Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Un fantasma recorre Estados Unidos

| 23 |

Llámase “macartismo” a la iniciativa anticomunista y conspiranoica emprendida por el senador de Wisconsin Joseph McCarthy entre 1950 y 1956.

He recordado el interrogatorio de los colaboradores del senador Joseph McCarthy al escritor Dashiell Hammett, en estos días de escándalo porque Bernie Sanders habló medianamente bien de Cuba.

En el afán por hallar trazas de comunismo en cualquier lugar y a cualquier precio, el autor de El halcón maltés debió explicar si algunas de sus obras estaban relacionadas con "problemas sociales". Hammett recordaba un relato corto llamado Night shade, en el que se pronunció contra el racismo. Tras varios rodeos, el inquisidor le exigió entonces que precisara si el cuento "refleja de alguna forma las posiciones comunistas sobre los problemas raciales”. “No más que la de otros partidos políticos”, respondió Hammett.

Aunque la actividad política del senador McCarthy tuvo corta vida, el macartismo como tendencia, sin embargo, lo sobrevivió hasta hoy. El “ismo” que lleva su nombre puede leerse como la institucionalización del anti-comunismo, un fenómeno socio-cultural que ha penetrado la sociedad estadounidense y que proyecta su larga sombra sobre la contienda electoral que define al candidato demócrata a la Casa Blanca.

El anticomunismo es un fantasma que explotan por igual los dos bandos partidistas. Joe Biden y otros de la cúpula demócrata han tomado prestada la táctica empleada por los republicanos, usando la antigua retórica de la Guerra Fría para advertir sobre el “comunismo” de Sanders. A los jóvenes parece no importarle: no solo porque no están contaminados con la retórica de una etapa que no vivieron, sino porque en el ambiente polarizado y ríspido de las redes sociales, los ataques al favorito, cualquiera que este sea, rebotan dentro de la cámara de eco de los seguidores. La información que no gusta, simplemente se desecha.

Los angloparlantes llaman cámara de eco (echo chamber) al fenómeno que describe la incapacidad de un individuo de escuchar en las plataformas sociales algo más que la resonancia de su propia voz. El término se está imponiendo en la literatura técnica y designa la manera en la que los ciudadanos se informan en tiempos en que los artilugios técnicos han propiciado la aparición de “guetos identitarios”, donde reina una especie de sectarismo entre grupos. Solo se ven y leen las opiniones que fortifican prejuicios y creencias. En un entorno así no solo se devalúa el debate político, sino se elimina de raíz.

Joseph McCarthy se sentiría muy cómodo si tuviera la oportunidad, ahora mismo, de asistir a la disputa por llegar a la Casa Blanca en noviembre. La satanización de Sanders por sus elogios a la educación y la salud en Cuba, que ha crispado a los macartistas de ambos partidos, resulta marginal en un contexto donde la propaganda anticomunista es más descarada ahora que en los años cuarenta y cincuenta del siglo pasado, zona de confort de Donald Trump.

Sanders perdió el impulso que traía para imponerse en las primarias demócratas, cuando varios de los candidatos de ese partido endosaron a Joe Biden por temor al izquierdismo de quien venía como favorito en las encuestas, cuya propuesta más “radical” es extender el Medicare a la población estadounidense que carece de protección sanitaria y cobrarles un impuesto merecido a los multimillonarios. Una oferta infinitamente más cerca de Franklin Delano Roosevelt que de Carlos Marx.

El pragmatismo demócrata empuja aún más a Estados Unidos a los brazos del macartismo. Trump hace rato que se apropió de la teoría del complot comunista y ha demostrado que lo suyo no es sólo un abierto desplazamiento hacia la extrema derecha, sino la cacería de brujas, las listas negras que encabezan los medios de comunicación y la adhesión rupturista como forma de revolución anti-establishment partidario, de voluntad de cambio frente al statu quo de una sociedad en plena crisis moral.

En el debate de los candidatos demócratas en Las Vegas, el cruce de palabras entre Michael Bloomberg y Bernie Sanders fue un deja vu del interrogatorio que sufrió Dashiell Hammett en el Comité de Actividades Antiestadounidenses, donde reinaba el senador McCarthy. El multimillonario ex alcalde de la ciudad de Nueva York, con una fortuna que supera los 60 mil millones de dólares, rechazó airadamente la propuesta de Sanders de que los trabajadores pudieran participar de la dirección de las empresas que los emplean.

