Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Díaz-Canel: En una crisis como la actual, no solo para Cuba, sino para todos, es esencial salvar la cultura, la historia, las ideas

| 16 |

Palabras del Presidente de la República de Cuba Miguel Díaz-Canel Bermúdez en el encuentro con los miembros del jurado del Premio Casa de Las Américas 2020, celebrado en el Palacio de la Revolución, el pasado 28 de enero.

Miguel Díaz-Canel Bermúdez conversa con 20 intelectuales y artistas provenientes de diez países de América Latina y el Caribe, quienes integran el jurado del Premio Casa de las Américas. Foto: Angélica Paredes López/Facebook.

Queridos amigos, sean muy bienvenidos a Cuba que resiste.

Rectifico: bienvenidos al Palacio de la Revolución de Cuba que resiste. Sé que llevan varios días en nuestro país y que han pasado sus intensas jornadas de lectura en la bella y culta Cienfuegos. Así que la bienvenida a Cuba, Abel y sus compañeros de Casa se la dieron antes.

Pero, además, para ser más exactos, después que se forma parte de un jurado de Casa, ya se pertenece a Casa, ya se es parte de la nación que algunos llaman “nuestroamericana”, un gentilicio que se deriva de aquel magnífico ensayo “Nuestra América” de José Martí, a quien celebramos especialmente hoy por su cumpleaños 167.

Espero que Abel les haya contado ya sobre los festejos martianos de este año, convertidos en profundos actos de desagravio al Apóstol, a quienes los enemigos históricos de la nación cubana quisieron mancillar, nada menos que en vísperas del 1 de enero, que es el día de nuestra emancipación definitiva.

Por unos miserables dólares, de las millonarias cifras que el gobierno de EE.UU. emplea sólo para financiar la subversión, para pagar a sus mercenarios, gente de la peor calaña, ignorantes y sin principios, se prestaron para manchar unos cuantos bustos martianos de los incontables que hay en toda Cuba, lastimando el alma nacional tan profundamente, que sin ser lo que llamamos aniversario cerrado, este cumpleaños de Martí ha sido más extenso y profundo que nunca.

Y viendo y escuchando, con indignación, a los vulgares perpetradores del agravio, ratificamos una vez más el valor de la Cultura y de las Ideas. Aquello que reiteraba tanto Fidel de que “sin cultura no hay libertad posible” y de que “la cultura es lo primero que hay que salvar”.

Eso viene, indudablemente de Martí, quien dejó escrito y cito: “La madre del decoro, la savia de la libertad, el mantenimiento de la República y el remedio de sus males es, sobre todo lo demás, la propagación de la cultura”.

Por eso, otra vez, nuestros enemigos fracasaron. Al intentar lastimarnos, dividirnos, enfrentarnos, provocaron que la nación se uniera más en torno a uno de los símbolos más altos de nuestra cultura. Y de nuestra Revolución. Porque Martí es inseparable de la Revolución cubana.

Tan martiana es esta Revolución, que su Palacio está en la Plaza “José Martí”, donde tenemos su memorial y por donde desfilan todos los años más de un millón de cubanos, cada Primero de Mayo, ratificando el carácter popular de la Revolución “con los humildes, por los humildes y para los humildes”, como diría Fidel, o como diría el propio Martí en sus versos “con los pobres de la Tierra”.

Ustedes verán que hablo constantemente de Martí y de Fidel, pero no soy el único. El Maestro y su mejor discípulo marcaron las coordenadas de nuestro destino. Un destino elegido y respaldado masivamente, aun en los peores momentos de estos 60 años. Los dos le dieron preeminencia a la educación y la cultura como factores claves de la fortaleza de una nación.

Si algo explica nuestros 61 años de resistencia es en primer lugar la unidad, que fue la gran bandera de lucha de Martí y la obra triunfante de Fidel. Y la educación y la cultura como soporte de esa unidad, son los factores que la han convertido en infranqueable, inderrotable.

La Casa de las Américas es uno de los más importantes pilares del concepto nuestroamericano de la Revolución que, como muchos de ustedes han dicho más de una vez, es sobre todo, un proceso cultural.

Casa es un Premio, pero también una Casa en todo el sentido de la palabra. Ahora es un lugar histórico y entrañable para Cuba. Pero, según he leído, la construcción del edificio donde se aloja muy cerca del malecón habanero, está asociada a los proyectos hemisféricos de colonización cultural de nuestros pueblos, auspiciados por la OEA, el “ministerio de colonias”, como la llamó Roa.

