Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

El infame negocio del tráfico de personas

| 6
El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) fue y sigue siendo, entre otras cosas, un instrumento para impulsar las exportaciones mexicanas de población. Foto: BBC.

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) fue y sigue siendo, entre otras cosas, un instrumento para impulsar las exportaciones mexicanas de población. Foto: BBC.

Ahora resulta muy correcto realizar coloquios, cumbres y conferencias internacionales sobre tráfico de personas y exhibir el alma partida por el destino de millones de individuos que son reducidos a la esclavitud en campos de trabajo forzado y en actividades delictivas; de niñas destinadas a satisfacer pedófilos y a la producción de pornografía para ese mismo mercado; de mujeres adultas vendidas por Internet en un vasto sistema de comercio electrónico de carne humana; de discapacitados que son secuestrados en sus lugares de origen y puestos a pedir limosna en ciudades y países remotos.

Desde luego, como ocurre con todo comercio ilícito, para que éste exista, se desarrolle y deje ganancias astronómicas -se habla de 30 mil millones de dólares al año, pero bien podría ser más-, es requisito indispensable el establecimiento de vínculos de complicidad sólidos, estables y confiables entre los traficantes y las autoridades de los países de origen, tránsito y destino de los esclavos modernos. Ese es ciertamente el caso de México, cuyo gobierno no cumple plenamente con las normas mínimas para la erradicación de la trata de personas, a decir de un documento oficial reciente del Departamento de Estado.

Las normas mínimas a las se refiere el texto son, básicamente, la erradicación de las complicidades de funcionarios públicos, el otorgamiento de recursos suficientes para identificar, perseguir y procesar penalmente a los comerciantes de carne humana y el establecimiento de servicios especializados de apoyo y seguimiento a víctimas con la calidad y en la cantidad requeridas.

Sin faltar a la verdad en esos puntos, el enfoque del Reporte sobre tráfico de personas 2017 -en los que incluso se queda corto y pálido- esconde una hipocresía monumental porque el fenómeno delictivo no puede circunscribirse al ámbito policial-judicial ni al social: su origen es el modelo económico en el que los seres humanos son vistos principal y finalmente como objetos de los que es susceptible extraer alguna utilidad. Es hipócrita, en efecto, que el gobierno de un país cuya agricultura e industria cifran buena parte de su competitividad internacional en el subsidio de salarios baratos para los extranjeros indocumentados se atreva a calificar el desempeño de otras naciones en materia de tráfico de personas.

De hecho, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) fue y sigue siendo, entre otras cosas, un instrumento para impulsar las exportaciones mexicanas de población. Formalmente, los migrantes nacionales no son esclavos ni están, en su mayor parte, constreñidos por la fuerza a sus lugares de trabajo, pero el acuerdo comercial produjo el desmantelamiento del agro y de la industria al sur del río Bravo y con ello obligó a millones de personas a la emigración con sólo tres destinos posibles: la informalidad miserable, la delincuencia organizada o el tránsito hacia el Norte. Sería extremadamente ingenuo pensar que los gobiernos que negociaron el instrumento comercial no hicieron previamente el cálculo de la enorme corriente humana que iba a generar. Para efectos prácticos, el TLCAN volvió al mexicano un gobierno pollero que ha venido perpetrando el crimen de vender su población a Estados Unidos, y al estadunidense, un gobierno explotador que ha usado durante décadas el margen de ventaja que le otorga el trabajo indocumentado para mantener la pujanza económica de su país.

Después vendría, en ambos lados de la frontera común, el establecimiento de rutinas corruptas para modular el tráfico de personas a conveniencia de las circunstancias productivas y electorales. Los denominadores comunes entre los giros empresariales gringos que utilizan como insumo la mano de obra indocumentada y los depredadores sexuales que acuden al territorio nacional para abusar de menores es que se benefician de una relación profundamente desigual determinada por el poderío económico y que unos y otros violan las leyes. En ese contexto resulta casi lógico que agentes del Instituto Nacional de Migración vendieran centroamericanos indocumentados a Los Zetas o que un presidente de la República promoviera la exportación de fuerza de trabajo mexicana con una declaración racista

El negocio ha sido establecido desde las más altas esferas gubernamentales y se mantiene con la complicidad de ministros o secretarios de Hacienda, Interior o Gobernación, fiscales y procuradores, gobernadores y legisladores. Pero hoy, hasta los traficantes de personas se indignan ante el tráfico de personas.

