Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Díaz -Canel: Unidad Popular reivindicó las aspiraciones históricas del pueblo chileno (+Video)

| 7

Foto: Estudios Revolución

Mensaje para el Acto Internacional de homenaje al cincuentenario de la Unidad Popular de Chile

Querida Mónica Valente, queridos compañeros, hermanos del Foro de Sao Paulo:

Entusiasma y emociona que en este año plagado de desafíos de sobrevivencia para todos, las fuerzas de izquierda de América Latina honren nuestra común historia de luchas, al decidir celebrar los 50 años de la Unidad Popular.

La Unidad Popular, la mítica Unidad Popular chilena, no sólo llevó al poder al socialista Salvador Allende, abriendo un camino de esperanzas para la primera construcción socialista por la vía electoral.

Lo hicieron de un modo tan creativo, entusiasta y realmente popular, que aún podemos sentir la alegría de sus cantos en medio de la profunda lucha de toda la sociedad por transformarse, transformando todo.

Aquel fue un proceso tan apasionante y contagioso, que sus poderosos adversarios externos, en triste alianza con los internos, lo acribillaron a balazos cuando apenas era una promesa de tres años de gobierno.

En los pocos más de mil días que duró en el poder, la Unidad Popular alcanzó a transformar radicalmente a ese país, al reivindicar aspiraciones históricas del pueblo chileno como la nacionalización del cobre, la expropiación de grandes latifundios y la expansión de la Educación y la Salud entre todos.

En síntesis, se atrevió a tocar los intereses del gran capital nacional y transnacional con el único fin de ponerlo en manos de sus legítimos dueños y darle al pueblo derechos que hasta entonces se le habían escamoteado.

Como la Reforma Agraria de Arbenz y la de la Revolución cubana, como nuestras nacionalizaciones y nuestras decisiones soberanas, las conquistas de la izquierda chilena fueron puestas bajo asedio y su economía bloqueada. Una guerra mediática sin precedentes se desató contra la experiencia y el imperio dirigió las operaciones para el derrocamiento en su peor estilo.

Chile entró en la oscura noche del fascismo, que extendió sus garras por el Cono Sur, al amparo de la Operación Cóndor, o sea, la transnacional del terror. Los militares golpistas importaron escuelas y métodos yanquis para cumplir el mandato del Norte. El neoliberalismo comenzó a imponerse como la fórmula mágica del desarrollo. Pero ninguna mentira dura demasiado tiempo. El modelo chileno de los Chicago Boys, vendido como exitoso, ha terminado siendo tan despreciado por su pueblo como la gestión golpista de Augusto Pinochet. Y el proceso revolucionario de los años 70 quedó en la historia latinoamericana con sus dolorosas pero insoslayables lecciones para futuros procesos revolucionarios en nuestra región. Ningún luchador social, ningún político de izquierda, podría enfrentar sus batallas hoy soslayando aquel proceso.

Los métodos de construcción de la unidad de fuerzas diversas resultan tan aleccionadores como los que implantarían sus enemigos para aplastarlo, desde la guerra mediática al fascismo corriente.

Es un deber y una  oportunidad detenernos, aunque sea por unos minutos y a distancia, en lo que significó aquel gobierno, lo que significó la Unidad Popular, lo que significó la articulación de las fuerzas de izquierda en torno a un ideal socialista y por qué vías y métodos logró el imperialismo quebrarla, imponiendo a sangre y fuego un modelo económico que excluye a las mayorías y las reprime incluso en sus  llamados períodos democráticos.

A 50 años del triunfo histórico de la Unidad Popular, y también en memoria y honor de la ejemplar resistencia al golpe fascista contra Salvador Allende en 1973, quiero compartir con ustedes una experiencia personal muy vinculada con el acontecimiento que hoy conmemoramos.

En enero de 2013, acompañando al General de Ejército Raúl Castro Ruz, a la Primera Cumbre de la CELAC, que tuvo lugar en Santiago de Chile, visitamos el Palacio de La Moneda, donde cayó heroicamente Salvador Allende, figura central de la Unidad Popular que hoy celebramos. Justamente allí, la delegación recibió una llamada desde Cuba. Era el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, quien al saber dónde estábamos, nos dijo: “Ahí hay un espíritu, encuéntrenlo”.

Aquella invitación, viniendo de un marxista como Fidel Castro, carecía totalmente de misticismo. Estaba, sin dudas, convocándonos a repasar una historia que todavía tiene mucho que enseñarnos. Que este medio siglo de la Unidad Popular sirva de acicate para encontrarla.

En video, mensaje del presidente cubano en el Acto Internacional de homenaje de la Unidad Popular de Chile

(Tomado de Presidencia de Cuba)

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • alfredo dijo:

    exelentes y motivadoras las palabras de nuestro presidente a unidad popular de chile transcurrido 50 años de su triunfo, viva el pueblo chileno que volverá a tener la victoria que merece y a revivir el espíritu valiente e indomable de salvador allende.

