Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Bolivia y Chile, escenarios tras la sentencia de La Haya

| 6

Bolivianos marchan con una enorme bandera en respaldo al reclamo marítimo a Chile. La Paz, Bolivia, 26 de febrero 2018. Foto: David Mercado/ Reuters.

El primero de octubre, la Corte Internacional de Justicia (CIJ) con sede en La Haya, Holanda, falló por 12 votos contra 3 en favor de Chile en el proceso judicial que venía enfrentando con Bolivia desde 2011, pero cuyas raíces históricas se remontan al siglo XIX.

La sentencia de La Haya sin duda cierra un ciclo, que comenzó en 1879 cuando Chile invade militarmente el puerto boliviano de Antofagasta, y en una guerra que dura cuatro años, le arrebata a Bolivia 120 mil kilómetros cuadrados ricos en guano, salitre, bórax, cobre y plata.

Cuando Bolivia nace como república independiente de la mano de Bolívar, contaba con 400 kilómetros de costa, articulados en dos provincias: La Mar y Atacama, que contaban a su vez con cuatro puertos, Antofagasta, Cobija, Tocopilla y Mejillones, además de dos poblaciones interiores, Calama y Antofagasta.

La guerra del Pacífico tuvo como objetivo, igual que la mayoría de las guerras actuales, hacerse con el control de recursos naturales estratégicos para la economía de cualquier nación, y culminó en un vergonzoso tratado que las élites políticas y económicas chilenas obligaron a sus pares bolivianas a firmar (…) quedan reconocidos de dominio absoluto y perpetuo de Chile los territorios ocupados por éste.

Sin embargo, durante 100 años el Estado chileno ofreció en incontables ocasiones, intercambio de documentos y negociaciones, incluso al máximo nivel como el Acuerdo de Charaña (1975) entre los dictadores Pinochet y Banzer, negociar una salida soberana al océano Pacífico para Bolivia.

Y en eso llegó Evo, y el 23 de marzo de 2011 hizo lo que ningún otro presidente boliviano se había atrevido a hacer: llevar a los tribunales internacionales la injusticia del enclaustramiento al que Chile había sometido a Bolivia.

La estrategia era clara, no tocar el injusto tratado de 1904, pues el Pacto de Bogotá, que confiere jurisdicción a la CIJ impide impugnar negociaciones y tratados anteriores a la firma del Pacto en 1948. Y sin objetar el tratado, usar de base una formula jurídica progresista e innovadora, la de los derechos expectaticios. Esta estrategia plantea que el intercambio de propuestas, y declaraciones unilaterales generaba expectativas y podía constituirse en un acuerdo internacional con derechos y obligaciones. Por eso, en vez de pedir a La Haya que dictaminase una determinada franja X o Y de territorio, pedía se obligase a Chile, con base en las propuestas previas, a negociar de buena fe una salida soberana al mar para Bolivia.

Si embargo, la sentencia de La Haya, realizada desde el positivismo jurídico, aunque no niega la reivindicación histórica boliviana, echa por tierra la posibilidad de una posible negociación con Chile asumiendo que las pruebas (documentos) presentados por Bolivia, no obligan a Chile a negociar, aunque deja algunos resquicios. En su párrafo 176 se afirma que La conclusión de la Corte no debe entenderse como un impedimento a que las partes continúen su diálogo e intercambios, para atender los asuntos relativos a la situación de enclaustramiento de Bolivia. Con la voluntad de ambas partes pueden llevarse a cabo negociaciones significativas.

Asimismo, el juez somalí Abdulqawi Ahmed Yusuf, presidente de la CIJ, afirmó en la lectura de la sentencia que a pesar de este fallo, la CIJ invita a ambos gobiernos a buscar una forma de entablar un diálogo sobre este asunto.

El escenario que se abre ahora no es sencillo: Chile ya ha anunciado, en reunión de ex presidentes, que esperan tener en 2019 un presidente electo (que no sea Evo) con quien conversar. Pero es muy difícil que el país, que para muchos es el Israel de Sudamérica, más amigo de Estados Unidos que de sus vecinos, pueda querer negociar siquiera una salida al mar sin soberanía. Mar privatizado y en manos de siete familias chilenas que explotan sus recursos naturales. De momento, para incluso comenzar a hablar, Chile ya ha puesto sus condiciones: respeto al tratado de 1904 y acatamiento del fallo de la CIJ.

Bolivia por su parte, debe comenzar a explorar las dos salidas que tiene en el horizonte. Hacia el Pacífico por medio de la concesión del Puerto de Ilo, firmada con Perú en 1992, y hacia el Atlántico la salida vía Puerto Busch, basada en un tratado con Paraguay de 1932 que le permite el libre transito vía Paraguay y Argentina hasta el océano.