(Tomado de La Jornada)

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • dgc dijo:

    Hola: De mas está decir que en el tráfico de personas, en este caso los que van desde centro y suramérica, los cuales transitan por los Estados Unidos Mexicanos, hasta el propio gobierno, contando con su presidente, están metido hasta el cuello en esta trata, porque es imposible que tantas miles de personas pricipalmente mexicanas, pasen a los EE.UU así de fácil, impunemente y que las autoridades fronterizas no detengan a nadie o ssolamente a unos pocos para tapar el hueco, como decimos nosotros los cubanos. Ya existe desgaste en convenciones, reuniones de alto nivel, en las altas esferas, dígase ONU, CIDH, Corte de Justicia Internacional, Cruz Roja Internacional, etec…mandatarios y funcionarios de casi todos los países miembros y no miembros de Naciones Unidas, sin embargo todo sigue igual en todos lo focos y los criminales campean por su respeto. El mundo está lleno de tratados contra todos esos males, desde hace más de 50 años y estamos dando al traste que cada día aumenta la trata de personas, el tráfico de humanos en los cuales se asesinan muchas de estas personas. Me parece, que si no son los cascos azules, que NU cree un cuerpo armado para darle fin a este flajelo que está afectando a toda la humanidad. Gracias.

  • senelio ceballos dijo:

    dgc….Saludos colega!!..Yo no creo en los cascos azules de la ONU…Ud puede creer es su derecho…yo no!!…..Le digo porque!!….El mayor escandalo de venta-de organos humanos de esta parte del mundo ocurrio…Cuando los cascos AZULES ocuparon a Yugoslavia….Lo recuerdas?…Miles de personas muertas y cuando encontraron su tumbas decenas de ellos sin los organos internos…..Eso ocurrio en el centro de vuestra Europa desarrollad y civilizada…..HACE TRES ANNOS ATRAS….En Donestk y Luganst /Ucraina ..Fueron encontrados cuerpos enterrados por los atacantes de KIEV..Con las mismas caracteristicas aunque en menor cantidad!!!…. Hace solo unas semanas atras miles de protestantes en Francia…Casi todos inmigrantes…Protestaban por la venta de personas…..HASTA SE DECIA…QUE una persona valia entre 200-300 dolares….yo no puedo asegurar nada solo te traduzco lo que lei en algunos foros /medios por esta parte del mundo……En la Guerra de CHESNIA…Se encontraron cientos de esclavos eslavianos alli….. cont

  • José García Álvarez dijo:

    Cuesta creer que tan dura realidad este sucediendo en pleno siglo XXI,donde ya el mejoramiento humano debiera ser mas optimista,máxime cuando en otros aspectos del acontecer mundial se avanza para bien.Pero es tal el egoismo de vestias salvajes surgidas en nuestros tiempos que hay que admitir que tan crudos hechos esten sucediendo y que tan solo unos pocos luchen contra ese flajelo y que los paises más ricos y primera potencia mundial ( EEUU) este dando el visto bueno a semejente cruelda y que el querido México tenga un gobierno incapas de inpedir que la dignidad de sus hijos sea mancillada.

  • HECTOR Y EL HERMANO dijo:

    Envío de nuevo la opinión rectificada.
    El tráfico de personas vs gobiernos, asunto presentado siempre desde el ángulo mas mediático, el cruce de fronteras terrestres, el cual también destaca el artículo, que es la cara mediática que nos venden los medios y los gobiernos sobre el asunto, en especial los gobiernos de Centro América y México magnificando esta arista, ocultando así la otra cara más corrupta de esta jugosa industria, donde se mueven las millonarias sumas de dinero en el tráfico de personas, ¨organizadas¨, con la anuencia de los gobiernos y la delincuencia organizada, por aeropuertos y puertos marítimos, todo entre cuellos blancos, esa trampa mediática que usan para desviar la atención y de hacernos creer que el verdadero y millonario negocio de tráfico de personas, donde el gobierno es protagonista, se realiza entre fronteras terrestres, cruzando cercas o ríos, eso nos confunde, máxime que estos mismos gobiernos también magnifican esa arista por su conveniencia, alardeando con acciones exageradas de puntos de chequeo y verificación cada cierto tramo de carreteras para crear una imagen de que se está atacando el mal, construyendo con esa falsa imagen, un cosmético que justifique el financiamiento que reciben de los Estados Unidos para combatir ese flagelo, dinero que reciben la mayoría de estos países en programas gubernamentales para frenar ese tráfico, que es el primer gran robo de los gobiernos al desviar esos fondos, no accionando así sobre las cusas, ese camuflaje encubre una buena parte de esta práctica gubernamental como fórmula de enriquecimiento, y lo más importante, también les sirve para enmascarar el verdadero tráfico de personas, donde las cifras de dinero son millonarias, nunca menores de seis cero para cualquier gestión por medio de aeropuertos y puertos marítimos, un sistema ¨institucionalizado¨, organizado de forma legal con documentos, por aeropuertos y puertos marítimos, ahí es donde funciona como un reloj el papel de las altas esferas de los gobiernos en Centro América y México vinculadas a esa industria del tráfico de personas, no nos podemos dejarnos confundir con las mediatices rutas terrestres por fronteras que nos venden como el centro del problema.

