Nicaragua, porque ya sabemos de su trayectoria en cuanto a denunciar la invasión por parte de los yankees.

    Hablo de Argentina, Brasil y Chile. Son países rectores en el Sur y sus gobiernos -a pesar de los cambios de los últimos años-, se caracterizan por un doble discurso a la hora de las decisiones.

    Especialmente, Argentina. No basta con que su Presidenta proclame gestos como fue cuando el caso del golpe en Honduras o cuando visitó al comandante Fidel.

    Las palabras grandilocuentes deben corresponderse con acciones concretas. Suena muy diplomático y emotivo ir a abrazarse con el mítico comandante y luego correr a estrechar sonrisas y estrujones con Obama.

    De haber estado Bush aún en la Casa Blanca, lo mismo hubiera ocurrido. Clara duplicidad para caer siempre parados como los gatos.

    Con todo el respeto que merece la Presidenta argentina o la chilena y Lula, estos mandatarios deberían manifestar, sin ambages, su encendida protesta por esta cabeza de playa que los yankees han tendido en Colombia.

    El propósito que persiguen lo desbroza Fidel y no hay nadie medianamente despierto en el mundo que no advierta la jugada, permitida por lacayos como Uribe que deposita a su país y a su pueblo en las fauces abiertas del imperio.

    No debería, además, tratarse de una simple protesta diplomática. A partir de esta movida en el tablero, este avance de la Reina con alfiles, torres y caballos, toda la América latina debería establecer una táctica defensiva en lo inmediato, aislando a los poderes en Colombia antes que la situación sea irreversible.

    Queda claro que los yankees están alimentando una guerra entre Colombia y Venezuela, cuya extensión y cuya gravedad, serán impredecibles en todo el continente.

    Están pensando y ejecutando una política de invasión disfrazada bajo este caballo de Troya. Si logran establecer ese dominio militar en Colombia, peligra todo el continente y nadie, salvo los lacayos, quedará aislado del peligro.

    Ellos, el imperio, piensan en los próximos 50 años, cuando el mundo esté exhausto de recursos, incluso los EEUU en su propio territorio.

    Se quieren proyectar en la América latina para apoderarse de cuanta reserva estratégica se trate… el agua, el petróleo, los minerales, el alimento.

    No vacilarán en utilizar cualquier táctica a las que ya están habituados. Guerras de “baja intensidad”, actos de sabotaje, espionaje, manipulaciones diversas como ser crear enfrentamientos entre países hermanos o apostar a los golpes de Estado comprando voluntades de sicarios como Pinochet.

    De esa forma, país por país, piensan ir revirtiendo el proceso abierto de liberación en la América morena.

    La invasión ya comenzó. A los hechos debemos remitirnos.

  • joaquin bernal camero dijo:

    Sin duda aguna las reflexiones de Fidel son tan certeras y oportunas que deben ser consideradas documento de estudio para la acción de quienes amamos nuestra américa y el bienestar de la humanidad .
    La anexión de Colombia a EE.UU. debe insuflarnos fuerzas para combatir al imperialismo , abrirle los ojos a quienes a estas alturas no alcanzan a ver la realidad y fortalecer la conciencia de los revolucionarios en todas partes .
    Viva Fidel .

  • Agustín Dimas López Guevara dijo:

    Los pueblos no pueden ser ciegos y sordos a tantas verdades. Mucha razón le asiste a Fidel, porque ha denunciado con ejemplos irufutables las acciones del imperio sobre nuestros pueblos, utilizando los propios territorios para la agresión a los hermanos. Nada deja suelto Fidel en sus reflexiones. Cuando denuncia las coyonturas que aprovecha el imperio para desviar la atención de los urgentes asuntos que agobian la región, y los títeres y vendepatrias se prestan como fieles lacayos a sus intereses espurios.
    !Gracias Fidel!
    Agustín Dimas López Guevara

  • Carolus dijo:

    Los Estados Unidos están tomando contramedidas porque temen que se une no sólo una alianza en los países del alba, pero también entre Irán, Rusia, Venezuela y China.
    En cada partida a ajedreces un movimiento sigue a otro. La contromossa no puede que ser reconducir la democracia y el pueblo de Honduras al poder.
    De otro modo el riesgo de padecer jaque mate se vuelve más grande.
    Cuba ha sabido resistir 50 años, también puede hacernosla el alba, pero no quedando a mirar

  • Portal Digital b10.com.ec dijo:

    Sin duda, un texto de notable proyección histórica y de valor ético excepcional. Al toro por los cuernos: Fidel entra en las entrañas de un asunto trágico para América Latina, la ignominiosa y mediática anexión de un país hermano (bajo la mascarada de la cooperación bilateral) al interés imperial de un país que ha perdido todo escrúpulo. El entreguismo y la miopía de una elite política timorata facilitó la tarea del Imperio que hoy ni siquiera requiere golpes de mano para imponer sus fichas en Latinoamérica.(Véase sino la conducta de la Administración Obama, sobre todo la de su Canciller, la señora Clinton, en la crisis política hondureña tras el Golpe de Estado del 28 de junio que petrificó a un Presidente electo en las urnas).
    Da pena ver que todo esto ocurre ante los ojos -cómplices en unos casos, absortos en otros- de una clase política que cuida más su visa a la Florida antes que su cédula de ciudadanía cuando de política exterior se trata.
    El documento público del acuerdo EEUU-Colombia se revela solo. Pero, ¿qué más habrá en los múltiples anexos que seguramente conocen pocos, pues ahí se operativizan este tipo de acuerdos? Un ejemplo reciente que vale repasar: el acuerdo entre EEUU y Ecuador que permitió a tropas estadounidenses ocupar por una década la Base de Manta.
    Solo los Latinoamericanos tropezamos dos veces con la misma piedra…
    Atentos saludos
    Redaccion b10.com.ec

  • Oscar L dijo:

    Más claro ni el agua, Fidel está alertando sobre el mayor y más peligroso suceso que vive hoy toda latinoamérica, esto se queda chiquito ante el golpe de estado de Honduras, sin restarle la importancia que merece. Si los pueblos y mandatarios de la región no actúan con prontitud y se dejan pasar “gato por liebre”, las consecuencias serán, aunque previsibles, incontrolables.
    Ya no es la receta de la cabeza de playa lo que están fomentando los yanquis en Colombia, es todo el cuerpo ocupado en disposición de imponer su hegemonía y apuntar militarmente al corazón de los pueblos de Nuestra América.
    Este error del gobierno colombiano se convertirá en una espada de Damocles contra la integración latinoamericana, y ya no será fácil quitarle de encima esa pesada e insoportable bota a nuestra querida y sufrida América.

  • jamal halawa dijo:

    Un analisis certero, amplio y preocupante por las inevitables repercusiones sobre America Latina. Creo que el hecho de israelizar Colombia y utilizarla como punta de lanza contra los demás países hermanos para tratar de parar el avance bolivariano, solo conducirá a desestabilizar todo el cono sur del continente sin que los yankis consigan detener el proceso de cambio democrático. Como indica el compañero Fidel, ya podían preocuparse más en el desastre del cambio climatico en lugar de invertir en bases militares para la agresión.

  • ALEXANDER DOWIS dijo:

    “Cuando Fidel habla hay que escucharlo” eso crecí oyendolo, escuhcandolo y aprendiendolo es una alerta a los pueblos de america, “como cuadro apretado a la raíces de los Andes” llego el momento de mantener la independencia que día a día ganamos, no dejarnos provocar y saber responder a la altura de los revolucionarios. “Al imperialismo ni un tantito así”, ¡Alerta América Latina! el gigante de la siete leguas esta desesperado.

  • Olimpio Rodriguez Santos dijo:

    Es muy lamentable que un país tan querido de nuestra América, ligado por su cultura a cada familia cubana y latinoamericana, haya sido vendido por un gobernante sin escrúpulos al pentágono de los Estados Unidos.

