Imprimir
Inicio » Opinión, Medios  »

El Foro de Sao Paulo en el Salvaje Oeste de la comunicación política

| 7
    Foto de familia del XXV Foro de Sao Paulo celebrado en Caracas del 24 al 28 de julio de 2019.

Steve Bannon, el artífice de la campaña electoral de Donald Trump en 2016, es el ideólogo de la comunicación política alt-right. Está detrás de las tácticas comunicacionales de la derecha europea, que hoy domina las redes digitales. Ha desembarcado en América Latina con la familia Bolsonaro, que le rinde culto y lo invitó a participar en el proceso electoral en Brasil. Tiene contactos y simpatizantes en Chile y Argentina, obviamente nostálgicos de las dictaduras, según ha reconocido públicamente.

The Moviment, su cuartel general desde el cual ofrece apoyo logístico a las fuerzas de extrema derecha, es algo más que una oficina siniestra en Bruselas de la que salen consejeros, especialistas en obtención y manipulación de datos, y expertos viralizadores de fake news. Es una internacional del pensamiento neocon dispuesta a coordinar todas las fuerzas retrógradas que operan en el mundo y que avanza a saltos de rana, dominando los procesos electorales con un discurso antisistema que tiene oídos receptivos en los de arriba y en los de abajo. Unos, porque quieren cero regulación del Estado; otros, porque son las víctimas de la globalización neoliberal.

Bannon es el brazo ejecutor de un anti-Foro de Sao Paulo en términos de comunicación política, donde los instrumentos del marketing ocupan un lugar central en la modelación de los escenarios de nuestros países. Tiene otras particularidades. La lucha en las urnas es cada vez menos un terreno dirimido por voceros, periodistas y comunicadores para convertirse en un espacio interdisciplinar donde convergen filósofos, economistas, matématicos, informáticos, especialistas en marketing y toda suerte de profesiones que despliegan de manera quirúrgica las mentiras, usan clandestinamente los datos personales, se valen de industrias ilegales para inflar la interacción digital y apelan permanentemente a los mensajes emocionales y al sicariato político en las redes.

Este Salvaje Oeste se sirve de la ciencia y de la técnica y entiende perfectamente que existen dos paradigmas de la comunicación política en pugna. Una, lineal, descomplejizada y unidireccional, que se piensa en términos de difusión y en la que los destinatarios son tratados como masa sin rostro. Y otro enfoque que se concentra en el destinatario, en sus emociones y reacciones, y libera a la comunicación de su vestimenta paternalista y vertical, para pensarla desde una visión estratégica y de construcción de sentido compartida, en función de objetivos políticos.

La mano negra de Steve Bannon está, por ejemplo, en los métodos del estratega ecuatoriano Jaime Durán Barba, el principal asesor de la campaña para la reelección de Mauricio Macri. Alejandro Bercovich, del matutino Buenos Aires Negocios, ha documentado como la microsegmentación del mensaje del candidato oficialista “está llegando a niveles nunca vistos en Argentina”. A diario se despliegan 37 spots diferentes para 37 públicos distintos. “Anteayer (en Facebook e Instagram) se podía ver un récord de 419 avisos diferentes de Juntos por el Cambio… Cuatrocientos diecinueve spots son 419 microhistorias, 419 secuencias de imagen, 419 apelaciones a la emoción”, añade.

La decisión de participar en un movimiento, compartir una idea u otorgarle el voto a un candidato en una elección política no es el resultado de un proceso meramente razonado. Lo que hemos visto en los procesos electorales de los últimos tres años es que la gente vota según su identidad moral y sus valores, aún cuando estos vayan en contra de sus intereses. El votante suele estar mal informado, ha ignorado la información política básica o simplemente está tan indignado con el sistema que se apunta al primero que articule un discurso de cambio, con la ayuda de laboratorios que estimulan sus instintos primarios.