Fíjense qué cerca está de nuestra cancillería, que para entonces era Secretaría de Estado, imitando al imperio. Y cuando la Revolución transformó ese edificio en la Casa de las Américas fue la Casa de la libertad, de la soberanía, de la emancipación desde la cultura. Una de las primeras instituciones de la Cultura en la Revolución, junto al ICAIC y la Imprenta Nacional.

Todo eso ocurrió en el mismo 1959. Ese año NOS ESCAPAMOS DE LA MANADA. Nos salimos del redil. Y uno de los más hermosos actos de independencia cultural fue la Casa, que primero dirigió nuestra Yeyé, Haydeé Santamaría, una de las heroínas del Moncada. Una mujer sin altos estudios, pero de una sensibilidad tan elevada que todos los intelectuales y artistas de Nuestra América que se juntaron en la Casa, la respetaban, admiraban y querían.

Para mi generación, que nació con la Revolución, la Casa es como un templo de la cultura. Siendo estudiantes pasábamos por allí despacio y mirando ansiosamente sólo para ver salir a Mario Benedetti, Eduardo Galeano, Julio Cortázar, Silvio, Pablo, Mariano, Galich, Retamar, Matta, Mercedes Sosa, Chico Buarque, por decir sólo los más reconocidos y recordados, porque, la lista es larga, infinita. De ese espíritu nos alimentamos, no sólo en actos y conciertos, también enamorando, con los poemas y las canciones de amor a las muchachas.

Decía antes que escapamos de la manada, porque, por muchos años, los cubanos hemos sido la oveja negra de la región, según nos pinta el imperio impotente ante nuestros avances y nuestra resistencia.

Y estamos orgullosos de serlo, más orgullosos mientras más negra pintan a la oveja, porque en nuestro sentido de pertenencia a las Américas está Haití, la primera Revolución americana, ganada por negros de espíritu libre y que todavía pagan con su pobreza de siglos la osadía de negarse a ser esclava.

Y están nuestras hermanas islas del Caribe, que portan en su piel la distinción de los que levantaron naciones siendo esclavos y hoy muestran una digna y próspera comunidad de pueblos unidos en su maravillosa diversidad, comunidad que, por cierto, fue de las primeras del mundo en abrirle los brazos a Cuba, cuando Estados Unidos, vía OEA, dio la orden de echarnos fuera.

Hace poco, de visita en Argentina, me reuní con importantes intelectuales y artistas que siempre han estado cerca de la Revolución cubana y compartí con ellos algunas reflexiones que ahora quisiera retomar con ustedes:

¨Les comentaba mi impresión sobre los momentos complejos que vivimos, algunos de franco retroceso político y social, con el regreso de golpes de Estado y asesinatos políticos; dictaduras neoliberales; apogeo de ideas neofascistas; ensayo de nuevas tecnologías represivas y de contrainsurgencia.

Y como combustible de todo eso, los grandes medios que monopolizan y manipulan la información, demonizando y persiguiendo a los líderes de izquierda mediante procesos políticamente motivados.

Es un ataque en toda escala contra las ideas de avanzada.

Pero como dije en Buenos Aires, creo que no basta protestar, no basta elegir, no basta gobernar. Incluso no bastaría luchar con cualquier recurso por defender todo aquello que puede hacer mejor nuestro mundo.

Es imprescindible producir ideas que abran caminos, que devuelvan la espiritualidad al ser humano, ideas enaltecedoras. Todos debemos pensar, sembrar ideas y valores, mostrando el sendero de la justicia, de la verdad, la unidad y la honestidad a los pueblos.

Frente al avance de la barbarie sobre la civilización, tiene un significado universal aquella afirmación de Fidel, dicha en momentos críticos para Cuba, de que lo primero que había que salvar era la cultura.

Fue la cultura la que abrió puertas a Cuba en medio de la hostilidad imperial y el aislamiento a que fuimos sometidos. Ha sido la cultura la que nos ha defendido incluso dentro de Estados Unidos.

En una crisis como la actual, no solo para Cuba, sino para todos, es esencial salvar la cultura, la historia, las ideas.

Como expresó Fidel en uno de sus últimos encuentros con intelectuales, celebrado en 2011 en el marco de la Feria Internacional del Libro de La Habana, a “la humanidad hay que empezar a salvarla ya”. Ustedes tienen un importante papel en esta batalla.

La Red en Defensa de la Humanidad, Telesur y otros proyectos culturales contrahegemónicos creados en los últimos años demuestran que si nos unimos en toda nuestra diversidad, hallamos los recursos, las formas y las fuerzas necesarias para enfrentar esta guerra de símbolos y vencerla.
Tenemos que ser auténticos y mostrar con orgullo quiénes somos para que se abran puertas y se favorezcan entendimientos que podrían parecer imposibles. Tenemos que ser solidarios para combatir el paradigma neoliberal y conservador y defender el derecho humano a la cultura.