    Los yankis, entraron por la puerta ancha que les abrió el gobierno de Colombia y si los pueblos no se levantan, los soldados norteamericanos junto a los colombianos pasaran a cualquier territorio de los países vecinos con el pretexto de perseguir la droga.

    Uribe pasará a la historia como el presidente más aborrecido que pone al mundo al borde de la tercera guerra mundial; creando un conflicto con los países vecinos donde los Estados Unidos podrán intervenir, con el argumento de que se ponen en peligro sus intereses y la de sus ciudadanos. Ciudadanos norteamericanos listos ya para vivir en Colombia (su nueva colonia para los próximos 10 años).

    De todo esto que sucede a las puertas de nuestra casa y que no constituye el eterno conflicto Palestina Israel, hay un malhechor común: el gobierno de los Estados Unidos.

    Pero de todo esto que sucede a las puertas de nuestra casa, hay también un resultado común: la conciencia de los pueblos de nuestra América crece a pasos de gigantes.

    Honduras y Colombia son hoy la grieta por donde ha penetrado el garfio yanki cuando esta obligado a marcharse de Irak y Afganistán como antes tuvo que hacerlo de Vietnam.

    El negocio militar tiene que seguir y seguirá en América.

    A nosotros nos queda el deber de defendernos juntos y trabajar para salir de la pobreza.

    Dr. Olimpio Rodríguez Santos
    Especialista II Grado Alergología
    Prof. Facultad de Comunicación Universidad de
    Camagüey Cuba
    olimpiors@finlay.cmw.sld.cu

  • alguien dijo:

    Cuanta verdad, pero el pueblo colombiano está ciego, Uribe ha dibujado una farsa, en la que se presenta como “el que ha logrado controlar la guerrilla y ha dado mas seguridad interna” cuando en realidad todo es una bomba de tiempo, han hecho bien la jugada, y han manipulado bien a la población, a tal punto que los colombianos ven como algo positivo la instalación de las bases militares, solo un escaso numero de pobladores, intelectuales, y gente con mirada larga se dan cuenta dentro de la nación de lo que realmente se les viene encima.
    Fidel, hay que luchar, pero esta batalla hay que ganarla dentro de colombia solo el pueblo puede revertir la situación….

  • Elpidio dijo:

    Me doy mil gracias por coincidir con nuestro querido Camandante en Jefe Fidel Castro Ruz, cuanto me conforta saber que su luz está para seguir mostrando el camino más claro y correcto para ver las cosas y los acontecimientos, yo estoy seguro que el pueblo de colombia protestará mientras haya un soldado enemigo en su país, por que esos militares aunque quieran no pueden ser amigos de los pueblos, de las grandes masas, de los oprimidos, de los olvidados; sencillamente por que desde muy jóvenes lo enseñaron a matar a sangre fría, sin pudor, sin verguenza, sin sentir nada por el dolor de los demás, pensando sólo en el “YO”, en lo “MIO”, en el poder, en el consumismo.

    Querido Comandante, estoy al cien por ciento de acuerdo con todas sus reflexiones, las sigo al pie de la letra como una clase suprema para mi humilde vida de revolucionario, practicando cada día de ser “el comandante en jefe” y la “revolución” que ud nos solicito hace varios años, en cualquier circunstancias en que nos encontremos.

    Yo espero que los líderes del continente se pronuncien como ya lo hiso nuestro querido Chaves, Evo y Correa, es cierto como dice el Comandante que la situación de Honduras nos preocupa a todos, pero si no reacionamos pronto y enérgicamente para repudiar y buscar alternativas para denunciar y no permitir que ese acuerdo logre sembrar sus objetivos en el corazón de nuestra américa; ese acuerdo servirá de cardo de cultivo para los pensamientos reacionarios y opuestos al progreso de los pueblos. Combatiendo ese acuerdo, tambien defendemos a los Hondureños y evitaremos que tales locuras y astrocidades se repitan en otras partes. Seguiremos en combate con las armas de las ideas, que esas no se matan como nos enseñó Fidel el gran y mejor dicípulo de Martí.

