Imprimir
Inicio » Opinión, Deportes  »

Mike González: Lo que se dice un patriarca

| 3 |
El receptor Mike González

El receptor Mike González

Para Ismael Sené

A Miguel Ángel González Cordero la pelota le corría por las venas. No conozco que haya tenido otros oficios o afinidades laborales ni entretenimientos. Simplemente fue un mortal que supo encontrar en el deporte favorito la razón de su existencia. Receptor de gran valía, entrenador, manager de lujo, empresario, dueño de equipos, funcionario internacional. En fin, abarcó el más amplio espectro de la idiosincrasia deportiva.

Conocido por Mike. Nació en Regla, La Habana, el 24 de septiembre de 1890 y falleció en la capital, el 19 de febrero de 1977. En sus mejores momentos sostuvo los 6´1 de estatura y 200 libras de peso. En 1910 se inició como torpedero aficionado con el Azul, de Guanabacoa, firmando como profesional ese mismo año.

Como jugador participó en veintitrés temporadas de la Liga Profesional Cubana, donde se convertiría en figura emblemática del Habana. En 1910,con el Fe (.190), 1910-1911, con el Habana (.200), 1912, con el Fe (.428), 1913, con el Habana (.242), 1913-1914 (.255), 1914-1915 (.284), 1915-1916 (.325), 1917, con el Red Sox (.280), 1918-1919, con el Habana (.313), 1919-1920 (.223), 1920-1921 (.263), 1921 (manager), 1922-1923 (.286), 1924-1925 (.273), 1925-1926 (.407), 1926-1927 (.287), 1927-1928 (.296), 1928-1929 (.284), 1929-1930 (.176), 1930 (.154), 1931-1932 (.319), 1932-1933 (.432), 1934-1935 (.388) y 1935-1936 (.000). Total: en 1 682 veces al bate, conectó 487 hits, para average de .290, con 260 anotadas, 55 dobles, 20 triples, 12 jonrones y 83 bases robadas.

En 1932-1933 resultó líder de los bateadores (.432). Entre manager y jugador, actuó en treinta y tres campañas de la Liga Profesional Cubana y en un torneo independiente, desde 1914-1915 hasta 1952-1953.Obtuvo 14 títulos, 12 segundos lugares, 6 terceros y 2 cuartos. Único con ese total.

Dejaría una estela de respeto y consideración con los Leones delHabana, donde alcanzó su primera corona en 1914-1915. Varias veces resultó electo ManagerdelAll Stars en la Liga. En 1921 también fungió como Delegado del Habana. Había participado, como primera base y director en el desafío del 17 de octubre de 1930, en La Tropical, contra las Estrellas de Bancroft, un equipo integrado por players destacados de las Grandes Ligas y conectó de 3-1 ante los envíos delinmortal zurdoCarl Hubell.

En 1947 se convirtió en dueño del Habana. Su acceso a las Ligas Mayores había sido definitivo en su carrera. Después de Rafael Almeida y Armando Marsans, fue el 3er. jugador cubano en aquel circuito, aunque está por verificar oficialmente la nacionalidad de Charles Pedroes, anterior a ellos.

El segundo latinoamericano en Series Mundiales fue Mike González, jugando con los Cachorros de Chicago. Y fue el primero que jugó con tres equipos de las Grandes Ligas a partir de 1912. Se considera asimismo el primer receptor cubano que protagonizara un partido de cero hit cero carrera en Grandes Ligas, el 17 de junio de 1924, con los Cardenales de San Luis, al recibir los envíos a Jesse Haine.[1]

En 1912 había comenzado su carrera como receptor en las Grandes Ligas, con elBoston Braves, de la Liga Nacional. Después fue adquirido por el Cincinnati Reds en 1914. Posteriormente lo enviaron al St. Louis. En mayo de 1919 pasó al New York Giantsy el 6 de diciembre de 1921 fue transferido de nuevoal Cincinnati. En 1922 y 1923 no jugó en ese nivel.

El 25 de abril de 1924 regresó al St. Louis Cardinals. El 23 de mayo de 1925 llegaría al Chicago Cubs, donde estuvo hasta 1929. Sus dos últimas temporadas, las de 1931 y 1932, volvió alST. Louis, donde se vinculó como scout, coach y manager. Fue el primer cubano con el St. Louis Cardinals y el Boston Braves.