A pesar de las durísimas limitaciones financieras que impone el bloqueo, de la persecución rabiosa a todo lo que puede sostener y mejorar nuestra economía, de las medidas draconianas que escalan por semana, nos proponemos seguir impulsando proyectos culturales contrahegemónicos, del que es una altísima expresión el Premio Casa de las Américas en todas sus manifestaciones.

Porque estamos convencidos de que el arte y la literatura hacen pensar y mueven a los pueblos.

Lo hacemos porque creemos que al preservar el diálogo, la identificación y la conciencia de los pueblos, construimos vasos comunicantes más perdurables que los de la política.

Queremos que nos acompañen en ese esfuerzo que haremos por mostrar la creación de nuestros pueblos latinoamericanos y caribeños, a la humanidad. Una creación de la que todos ustedes forman parte hace largos años¨.

Y ahora, permítanme darles una pequeña apreciación sobre la labor que han hecho ustedes aquí.

Pensando en lo mucho que ustedes tienen que leer en muy poco tiempo, recordé que en una de sus primeras entrevistas ante la televisión, en las primeras horas del triunfo revolucionario, cuando le preguntaron a Fidel qué es lo que más disfrutaría hacer ya terminada la guerra, respondió algo así como: “tomaría el vuelo más largo en América Latina, a Argentina, por ejemplo, y llenaría el avión de libros para pasarme todas esas horas leyendo.”

¿Qué quiero significar? Que Fidel no pensó nunca en un paraíso occidental, en una diversión de las que todos los días nos venden las grandes transnacionales de la comunicación y el entretenimiento, cuando le hablaron de darse el reposo del guerrero.

Como ven, tanto él, como el Che, como toda la Generación histórica, desde el principio y hasta los días que corren, han pensado y actuado siempre afincados en la cultura y abrazando a Nuestra América.

Por mi parte, yo los envidio porque leer buena literatura, sean ensayos, cuentos, teatro… es realmente un ejercicio muy placentero y edificante. Claro, no es lo mismo elegir qué leer y darse el tiempo para disfrutarlo, que hacerlo con la prisa del tiempo y la responsabilidad de una valoración para un Premio como éste. Pero igual los envidio.

La vida de los revolucionarios cubanos, que tenemos la responsabilidad de dirigir el país, bajo permanente asedio, transcurre durante muchas horas revisando y leyendo papeles que no tienen nada de belleza literaria y sí mucho de desafíos para hacer que dos más dos sean cinco o diez. Multiplicar con ahorro y esfuerzo lo que otras sociedades, ricas y desiguales, dilapidan sin conciencia.

No importa. El profundo legado que nos han dejado nuestros próceres y nos comparten el General de Ejército Raúl Castro y sus compañeros que permanecen en tareas decisivas de la Revolución, es luchar, resistir, impulsar, crear. Y levantar la cultura tanto como se pueda. Y les aseguro que siempre encontramos el tiempo para disfrutar el placer de leer, ver, apreciar, la extraordinaria obra que ustedes van creando.
Muchas gracias.

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Rafael Emilio Cervantes Martínez dijo:

    No hay dudas, la cultura nos salva de la barbarie como insistía ése revolucionario imprescindible, el querido compañero Armando Hart. Saludamos a los y las intelectuales del jurado del premio Casa de las Américas. Frente a los problemas que enfrentamos, las claves están en sembrar ideas y sembrar conciencia como planteaba Fidel y continúa nuestro Presidente compañero Díaz Canel.

  • Gloria Arrechea Malibran dijo:

    La cultura es una dulcisima arista de la vida que lo permea todo, sin ella no hay nada, un buen agricultor requiere de cultura agrícola, sensibilidad hacia las plantas, un profesor está obligado a llevar la cultura a su máxima expresión y mostrar cuanto de culto y sensible es, no solo en.la asignatura que imparte: en temas políticos, naturaleza, hacia la vida. Añoro mis clases de literatura en secundaria básica y pre, esa asignatura está haciendo falta; enseñaba la épica, la vida, la odisea del hombre en su devenir histórico desde los libros. Eso siempre lo agradezco porque me alegró la vida y me cultivó el Alma haciéndome mejor persona, no consigo imaginar mi vida sin la lectura .

