Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Comunicaciones en huracán

| 13

En horas de la mañana del 20 de septiembre de 2002, el Comandante en Jefe Fidel Castro se trasladó a la ciudad de Pinar del Río, tras confirmarse que el huracán Isidore era una amenaza para ese territorio. En el puesto de mando provincial le informan del traslado de 97 000 personas, residentes en zonas de peligro ubicadas en la costa y en la capital provincial.

Allí destacó la labor desarrollada por 27 radioaficionados, cuyas transmisiones fueron la vía para mantener el contacto con los lugares más apartados de la provincia, incluyendo las estaciones meteorológicas. El Comandante recordó que un radioaficionado en el poblado de La Fe se mantuvo transmitiendo en medio de la inundación, mientras el mar avanzaba sobre las 400 viviendas de la comunidad.

Transcurridos 15 años de aquel episodio, el huracán Irma impactó territorio cubano con vientos sostenidos de 285 km y rachas superiores, lo que convierte a este evento meteorológico en uno de los más potentes que se hayan formado en el océano Atlántico. Nuevamente se puso a prueba la vitalidad del sistema de comunicaciones del país con el objetivo de garantizar el mando de los Consejos de Defensa que actuaban en los diferentes niveles y la comunicación de la población por las diferentes vías.

Los fuertes vientos asociados al huracán Irma no solo se empeñaron en dejar su huella devastadora en la infraestructura eléctrica y en las viviendas de una buena parte del territorio nacional, sino que el estrago se sintió también en las comunicaciones telefónicas, radiales y televisivas. Sin embargo, toda Cuba y muchos países conocieron a través de Radio Rebelde detalles de los instantes en que el huracán bordeaba la costa norte de la isla y su recorrido hasta alejarse de Cuba por un punto entre las provincias de Villa Clara y Matanzas.

Solo en el equipamiento de transmisión de la radio y la televisión cubanas se dañaron más de 300 servicios y resultaron derribadas 18 torres. También se afectaron más de 190 mil servicios de telefonía y datos en todo el país. El valor de la comunicación y la información ha quedado demostrado una vez más durante el paso de Irma por tierra cubana. Su conmoción no impidió que se garantizara la dirección en un escenario complejo y la información oportuna a la población. Incluso, conocí de varias personas que siguieron la evolución de Irma conectándose con Radio Reloj a través de su teléfono fijo.

Creo que si los daños en las comunicaciones no fueron superiores se debe a que se ha seguido una acertada política de mantenimiento en la planta exterior de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba, ETECSA, y en las torres y antenas de la empresa Radio Cuba en los últimos años, a la creación de enlaces alternativos en muchos lugares, y al desarrollo de una cultura de enfrentamiento a estos eventos en todo el sistema del Ministerio de Comunicaciones.

Un ejemplo de lo anterior se apreció en Cayo Coco, una de las zonas más afectadas. El cable de fibra óptica instalado entre Morón y el Cayo se interrumpió; pero la comunicación se mantuvo a través de un radioaficionado hasta que se activó un enlace alternativo por la vía de Caibarién.

Precisamente, más de 800 radioaficionados que forman parte de la Red de Emergencia de la Federación de Radioaficionados de Cuba, fueron ubicados en lugares apartados y jugaron un rol fundamental en los momentos más críticos en la salvaguarda de vidas humanas y de recursos.

A golpe de inteligencia y muchas horas de trabajo duro se recuperará la capacidad de transmisión de señales de radio, televisión, datos y voz y no quedará una sola comunidad importante de la geografía cubana donde no se haya instalado, aunque de manera provisional, una facilidad de comunicación para la población.

El estrago ha sido grande, lo sabe la gente, porque una red telefónica, un transmisor de radio o de televisión sin servicio es algo que afecta a muchos. Lo que la mayoría ignora es que lo que hoy se hace a toda prisa lleva implícito una cierta visión de futuro. Allí donde antes había un viejo cable, hoy se está poniendo otro de fibra óptica; donde la torre no resistió los embates del viento habrá una solución alternativa hasta que se puedan colocar torres más resistentes.

Solo un pueblo como el nuestro, del cual los comunicadores son parte, es capaz de tal nivel de recuperación y respuesta, porque hay confianza en que nadie quedará desamparado y que la ayuda llegará inmediata y oportuna.

