Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

La OEA: esa cosa tan fea

| 12

Ilustración: Vicman/ Facebook.

Con gran clarividencia en 1829 Simón Bolívar advirtió que los Estados Unidos parecían destinados por la providencia a plagar la América de miserias a nombre de la libertad. Luego no sería solo a nombre de la libertad, sino también se utilizarían hasta el presente otros eufemismos como el de “intereses de seguridad nacional” y la defensa de los “derechos humanos”.

Lo cierto es que Estados Unidos logró los objetivos fundamentales de su política exterior hacia América Latina y el Caribe en el siglo XIX: la expansión territorial a costa de más del cincuenta por ciento del territorio mexicano; la posesión de la Florida; hacer permanecer a Cuba y Puerto Rico en manos de España, en espera de la hora oportuna en que pudiera adueñarse de ellas; frustrar los propósitos unitarios de Bolívar y sembrar las discordias y la división entre los países recién independizados de España para conducirlos a la idea del panamericanismo, en la cual Estados Unidos tendría absoluto control; y comenzar a desplazar a Inglaterra del dominio económico de la región. Ya  concluida la Segunda Guerra Mundial en el siglo XX, Washington había logrado la supremacía absoluta en el Hemisferio Occidental.

Fue en ese contexto, en 1948, que surgió la Organización de Estados Americanos (OEA), como instrumento de Estados Unidos para modernizar e institucionalizar su dominación sobre le región latinoamericana y caribeña. Su nacimiento fue bautizado con el derramamiento de sangre del pueblo colombiano, en medio de un levantamiento popular cuyo detonante fue el asesinato del líder progresista Jorge Eliécer Gaitán. El gobierno servil a los intereses de Washington impuesto luego de aquellos acontecimientos sería el único que enviaría tropas a la guerra de Corea para complacer al amo del Norte.

De inmediato comenzó a evidenciarse, que el propósito de la OEA nada tenía que ver realmente con la “unidad y la solidaridad continental” frente a desafíos comunes y “amenazas extra regionales”, sino que constituía una pieza más en el nuevo sistema mundo que surgía en función de satisfacer los intereses hegemónicos de la élite de poder de Estados Unidos. El llamado sistema interamericano, era en realidad parte del sistema de dominación de Estados Unidos. La OEA simplemente constituía una adecuación de la Doctrina Monroe al escenario posbélico. De ahí su inutilidad –más allá de la posibilidad de condenar verbalmente al imperialismo estadounidense- para representar los intereses de los pueblos latinoamericanos y caribeños.

La historia de la OEA no ha sido otra que la del respaldo más infame de gobiernos oligárquicos a los intereses de Washington, o el irrespeto de Washington a la mayoría, cuando esa mayoría ha disentido de sus posiciones, reflejando la falacia de su propia existencia como espacio de concertación entre las Dos Américas. La propia carta de la OEA ha sido vulnerada y los consensos regionales burlados cada vez que Estados Unidos lo ha estimado conveniente.

Repasemos algo de esa historia gris:

1954-: Fuerzas mercenarias organizadas  y apoyadas por Washington invaden Guatemala para derribar al gobierno progresista de Jacobo Arbenz. La OEA se limitó a “dejar hacer” al imperialismo yanqui e ignorar los reclamos legítimos del gobierno de Guatemala que había adoptado medidas de beneficio social, entre ellas la reforma agraria.

1959-1964: Las administraciones de Eisenhower, Kennedy y Johnson utilizaron el marco de la OEA para agredir y aislar a Cuba, bajo los pretextos de “amenaza de penetración del comunismo en el hemisferio occidental” y de la incompatibilidad de la Revolución Cubana “con los principios y propósitos del sistema interamericano”.

1965: Se produce intervención militar de Estados Unidos en República Dominicana, bajo el  precepto de la Doctrina Johnson: no más Cubas en América Latina y el Caribe. Por diferencia de un voto, se aprobó en la OEA una resolución para crear una Fuerza Interamericana de Paz. Por primera vez, bajo el sello de la OEA, se producía una intervención colectiva en un país latinoamericano, violando los principios de no injerencia establecidos en la propia carta de la OEA.

1979: Ante el inminente triunfo de la Revolución Sandinista el gobierno de  Estados Unidos intentó crear una fuerza interamericana de intervención, pero sus esfuerzos se estrellaron contra el rechazo mayoritario de los países miembros de la organización. Para evitar quedar aislado Estados Unidos votó junto a la mayoría una resolución que ratificaba el principio de no intervención.

1982: Frente a la intervención británica en las Isla Malvinas, lejos de aplicar el principio de solidaridad continental establecido en el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), Estados Unidos no solo apoyó política y militarmente al agresor, sino que también estableció sanciones económicas contra Argentina.