En diecisiete temporadas promedió .253, con 717 hits en 2 829 veces al bate, 123 dobles, 19 triples, 13 jonrones, 283 anotadas, 263 impulsadas, 231 bases, 198 ponches, 52 bases robadas y slugging de .324. Su defensa fue de .981, mientras que en sus 868 encuentros como receptor lo hizo para .980. También actuó 60 veces como inicialista y 6 como jardinero. Utilizó el número 15 cuando se instauró la numeración en las Mayores.

Había debutado el 28 de septiembre de 1912 y su último partido fue el 7 de septiembre de 1932. Sus promedios de bateo casi nunca llegaron a .280. Sin contar un par de temporadas donde lo hizo sobre .300. Su mejor resultado fue en 1924: .296 (402-119), 27 dobles, 1 triple, 3 jonrones y 53 impulsadas.

Fue el primer bateador latino que jugó en una Serie Mundial, la de 1929 con losChicago Cubs, que perdieron frente al Philadelphia Athletics; se ponchó la única vez que fue al cajón de bateo.

En 1932 fue el tercero más veterano de la Liga Nacional. Entre los jugadores de posición, junto a Armando Marsans, sería el cubano más importante en las Mayores, hasta la década del cincuenta. En 1933 terminó su carrera como jugador activo, con los Pájaros de Columbus, una sucursal AA de los Cardenales, plantel con el que logró su mejor promedio ofensivo como profesional, al compilar .324 (111-36).

Entre 1913 y 1933 participó en cinco campañas de Ligas Menores, con el Long Branch Cubans, Saint Paul, Minneapolis y Columbus: en 506 desafíos y 1 622 veces al bate, conectó 491 hits, para average de .303, con 86 dobles, 25 triples, 17 jonrones, slugging de .418 y fildeo de .986. En 1913 había integrado el equipo de cubanos Long Branch Monarch, organizado por el Dr. Antonio Hernández Henríquez, que compitió en la Liga Estatal de New Jersey y New York.

Es curioso que jugara en el mayor circuito y después en las Menores, precisamente con este equipo cubano, con el que promedió .333 (330-110), con 22 dobles. En 1923, con el St. Paul, tuvo su mejor resultado en hits y cuadrangulares en una campaña (7 jonrones, 27 dobles y 146 hits).

Primer criollo y latino que dirigió un equipo, de forma interina, en las Grandes Ligas, elSt. Louis Cardinals de 1938 y 1940, quienes lograron un balance de 71-80 y 84-69 respectivamente. Tuvo una labor muy efectiva como scout de esa organización, pues muchos de la Liga Profesional Cubana, lo hicieron debido a la labor de Mike.

Seguramente, si a usted le mencionan el nombre de Miguel Ángel, viene a su mente rápidamente la imagen de dos personas. Primero, la de un afamado artista del pincel de inmortal reconocimiento. La segunda, Miguel Ángel González, el primer piloto cubano y latinoamericano que dirigió de modo interino, una novena de Grandes Ligas.[2]

Ha sido una de las figuras cimeras del béisbol cubano, no solo por su calidad, sino porque supo elevar a la cumbre el pasatiempo nacional. Su labor con los Rojos del Habana no se circunscribió al terreno como jugador o director.Demostró ser un empresario de larga visión en 1947, cuando siguiendo los pasos del desaparecido Abel Linares, adquirió todas las acciones del equipo, para convertirse en dueño absoluto; elevó considerablemente las ganancias y, además, se fue al terreno a dirigirlos.

Entre 1914-1915 y 1952-1953, implantó dos récords: comandó el Habana en treinta y cuatro temporadas y se alzó con 13 títulos. Dirigió figuras legendarias como Martín Dihigo, el receptor Julio Rojo, James Cool Papa Bell, Jud Jorocón Wilson, Alejandro Oms,Jiquí Moreno, Sandy Amorós, Pedro Formental y muchos más.

Participante por Cuba, junto a Florentino Pardo y Emilio del Valle, en la firma del acuerdo que dejó creada la Serie del Caribe, a partir de 1949. En esas lides dirigió al Habana en la III edición de 1951, la IV de 1952, donde se tituló y en 1953.

No fue un estelar en las Mayores, aunque sí a la defensiva y llegó a ser uno de los patriarcas del béisbol cubano. Pienso que por esa razón, y porque la habilidad defensiva es tan importante detrás del plato, Miguel Ángel González debía ser el receptor de un equipo de los sueños.[3]

En 1950, 1952, 1953, 1958 y 1960 fue incluido en las votaciones para el Salón de la Fama de Cooperstown.