"Absolutamente no", dijo Bloomberg. "No vamos a echar al capitalismo… Otros países lo intentaron. Se llamó comunismo y simplemente no funcionó". Era la primera vez que el ataque macartista venía de la cúpula demócrata. Sanders reaccionó con un "yo hablo de socialismo democrático, no de comunismo, señor Bloomberg… Lo que usted me ha dicho es un golpe bajo".

Pero fue más que eso. El macartismo en Estados Unidos todavía funciona y la prueba es que el Supermartes demócrata logró resucitar a Biden con grandes posibilidades de dejar fuera del juego electoral al favorito Sanders, sospechoso, inmerecidamente, de comunista.

(Publicado originalmente en La Jornada)

Se han publicado 23 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Rafael Emilio Cervantes Martínez dijo:

    Se sabe el precio que en la sociedad norteamericana tiene hoy ser, presentarse o que lo presenten como un radical de orientación socialista comunista en un fondo donde efectivamente el macartismo, versión norteamericana del anticomunismo, tiene su lugar, equivale al suicidio o al linchamiento.

  • Manuel Ballagas dijo:

    Joseph McCarthy nunca dirigió el Comité de Actividades Antiestadounidenses. La explicación es muy simple: ese comité correspondía a la Cámara de Representantes. McCarthy era senador.

  • Variche dijo:

    En USA muchas personas no quieren a Trump, pero tampoco quieren a Sanders. En USA hablar de socialismo ó comunismo es fatal. Tanto republicanos como demócratas llevan como bandera el macartismo.En USA no importa que una parte del electorado apoye al senador Sanders,lo que importa es que sea como sea no logre ser el candidato por los demócratas.Esperemos las elecciones de noviembre y veremos qué pasará.

  • jimaguayu dijo:

    Una vez más,los grupos de poder del Imperio,jugaron sus cartas y es muy posible que el resultado los favoresca,Bernie Sanders,cumplio su papel,SER LA PALA,dicho en buen cubano,APOYO,con sus declaraciones,no acostumbradas a decir en USA tan publicamente,logro que una gran mayoria,por desconocimiento,crearan un estado de opinion favorable,para que Trump se quedara en la Presidencia,esa es la verdad.

  • Alexei R. dijo:

    La política es sucia, por tratar de llegar al o mantener el poder muchas veces utilizan los políticos cualquier artimaña, cualquier ataque verbal para lograr sus objetivos. Ciertamente la política en USA tiene su parte mediática, su show.

    Esta fragmento está interesante y aplica no solo a USA, sino a la política toda:
    Solo se ven y leen las opiniones que fortifican prejuicios y creencias. En un entorno así no solo se devalúa el debate político, sino se elimina de raíz.

  • Moreno dijo:

    Es lamentable que ese pueblo estadounidence sea tan sensacionalista. No son capaces de darse cuenta quien es realmente el que conviene para la presidencia de su pais. Someten a sus propios hijos a la muerte injusta en guerras anexionistas y de saqueo. Solo por no oir la palabra socialismo en un proceso más democrático. Que dios nos acompañe en la suerte de este mundo, por que los hombres no hacen nada por mejorarlo.

  • María dijo:

    Cuba tiene que salir adelante con su pueblo, trabajando, siendo más eficiente, con más control, que no se nos pierda ni un centavo, que el país tenga tranquilidad, que no se permita a nadie un descontrol, que si hay poco se reparta bien y que todos alcancen. Tenemos el mecanismo de la libreta de consumo y no lo utilizamos en tiempos de crisis, nada molesta más a un pueblo que no tener seguridad. Con los americanos nunca vamos a tener paz, ellos todos piensan igual, son capitalistas y no van a cambiar, no importa quién sea el presidente, Obama pudo quitar el bloqueo y no lo hizo, quería entrar a Cuba con métodos suaves, muchos creyeron en él, yo nunca. Tenemos que
    enfocarnos en Cuba, como dijo Fidel "emanciparnos con nuestros propios esfuerzos",
    como dice Díaz-Canel "Pensar como país", solo así saldremos adelante. Ojalá nunca nuestro país pieda su soberanía.

    • Oliver Torres dijo:

      Siempre caemos en el mismo error.

      Obama esta en contra del bloqueo . PERO , el presidente no solo basta para eliminarlo.

      Es una ley del Congreso y SOLO el congreso la puede derogar.

      • Ernesto Fuentes dijo:

        Asi es Oliver. Y ahora que el congreso es mayoría demócrata no han hecho nada por quitarlo. Es muy fácil culpar al Presidente con todo.

