Imprimir
Inicio » Opinión, Militar e Inteligencia  »

La nueva estrategia de defensa nacional de Estados Unidos

| 9

Es la primera vez, en más de 15 años, que Estados Unidos reconoce que su interés en elevar las capacidades militares responde a la necesidad de mantener la superioridad en esta esfera sobre Rusia y China. Foto: AP

El 19 de enero del 2018, el jefe del Pentágono, James Mattis, presentó en Washington la versión desclasificada de la Estrategia de Defensa Nacional de Estados Unidos. En su intervención dejó bien clara la proyección militarista que mantendrán en los próximos años: «esta estrategia expande nuestro espacio competitivo y prioriza la preparación para guerras».

Según Mattis, continuarán la lucha contra el terrorismo, pero «la competencia estratégica entre los estados, no el terrorismo, es ahora la principal preocupación de seguridad nacional de Estados Unidos», lo que significa un reajuste del enfoque desde los atentados del 11 de septiembre del 2001. En correspondencia con la Estrategia de Seguridad Nacional de diciembre del 2017, identifican a Rusia y China como sus principales amenazas. En un segundo nivel declaran a la República Popular Democrática de Corea e Irán, y como el actor no estatal más peligroso al Estado Islámico.

El documento señala que «la Estrategia de Defensa Nacional 2018 respalda los presupuestos para los años fiscales 2019-2023, acelerando los programas de modernización y dedicando recursos adicionales en un esfuerzo sostenido para consolidar la ventaja competitiva» de Estados Unidos. En este sentido priorizarán la modernización nuclear, las inversiones en ciberdefensa y en las defensas antimisiles.

Es la primera vez, en más de 15 años, que Estados Unidos reconoce que su interés en elevar las capacidades militares responde a la necesidad de mantener la superioridad en esta esfera sobre Rusia y China e intentar consolidar la hegemonía global. El terrorismo internacional, ha sido el pretexto empleado durante este periodo para el fortalecimiento de las fuerzas militares norteamericanas, ya que a partir de la caída del campo socialista y la Unión Soviética desapareció la supuesta amenaza que desde la Segunda Guerra Mundial llevó a Estados Unidos a elevar exponencialmente su presupuesto militar, beneficiando a las cada vez más influyentes corporaciones de su país.

El lenguaje empleado recuerda la etapa de conflicto este-oeste durante la llamada Guerra Fría. El máximo exponente de la carrera armamentista fue el presidente Ronald Reagan, quien en 1983 lanzó públicamente la Iniciativa de Defensa Estratégica, en la que solicitó a la comunidad científica que desarrollara una defensa antimisiles para garantizar la protección del territorio de Estados Unidos ante cualquier ataque nuclear. Se le denominó también «Guerra de las Galaxias», como el título de una célebre película de la época. Se demostró que en aquella ocasión el único ganador fue «el Complejo Militar-Industrial».

También en el informe la actual administración reafirma que el uso de la fuerza será aplicado como un principio de política exterior: «para reforzar las herramientas tradicionales de diplomacia de Estados Unidos, el Pentágono proporciona opciones militares para garantizar que el Presidente y los diplomáticos negocien desde una posición de fuerza». Además, plantea que los estados son los actores principales en la escena global, pero los actores no estatales, como los terroristas, las organizaciones criminales transnacionales y los piratas informáticos, también amenazan el entorno de seguridad, con capacidades cada vez más sofisticadas.

El documento enfatiza en que la nueva estrategia «articula el plan para competir, impedir y ganar» en ese ambiente cada vez más complejo. Asevera que «los costos de no implementar esta estrategia están claros, e implicarán una disminución de la influencia global de Estados Unidos, la erosión de la cohesión entre aliados y socios, así como la reducción del acceso a mercados, lo que contribuiría al declive en la prosperidad y el modo de vida estadounidense».

El enfoque estratégico plantea que «la competencia a largo plazo requiere la integración perfecta de múltiples elementos del poder nacional –diplomacia, información, economía, finanzas, inteligencia, aplicación de la ley y militar–». Afirma que «Estados Unidos puede tomar la iniciativa y desafiar a sus competidores, donde tenga ventaja y sus rivales no estén fuertes». Al mismo tiempo, puede ofrecer «oportunidades de cooperación, pero desde una posición de fuerza y basado en los intereses nacionales».

En solo dos ocasiones se menciona a América Latina y el Caribe, cuando se refieren al hemisferio occidental, y a diferencia de la Estrategia de Seguridad Nacional no se menciona a ningún país en específico. Dentro de los objetivos de la estrategia se incluye «mantener balances de poder regional favorables en Indo-Pacífico, Europa, Medio Oriente y el hemisferio occidental».