Se le recuerda en las primeras Series Nacionales, a partir de 1962, dándole todo su apoyo al desarrollo de las mismas, pues la pelota le salía por los poros. Decidió permanecer en la Isla y sentarse detrás de home, en su asiento predilecto y el merecido donaire de patriarca.

En 1956 fue exaltado al Salón de la Fama del Béisbol Cubano.

Liga Profesional Cubana:

    VB        H           AVE        CA          2B           3B           HR           BR

1682 487 .290 260 55 20 12 83

 

-Líder de los bateadores en 1932-1933 (.432).

Grandes Ligas:

   JJ         VB         H        AVE      CA         CI          2B         3B         HR        BR

1042 2829 717 .253 283 263 123 19 13 52

 

-El receptor que más partidos jugó en su liga, en 1924 (119).

-Líder en outs en 1924 (413).

-Tercero en outs facturados en 1918 (362).

-Cuarto en frecuencia de ponches en 1916 (18,4).

-Segundo en asistencias en 1918 (124) y 3ro. en 1924 (96).

-Fue quien más passed balls hizo en 1918 (8), donde también encabezó los cogidos robando (82) y las bases robadas (82).

-Cuatro veces 2do. en porciento de cogidos: 1914 (50,9), 1917 (52,1), 1926 (52,4) y 1929 (48,8).

-Lugar 70 de por vida en promedio de cogidos robando (45,6).

-El mejor en factor rango por juego para un receptor en 1926 (4,60) y en fildeo (.989).

-Segundo en fildeo en 1916 (.981), 3ro. en 1924 (.986) y 4to. en 1918 (.978).

-En 1932 fue el tercer jugador más veterano de la Liga Nacional.

(Con documentación de Jorge Figueredo, Guías del Béisbol Profesional Cubano, Severo Nieto, Alfredo Santana, Eladio Secades, Víctor Muñoz, Roberto González Echevarría, Norberto Codina, Félix Julio Alfonso López, Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga, Andrés Pascual, Marino Martínez, Ángel Torres, Raúl Diez Muro, Fernando Rodríguez Álvarez, Asdrúbal Baró, Rogelio A. Letusé La O, Conrado Marrero, René Molina, Jess Losada, Eladio Secades, Felo Ramírez, Yasel Porto Gómez, Adonhay Villaverde Blanco, Ismael Sené, y otras fuentes).

[1] Norberto Codina:Cajón de Bateo. Ediciones Matanzas. Casa de las Letras Dignora Alonso. Matanzas 2012, p. 57.

[2] Ángel Torres: La leyenda del Béisbol Cubano (1878-1997). Library of Congress. Miami, Florida, 1996, p. 52.

[3] Roberto González Echevarría: La Gloria de Cuba. Historia del béisbol en la isla. Editorial Colibrí. Madrid. España 2004, p. 46.

Miguel Ángel Gonzalez ((1946-1947)

Miguel Ángel Gonzalez ((1946-1947)

Adolfo Luque (Almendares), Canizares (locutor) y Miguel Ángel

Adolfo Luque (Almendares), Canizares (locutor) y Miguel Ángel

Miguel Ángel con Jiquí Moreno

Miguel Ángel con Jiquí Moreno

Gilberto Torres y Mike Gonzalez

Gilberto Torres y Mike Gonzalez

Mike en 1950-1951

Mike en 1950-1951

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Omar de la Nuez dijo:

    Buenos días, Escritor Martínez de Osaba,
    Saludos y Felicidades, Necesito:

    Que me llames al teléfono 48-75-3197.

    Un abrazo cordial.

    Omar.

  • Ramón dijo:

    Muchas gracias por su artículo. Por supuesto no conocí personalmente a Miguel Angel González, pero sí a personas que lo conocieron y a alguien que jugó con él. Se le consideraba como un magnífico receptor y un manager extraordinario. Incluso opinaban que había sido el cubano que más había dominado la técnica del beisbol. Creo que es una referencia indispensable cuando se hable de los grandes receptores de Cuba y principalmente, junto con Adolfo Luque, de los mejores managers de nuestro país.

  • GAM dijo:

    Gracias Camarada por rescatar la historia del béisbol. Con sus claros, grises, y hasta oscuros, nos permite mantener alta la autoestima, y soñar con la recuperación de la CALIDAD en nuestras Series Nacionales: Este es nuestro Deporte Nacional, y no podemos permitir que otro, cualquiera sea su fuerza en el ámbito internacional, lo desplace del lugar cimero.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga

Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga

Vea también