Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Del debate de ideas al debate político

| 4

america-latinaTodo gran avance de la izquierda en el plano político fue antecedido de conquistas en el plano de las ideas. El precepto gramsciano, retomado con fuerza por Álvaro García Linera, permite entender cómo fue posible el periodo de gobiernos posneoliberales en América Latina, así como su crisis actual.

Los gobiernos neoliberales han logrado imponerse, después de promover como sentido común la idea de que el centro de la crisis económica residía en los gastos excesivos del Estado, preparando el terreno para los gobiernos de ajustes fiscales. Se trataba de hacer del Estado el blanco sobre el cual tirar la ira de la gente y las acciones de los ­gobiernos.

El fracaso de los gobiernos neoliberales ha dejado el campo libre para que las reacciones a esos gobiernos impusieran un nuevo consenso nacional: en el continente más desigual del mundo la prioridad tiene que ser si los gobiernos reflejan las necesidades de la sociedad, el ataque a las desigualdades y no el ajuste fiscal. Por tanto, se necesita de más y no de menos Estado, para implementar políticas sociales como su actividad fundamental. Aquí también la lucha de las ideas generó las condiciones de un nuevo avance político progresista en los países que se han adherido a la visión posneoliberal.

La derecha ha logrado frenar esos avances en algunos de esos países y amenaza con hacerlo en otros, cuando logró, mediante campañas sistemática llevadas a cabo por los monopolios de los medios, reimponer la criminalización de la acción del Estado, así como diseminar la idea de que el problema central de nuestras sociedades es la corrupción y el combate a ella. Esta es la base de la contraofensiva de la derecha, que busca reimponer el fracasado modelo neoliberal, intentando borrar todos los avances de este siglo en esos países, así como el fracaso en la aplicación de ese mismo modelo en los años 1990.

Superar esa ofensiva requiere, de parte de la izquierda, reconstruir su proyecto de sociedad, de país, de Estado; desarrollar una extensa lucha de ideas en todos los rincones de la sociedad, para recomponer el bloque social y político que pueda reconquistar la hegemonía ideológica, retomar la ofensiva política, con base en nuevas ideas y valores.

Para ello la izquierda necesita, además de balance de las experiencias, avances y problemas acumulados, la participación del pensamiento crítico latinoamericano, que más que nunca está llamado a colaborar con la izquierda en la intensa disputa hegemónica que se desarrolla en nuestras sociedades.

Los avances políticos no se dan ni por la práctica pura y simple, ni por la elaboración teórica por sí sola. Se dan como resultado de la combinación concreta entre las experiencias de prácticas políticas y sociales y de la construcción intelectual. Es un movimiento que no se da en las entidades que congregan a la intelectualidad, como universidad y centros de investigación, pero que tienen que volver a contar con esos eslabones, articulados con los balances llevados a la práctica por los partidos, movimientos sociales, sindicatos, para que la acción no se pierda en su dimensión singular, y la elaboración teórica no quede en su intranscendencia, alejada de la praxis política.

Temas como el nuevo rol del Estado, las formas concretas de participación política de las fuerzas sociales, la refundación del Estado, las formas de asamblea constituyente por las cuales se debe luchar, el tipo de sociedad radicalmente democrática que se ambiciona, los grandes temas de la juventud, de las mujeres, de los distintos sectores oprimidos en la sociedad actual, tienen que formar nuevos objetivos de lucha, de busca de futuro, de construcción de nuevos consensos de transformación radical de nuestras sociedades.

La intelectualidad latinoamericana tiene deudas en el periodo histórico actual, con las grandes disputas de ideas que tienen que ver directamente con las durísimas luchas políticas que el continente enfrenta en esta segunda década del nuevo siglo. Se deben recuperar los espacios que antes fungían como lugares de elaboraciones teóricas vinculadas directamente a los grandes dilemas contemporáneos, para movilizar y promover el trabajo teórico articulado con las necesidades y las prácticas de las fuerzas sociales y políticas que más directamente organizan la decisiva lucha hegemónica en nuestros países.

*Sociólogo y politólogo brasileño; coordinador del Laboratorio de Políticas Públicas de la Universidad Estadual de Río de Janeiro (UERJ).

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • justicia dijo:

    Buen articulo, todos deben leerlo y sacar sus conclusiones

  • Sergio dijo:

    Es que en los Gobiernos de izquierdas no existe PENSAMIENTO CRITICO dentro de la propia izquierda. Ha sido así toda una vida, o estás conmigo o estás CONTRA MI, y eres un ,,,, bla, bla, bla,,, lo que todos conocemos.

    Cualquier corriente critica de pensamiento, dentro de la propia IZQUIERDA, es catalogada de REACCIONARIA y otras cosas, y así lo que se ha logrado ese DOGAMTISMO que existe hasta nuetro días.

    Espero que de una vez y por todas, estás expreiencias que se están llevando a cabo en America Latina, acabe de una vez y por todas, de pensamiento ARCAICO y RETROGRADO.

    De esta manera se logrará Re-pensar todas las interrogantes que plantea el autor y cito:

    “el nuevo rol del Estado, las formas concretas de participación política de las fuerzas sociales, la refundación del Estado, las formas de asamblea constituyente por las cuales se debe luchar, el tipo de sociedad radicalmente democrática que se ambiciona, los grandes temas de la juventud, de las mujeres, de los distintos sectores oprimidos en la sociedad actual, tienen que formar nuevos objetivos de lucha, de busca de futuro, de construcción de nuevos consensos de transformación radical de nuestras sociedades”.

    No es sólo “ayudar” a los más pobres para sacarlos de pobreza, sino DARLES LAS HERRAMIENTAS NECESARIAS para que sean hombres y mujeres de bien.

    erroneamente se ha pensado que DANDO “esto” y lo “otro”, ya con eso se ha resuelto el asunto. Y este, en mi opinión, ha sido el mayor error cometido. Sí hay que AYUDAR, pero también hay que FORMAR.

    Es mi humilde opinión.

    Saludos,

    • Lily dijo:

      totalmente de acuerdo contigo, el discurso es el mismo y debe ser cambiado. para no derle mas terreno a la derecha.

  • Giordan R dijo:

    El asunto es que los gobiernos de izquierda, incluyendo el nuestro en Cuba, padecen del ¨síndrome de plaza sitiada¨. Es verdad que siempre están siendo acosados por las derechas, y que están en desventaja respecto al uso de los medios de comunicación, etc… Pero también es verdad que desarrollan la pésima práctica de sentirse atacados por todo aquel que no coincide absolutamente con sus puntos de vista, o al menos no parece coincidir en público. Y eso es fatal porque resulta excluyente.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Emir Sader

Emir Sader

Sociólogo y científico político brasileño, es coordinador del Laboratorio de Políticas Públicas de la Universidad Estadual de Rio de Janeiro (UERJ).

Vea también