Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Incisos inconexos y desordenados sobre producción, abastecimiento, precios y salarios

En este artículo: Cuba, Economía, Socialismo
| 70

Para salvar el proyecto revolucionario cubano y mantener sus importantísimos logros —que elevaron el país a la altura que hizo de él una referencia, un ejemplo defendido por su pueblo y admirado por otros en el mundo— será necesario enfrentar y resolver problemas básicos de funcionamiento social. A varios de ellos se refieren los siguientes incisos, en los cuales el autor ni remotamente intenta rozar la exhaustividad, y mucho menos dictaminar conclusiones.  Cabría sumar otros apuntes, y cada uno daría para un tratado.

1/ El mejor modo de revertir interpretaciones mecanicistas o metafísicas sobre las clases sociales no es precisamente ignorar que estas existen y tienen o generan, según el contexto, su propio dinamismo, ni inventarles nombres máscaras. ¿Será necesario recordar la falsedad del aserto según el cual en el socialismo no hay clases? Y, si así fuera, ¿dónde se ha construido plenamente la sociedad socialista que lo confirme? Aunque los medios de producción que posea los haya obtenido gracias a una revolución orientada hacia el socialismo, como norma el dueño es dueño, aun cuando sea altruista, capaz de tener en cuenta intereses colectivos.

2/ Duele que se entienda como estímulo un puñadito de divisas sumado como premio al salario, y no el recibir bienes tan importantes y costosos como la educación y la atención médica. Si el Estado fuera más eficaz en demostrar que no es ni se siente propietario, sino administrador responsable de los medios de producción a su cargo, y de lo producido por trabajadores y trabajadoras en esa área, estaría en mejores condiciones de mostrar, con efecto educativo, de dónde salen los recursos para brindar beneficios públicos.

3/ Es indeseable que la población no se sienta propietaria de los bienes de naturaleza social, pues de cómo se sienta ella en ese terreno dependerá en gran medida su respuesta a los requerimientos de la propiedad socializada. Si la respuesta es deficiente, empobrecerá la productividad y favorecerá que se idealicen las ventajas de la propiedad privada.

4/ La mayor o menor conciencia de lo criminal que puede llegar a ser la mala actitud en el cuidado y en la puesta en funcionamiento de la propiedad social —señaladamente en el trabajo—, remite a la actitud de los productores ante el hecho de producir y propiciar que lo producido no beneficie solamente a sus bolsillos y sus cuentas bancarias, sino a la población, de acuerdo con un modelo social y económico que también a ellos —los productores— y a sus familiares les proporciona servicios fundamentales como la educación y la atención médica.

5/ Ni la sociedad sin mercado es lo que procede contraponer a la sociedad mercantilista, ni se ha de confundir el consumismo con la necesidad de consumir razonablemente.

6/ El exceso nocivo de control sobre la producción y los precios por parte de la administración estatal no se corrige con la renuncia del Estado a cumplir en esos frentes su deber de velar por el mejor funcionamiento de la sociedad. Aunque, por muy alto que sea su cargo, la política no la trace un individuo aislado —Cuba no es una excepción—, es inquietante oír a un alto funcionario o dirigente del frente económico, o del que fuere, decir ciertas cosas. Entre ellas, como si así no se abriera las puertas a más corrupción y esta no fuera ya mucho más que un peligro potencial para el país, que el Estado no debe controlar qué se vende o qué no se vende en el mercado cuentapropista, calificativo que se aplica a pequeños empresarios y a sus empleados, sin que ni siquiera se hayan hecho entre unos y otros los debidos deslindes, como las diferenciaciones de índole sindical que sería justo reconocer y respetar.

7/ Recién abierto el camino para la recuperación a gran escala del trabajo por cuenta propia —que había estado interrumpido o varado a fondo desde 1968—, un editor abrazado a la nueva línea esgrimió el “argumento” de que no debía parecer que dicho sector era objeto de repudio oficial, y censuró a una periodista que quiso fundadamente criticar la mala higiene de una cafetería privada, aunque ese es un mal que debe combatirse dondequiera que aparezca, sea o no sea privado el establecimiento en cuestión. De similar modo parece haber habido quien llegó a pensar que la prensa no debía insistir en el rechazo a los precios excesivos, porque podía tomarse como un freno para las leyes de la oferta y la demanda, en la cual, al parecer, alguien supuso que estaría la solución para actualizar la economía cubana y hacerla eficiente.