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jose R Oro dijo:

    ¡Inestimable, heroico y casi anónimo esfuerzo de los radioaficionados cubanos. Imposible de saber cuántas vidas han salvado! Muchas felicidades al autor del artículo, que bien escrito e ilustrativo

    • Nihil dijo:

      Si, estimado José R Oro, nuestra labor como radioaficionados es muy útil, y haríamos mucho mas por el pueblo y la Revolución a los cuales nos debemos.
      Lástima y lastima que por mecanismos burocráticos increíbles en nuestro país, bloqueado por demás, se destruyan tantos equipos de comunicaciones que en nuestras manos serian joyas y herramientas valiosísimas. Pero como le decía, nuestro labor no es nada en comparación con la de todo este pueblo gigantesco al cual pertenecemos.
      Gracias a nombre de todos mis colegas. CO6NRM

    • Juan J. Fernández aka Bell Canada dijo:

      Muy bonito el artículo Sr Oro, pero me parece usted parece obviar un detalle importantísimo, y es que realmente las personas ubicadas en las zonas afectadas por el huracán en su inmensa mayoría ni son radioaficionados, ni parecen disponer de servicio eléctrico incluso 24 horas antes del ciclón, ni tampoco parecen disponer en su mayoría de baterías para al menos escuchar un radio portátil. Por ende todo el esfuerzo que se haya hecho realmente poco impactó directamente a esos millones de cubanos en esas áreas (prácticamente todo el país en el caso de Irma) que precisamente quedaron prácticamente incomunicados al respecto mientras por ej , cómodamente en casi todo el continente Americano se podía seguir al huracán por la TV cubana via satélite.

      No sé a usted Sr Oro, pero a mi me preocupa mucho que esos millones no puedan recibir partes meteorológicos que pudieran con incluso días de antelación, informarles lo suficiente para que estén mejor preparados ante tales eventos. Tengo entendido hubo áreas donde el servicio eléctrico estuvo interrumpido mas de 24 horas antes de el azote inicial del huracán Irma. Simple acceso a baterías y radios portátiles hubieran sido solución al complejo problema. Obviamente para evitar vuelvan los admin de esta web a censurar mi comentario, no mencionare los simples detalles o pasos para recibir via un celular con un simple email nauta el parte meteorológico mas actualizado, incluso hasta 1 hora antes que el que emite Rubiera, pero si me parece se debe destacar que si realmente la principal preocupación es el bienestar de la ciudadanía , entonces además de estos artículos resaltando la labor de voluntarios radioaficionados se debería hablar de otros temas que son mas importantes para aquellos que están bajo el azote de huracanes.

      No cree Usted , Sr Oro?

      • sachiel dijo:

        Bell, yo coincido con Nihil, es verdad que se dan baja técnica a equipos y componentes electronicos que pueden ser de mucha utilidad para ellos, los hay con walkie-talkies Yaesu del año de la corneta todavia.

        Quizas no el 100% de cubanos pudieron estar informados, pero me atrevo a asegurar que un % alto si lo estuvo, por muchas vias, no visuales siempre. Y todavia hay existencias de radios portatiles de varias dimensiones, y baterias normales y recargables, y cargadores, hay bastantes, ahora que los precios no siempre sean asequibles, ya eso es otra cuestión (radios de 4 a 22 CUC, por ejemplo, y las recargables siempre cuestan más que las normales)

    • Jorge dijo:

      Para el forista Oro y para el autor:

      Coincido con lo planteado por ambos. pero como esto es CubaDEBATE, quiero señalar 2 cosas:

      1.- Hay que bajarle los precios a los radios portátiles y a las baterías. ¿De dónde una familia común puede sacar los CUC para esto si tiene que lidiar con la compra de la comida, la ropa, etc?
      2.- Y lo otro: tengo un amigo cuya esposa e hija estaban en Méjico durante el terremoto. Imagínense su ansiedad, pero la hija lo llamó desde allá, porque su empresa de celular dispuso 3 días de llamadas gratis para facilitar la comunicación entre la gente por la catástrofe. ¿ETECSA no pudo hacer lo mismo? Si se cuenta el día antes del huracán, el día que pasó y el siguiente, son los 3 días que ETECSA pudo hacer esta buena acción. No solo es poner tecnología, como bien se dice en nuestra TV, hay que tener buen corazón. Gracias.