      • María dijo:

        Oliver, todos son iguales, no viste lo que pasó cuando todos se pararon a rendir tributo a Guaidó, en su visita a EE.UU. Obama tenía el poder para arreglar todo y no lo hizo, su intención era la misma, pero con otros métodos, no te acuerdas de su discurso. A los yanquis, ni un tantico así

  • Vater dijo:

    La cúpula del partido demócrata va por Biden y eso significará cuatro años más de Trump, porque tiene guardada la bala ucraniana que le disparó la señora Pelosi y con esa lo va a liquidar. Además de que han circulado un video con una colección de pifias de Biden y afirma que tiene demencia precoz.

  • Jose R. Oro dijo:

    El artículo es interesante, pero creo que no toca directamente lo que considero lo mas esencial. El Macartismo y movimientos afines de represión ideológica, es parte (junto con los otros grupos y movimientos de odio) del fascismo en cualquiera de sus avatares. Pero solo surge cuando el sistema capitalista se siente amenazado, como una especies de anti cuerpo para combatir una infección, que es la concientización de una parte significativa (que por cuya cuantía no se puede ignorar) del pueblo estadounidense y/o el surgimiento de una fuerza de liderazgo que amenace con llegar a ser en algún momento en una vanguardia de esa parte del pueblo.
    En la época del macartismo clásico (1950 - 56), la represión contra los antifascismo estaba dirigida en especial contra intelectuales y científicos (el mencionado D. Hammett, o Chaplin o Einstein, por mencionar solo a tres entre miles) pero no era un fenómeno popular o al menos no era masivo, sino bastante restringido a esas elites, incluyendo a muchas personas de fe judía, violentamente impactados por el Holocausto.
    En el día de hoy el macartismo enfrenta una amenaza muchísimo mayor, estamos hablando del movimiento hacia la "izquierda" de decenas de millones de estadounidenses y el surgimiento de un liderazgo (que en los 1950s no existía) que los comienza a aglutinar, representado hoy por Sanders y por la joven y excepcionalmente carismática Alexandria Ocasio - Cortes entre muchos otros.
    La autora con sus característica penetración, percibe muy bien que la derecha demócrata no es mas dueña de las bases del partido, pero si de su cúpula, estructura funcional y todos los recursos del partido y que ha actuado más cerca del fascismo que de los principios de su propio partido. En fin que prefieren ver a Trump reelecto que a ver ganar al ala izquierda del su partido. Muchas cosas han cambiado, una de ellas es que el dinero por sí solo no decide mas (como lo fue en el pasado) las contiendas electorales en los Estados Unidos. La paliza recibida por Bloomberg, después de invertir una gigantesca cantidad de dinero, así lo demuestra.
    De nuevo la derecha demuestra su mayor disciplina y capacidad unitaria que las fuerzas más progresistas. La gran villana del pasado súper - martes se llama Elizabeth Warren quien de hecho se puso del lado de Buttigieg, Kobluchar y Beto O'Rourke para apoyar a Biden (aunque de manera callada y no ostensible) y le entrego en bandeja de plata Massachusetts, Maine, Minnesota (en combinación no planeada con Amy Kobluchar) y Texas (junto a Beto O'Rourke) a Joseph Biden, un candidato sumamente vulnerable (mucho peor que Hillary, por poner un ejemplo), satisfaciendo los deseos de la cúpula del partido demócrata y por supuesto de Trump.
    Las fuerzas del odio (entre ellas de manera importante el macartismo) dividen al movimiento progresista sistemáticamente. Admiten grupos feministas, anti racistas, anti – xenofobia, y muchos más, pero suena la alarma cuando se ve que surge un liderazgo que trata de aunarlos y enfrentar a lo que es la razón última de tales males, el capitalismo
    No es solo el fascismo más o menos concentrado, quienes tratan de destruir la candidatura de Sanders, también lo atacan desde la ultra – izquierda, lo cual es bastante lamentable.
    El enemigo principal es Trump, si el candidato demócrata que sale es J. Biden hay que darle el mayor y mas decidido apoyo en contra del enemigo principal. Y por supuesto que Sanders así lo hará, por muchas trampas y maniobras cínicamente politiqueras que hayan empleado contra él. No creo que este precepto se cumpla en caso contrario

    • Luis dijo:

      Con todo el respeto, me parece demasiado ingenuo achacar la derrota de Sanders en el super martes a sólo una persona. En mi opinión, tal proceder pone al votante americano como alguien completamente manipulado por el accionar de una persona, personalmente no creo que sea tan sencillo.