  • Adelante dijo:

    Presidente icrt.
    Últimamente se han asentuado las críticas en las redes sociales contra nuestra revolución, aprovechando los que nos tienen odio de dar informaciónes falsas, pero en ocasiones reales pero con su versión del veneno introducido.
    Nuestros medios de comunicación deben ser más ágiles sin caer en la trampa del mercantilismo.
    Ejemplos sobran.
    Cito el ntv del medio día informa sobre los lamentables sucesos de las muertes de tres pioneras cubanas en la Habana vieja, al día siguiente tomando como referencia las redes sociales y una emisora o canal Habana. Como si no tuvieran medios ni transporte ellos verificar esa y otras informaciónes.
    Sobre el terremoto afirmaron categóricamente no hay daños ni parciales ni derrumbes, sin comprobar en el terreno los hechos. Al día siguiente realizan un reporte expresando los daños materiales en viviendas e inmuebles. Eso hace daño pero mucho daño a nuestros medios informativos.
    Ya la juventud que tiene un celular no cree en nuestros medios precisamente por estás y otras acciones de esta indoles y de corrupción están en las redes sociales, corren a una velocidad increíble
    Es por ello es necesario redoblar los esfuerzos, que casi no son de tantos recursos sino de una ágil toma de decisiones.
    Gracias cubadebate por publicarme.

  • F dijo:

    Q alegría ser cubano de estos tiempos. Leer las palabras de nuestro presidente cargadas de sensibilidad, patriotismo y humanismo, colocando la cultura en el epicentro de nuestra nacionalidad, como pilar de nuestros valores, es causa de orgullo. Cuba es Casa toda, los intelectuales han formado parte de nuestro proceso desde el primer momento. La Revolución tiene en el arte nuestroamericano una de sus esencias.

  • carlos dijo:

    Querido presidente, mi confianza en cuba socialista y en ud se ve multiplicada. Es muy bueno saber que nuestros dirigentes van a la base a comprobar de primera mano las deficiencias. Le pido querido presidente que en su visita a matanzas sea revisada de forma rigurosa la empresa eléctrica matanzas, es impensable el nivel de descontrol y falta de compromiso de sus directivos, este desempeño ineficiente le cuesta a la economía de mi patria socialista millones de pesos , y lamentablemente nadie hace nada al respecto, confió presidente que ud y la dirección de mi patria erradicara esos males que hoy avisoran en el seno de la empresa eléctrica matanzas. Viva la revolución ..!

  • M-7 un cubano más dijo:

    La cultura no es un hecho cultural independiente la cultura es la revolución en si misma , profundas las palabras de Fidel cuando expreso que era necesario salvar la cultura porque salvando la cultura salvamos la revolución.., todos los cubanos de una forma u otra damos y exportamos nuestra cultura rica y con una gama decolores y sabores que cada dia nos fortalese y nos hace más fuerte .62 años de resistencia lo dice todo y vamos por más

  • SARABANDA dijo:

    DIAZ CANEL SIGUE HACIENDO REVOLUCION

  • SARABANDA dijo:

    ESTA SEMANA LA UEB 3 DE PINTURAS VITRAL DISCUTIO EL PLAN DE ESTOS 12 MESES,DISCUSIONES ENTRE LOS EJECUTIVOS DE LA EMPRESA Y LOS TRABAJADORES ,NO SIEMPRE COMPRENDIDA POR AMBAS PARTES ,PERO LO MEJOR QUE TENDREMOS TRABAJO .

  • Ak 47 dijo:

    Sr.adelante..muy sabias palabras.! 100%.. Con usted !

  • Pedro Sotolongo dijo:

    !Me han emocionado estas palabras de Díaz Canel! Yo soy de una generación anterior a la de él. Tenía yo 18 años acabaditos de cumplir cuando "llegó el Comandante y mandó a parar"... Y "volví a nacer" (políticamente) a partir de ese 1ro.de Enero del 59...
    Leyéndolo a Díaz Canel he rememorado muchas de aquellas cosas vividas en los primeros momentos de la Revolución. !Qué días aquéllos!
    Fue un privilegio de mi generación el "abrirnos a la vida social" en el mismo momento del cambio social en el país. No es un mérito, es un privilegio histórico a agradecer.
    Son unos miserables esos que atentan contra la memoria de Martí, mancillando sus bustos. Pero lo que han logrado en unir más aún a los que defendemos esta Revolución.
    Ojalá los que nacieron años después. y no tuvieron la dicha de vivir aquellos momentos, sepan valorarlos como se debe. Y ojalá nosotros sepamos darles a ello(a)s aquello legítimo a lo que aspiran y explicarles el porqué en ocasiones no podemos brindárselo, aunque lo deseamos, debido a las limitaciones que ataques y bloqueos que hemos sufrido -y continuamos sufriendo- nos limitan.
    !Los seres humanos no deben mirar hacia dónde se vive mejor, sino hacia dónde está el deber", dijo nuestro apóstol. !Cierto! Y también dijo: "los Jóvenes se parecen más a su época que a sus padres" !También cierto!
    Pero aunar esas dos certezas es muy difícil en épocas como ésta, y mucho(a)s se van hacia "dónde se vive mejor". Por eso cobran actualidad esas palabras de Díaz Canel acerca de la necesidad de generar ideas y valores que nos permitan continuar aunando -como lo hemos hecho por más de medio Siglo- esas dos frases de Martí.
    !Gracias, Presidente, por su sensibilidad!