  • alguien dijo:

    Otra cosa que pienso, al pueblo hay que saberle llegar, juanes es un colombiano comprometido, hasta donde me ha dejado ver… el es un buen punto para llegar a la nación, si en verdad practica los principios que enuncia, los principios de paz, solidaridad, y mejoramiento humano… sino es pura palabreria.

  • Alfonso dijo:

    ¡Qué triste y amargo! Regalar a Colombia en bandeja de plata para convertirla en puñal contra sus hermanos de sangre de Centro y Suramérica. Si Bolívar, San Martín y José Martí volvieran a vivir, ¿podrían soportar semejante ignominia? ¡Cipayismo de primer orden!

  • FEDOR D. CASTILLO dijo:

    Siempre me gusta leer lo que escribe y predice Fidel Castro, al cual admiro desde que tengo uso de razon. Desde que se retiro de la presidencia de cuba por su enfermdedad , e seguido sus reflexiones porque me ayudan a conocer parte de la historia que no he leido. Este imperio criminal yanki jamas renunciara a su dominio de america latina y el caribe. Mas cuando encuentra lacayos y serviles yankis como Alvaro Uribe en colombia, pero como usted dice comandante Fidel, Cuba ha sobrevivido, a invaciones, bloqueo, terrorismo y sigue siendo un ejemplo para todos aquellos que no queremos seguir de rodillas ante este imperio criminal. Solamente los pueblos con conciencia podran derrotar a este imperio y sus lacayos.

  • gustavo giraldo garcía dijo:

    !TOTALMENTE DE ACUERDO CON ESTA REFLEXIÓN.

  • JUAN MINGHETTI dijo:

    Los estados burgueses residuales de Argentina, Chile, Brasil, Uruguay, Paraguay, etc, etc, caracterizados por su inmoral doble rasero, son incapaces de enfrentar al imperialismo.
    Somos los pueblos concientes los que debemos tomar en nuestras manos la lucha para derrotar al imperialismo y a sus sirvientes locales.
    Una vez más gracias al compañero comandante por sus reflexiones.
    Hasta la Victoria.

  • Dr. Amaury Alvarez Gonzalez dijo:

    Comandante apoyamos su reflexión de hoy, la cual pone al descubierto la posición entreguista del gobierno de Álvaro Uribe Vélez, traición que recuerda lo que hizo Santander hace ya casi dos siglos; algo similar.
    Nosotros los internacionalistas cubanos en la República Bolivariana de Venezuela, nos comprometimos a DARLO TODO, y ello presupone dar hasta la propia vida; ojalá no se desate un conflicto bélico, es lo mejor, pero si así fuera, gustosos, como lo hizo el Guerrillero Heroico, cambiaríamos la bata, por el fusil y defenderíamos esta trinchera, del pueblo venezolano y su líder, que hoy se erige viril ante “el imperio revuelto y brutal que nos desprecia”, como lo hizo Cuba, bajo su dirección hace más de medio siglo.
    ¡COMANDANTE EN JEFE ORDENE! su tropa esta formada esperando a que si fuera necesario retumbe, como en la manigua redentora, el toque del corneta llamando a degüello.
    ¡Hasta la victoria siempre!
    Internacionalistas cubanos en la República Bolivariana de Venezuela.

  • Hugo Castiñeira dijo:

    Desde es una burla a los pueblos de nuestra sufrida america que vemos frente a nuestras narices una vez mas la ingerencia de del imperio.Se nos avecina una nueva etapa de lucha,luchar cada dia mas por estar mas cohesionados, unidos y combativos, para nosotros los cubanos algo como eso lo sufrimos en carne propia, cuando gobiernos entreguistas nos tatuaron en nuestra tierra una maldita base militar yanqui.

Se han publicado 46 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Fidel Castro Ruz

Fidel Castro Ruz

Líder histórico de la Revolución Cubana. Nació en Birán el 13 de agosto de 1926 y murió en La Habana, el 25 de noviembre de 2016. Ha escrito numerosos artículos, reflexiones y libros sobre la situación mundial, la historia de Cuba y su actualidad.

Vea también