Susan Sontag advertía que “la izquierda tiene mucho que aprender de la derecha sobre su manera de hacer cambiar la ideología y de fabricar lo que yo llamo el sentido común”. Comprender cómo funciona ese dispositivo que crea “sentido común” permitirá vislumbrar cuáles serán los desafíos políticos de los próximos años en un escenario de actuación que presenta cada día mayor complejidad.

Para empezar, deberíamos hacernos algunas preguntas. Con el despliegue de la big data y la publicidad teledirigida, ¿puede el ciudadano del siglo XXI escapar a una red digital que a falta de normas también carece de ética de parte de quienes la tejen? ¿Tiene la izquierda latinoamericana un frente que, desde la ética y desde la ciencia, pueda reaccionar ante esta artillería?

Esas preguntas sobrevolaron la discusión del Taller de Comunicación Política del Foro de Sao Paulo, que sesionó en Telesur. También, la convicción de que esta concertación regional debe salir de los interminables diagnósticos y enfocarse en el diseño de estrategias y crear sus propios instrumentos para pasar a la ofensiva. Hay que activar y entrelazar las redes de comunicadores de cada organización y comenzar a prepararse para desarticular el dispositivo del marketing de alta tecnología que acompaña hoy a la derecha transnacional, con sus meteoritos políticos como el Brexit, Donald Trump, Bolsonaro y Guaidó.

La respuesta desde la izquierda tiene que darse no sólo en relación con el contenido que generen y articulen los 121 partidos y movimientos que en América Latina integran oficialmente el Foro, sino con la forma, con las emociones que estos contenidos proveen, con qué consenso se busca, qué orden, qué libertades y cuál es la verdad que se oculta, no sólo detrás de las burbujas en las que nos encierran, sino exactamente dentro de ellas.

“Ganar como sea y con las herramientas que sea” es el lema de la comunicación política del siglo XXI con Steve Bannon de mariscal de campo. Mirado desde el horizonte de los agrupamientos políticos de la izquierda continental, el desafío es seducir, superar las fronteras locales, atender a los micro escenarios y penetrar en círculos antes inaccesibles y confinados en la autocomplacencia ideológica de quienes solo quieren convertir este mundo en un lugar más inhóspito de lo que ya es.

(Publicado originalmente en Dominio Cuba)

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • rafael emilio cervantes martínez dijo:

    Hay una idea cardinal en la intervención del compañero Maduro que debemos levantar. Las mentiras siempre han existido como herramienta de los poderosos, lo nuevo ahora es la magnitud, la escala de este fenómeno ensayado con toda la maquinaria mundial imperialista contra un país, Venezuela. Y aquí la cantidad de trueca en calidad, tal y como ocurre con los haces de luz que orientados y concentrados hacia un mismo punto producen el fenómeno que conocemos como el rayo láser, puede cortar y puede quemar, puede curar pero puede matar y cegar. Es decir que este inmenso volumen de acciones comunicacionales exige de un sujeto que en igual o mayor proporción tenga cultura, habilidades para autoinformarse y visión crítica que lo inmunice ante tanta falsa conciencia. En lo adelante debemos prepararnos para desmentir que cualquier lucha emancipatoria sea demonizada, que la defensa de la soberanía nacional sea acusada y
    la política hecha por la humanidad sea reducida al populismo. Los opresores, pagados por financistas y banqueros, defenderán el actual status quo mundial de caos e irracionalidad a cualquier precio.

    • Roly dijo:

      Creo dos cosas. Una que si el enemigo tiene poca ética, nosotros no debemos responderle con flores. No nos pongamos a su misma altura antiética, pero tampoco podemos ser "tan dulces".
      Lo otro es que debemos de estar bien informados para decir temprano nuestra verdad y que nuestra verdad sea la noticia en vez de la versión.