Profundizarán sus relaciones con los países latinoamericanos y caribeños que «aportan capacidades militares a los desafíos de seguridad regionales y globales compartidos». Precisan que «Estados Unidos obtiene un inmenso beneficio de un sistema hemisférico estable y pacífico, que reduce las amenazas a la seguridad de la nación».

Aunque no lo reconozcan en la estrategia, es válido mencionar que América Latina y el Caribe es la primera área densamente poblada en el mundo que se declaró –hace más de medio siglo– como Zona libre de armas nucleares, por medio del Tratado de Tlatelolco. Precisamente en este mes se cumplen cuatro años de que los 33 países miembros de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), reunidos en La Habana, Cuba, los días 28 y 29 de enero del 2014 en la II Cumbre, declararon a «América Latina y el Caribe como Zona de Paz».

Así está el mundo civilizado en el siglo XXI, unos proclaman la paz y otros promulgan la guerra. El Pentágono aseguró que apuesta por «construir una fuerza más letal», en claro desafío a la paz internacional y para justificar los 700 000 millones de dólares al presupuesto para el año fiscal 2018 que le otorgó la Casa Blanca.

La estrategia defiende la plataforma electoral nacionalista del presidente Donald Trump de «Estados Unidos primero», que combina el aislacionismo diplomático y el proteccionismo económico, con el fortalecimiento militar y el rechazo a la amenaza del cambio climático. Una «novedosa» fórmula para intentar mantener la hegemonía global y otro «buen acuerdo» para el Complejo Militar-Industrial.

Gastos militares de los países de la OTAN en 2016

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Ale dijo:

    Ya no vamos acostumbrando a estos artículos de Abel. Una muestra perenne de análisis y reflexión sobre la esencia misma de la hegemonía imperial del gobierno de Estados Unidos

  • sobrio dijo:

    Que sera de los propios EEUU en el futuro?. Pienso que un estado donde el propio pueblo viva con miedo porque las amenazas a su seguridad vendran desde adentro y no desde afuera. Millones gastados en armas y en detrimento de los planes sociales que permitan alcanzar para todos sus pobladores ( con documentos legales o no) el tan cacareado bienestar.
    A algun pais latinoamericano querran involucrar en su carrera armamentista, apuesto por Colombia con el pretexto de Venezuela… ya veran!
    Por lo pronto sino se hace algo al respecto desde adentro de los EEUU este señor que representa lo peor de esa sociedad se va adueñar por un largo tiempo de ese pais, el cual se dice que es libre pero nunca habia sido tan prisionero de si mismo.

  • Susy Sosa dijo:

    El gobierno de EU siempre declara de amenaza a todos aquellos países que se les enfrenta, ya sea en la política, en temas armamentistas, así como en el plano económico. Además de cualquier nación que anuncie una mera posibilidad de hacerle sobra en su poderío internacional, dígase bases militares, y lo deja claro en sus famosas Estrategias. De ahí que siempre apoyen a aquellos países que les sigan el juego a sus intereses (y si son guerreristas mejor, así les entra más dinero), al resto lo clasifica como amenaza, sea cual sea.

  • Laly Bravo, la universitaria dijo:

    Los americanos siempre destacándose, pero en los estudios de las guerras, las armas, la violencia y sobre todos en perjudicar a los pueblos.

  • Reyomar dijo:

    China ya está mejor situada que Estados Unidos para liderar la economía global. Es el Estado que más está extendiendo su influencia no sólo entre sus aliados sino también entre sus competidores y enemigos
    Por mucho que pataleen, China segunda economía desde 2016 se pronostica llegara a pirmera potencia economica en 2032
    China ya se ubica como primera potencia industrial y exportadora
    Por ahora buscan el liderazgo en economia y tecnologia
    Con el petroyuan el daran un nocao a la egemonía del dolar, como en boxeo no sera en el primer asalto con su reciente salida , ira ganando terreno hasta desplazarlo en un asalto futuro, recordar la paciencia China
    China se va a convertirse en la nación más poderosa del mundo, ya lo lanzaron en el ultimo Congreso del Partido , ellos no hacen un plan con lo que desean, ellos con su cultura y su sabiduaria calculan lo que tienen y lo que pueden , y se anuncian por debajo del real que pueden alcanzar

    Apuestan por un proyecto en dos etapas, 2035 y 2050, para configurar una sociedad modestamente acomodada y con una mejor calidad de vida. Para lo segundo, confía en una transformación completa del Ejército Popular de Liberación para que se transforme, también a mitad de siglo, en unas Fuerzas Armadas de primer orden mundia