  • Eva dijo:

    Recuerdo muy bien la alegría en Cuba cuando en Chile se logró de forma democrática el triunfo de la Unidad Popular. Años después regresaba en mi viaje de vacaciones como becaria en la URSS el revuelo en el aeropuerto por la caída de Allende, empezamos a conocer los horrendos crímenes cometidos.
    Bella la anécdota de Fidel, el espíritu de Allende y de los Chilenos dignos seguro está ahí para salir en el momento preciso, cómo está el Che y muchos otros latinoamericanos caídos a lo largo de la historia.

  • Dinardo Suárez Rojas dijo:

    Muy bien presidente,somos cubanos y Fidelistas.
    Hasta la victoria siempre.
    Dinardo

  • Javier Francisco dijo:

    La unidad es la mejor arma contra la penetración imperialista. Por eso yo siempre insisto en no darle brecha a las herramientas del imperio que tenemos aquí dentro y en las redes sociales y que se hacen llamar disidencia, pero no son más que eso... herramientas usadas con fines imperiales.

  • Paulina Hernández Mezonet dijo:

    Muy profunda y oportuna las palabras de nuestro Presidente de la Repúbica en el Foro de Sau Pablo, en momentos en que se ha producido un avance de la derecha ahogando a un grupo de movimientos de Izquierda como en Bolivia, Ecuador y el propio Chile que pienso que todavía tienen una deuda muy grande con su historia, aun yace en su tumba el cuerpo de uno de los Presidentes de izquierda que se inmoló ante su pueblo para trazarles el camino y entregarle un bandera que aun flota esperando los brazos fuertes de un pueblo heroico que la sostenga. Es cierto que los Chileno no duermen, han demostrado grandes despertares, igual que América no duerme, necesita de la unidad y entrega de sus hijos, de la fe y confianza de que el Gran Semí seguirá regando laa semilla y el indio americano se levantará y echará a andar.

  • Dionicio Barrales dijo:

    Gracias Compañero por sus palabras y remembranzas del movimiento popular chileno. Se vienen memorias que hoy se refleja en las nuevas luchas libertarias. El cro. Allende una vez dijo en la austral ciudad de Punta Arenas: Vale la pena morir por todo eso sin lo cual no vale la pena vivir.
    La valentía y el arrojo de los/las jóvenes del Chile de hoy "...abriendo las grandes alamedas... por las justas demandas populares contemporaneas, son sin duda iluminadas por el espíritu de Allende y las enseñanzas ancestrales de pueblos milenarios. Así, se avanzará con las nuevas fuerzas de la historia..

  • nany dijo:

    El senador Salvador Allende siempre fue un objetivo para las agencias de inteligencia de los sucesivos gobiernos de Estados Unidos. Mucho más después de que viajara a La Habana en 1959 para solidarizarse con el naciente proceso liderado por Fidel Castro.
    Después retornó a la isla en otras ocasiones. Lo hizo en abril de 1961, apenas conocida la noticia de la invasión mercenaria por Playa Girón retornó a Cuba. No quiso estar ausente en aquellos momentos de gloria en que el pueblo cubano había atestado su primera derrota al imperialismo estadounidense en América Latina.
    En enero de 1966 viajó a La Habana, encabezando una delegación de socialistas, comunistas y de representantes de otros partidos de la izquierda chilena para participar en la Conferencia Tricontinental de Solidaridad, que condenó las acciones agresivas del imperio en las naciones del llamado Tercer Mundo.
    El espíritu internacionalista y solidario de Allende –expresado a Vietnam en la entrevista que sostuvo con el líder Ho Chi Minh durante la guerra de ese país contra Estados Unidos, al que derrotó militarmente su valiente pueblo- colmó de odio a los líderes norteamericanos del momento.
    No hubo un movimiento revolucionario o social al que el político chileno no extendiera su mano solidaria. Recordemos la ayuda solidaria a los sobrevivientes de la guerrilla del CHE .
    La amistad entre Cuba y Chile, materializada en las relaciones de sus líderes y sus pueblos continua inalterable. Allende está presente en las luchas del pueblo chileno y en el 50 aniversario de la creación de la Unidad Popular.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Miguel Díaz-Canel Bermúdez

Miguel Díaz-Canel Bermúdez

Presidente de la República de Cuba desde el 10 de octubre de 2019. Fue Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros (2018-2019), Primer Vicepresidente de Cuba (2013-2018) y Ministro de Educación Superior (2009-2012). Fue Primer Secretario del Partido Comunista en Villa Clara (1994-2003) y Holguín (2003-2009). En twitter: @DiazCanelB

Vea también