Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

La exitosa gira euroasiática de Díaz-Canel (II)

| +

Encuentro de el Presidente Miguel Díaz-Canel con compatriotas en Vietnam. Foto: Marta Llanes/ PL.

China recibió a Díaz-Canel con los brazos abiertos. En Shanghái inició su visita con un recorrido por la Feria Internacional de Exportaciones. Los resultados de su estancia en el gran país asiático fueron indudablemente fructíferos.

Basta pasar revista a los acuerdos firmados y los fraternos encuentros sostenidos con sus líderes. En cuanto a los primeros, resalta la trascendente incorporación de Cuba a la Franja Económica de la Ruta de la Seda, y la Ruta Marítima de la Seda del Siglo XXI, el listado de proyectos priorizados para incrementar la capacidad productiva y la inversión, el convenio de cooperación económica y técnica entre los dos gobiernos, las líneas de crédito para adquisición de equipos de construcción en el sector de energías renovables, equipos para el incremento de la producción de cultivos varios en Guantánamo y el proyecto de fábrica de conservas de futas y vegetales en Ciego de Ávila, los que tendrán notable influencia en el desarrollo económico y social de Cuba.

No menos importante, el estrechamiento de las relaciones políticas entre los dos gobiernos y partidos comunistas. Resulta elocuente este tuit desde Beijing del jefe de Estado de Cuba, que sin mencionar a Estados Unidos compara su actitud cerrada con la de apertura de China: “Fructífero e inolvidable encuentro con el Presidente Xi Jinping. Como lo calificó Fidel, un revolucionario firme y capaz. Entre la tradición y la proyección al futuro China abre puertas donde otros levantan muros”. A su vez, el líder chino consideró relevante la tradicional fraternidad La Habana-Beijing, abogó por fortalecer los lazos bilaterales en múltiples terrenos y apreció el papel de Cuba en promover las relaciones de su país con Latinoamérica y el Caribe.

El tramo vietnamita estuvo inspirado por los históricos y solidarios vínculos bilaterales desde la guerra de resistencia, que culminó con la bochornosa derrota de Estados Unidos por los vietnamitas. Coherente con los muy amistosos gestos de Fidel y Raúl con la nación asiática a lo largo de los años, Díaz-Canel se dio tiempo para visitar los extensos túneles guerrilleros de Cu Chi en Ciudad Ho Chi Minh, vitales para las operaciones de las fuerzas patrióticas durante el conflicto.

El gobierno y el empresariado vietnamitas mantienen una presencia importante en la dinamización de la economía de la isla y de su proceso de actualización, lo que fue destacado por el visitante. Decididas a elevar sus relaciones económicas a la altura de las políticas, ambas partes se proponen más que duplicar a corto plazo su comercio, ascendente a 240 millones de dólares anuales en las dos direcciones, con vistas a reafirmar a Vietnam como el segundo más importante socio de Cuba en Asia. Cabe recordar la visita a Cuba en marzo del homólogo de Díaz-Canel, Nguyen Phu Trong, también secretario general del Partido Comunista de Vietnam, cuando se signaron nueve acuerdos para impulsar la cooperación bilateral. Uno de ellos se refería a la conclusión de un acuerdo comercial entre los dos países, concretado durante esta visita en presencia de los dos presidentes. En las conversaciones que ambos mantuvieron se confirmó el alto nivel de coincidencia de los dos estados en los principales temas de la agenda internacional y en la cooperación en foros multilaterales.

Como en todos los países, Díaz-Canel se reunió en Vietnam con el personal cubano lo que dio pie a este apunte de un colega: para decirlo así, rapidito y a lo cubano, el Presidente no dejó afuera a nadie y habló cuando menos con un estudiante, con un médico, con un especialista en viales -¡Qué momento!-, con la gente de la embajada, con los hijos de los diplomáticos ¡y hasta con los periodistas de Prensa Latina, sin advertirnos “off the record” ni nada de eso!

De Vietnam, el mandatario isleño enfiló a Vientiane, capital de Laos, en la primera visita al hermano país de un presidente cubano, aunque, antes de serlo, Raúl y Díaz-Canel habían hecho estancias allí. La amistad con Laos viene de hace medio siglo, cuando se fundó su ejército de liberación y médicos cubanos acudieron allí como cooperantes internacionalistas. Un intenso programa reafirmó las cada vez más estrechas relaciones de Cuba con esa nación, otrora muy pobre y arrasada por las bombas yanquis, que ahora crece a tasas de seis por ciento catapultada por el caudaloso Mekong y la laboriosidad de su pueblo.

Díaz-Canel había mostrado ya sus dotes en política exterior, particularmente en su intensa visita a Nueva York durante la Asamblea General de la ONU y esta gira lo confirmó. No es casual el silencio o minimización dispensados por las bocinas mediáticas. Los hechos hablan ¡y hablarán por sí solos!

La gira euroasiática de Díaz-Canel (I)

Twitter:@aguerraguerra

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Angel Guerra Cabrera

Angel Guerra Cabrera

Periodista cubano residente en México y columnista del diario La Jornada.

Vea también