8/ No fue necesariamente un acierto que a los debates sobre los lineamientos económicos de la nación se les diera justa jerarquía de congreso, mientras se relegaban las ciencias sociales a la subalternidad de una conferencia derivada de aquel. Finalmente ellas estuvieron presentes de modo explícito no solo en la conferencia que se les había reservado, sino también en el programa del congreso, porque parte de la población y militantes de base lo reclamaron con fuerza. Añádase que la economía es una de las ciencias sociales, aunque haya quienes la supongan una ciencia exacta, como al margen de aquellas, lo cual viene en apoyo del profesor universitario de literatura que sostuvo que la economía de la nación es un asunto demasiado importante para dejarla solamente en manos de economistas, por muy sabios que estos fueran.

9/ Los elevados precios en productos básicos y de primera necesidad tienen fuentes de peso, y algún magisterio relevante: entre las primeras, la improductividad y la insuficiente cultura de la propiedad social; en el segundo caso, la política aplicada en el mercado estatal, con ganancias de 200 y 300 por ciento, fijadas por decreto (no por oferta y demanda) para paliar la insuficiente producción y recabar fondos necesarios para bienes sociales. Pero se han perpetuado junto con una dualidad monetaria que asusta en general, y en particular cuando en una tienda se ve, indicado en ambas monedas, el precio de venta de un litro de aceite, de una lata de leche condensada o de unos pocos pedazos de pollo, por ejemplo.

10/ Que, para hablar solamente del esmirriado CUP —cuya crisis no es mayor gracias a la aplicación de una política bancaria fijada centralmente a contrapelo de las leyes de la oferta y la demanda—, una libra de tomate pueda costar más que lo aportado al cliente por un día de salario medio es algo que debe estudiarse, para erradicarlo y tratar de que no se repita.

11/ El salario se devalúa no solo con el mantenimiento o el alza de los precios, sino con la tendencia generalizada a robarle al cliente en el peso, en la cantidad, en la calidad y, de ser posible, hasta en el vuelto, en medio del caos de básculas y unidades de medida, y las complicaciones monetarias.

12/ ¿Será necesario esperar a que pasen décadas para que se aprecie en el confort familiar el efecto de medidas que benefician a la macroeconomía nacional? Un ejemplo: según datos, alrededor de medio millón de personas engrosan ya los trabajos por cuenta propia y, en consecuencia, además de no recibir salarios salidos del erario público, son fuentes de impuestos o los abonan directamente. Esos hechos deben ir teniendo influencia beneficiosa creciente en los salarios de quienes siguen laborando en la esfera de la propiedad social, administrada por el Estado, que es el responsable de los medios fundamentales de producción y servicios.

13/ Se diría que lo beneficioso, o que parece serlo —como el relativo esplendor, oficialmente declarado falso, de los años 80, hasta el denominado período especial—, es susceptible de rectificarse y ser pronto derogado o modificado. Pero lo más incómodo —sea una poda en alguna cuota de productos racionados de la canasta básica, o los precios escalofriantes de los automóviles— puede pintar para eterno.

14/ La resistencia cubana contra el criminal bloqueo imperialista, y frente a frustrantes deficiencias internas, más que a considerarla inquebrantable debe mover a respetar cada vez más, en los hechos, al pueblo que la ha protagonizado. Tampoco se deben desconocer las diferencias en sus sucesivas generaciones, ni olvidar que está en marcha la natural sustitución de una dirección capaz de ganar la confianza de la mayoría. Hechos tales no avalan que se le considere por siempre y completamente  fuera de la posibilidad de dar cabida a hechos indeseables, como votos de castigo aplicados a gobiernos de otros países. Tan irresponsable sería menospreciar el efecto de las maniobras enemigas, como limitarse a decir que tales votos han sido erráticos e injustos, ingratos, si no traicioneros. La paciencia tiene límites, aunque a veces parezca no tenerlos, o no se quiera contar con ellos.

15/ La realidad objetiva existe independientemente de la conciencia, y, por tanto, de lo que se diga o no se diga en la prensa, ya se trate de la cólera o del cólera. No es de sabios ni exagerar ni ocultar peligros, ni menguar los indicios necesarios para que socialmente se tenga la debida percepción de riesgo.