      • Jose R. Oro dijo:

        Por supuesto que no es achacable a una sola persona, ni en ningun momento lo trato de hacer. Si usted lo entiende asi seró porque no lo explique bien. Si llamo a Elizabeth Warren la super-villana, es porque los demós candidatos actuaron al unisono, abandonaron sus candidaturas y apoyaron a quien ellos se suponia apoyaran (Biden). Elizabeth Warren con sus bases en la centro - izquierda y otros movimientos no lo hizo y decreto la victoria de Biden en Maine, Massachustts, Minnesota y Texas, sin darle oportunidad de ga al menos 120 -150 votos mas. Despues de tal perjuicio el super - martes abandonó su candidatura y no le dio su apoyo a nadie, es decir de hecho se lo dio a Biden para marzo 10.

      • Luis dijo:

        Buttigieg y Kobluchar abandonaron la campaña con un día de diferencia y endorsaron efectivamente a Biden, Bloomberg no abandona la campaña hasta después del super martes, al igual que Warren, de hecho habían dos candidatos conservadores, Biden y Bloomberg(que ganó Samoa) y dos del ala mas radical, Sanders y Warren.
        Warren durante algún tiempo de la campaña estuvo como la candidata favorita, por lo que no creo que nadie pensara que se retiraría antes del debacle del super martes y efectivamente no ha endorsado a nadie, no creo personalmente que lo haga antes de las primarias de Michigan, donde otra victoria de Biden dejaría a Sanders practicamente fuera de la candidatura.
        Por otra parte, Biden si es el favorito de la cúpula demócrata, pero no de Trump como asegura, Trump ganaría mucho más fácil contra Sanders que contra Biden, demasiado simple asustar al electorado con ejemplos de Korea, Venezuela, Cuba para evitar que voten por Sanders.

      • Jose R. Oro dijo:

        Trump ha concebido esa farsa, de asegurar que el preferiria a Sanders que a Biden. Lo cual es mas falso que un billete de tres dólares. No lo cree ni por un instante. Trump es un maestro de cuando dije digo, dije diego. Trump ve en Sanders una imagen electoral de si mismo pero desde la izquierda en vez de la ultraderecha fascista, ya que Sanders es realmente anti-establishment y Trump se presentaba como tal en 2016.
        En primer lugar a los seguidores de alto nivel de Trump les aterroriza la idea de tres debates (1 en septiembre y dos en octubre) cara a cara de Trump con Sanders, que les puede costar millones de votos. Ademas Trump y su equipo consideran que los "rollos" del hijo de Biden en Ucrania, podria allanar la re-eleccion del satrapa .
        Hay rumores acerca de que Biden pudiera conseguir que Michelle Obama (muchisimo mas popular que Biden) acepte ser su vice - presidenta. Si eso ocurre, fortaleceria significativamente a Biden. De Sanders los rumores, aun mas "rumores" que el anterior se refieren a Warren o a la politica de Georgia, S. Adams.

      • Luis dijo:

        Bien, acordamos no estar de acuerdo en cual es el favorito de Trump para la candidatura demócrata.
        Respecto a los debates, todo el campo de Trump debe estar bien preocupado, cualquiera de los dos puede facilmente ponerle en aprietos, sobre todo si usan las mismas palabras y tweets de Trump para atacarlo, Trump ha prometido en falso y ha cambiado de palo pa rumba mil veces. Me imagino que los estrategas deben estar preparando a cada candidato para empezar cada respuesta a las preguntas que le hagan con dos quotes distintas que haya hecho Trump al respecto y señalando que en ese tema Trump mintió la primera, la segunda vez o ambas cuando habló acerca del tema.

  • Jose R. Oro dijo:

    Acaba de anunciar Elizabeth Warren "la villana del super - martes" que abandona sus intenciones de ser presidente. Ahora hay que ver a quien apoya, si a Biden (una completa traición a sus principios) a Sanders (lo que seria lo normal y lo deseado por aquellos que la apoyaron) o simplemente no apoya a nadie (traición callada). De cualquier manera el daño esta hecho, le destruyó a Sanders obtener el apoyo de cientos de delegados, en Maine, Massachusetts, Texas y Minnesota.

  • Jose R. Oro dijo:

    Ya anunció su retiro de la candidatura presidencial la senadora Elizabeth Warren y dijo que eventualmente ella apoyaria a Biden o a Sanders, pero no ahora (la opcion que llame en otro comentario traición callada). Ella le ha hecho un perjuicio enorme al sectos del pueblo que pretende representar, el no apoyar a Sanders como debiera demuestra una vez mas su oportunismo, duplicidad e irresponsabilidad. Que poca seriedad de Elizabeth Warren!