  • Jorge Rojas dijo:

    Muy de acuerdo con el Presidente Diaz-Canel, solo un alcance: hay que salvar la verdadera Historia, no la construida por las oligarquías....

  • José Luis dijo:

    Con todo respeto, duele que nuestro Presidente dedique tantos esfuerzos a tratar de hacer más productiva la Revolución Socialista, planteando tantas ideas e indicaciones y todavía haya tantos problemas que no tienen la adecuada respuesta resolutiva por otros niveles Decisores de nuestro país.
    Sólo leyendo las opiniones revolucionarias que se muestran en opinión de pueblo de Cubadebate, yo no puedo pensar o escribir lo que plantee en párrafo anterior.
    Después muchas respuestas son justificativas o se tratan de quitar la responsabilidad que tienen y dicen que son otros los responsables.
    Hasta tanto muchos Decisores se impregnen de la decisión de trabajar mejor, seguirán apareciendo opiniones críticas hacia ellos. El decisor es un servidor público para el Pueblo y no un obtenedor de dadivas y buena vida, tiene ser entregado a su trabajo totalmente.
    Verdad Verdadera.

  • Amaury II dijo:

    Ser cultos para ser libres

  • Maximino Mayan Ojeda dijo:

    Que sabio discurso. Un placer y honor saberlo. Marti y Fidel son la cubania pura, usted se une a esas grandes figuras porque le toca, por su desempeño y lealdad. Recuerdo le conozco en lo personal, y siempre me impactó su modestia sinceridad y adherencia a los principios. Aplaudo su discurso. También en mi juventud era un fanático a la lectura. Después, curar se volvió mi vicio, y ya casi solo leo medicina, para tratar de hacerlo bien.

  • Secretario UJC dijo:

    Aun recuerdo cuando nos preguntaron si esta Revolución podía ser irreversible, hoy estoy más seguro que nunca que nuestro pueblo es y será un eterno Baraguá, aquí hay Revolución para rato pueden contar con los pinos nuevos y seguiremos con la batalla de ideas principalmente en las redes. Espero que nuestros máximos dirigentes le dediquen cinco minutos a ver las páginas de los portales ciudadanos de los territorios especialmente la Provincia de Holguin.

  • Niurys Viera dijo:

    Hola.
    La intensiòn de este comentario se refiere propiamente a una queja que no se a que entidad o instituciòn dirigirla, es por eso que acudo a este sitio con un tema de cultura.
    Mi señalamiento es hacia los altos descibeles con los que se pone la musica en la Uniòn Arabe de Cuba radicada en Prado.
    Es de destacar que amen de molestar a los vecinos de las inmediaciones, tambien molesta y perturba la salud de aquellas personas que como yo disfrutan del lugar para bailar los domingos desde hace mas de 15 años. Lo cierto es que ya el visitar el lugar es imposible por lo alto que se pone la musica y la molestia que sienten las personas dentro de la instalacion. No he sido yo la unica en quejarme, muchas personas sienten los mismos sintomas, palpitaciones fuertes en el pecho y mucho dolor de cabeza a penas se entra al lugar. Y mi pregunta es, que institucion u organismo controla el volumen de la musica? Cuales son los descibeles permitidos?, donde hay que quejarse o hacer la denuncia?, quien responde ante un daño personal de la salud? Existe alguna proteccion en este sentido al cliente?.
    Desearia una respuesta en este sentido o alguna publicacion esclarecedora de este tema.
    Gracias anticipadas

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Miguel Díaz-Canel Bermúdez

Miguel Díaz-Canel Bermúdez

Presidente de la República de Cuba desde el 10 de octubre de 2019. Fue Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros (2018-2019), Primer Vicepresidente de Cuba (2013-2018) y Ministro de Educación Superior (2009-2012). Fue Primer Secretario del Partido Comunista en Villa Clara (1994-2003) y Holguín (2003-2009). En twitter: @DiazCanelB

Vea también