1983: Estados Unidos con el apoyo de varios países caribeños invadieron la pequeña isla de Granada bajo el pretexto de garantizar la seguridad regional, invocando la carta de la OEA. No fue posible para otros países miembros adoptar una resolución de condena, pero tampoco Estados Unidos pudo contar con la anuencia de la mayoría de los miembros de la OEA.

1989: Con el pretexto de proteger el Canal, restaurar la democracia, proteger la vida de ciudadanos estadounidenses y apresar al general Manuel Antonio Noriega por narcotráfico, los Estados Unidos invaden Panamá. Nuevamente Washington se quedó solo en marco de la OEA, donde la gran mayoría de los países miembros condenaron la intervención. Nuevamente el gobierno estadounidense ignoró olímpicamente a la OEA, poniendo cada vez más en crisis la existencia de la organización.

Años 90: Estados Unidos, ante la evidente crisis de la OEA y con ella del sistema interamericano, diseñó e implementó la idea de las llamadas Cumbres de las Américas. La primera de estas cumbres se celebró en Miami, 1994. El objetivo: establecer un Área de Libre Comercio para las Américas (ALCA). En otras palabras, consolidar la dominación económica sobre nuestra región. En la Cumbre de las Américas celebrada en Mar del Plata, Argentina, en el año 2005, esta iniciativa fue definitivamente enterrada, ante el rechazo de varios mandatorios de la región, entre ellos Hugo Chávez, Néstor Kirchner y Luis Ignacio Lula Da Silva.

Llama la atención que a estas alturas Estados Unidos, con el apoyo de varios gobierno lacayos, pretenda renovar los bríos de ese cadáver putrefacto que es la OEA dentro de su ofensiva de restauración conservadora en la región. Pero la América Latina y el Caribe de hoy ya es otra, el mundo de hoy también es otro. Si bien ha cosechado éxito la arremetida de nuevos gobiernos reaccionarios y de derecha, todavía el presente y el futuro de la región constituye un escenario en disputa. La propia avalancha violenta y descarnada del gobierno de Washington contra Venezuela, Cuba, Nicaragua y Bolivia, demuestra que el imperialismo estadounidense se encuentra en una fase de desesperación por conservar su dominio global, en especial por asegurar el control de lo que consideran su traspatio seguro. Sin duda, Estados Unidos ha entrado de manera irreversible en una etapa de sobredimensionamiento imperial, es decir, tiene más desafíos a su hegemonía que capacidad real para enfrentarlos. Esto puede ser muy peligroso para la humanidad, en especial para América Latina y el Caribe, sobre todo, cuando sabemos qué tipo de halcones son los que hoy habitan y se mueven en torno a la Casa Blanca.

Dentro de ese estado de impotencia nuevamente sale a la palestra la desprestigiada e inservible OEA, con un secretario tan impresentable y sumiso a la élite de poder estadounidense, como pocos ha conocido la historia: Luis Almagro.

Recientemente conocimos que en foro online, este oscuro personaje, junto a la neoanexionista Rosa María Payá, pretenden cuestionarse la nueva Carta Magna debatida ampliamente por el pueblo cubano, en ejercicio soberano y democrático, y que será llevada a referéndum el próximo 24 de febrero. ¿Hasta dónde va a llegar el injerencismo, el mercenarismo y la desfachatez de estos personajes? ¿Hasta qué nivel bajo tierra seguirá enterrándose la OEA por su servilismo a Washington? No lo sabemos. Pero si sabemos de la claridad meridiana de José Martí cuando expresó: “Puesto que la desunión fue nuestra muerte, ¿qué vulgar entendimiento, ni corazón mezquino, ha menester que se le diga que de la unión depende nuestra vida?”  Hoy ese grito de unidad o muerte debemos ponerlo los que amamos la patria grande de Bolívar, Martí, Chávez y Fidel, en función de la defensa de la Revolución Bolivariana, colocada en el epicentro mismo de la geopolítica internacional. Y ante el burdo papel de la OEA en ese escenario recordar el estribillo de la canción de Carlos Puebla:

“Cómo no me voy a reír de la OEA
si es una cosa tan fea
tan fea que causa risa”.

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Mari dijo:

    Si que es fea la OEA, detrás de ella se esconde “el gigante de 7 leguas” del que hablaba José Martí, no representa los intereses de nuestros pueblos, sino los de los oligarcas que han oprimido durante siglos a los pobres de América. Cuba, DECIDE SU DESTINO, SI A LA OEA NO LE GUSTA, COMO DECIMOS POR ACÁ, “QUE LE ECHE AZÚCAR”

  • Teobaldo dijo:

    Ay Almagro que miserable eres. Creo que la mejor y merecida opinión sobre él se la dió el humilde y valeroso Pepe Mujica al enviarle una carta teniendo en cuenta que en epocas pasadas militaban en las mismas filas revolucionarias donde evidentemente Almagro fué un gran simulador y oportunista, sencillamente un traidor.
    Dice un jaranero cubano amigo mío que ya Almagro habló con Trump para que le garantice empleo una vez acabe de salir de la OEA y el magnate ya le otorgó la plaza de portero en uno de sus grandes edificios (mis respetos para todos los porteros honestos y trabajadores) lo único que le aclaró que no sería en la puerta principal que tendrá que ser en la de servicios que es donde más desechos hay y es mayor la presencia de ratas por lo que él se adaptará facilmente

  • sachiel dijo:

    ¿Hasta dónde va a llegar el injerencismo, el mercenarismo y la desfachatez de estos personajes? Hasta donde se los permitamos, ninguno de ellos es santo ni está libre de pecado, entiendase violación de leyes de aqui y de allá.

  • Jose R Oro dijo:

    Hay que repudiar de la forma más clara y vertical a Luis Almagro y a Rosa María Payá, y a todos los que los sigan, apoyen o repitan. No creamos que han llegado a niveles de vileza insuperables para ellos, siempre nos quedará espacio para el asombro.
    Con respecto a los que estos personajes quieran difamar de la Constitución, este nuevo documento rector de Cuba es un gran y ostensible avance de todo el pueblo, valido cómo es posible serlo. Quiero decir que la relación entre la sociedad y el individuo y de los individuos entre sí, es un problema permanente de la historia de la humanidad, y cada formación económico – social tiene su “Contrato Social” que rige de forma balanceada este tema y nuestra nueva Constitución, es ese “Contrato Social” durante esta fase del “camino a lo ignoto” de la sociedad cubana, sugiero a todos votar ¡Si! el 24 de febrero.
    Muchas felicitaciones a Elier Ramírez Cañedo por su característicamente bien escrito documento y profundo análisis de un tema de la mayor trascendencia posible.

  • Joaquín dijo:

    FelicidadesElier, como siempre tan convincente. Qué añadir a tu comentario? Acaso todos los cubanos dignos no conocen el papel de ese títere administrador de cloacas y de algunas colonias yankis que todavía quedan? Sufro mucho saber que haya en este planeta, e incluso bajo mi cielo azul, gente ingrata, traidora, o simplemente incauta, que no repudie, sienta el odio invencible del apostol a y su rencor eterno a quien
    ataca a la Patria. Adelante compatriota, sigue en tu trinchera de ideas, que las piedras del imperio brutal que nos desprecia jamás las pondrán derrumbar

  • Compatriota dijo:

    Excelente artículo. El “Ministerio de colonias” como fuera bautizado pretende revivir a traves de los lacayos serviles. No nos asombremos, lacayos siempre los habrá, como la “tal” Rosa María Payá, que debe hacerle favor a su apellido e irse “pa’ llá. Como el “tipejo” Guaidó, al que ni su amo le pronuncia bien su apellido. Gentes de baja calaña, como este último, que no tiene reparos en pedir la intervención en su país sin importarle el precio en vidas y sangre que eso costará. Debemos sacar todas las enseñanzas de estos momentos para enfrentar las amenazas. Debemos actuar con energía en todos los frentes: los medios de difusión masiva, las redes sociales, el “cara a cara” diario en nuestra sociedad. Los tiempos han cambiado, pero los actores son los mismos. De un lado quienes nos quieren oprimir y del otro los que no quieren ser oprimidos. De un lado los lacayos y del otro los agradecidos. Yo voto SÍ. Viva Cuba Libre!!!

  • Orlando dijo:

    No me cabe ninguna duda de que el presidente legitimamente electo de Venezuela Nicolás Maduro Moros haciendo gala de sus reconocidas habilidades de estadista y sus dotes de estratega militar lograra en pocas horas revertir las pretenciones imperialistas.

  • Manuel Diaz dijo:

    Almagro y la oRa fo que peste

  • senelio ceballos dijo:

    Apoyo el articulo del autor/Lic.Elier RAMIREZ….La OEA..ese feo organismo de COLONIAS DEL IMPERIO…..Estimado -comentarista J de ORO..si creo que debemos apoyar nuestra constitucion,,PORQUE?…..Por que a pesar de todos los esfuerzos, reunions, asambleas y comentarios en la DACREE y cubahora.cu,,NOS SALIO COJA…pero mejor que aquella que nos regalaron nuestros abuelos rebeldes………Un pais sin constitucion y sin presupesto..es FUOL A LAS…..Pero como debemos hacer la BOLETA?…sobre eso ni ud, ni ningun periodista aqui ha escrito sobre eso..porque?……Ese momento es clave!!..Nuestros abuelos hicieron una BOLETA….para marcar con una cruz ..X….Un SI o un NO!! Yo / Ud y muchos aun recordadamos aquel momento, creiamos en aquella constitucion, con los annos se puso vieja, le hicimos decenas de parches y remientos…….Hoy debemos defender el futuro de nuestros nietos y EXIGIR / INSTAR / PEDIR / PROPONER una BOLETA con cada capitulo y aquellos capitulos que no logren el minimo..DEVOLVERLOS a la commission de redaccion CARAY!!…asi lo han hecho otras sociedades..Aqui mismo en RUSIA en los 90 hasta el 2005, vivimos todos esos procesos POSITIVOS y NEGATIVOS…hoy tienen UN HIMNO. una bandera, una constitucion y un ESCUDO que los apoyaron mas de 82- 96 % de los encuestados…..Creo que despues de tres o cuatro intentos bajo diferentes gobierno del reinado de EILSEN!!!!! Uds alli en EU no sufrieron, ni tienen esa experiencia vivida por los pueblos rusos modernos y estas familias cubano-rusas!! Por favor HELP!! S.O.S. AYUDADNOS a luchar cotra el burocratismo cubano..Gracias al colectivo de cubadebate…El comentarista y sus guajiradas patrioticas!!!! CARAY!!

  • Juan Carlos Subiaut Suárez dijo:

    Profe Elier:
    Muy oportuna recopilación.
    Resulta a veces inconcebible entender que este señor, que visitó nuestro país y que debiera conocer los celosos que somos los cubanos de nuestra independencia y soberanía, se permita hacer un pronunciamiento o recomendación sobre lo que debe hacer Cuba o los cubanos. Menos aún en el acto de reafirmación de la confianza en la Revolución, en apoyo a la continuidad que significa la nueva dirección del país, de culminación exitosa del proceso más democrático y participativo que ha representado el debate y la reconformación del documento que nos lleva al futuro, que constituirá la votación del 24 de febrero próximo. Sigue, al parecer, sin entender, que aquí solo decidimos nosotros.
    Su obstinación con Cuba merece recordarle una anécdota que, protagonizada por un cubano humilde, sin otros méritos ni notoriedades anteriores que ser el padre de Elián, también trascendía como ese SI frente a las falacias contrarrevolucionarias que significará nuestra votación. Se relata que en ocasión de estar Juan Miguel en USA para recoger a Elián, frente a la casa donde lo alojaron estaba un piquete de gusanos, con pancartas y gritos insultantes, conminándolo a que se quedara, que traicionara, que desertara. Juan Miguel, hombre parco en palabras, se limitó a enseñarles la mano semicerrada, con el dedo del medio extendido.
    Cuando vote SI, en honor a Juan Miguel y a tantos patriotas en nuestra historia que, de un modo u otro, real o simbólico, le han mostrado ese dedo al enemigo, levantaré mi mano hacia el norte, hacia tantos Almagros, Marcos Rubio, la Payá y otros de su calaña, y extenderé el dedo del medio.

  • Leoglez dijo:

    no he leido todo lo expresado referente a el tema pero creo que lo que voy a decir esta a tono con todo lo que se expreso puedo asegurarlo.El secretario general no es mas que lo que compone ese tipo de servil, repudiable, verdedor de alma la diablo, sin el mas minimo sentimiento por el valos humano, sin el menor sentimiento de amor al humilde, solo asi se puede ser secretario de la OEA.

  • NOIMPORTA TAMPOCO dijo:

    La palabra fea es una linda palabra para calificar la OEA. Ministerio de Colonias bajo el mandato supremo de la Metrópolis, es más apropiado.

    Cuando la revolución cubana triunfo (hace más de 60 años) Cuba estaba casi solita enfrentando al Monstruo y sus lacayos, solo el hermano México, se paró bonito.

    Una consigna le basto al pueblo de Cuba para enfrentar su primer desencuentro con la OEA… ¡CON OEA O SIN OEA GANAREMOS LA PELEA!!!!

    Hace rato no oigo esta expresión, tal vez porque no he estado presente, pero, sería una expresión muy actual hoy para los hermanos de VENEZUELA.

    Resumiendo: ¡CON OEA O SIN OEA GANAMOS LA PELEA!!!!

    Siendo educados deberíamos mandar a la OEA al lugar que le corresponde, en buen latino sin ahorrar improperios que quedarían siempre cortos.

    Respecto al Sr. ALMAGRO, llamarlo traidor sería una ofensa para los traidores, esta categoría le quedaría también corta, él es mucho más que eso, muchísimo más. Tal vez en el diccionario no exista el adjetivo adecuado para calificarlo, pero, el idioma castellano es muy rico ya aparecerá alguna mala palabra que le encaje.

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Elier Ramírez Cañedo

Elier Ramírez Cañedo

Académico cubano. Doctor en Ciencias Históricas. Coautor del libro “De la confrontación a los intentos de normalización. La política de los Estados Unidos hacia Cuba”. En Twitter: @islainsumisa

Vea también