Asimismo, es probable que el gobierno de Evo Morales dé un nuevo impulso a la propuesta de corredor ferroviario interoceánico, que conectaría, pasando por Bolivia, el puerto brasileño de Santos, con el Puerto de Ilo en Perú. El interés chino en este Canal de Panamá terrestre es más que notable.

Recorrer la vía de la demanda marítima era una obligación para la nueva Bolivia que desde 2005 ha ido recuperando su soberanía política, económica y también territorial (mediante la expulsión de la DEA o USAID, por ejemplo). Que se haya sufrido una derrota en un tribunal cuya finalidad última es mantener el orden geopolítico no va a detener a un Estado cuya Constitución dictamina, en su artículo 267 que: El Estado boliviano declara su derecho irrenunciable e imprescriptible sobre el territorio que le dé acceso al océano Pacífico y su espacio marítimo.

Además, no podemos olvidar que, como nos recuerda el entrañable Coco Manto, ex embajador de Bolivia en México, en las causas justas no hay derrotas, solo victorias postergadas.

(Tomado de La Jornada)

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Bayamesa dijo:

    Efectivamente, victoria postergada,estoy convenciad que Evi y los bolivianos no cejarán en e empeño que le sean reconocidos y respetados sus derechos

  • RR dijo:

    No niego el derecho de Bolivia a seguir solicitando salida soberana al mar, pero creo el periodista debe poner sobre la mesa y claros, todos los elementos que llevaron a esta situación.
    Si, la guerra del Pacífico culminó con la injusta perdida de este territorio para Bolivia…pero….¿quién sirvió en bandeja de plata la justificación para esta invasión..?…Bolivia, al elevar los impuestos a las empresas salitreras que estaban en estos territorios, incumpliendo un acuerdo entre ambos países…Les dieron el motivo…

    • Sergio dijo:

      Pues sí,,,, lo que eso que usted dice nadie lo comehta aquí,,, porque no lo saben, o lo que es peor, porque no “quieren comentarlo”.

      Igual habría que indagar sobre como fue que se fundó BOLIVIA, aneriormente Altos de Perú, por Bolivar. Al parecer desde su fundación, estaba destinada a los conflictos,

      Ojala y todo tenga la mejor solución POSIBLE.

      Hay que decir, en honor a la verdad, que CHILE nuna ha incumplido el tratado, principalmente en lo referente al usos de los puertos de Antofagasta y Aria, así como el tránsito de las mercancías bolivianas por ese territorio libre de ARANCELES así como la presencia de AGENCIAS ADUANALES BOLI|VIANAS en dicho territorio.

      Ironicamente, sólo durante las dictaduras de Pinochet y Banzer,se lograron los mayores acercamientos en relación a este tema, curioso, eh?; y lo más irónico es que sobre esta base fue que Bolivia retomó el tema para llevar el caso a LA HAYA.

      En resumen, muy complejo todo, y ojala encuentren la mejor solución posible.

      Saludos,

    • Pioneer dijo:

      Pero además RR y Sergio en esa misma guerra Chile perdió la mitad de la patagonia la cual se adjudicó argentina y eso no se menciona y Chile jamás a mencionado eso y hay que reconocer que si alguien ha actuado caballerescamente en todo esto desde el principio ese fue Chile.

      • Sergio dijo:

        Pues sí, porque Argentina también estuvo metida en ese potaje, y hasta el mismo Perú.

        Saludos,

  • CESAR AUGUSTO INVERNIZZI MERCADO dijo:

    Creo que se planteo mal la demanda a Chile, pues pude leer el tratado de 1904″, ahi no se habla nada dar una salida SOBERANA al MAR para Bolivia, pienso que debio ser planteado en base a los Arts. VI y VII, que los Chilenos no cumplen a cabalidad. como Chile se aferra a ese tratado a eso debe ir la futura demanda, y en lo posible evitar calificativos fuera de lugar en especial de parte de los del gobierno,mas aun tratandose en ambito internacional, sabemos que Bolivia nunca va renunciar al mar, se perdio una batalla pero no la guerra, y debe ser encaminada al: Tribunal de Arbitraje de la Haya.
    Mi sugerencia al gobierno de turno, seria bueno que publique todos los tratados y los convenios que se firmaron con Chile, para que todos los Bolivianos sepamos que es lo que Chile no cumple y en merito a eso, se inicie el posterior reclamo, digo esto pues un 90% de Bolivianos desconocemos los convenios y tratados que los gobiernos de los paises ponen en disputa. Gracias.

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Katu Arkonada

Katu Arkonada

Politólogo vasco. Ha coordinado las publicaciones “Transiciones hacia el Vivir bien” y “Un Estado muchos pueblos, la construcción de la plurinacionalidad en Bolivia y Ecuador”. Es miembro de la Red de Intelectuales en Defensa de la Humanidad.

Vea también