Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Descansa en guerra, viejo Guille

| 11

guillermo-rodriguez-rivera

Ha muerto Guillermo Rodríguez Rivera, poeta, ensayista y profesor universitario cubano nacido en 1943, en Santiago de Cuba. Doctor en Ciencias Filológicas, profesor titular de la Universidad de La Habana y fundador del Caimán Barbudo, Rodríguez Rivera viene de una estirpe de patriotas, amantes de la canción cubana y devotos profundos del imaginario colectivo que esa canción encierra.

Como salido de un paisaje remoto donde señorease el genio de nuestros grandes trovadores, Guillermo se manejaba en su (nuestra) cotidianidad con la sabichería de un bardo y la erudición de un catedrático; articulando una mezcla de jovialidad y rigor ajena a toda pose y dispuesta siempre a la interacción y la polémica. Había que oírlo hablar de su natal Santiago de Cuba, destrozando al paso todos los mitos que aun se tejen sobre esa región, tan querida por él, o desgajando chistes sobre cómo deberían llamarse instituciones que destacan por su ineficiencia y que, sin embargo, llevan nombres de gloriosos patriotas cubanos.

Nos deja una exquisita colección de textos poéticos, la mayoría compilados en su antología Canta, publicada en 2003 por Ediciones UNION, varios textos narrativos de gran valía, numerosas crónicas y artículos sobre asuntos medulares y diversos y ese monumental ensayo que es Por el camino de la mar o Nosotros los cubanos; pero sobre todo nos deja su transparente hilaridad, su inigualable gracejo intelectual y su capacidad infinita de fabular sobre la realidad sin el menor asomo de pedantería, con la elegancia de quien lo ha leído todo y la tranquilidad de saber que la sabiduría profunda está en el pueblo, en su incesante trasiego hacia la construcción de ese misterio que llamamos Patria y que, al decir de Cintio Vitier, alcanzaríamos a vislumbrar a través de las páginas de su fabuloso ensayo.

Descansa en guerra, viejo Guille y sigue dando batalla, ahora a través de tu valiosa obra, en esta inconmensurable tarea de llamar las cosas por su nombre. Ese es el recuerdo que prefiero guardar de ti, hoy que tu muerte es un hecho inevitable.

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Pablo Díaz Galindo dijo:

    Perdimos a un cubano de su tiempo y más hacia allá todavía. Extrañaremos sus escritos y carácter. EPD profesor.

  • ALFONSO GALVEZ dijo:

    Guillermo Rodríguez Rivera:
    Con ese acervo santiaguero que lo distinguia y heredado de su padre (Dr. Rodriguez, médico forense en Santiago de Cuba) y hermanos (poetas, musicos y médicos) llego tempranamente a La Habana al calor de las brisas victoriosas de 1959 y donde años despues confrontaria “vendavales” para finalmente imponerse y morir como uno mas de los
    -agradecidos-. Tus compañeros de estudios de Santiago de Cuba (Inst. Vidaud) te recordaremos. !Continua guerriando!,,,

  • Heriberto López Toledo dijo:

    PÉRDIDA IRREPARABLE PARA NUESTRA CULTURA, HIZO IMPORTANTE APORTE AL LEGADO CULTURAL DEL PAÍS. MERECIDO ARTÍCULO.

  • Alian Miranda dijo:

    Mi más sentido pésame a sus familiares y allegados. Echaré de menos su singular dosis de buen cubano y excelente anfitrión en su sala dominical, en especial si había un juego televisado de béisbol. El Guille siempre está y estará entre nosotros, invocando frases como aquella de “un hombre tiene derecho a cometer errores un día en la semana; aunque él lo hacía a diario” y de paso compulsarnos a ser mejores seres humanos. EPD estimado profesor; hasta pronto querido amigo.

  • carlos dijo:

    una gran perdida para las letras cubanas , en paz descance

  • MARCOS dijo:

    MI PROFE!!!

    MARCOS

  • carlos rodríguez dijo:

    La Universidad de La Habana pierde a uno de sus profesores esenciales. Entre muchos otros méritos, heredero ejemplar de aquella capacidad de irreverencia que nos legó Mella.

  • nicolas perez delgado dijo:

    Muy bueno y bonito comentario sobre esa gran pérdia que ha tenido la intelectualidad cubana. Guille para muchos. Guillermón le decía yo cada vez que iba a Cuba y los visitaba con unas Bucaneros.Viejo amigo que tuvo la gentileza de prologar mi libro “Los cuerdos nunca hacen nada” que publicó Letras Cubanas. Cuerdo no era . Era un gran tipo. Gracias por el comentario al amigo ido, pero que siempre estará con su sapiencia y jovialidad entre nosotros. Gracias de nuevo, compañero Fernando..

  • lagardere dijo:

    Me ha costado trabajo hacer estas lineas pues no puedo creer que se haya ido. Fue mi profesor y amigo alla por los años 73 o 74. Disfrutabamos de sus clases-conferencias Siempre que lo veia en pantalla decia a todos con orgullo “Ese fue mi profesor en la Facultad de Periodismo” Mi mas sentido pesame a familiares y amigos que como yo estamos sintiendo esta sensible e irreparable perdida. Emilio Lorenzo

  • EL CAIMÁN dijo:

    QUE E.P.D. TAN ILUSTRE PERSONALIDAD DE NUESTRA CULTURA….PERO VOLVEMOS A LO MISMO, POR QUÉ LOS MEDIOS NO DAN LA NOTICIA COMPLETA? DE QUÉ MURIÓ? NO ERA TAN VIEJO

  • Linda dijo:

    Polémico, cubanísimo, excelente profesor y escritor, con un chispeante sentido del humor. La Cultura cubana pierde a un lúcido pensador.

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Fernando León Jacomino

Fernando León Jacomino

Poeta y crítico teatral cubano. Yaguajay, 1968. Ha publicado los libros de poesía Apuntes de verso y canto (Ed. Luminaria 1991, 1996) y Figuraciones (Editorial Sed de Belleza, 1996). Textos suyos de crítica teatral han aparecido en las revistas Tablas, Conjunto, El Caimán Barbudo, La Jiribilla y La Gaceta de Cuba, entre otras. Ha trabajado como asesor teatral de los grupos Teatro de los Elementos y Teatro del Puerto y asesorado los espectáculos, Inmigrantes, Entonces la mujer de Lot miró, La Tejedora y Carahabanera, entre otros.

Vea también