  • María de Jesús dijo:

    Gracias por este artículo. Es para leer y estudiar a fondo. Un saludo

  • Alberto Benítez Valdés dijo:

    Impresionante artículo, la felicito. Me leo todo lo que escribe sobre estos temas y realmente es difícil encontrar análisis de este rigor y profundidad en los pensadores de izquierda... Un saludo bolivariano y revolucionario, Alberto Benítez

  • Jose R. Oro dijo:

    Leyendo esta importante artículo de la destacada periodista y política cubana Rosa Miriam Elizalde, veo que se menciona a la organización neo – fascista The Movement (sic), sobre la cual creo es necesario abundar un poco mas por su extraordinaria peligrosidad social, y por el uso de los medios, sin escrúpulo alguno.
    Los movimientos políticos e ideológicos de finales del siglo XIX a la fecha han tratado de “internacionalizarse”. Así el mundo vio el surgimiento de la Asociación Internacional de los Trabajadores, fundada por Karl Marx y Friedrich Engels (entre otros) en Londres (1864), que por primera vez en la historia trataba de agrupar a los trabajadores de distintos países. Tras la desaparición de esta Primera Internacional en 1876, Friedrich Engels promovió la creación de una Segunda Internacional, creada en París en 1889, que agrupó a los partidos socialistas, socialdemócratas y laboristas, formando un amplio bloque internacional de partidos de izquierda, adheridos todos en mayor o menor grado a las doctrinas del socialismo. Se desintegró con la Primera Guerra Mundial. La "Tercera Internacional" fue fundada como Internacional Comunista en marzo de 1919, en Moscú, con el proyecto de romper definitivamente con los elementos reformistas que, a juicio de los socialistas revolucionarios, habían "traicionado a la clase trabajadora" y provocado la "bancarrota moral" de la Segunda Internacional. Su líder indiscutible fue V.I. Lenin.
    También existieron (y existen aun) Internacionales “Socialistas” (socialdemócratas) “Liberales” (que de liberales no tienen nada, son en realidad de derecha) y otras organizaciones que tratan de llevar su ideología a nivel universal. Todas ellas son proselitistas y “ayudan” económicamente o con recursos y entrenamiento a sus ramales de los países en vías de desarrollo.
    Por supuesto que no se puede establecer un signo de igualdad entre estas “Internacionales”. La Internacional Comunista por ejemplo ayudó de verdad y grandemente a la formación y desarrollo del Primer Partido Comunista en Cuba. El inolvidable combatiente revolucionario polaco judío Fabio Grobart (Abraham Semjovich) por ejemplo era un simpatizante de la Internacional Comunista que participo en los pasos iniciales (1925). Julio Antonio Mella (de origen dominicano) líder indiscutible. También participaron exiliados venezolanos como Pio Tamayo y Gustavo Machado. El primer secretario general fue José Miguel Pérez, quien años después también fundara el Partido Comunista de Canarias. Carlos Baliño, José Miguel Pérez y Alfonso Bernal del Riesgo eran cubanos, el primero una figura cimera, independentista que ya había sido fundador junto a Martí del Partido Revolucionario Cubano.
    Hoy tenemos el Foro de Sao Paulo cuya XXV Sesión acaba de terminar en Caracas, Venezuela, que es un ejemplo de amplia asociación regional de fuerzas de izquierda y centro- izquierda. Con un potencial de tener una influencia mucho mayor en detener la así llamada “oleada conservadora” y reiniciar una nueva “oleada revolucionaria”.
    Mientras las “Internacionales” Socialista y Liberal han perdido influencia y contacto con las masas, en un mundo cada vez más polarizado hay un enfrentamiento cada vez más directo e irreconciliable entre las fuerzas del bien y el progreso, contra las del mal y el fascismo.
    (Continuará)

  • Jose R. Oro dijo:

    (Continúa)
    The Movement (o El Movimiento en castellano) es una organización de ultraderecha con sede en Bruselas fundada por Steve Bannon de los Estados Unidos para promover grupos demagógicos y nacionalistas (tanto políticos como económicos) de ultraderecha en Europa que se oponen a los gobiernos de la UE y a las estructuras políticas existentes en Europa, y que se está extendiendo al mundo entero. Bannon presentó sus planes para tal organización en The Daily Beast, diciendo que quería crear un "supergrupo" político para ganar un tercio de los 700+ escaños del Parlamento Europeo. Bannon también cree que las elecciones de Suecia de 2018 crearon el momento perfecto para lanzar The Movement. El Movimiento es un oponente a la Sociedad Abierta de Soros, a quien Bannon considera de "pensamiento maligno". Desea promover el nacionalismo (chovinismo) en lugar del globalismo.
    El Movimiento ha atraído la atención del reaccionario primer ministro húngaro Viktor Orbán, el vice primer ministro italiano Matteo Salvini, Geert Wilders, líder del Partido por la Libertad de los Países Bajos. Se dice que el partido de Rally Nacional de Francia liderado por Marine Le Pen, se unirá a The Movement. Luigi Di Maio, líder del partido fascista italiano M5S, se reunió recientemente con Bannon y habló positivamente de El Movimiento.
    A pesar de los avances obtenidos por el grupo, el co-líder de la Alternativa para Alemania, Alexander Gauland rechazó a El Movimiento como una concepción estadounidense y criticó sus proyecciones. Afirmó: "El Sr. Bannon no logrará forjar una alianza de ideas afines para las elecciones europeas". Al día siguiente, el Secretario General del Partido de la Libertad de Austria, Harald Vilimsky, declaró que su partido, tampoco está dispuesto a cooperar con Bannon, rechazando la influencia estadounidense en los movimientos derechistas de Europa.
    En febrero de 2019, se informó que Eduardo Bolsonaro, hijo del fascista y lunático brasileño Jair Bolsonaro, será su representante en Sudamérica. Los demás detalles acerca de la acción latinoamericana de esta entelequia del mal, presentados por Rosa Miriam en el artículo son bien convincentes, claros y fundamentados.
    “Ganar como sea y con las herramientas que sea” es como dice la autora la estrategia sin escrúpulos y sin principios de El Movimiento, verdadera internacional contemporánea del neo – fascismo.
    En Octubre - 2019, los pueblos de América Latina se verán abocados a una justa histórica, que creo será memorable por sus logros. Si se mantener la línea de desarrollo social en Bolivia y en Uruguay, y destrozar al más crudo neo – liberalismo en Argentina, junto a la pasada elección de AMLO en Mexico, y la derrota de las fuerzas de la ultraderecha y derecha en Guatemala, Panamá y El Salvador, se habrá restablecido bastante el empoderamiento de las fuerzas progresistas en la región latinoamericana. El fascismo mundial de Trump, El Movimiento, el FMI, etc., no lo van a permitir con los brazos cruzados. Los rumores de un fraude muy elaborado en Argentina el próximo 11 de agosto, tienen mucho fundamento.
    Los movimientos progresistas y de “izquierda” no pueden “competir” con El Movimiento y sus secuaces en falta de escrúpulos y de mentir, violar las leyes, como dice el estimado forista Roly “en anti – ética”. No se necesita mentir, nada más impactante que la verdad. Pero hay que hacerla llegar, y para ello debemos estar a la vanguardia en las vías de comunicación, disponer de una potente base programática y muchísimo contactos con los pueblos, con la base de votantes. Si no lo hacemos, no podremos llamarnos “vanguardia”. El dominio del uso de los medios y de las tecnologías modernas es esencial en esa tarea.

  • Ing.Luis Enrique Fuentes Salas dijo:

    Dra. Rosa Miriam Elizalde, como siempre un articulo genial, digno de estudio por la izquierda Mundial...Felicidades...!!!

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rosa Miriam Elizalde

Rosa Miriam Elizalde

Periodista cubana. Vicepresidenta Primera de la UPEC y Vicepresidenta de la FELAP. Es Doctora en Ciencias de la Comunicación y autora o coautora de los libros "Antes de que se me olvide", "Jineteros en La Habana", "Clic Internet" y "Chávez Nuestro", entre otros. Ha recibido en varias ocasiones el Premio Nacional de Periodismo "Juan Gualberto Gómez". Fundadora de Cubadebate y su Editora jefa hasta enero 2017. En twitter: @elizalderosa

Vea también