  • Jose R Oro dijo:

    No hay la menor discusión que el tráfico de personas, es como correctamente afirma el artículo, una práctica infame y criminal. Su origen es la pobreza y la desigualdad dentro de los países de origen de los inmigrantes (en este caso México) y la disparidad económica entre países (en este caso México y los EE.UU.). Las mafias del tráfico de personas están fuertemente enraizadas en México, incluyendo profundos vínculos con los políticos, órganos militares y de seguridad, poder judicial, etc. Pero con respecto a sus causas, tengo ciertas observaciones:
    El reporte sobre la inmigración del Pew Research Center, no coincide con lo expresado en el artículo. Dice ese reporte que: “Todo lo contrario, después de crecer por décadas, el número de inmigrantes ilegales en los E.E.U.U. provenientes de México comenzó a declinar de un máximo de 6.9 millones en 2007, el número total de los arribos desde México ha continuado contrayéndose y ahora es mas de 1 millón de personas menos que la cifra de 2007. La disminución de la población inmigrante ilegal mexicana desde 2009 hasta la fecha indica que las salidas han excedido a las llegadas”
    El comercio de México con los EE.UU. de enero a septiembre de 2017, ha sido el siguiente:
    Exportaciones mexicanas a los EE.UU.: 232.58 mil millones de USD
    Importaciones mexicanas procedentes de los EE.UU.: 179.49 mil millones de USD
    Balance total: 53,09 mil millones de USD a favor de México
    Desde el 2007 a la fecha México ha mantenido un sostenido superávit en su comercio con los EE.UU. entre 47.76 mil millones y 74.80 mil millones anuales. siempre a favor de México.
    Estas cifras no confirman la afirmación del autor de que: “De hecho, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) fue y sigue siendo, entre otras cosas, un instrumento para impulsar las exportaciones mexicanas de población … el acuerdo comercial produjo el desmantelamiento del agro y de la industria al sur del río Bravo y con ello obligó a millones de personas a la emigración”
    No creo se puedan obtener superávits comerciales de muchas decenas de miles de USD con un “desmantelamiento del agro y de la industria al sur del río Bravo”. Si la industria y el agro mexicano están desmantelados, ¿de dónde salen esas cuantiosas exportaciones?
    El tráfico de personas es infame, vil, salvaje en toda la extensión de tales palabras, como lo son sus causas. Pero la afirmación de que a causa del TLCAN, la inmigración ilegal de México a los EE.UU. crece, no está validada por las estadísticas. Que el TLCAN “produjo el desmantelamiento de agro y la industria al sur del Rio Bravo”, tampoco.
    México es un país con una enorme cantidad de problemas, bien conocidos por todos. Pero creo que lo que motiva la inmigración ilegal no es el TLCAN, ni una baja producción de bienes y servicios, sino la extrema desigualdad en la distribución y apropiacion de lo producido, donde algunos ganan mucho y muchos muy poco. Por todo ello, y por el rechazo universal de los mexicanos a Donald Trump, hoy por hoy Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial de izquierda en México y líder del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), tiene grandes opciones de ganar en las elecciones del 2018, lo que sería muy bueno para ese hermano país.

  • senelio ceballos dijo:

    Saludos Link- J. de Oro!!..Este comentario suyo le apoyo al 200% en esta ocacion…Solo le agregare algunos datos…Ya la frontera Mexico-EU….No es lo peor este anno…Lo peor en compra y venta desde hace dos annos las ocupa…EL NORTE DE AFRICA- UE…[ Principalmente la via LIBIA…]..Los mayores traficantes son franceses DESMADRADOS..cont

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Pedro Miguel

Pedro Miguel

Vea también