    De primer orden mundial el que haya analizado su lenguaje diplomatico (necesitan paz cooperacion, en negocios ganar ganar para alcanzar ese crecimiento) sabe que es ser la primera potencia ,no para amenazar , ni invadir , pero para impedir que otros lo puedan hacer a su antejo y lograr un mundo multiporlar
    Si interpretamos el punto de vista de EEUU unica supertponcia despues de la caida de la URSS invadiendo paises , quitando y poniendo gobiernos a su favor , todavia lo hacen en America Latino menos encuebierto que antes, haciendo y desaciendo a su antojo , sin tener en cuenta la ONU, pero va cediendo a favor de China y Rusia , mostrando esa ambiguedad de superponecia e imperio en decadencia , aunque seguira siendo una potencia de primer orden por mucho tiempo , saben que China los despalzara
    Es el comienzo de los pataleteos de un imperio , que le van quedando atras sus años mosos, con su musculatura militar economica formidable y ve como un actor que siempre fue rival aunque nunca lo podia desplazar y penso que lo habia derrotado con el derrumbe de la URSS se recupera y mantiene en pie Rusia y se alia a un rival mas peligroso para mantener su hegemonia , un gigante que lo supera con mucho en tamaño a entrado en el ginnacio y ve como su musculatura va tomando forma de campeon , ya no lo puede desafiar y en un futuro ese gigante que cree en la ONU en la cooperacion , en la paz no lo dejara abusar de los más pequeños , y lo ar anetra ren el aro del multilateralismo algo muy contrario a la cultira americana del yoismo lo mio primero
    Cuando EEUU deje de ser al moneda previlejada del comercio mundial que no se pueda imprimir sin a su necesidade ssin rsdpaqldo EEUU no contara con el dinero para financiar ese enorem gasto militar , Rusia y China que no han tenido es privilegio seguran creciendo y fortalecindo sus ejercitos
    Sin duda para los imperialistas y la derecha la hemonia de EEUU no solo esta amenazada , esta destinada a desaparecer a favor d eun mundo multipoalr , d epaz y cooperacion liderado por China

  • @ernestoanita dijo:

    No a la Guerra, desde #Cienfuegos, #Cuba, en la unidad está y estará la victoria de los cubanos y los pueblos Latinoamericanos

  • Daniel Guerra dijo:

    Más que «un buen acuerdo para el Complejo Militar-Industrial» es un negocio redondo para los hacedores de guerras que a la postre no hacen otra cosa que refrescar sus arcas y tensar la estabilidad global a costa de los molinos de vientos que dibuja en sus horizontes, y ciertas realidades que de casta le viene al perro. Nunca buscan consensos equilibrados, siempre en su boceto tienen que aparecer los malos -que no son ellos-, las amenazas, algún guapo (valiente) de barrio que les pueda arrebatar el liderazgo y en esa concepción “magnánima” conciben, pulseo a pulseo, su sueño americano: «Estados Unidos Primero». Es verdad que son altamente competitivos: en subvertir, amenazar, dividir, destruir, invadir, matar, mentir, impedir, pero ¿«ganar»?, en este salón quirúrgico cada vez más complejo, donde no cabe otra cosa que intentar salvar la especie y al planeta, no les queda de otra que, al menos por una vez, dejar de andar en reversa a la paz y la coexistencia pacífica. Hay otros grandes desafíos a los que lamentablemente el imperio no quiere mirar, ojalá despierten de su vieja letanía a tiempo.

  • Emil dijo:

    SIN ENEMIGOS FANTASMAS, NO HAY POLÍTICA, ARMAMENTO, NI COMPLEJO MILITAR Y DINERO. si no aperasen los inventan.
    Tienen la sicosis de dominar el mundo.

  • Fabián dijo:

    Un claro regreso a la 2da Parte de la Guerra Fría después de un largo “receso” culpando al terrorismo para justificar las astronómicas cifras del gasto militar. Qué coincidencia la “trama” rusa y las controversias con China en varios órdenes, previo a esta nueva definición estratégica. Da una idea más que Trump, independientemente de todo lo que se diga, es igual un peón del sistema y de los intereses del complejo militar industrial. Solo tengo dudas de cómo se beneficia él (Trump) con los contratos que irán a parar a las transnacionales del sector militar. En su mente empresarial, alguna tajada le deberá sacar y no solo cumplir con su slogan de EE.UU primero. Gracias Abel nuevamente, debatí tu artículo este fin de semana en la familia.

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Abel González Santamaría

Abel González Santamaría

Es abogado cubano, Doctor en Ciencias Políticas y Máster en Relaciones Internacionales. Investigador de las Relaciones Interamericanas y Seguridad Nacional.

Vea también