  • jimaguayu dijo:

    Estaba claro que SANDERS,tenia esa carrera perdida,es un hombre muy mayor para esos caminos,claro que si fuera sido joven,lo mandaban a matar,sigo pensando que ayudo en el trabajo a TRUMP,al imperio le gusta subestimar al resto del mundo,pero los Cubanos lo conocen bien y dicen que todo el show,fue montado ,por los poderosos grupos de poder.mis saludos.

  • Fjglez dijo:

    Y la Pelossi por dónde anda después del gran Juicio k logro contra Trump????

  • Rafael Cantero P. dijo:

    El profe Oro dando en la Diana siempre, Sanders no es el primer representante izquierdista, en otra época hubo otra persona según explicó Taladrid en su comentario del documental de Oliver Stone "La historia No Contada de EE.UU", lo que sucede es que por primera vez el apoyo a esta línea de pensamiento es mayoritario; algo que no podrá parar nadie, recuerden de las tres leyes de la Dialéctica Materialista: "La Lucha de Contrarios", La negación de la Negación" y "El Desarrollo en espiral"; amén de que cada Imperio tiene su comienzo y su Fin, como siempre he dicho: "la llegada de Trump a la casa Blanca es el comienzo del Fin del Imperialismo Yanqui", ni una guerra externa o interna para este movimiento dialéctico en el seno de la sociedad yanqui.

    • Jose R. Oro dijo:

      Brillante análisis del estimado Rafael Cantero P. Por supuesto que han existido lideres de izquierda en los Estados Unidos, pero jamás una persona como Bernie Sanders que se define a si mismo con socialista y tiene el apoyo de decenas de millones de estadounidenses, ha seguido tambien lo que llamariamos "una politica de cuadros" formando a los jovenes que vienen detras de el, como por ejemplo la fuera de serie Alexandria Ocasio - Cortes y otros
      El fascismo que defiende a Trump, quiere usar un "arma secreta" para destruir al candidato demócrata (sobre todo si es Biden) que son los Partidos Verde y Libertario, donde ellos esperan que migre una cantidad de votos demócratas progresistas, si no sale Bernie como candidato, porque drenan sus votos del ala progresista demócrata y de los independientes que en caso contrario votarian demócrata. Peligrosisimo, y Sanders esta alerta de ello. Solo quiero poner un ejemplo de esta situacion:
      En el 2016, Trump saco 4,617,886 votos en Florida (49.02%) y Hillary 4,504,975 votos (47.82%). El Partido Verde y el Libertario obtuvieron 271, 382 votos (2.88%), de los cuales la inmensa mayoria hubiera votado por Hillary, sobre todo por razones de medio ambiente, lucha contra el cambio climatico y politica de impuestos. Lo mismo hubiera pasado en Michigan y le hubiera dado ese estado tambien a Hillary. Hillary hubiera posiblemente haber ganado Florida, Michigan y las elecciones del 2016. Todo ello es historia, sólo lo menciono porque estan trabajando muy duro por drenar votos de personas anti - Trump a micro partidos, que puedan influir decididamente en estados con diferencias muy pequeñas. Dividir, dividir, dividir. Lo comento sólo para ejemplificar cuantas variables y trucos, "cualquier artimaña" como dice Alexei R. se estan usando por las cupulas politicas de ambos partidos, en este episodio que es como dice Rafael Cantero P. un ejemplo de la bancarrota del sistema bipartidista en los Estados Unidos y coincido completamente con el, "la elección de Trump a la Casa Blanca" en el 2016 y su intencion de reelegirse en noviembre, han acelerado ese proceso.

Se han publicado 23 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rosa Miriam Elizalde

Rosa Miriam Elizalde

Periodista cubana. Vicepresidenta Primera de la UPEC y Vicepresidenta de la FELAP. Es Doctora en Ciencias de la Comunicación y autora o coautora de los libros "Antes de que se me olvide", "Jineteros en La Habana", "Clic Internet" y "Chávez Nuestro", entre otros. Ha recibido en varias ocasiones el Premio Nacional de Periodismo "Juan Gualberto Gómez". Fundadora de Cubadebate y su Editora jefa hasta enero 2017. Es columnista de La Jornada, de México.
En twitter: @elizalderosa

Vea también