  • Leandro dijo:

    Pude seguir la evolución de Irma de manera permanente bmediante un radio de baterías a través de Radio Rebelde enlazado con radio Taíno y otras emisoras radiales. Sin duda es encomiable el trabajo desarrollado en función de la información y las comunicaciones. Todo ello forma parte de nuestro robusto Sistema de Defensa Civil, integrado por todas las fuerzas y recursos de la sociedad y el Estado. Los cubanos nos hemos adaptado tanto a preservar las vidas humanas en este tipo de eventos que nos parece insólito que tuviéramos 10 fallecidos, pero si comparamos esa cifra con los fallecidos durante el Flora (unos 1200) que fue de menor intensidad y en solo una parte del territorio nacional, la diferencia es extraordiria. Si comparamos esa cifra con los que fallecen en eventos similares en otros países, algunos de ellos con un enorme desarrollo económico, la cifra nuestra es insignificante y no por ello deja de dolernos, tanto los que fallecen aquí como los fallecidos en cualquier parte del mundo.

  • cm8ppb dijo:

    Muchas gracias a usted Omar y al equipo de cuba debate por reconocer nuestro trabajo como miembros de la federación de Radioaficionados de cuba. no hacemos más que cumplir con nuestro trabajo de salvaguardar vidas humanas que es lo más preciado y aportar ese granito de arena para servir de soporte al aseguramiento de las comunicaciones en eventos climatológicos y desastres naturales.

  • Francesco Monterisi (Italia) dijo:

    Viva Cuba!
    articolo traducido en italiano http://www.cubainformazione.it/?p=26637

  • hammer dijo:

    Gracias Omar en nombre de los RA cubanos a ver si este artículo sensibiliza a los insensibles y nos apoyan más en nuestra tarea anónima y desinteresada gracias

  • Kenia Riquenes Castillo dijo:

    Felicidades a todos los radioaficionados del país, excelente artículo de Omar Pérez Salomón, palabras certeras y para nada rebuscadas, a lo que nos tiene acostumbrados, tuve la hermosa oportunidad de conversar en dos ocasiones con él cuando trabajé en Joven Club Artremisa y trasmite esa misma firmeza y sabiduría al hablar.

  • ROSQUETE dijo:

    MUY BUENA INFORMACIÓN OMAR

  • Amado Miguel dijo:

    Estimado Juan.J Fernández aka Bell Canadá, evidentemente usted no está bien informado acerca del sistema de defensa civil cubano y en particular del sistema de comunicaciones, que tiene muchas vías para que la información le llegue a toda la población. Puede darse el caso que en algún lugar la energía eléctrica se haye caído 24 horas antes que pasara el huracán; pero eso no fue la norma pues se quita la electricidad cuando los vientos superan los 60 km. En mi zona por ejemplo la quitaron 6 horas antes que se apreciaran los vientos huracanados. Conozco muchas personas que siguieron la trayectoria y las noticias de ese evento a través de Radio Reloj vía telefónica, o comunicándose por teléfono fijo o celular con familiares o amigos, o por radio con batería. Los radioaficionados jugaron un papel importante como se dice en el artículo en los lugares más apartados donde fallaron las demás vías. Creo que el sistema de comunicaciones cada vez es más robusto y existe una cultura en la población para mantenerse bien informado.

  • ale dijo:

    Si no podemos ver mas allá de lo que tenemos y apuntar a nuestras problemáticas no habrá modo de crecer. Con todas y nuestras fortalezas, estamos a años luz lo que se puede hacer en este ámbito y de nuestras propias potencialidades. Es necesario un esfuerzo múltiple, liderado por el estado para desarrollar soluciones que beneficien a la sociedad toda y no se depositen en la sustentabilidad económica de una empresa u otra.

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Omar Pérez Salomón

Omar Pérez Salomón

Ingeniero. Colabora con Cubadebate y otras publicaciones. Es autor del libro Fidel Castro. Soldado de las ideas, que recoge las reflexiones expresadas por Fidel acerca de las tecnologías de la información y los medios de comunicación entre 1959 y 2011.

Vea también