16/ De lo que se trata, si se piensa en lo más importante, no es solo de afinar mecanismos que son o se suponen la vía para resolver problemas, sino de asegurarle al país un funcionamiento que lo haga vivible, amable, querible. Y nadie piense que esos términos son solo apropiados para una canción feliz.

17/ Los errores propios son aliados naturales de los trasnochados o colonizados de siempre, que se engolosinan imaginando que la solución de los problemas está en fuerzas ajenas, incluso en las que desde mucho antes de 1898 han tratado de asfixiar a la nación cubana, y cuyas entrañas no hay día 17 de este mundo que pueda cambiar por arte de magia.

18/ ¿Será necesario insistir en la relación entre economía y política, y viceversa? Quien procuró enseñar la verdad de que la política es la expresión concentrada de la economía no fue ni tonto ni perestroiko, sino un político revolucionario fundador, aunque el desmontaje del socialismo que él intentó fomentar en su tiempo contribuya hoy a que se tienda injusto olvido sobre su legado. Ni fue un apátrida teoricista, pedante vencido de la universidad bamboleante de las nubes, quien antes había dicho que en política lo real es lo que no se ve, y que un detalle en el órgano es a veces una revolución en el sistema. Ellos, asumidos y glosados sin comillas en estos incisos —o incisiones por donde el autor sangra, como tal vez sangren otras personas—, no se propusieron ser nuevos dioses, ni generar ideas para que otros, en vez de cumplir del mejor modo el deber de pensar con cabeza propia y guiarse por normas éticas, los responsabilicen por errores que no hay razón para poner en su cuenta. Sus enseñanzas, y las de otros, merecen ser consideradas creativamente, no echarse por la borda.

Se han publicado 70 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • el socialismo real dijo:

    Profesor, cómo siempre su pensamiento claro en cuanto a la realidad cubana, me gustaría saber si sus ideas y la de los foristas bien intencionados en favor de la Patria, la Revolución y el Socialismo en un espacio cómo Cubadebate llegan a los ojos y de ahí a la mente y quizás luego al corazón de los que tienen poder de decisión en este país, acaso llega este debate a las escuelas del Partido?, llegarán estas ideas ser tratadas por los ministros, viceministros, secretariados de cuanta organizaciones de masas que hay, llegarán estos pensamientos y estos reclamos del pueblo que cree en la Revolución y sus principios a los análisis del Consejo de Estado y los salones de reuniones de nuestra Asamblea Nacional?, porque mire que se viene escribiendo y hablando de tantas cosas y mucha gente buena opinando pero nada cambia para bien, más bien el problema se acrecienta, la corrupción tiene un brazo muy largo, para los años 70 y 80 la difetencias de clases casi ni se notaban, recuerdo cuando se nos pidió al pueblo un cambio de mentalidad llegados los años noventa, a partir de ahí comenzó a desvirtuarse el camino y las graves consecuencias yá se viven hoy, algunas cosas yá nó tendremos la oportunidad de recuperarlas cómo el importante papel y discurso político de Fidel, pero otras cosas si podrían remediarse y revertirse a tiempo pero para ello hace falta que el puño de acción no tiemble ante lo incorrecto y mal hecho económico y socialmente, que pena y fracaso político e ideológico que después de tanto y tantas cosas, sea el capitalismo norteamericano el que salve el “socialismo” cubano de hoy ó mañana.

  • Jose R Oro dijo:

    Este es un artículo que considero de trascendencia por lo fundamental de los temas tratados. En general creo que es beneficioso leerlo, coincido con el título y desearía comentar algunos de los “incisos” del autor, siguiendo su orden numérico, expresando mis opiniones de forma no menos “desordenada e inconexa”
    1. No sé quién dijo que en el socialismo no hay clases
    2, 3, 4, 5,6. En general de acuerdo
    7. Quizás no es que se deje de criticar la mala higiene de una cafetería privada, lo que obviamente debe hacerse, tanto como cientos de cafeterías estatales que también pecan de lo mismo, y que no mencionadas por el autor, con el coincido en que la crítica no debe ser sectorial, dirigida a lo privado o a lo estatal, sino a lo malo, burdo y negativo que afecte lo que el pueblo se merece. Con respecto a los precios excesivos, esto no se debe a la aplicación de la oferta y demanda sino al robo, la especulación y a la realidad de que hay más demanda que oferta, y que hay que producir más, sobre todo comida y otras cosas esenciales.
    8. Me parece irrelevante, sin intencion de ofender
    9. Completamente de acuerdo, hay que tomar al toro por los cuernos y acabar con la dualidad monetaria, que si no tiene toda la culpa de las distorsiones en los precios, si añade una tremenda confusión a este crucial problema. Creo que los incisos 10 y 11 son muy válidos, así como le expresado en 12 y 13 en lo que hay que pensar mucho, sin dudas.
    14. El presidente Evo Morales lo expreso claramente hace unos pocos días “Aquí, como Gobierno, lo primero que hicimos es cuidar la economía nacional, que no falten alimentos y, por eso, Bolivia es estable frente a otros países” y que “cada país tiene su propia particularidad en lo político, económico y social y que cuando hay problemas económicos, el pueblo reacciona”. El gobierno del preclaro Pepe Mujica en Uruguay, tuvo tremendo apoyo popular y la izquierda se impuso de nuevo en buena lid, después de finalizado su mandato. No es lo mismo cuando un país crece económicamente al 5% anual como Bolivia o Uruguay, que cuando decrece como Argentina o Venezuela, y resulta obvio que en distintos países hay distintas cuotas de paciencia popular. Por supuesto que hay injerencia extranjera, y fuerte, pero si el gobierno es eficiente y garantiza la mesa de la familia, la injerencia por sí sola no triunfa. El autor así lo expresa, pero con un lenguaje muy indirecto y enrarecido.
    15 y 16. Verdades de Perogrullo
    17. Cuba necesita inversión extranjera, le guste a quien le guste, le pese a quien le pese. El país está fuertemente descapitalizado y no puede con recursos propios alcanzar la masa crítica de capital requerido para desarrollar aceleradamente una economía socialista avanzada, diversificada y sostenible. Por lo demás, me atrevo a insinuarle al autor que la diatriba no va a impulsar la economía nacional. El día de San Lázaro no implica ni magia ni milagros, pero los discursos de los presidentes Raúl Castro y Obama el 17/12/2014 abrieron una nueva perspectiva de gran importancia para Cuba (y tambien importante para los EE.UU., imposible de menoscabar o disminuir.
    18. Por supuesto que las apreciaciones de los clásicos del Marxismo-Leninismo acerca de las relaciones entre la Economía y la Política están plenamente vigentes, el desmantelamiento del socialismo en la mayor parte del mundo no obedeció a que sean incorrectas estos conceptos en modo alguno, sino todo lo contrario, a su palpable y evidente vulneración en la práctica social. Lo que no debe volver a suceder.
    De todo corazón, a quienes les interesen estos temas, recomiendo leer la enjundiosa entrevista “Vietnam: Devastado por la guerra, salvado por la renovación” del 30 abril de 2015, con un lenguaje directo y claro, abierta discusión de algunos de estos tópicos

    • cualquiercosa dijo:

      Jose R Oro, precisamente la irrelevancia a la que se han visto relegadas las ciencias sociales en Cuba, es precisamente uno de nuestros problemas mas serios. Lamentablente en Cuba durante mas de 40 anos apenas si se escucho ni se presto atencion a los resultados de investigaciones en estas ramas del conocimiento. De hecho existio un criterio totalmente desacertado que las ciencias sociales no eran realmente ciencia. Con esa vision estuvimos dando bandazos en todas direcciones, improvisaciones, voluntarismo, confusiones, muchas medidas, planes, estrategias y politicas desacertadas, las cuales (sin desconocer los efectos del bloqueo) nos han llevado a una situacion donde, entre otras cosas, y a pesar de contar con los recursos naturales (tierra cultivable, clima favorable, etc) nos vemos en la obligacion de importar alimentos y otros productos de primera necesidad.
      Constantemente escuchamos sobre tendencias negativas, perdida de valores, aumento de la falta de solidaridad, individualismo, etc. Y muchas personas escribiendo en estos foros quejandose y explicando a su manera estos y otros problemas que han ido apareciendo en nuestra sociedad. Pero la realidad es que, en la mayoria de los casos, estas son opiniones de neofitos, ideas,suposiciones, anecdotas. Y sin un abordaje cientifico no creo que lleguemos a ninguna parte.

      • Jose R Oro dijo:

        Sin dudas, estimado cualquiercosa. Sin un enfoque científico y sostenido, no obtendremos resultados positivos. A veces con mucha tierra fértil y abundante agua, terminamos produciendo fango, en vez de alimentos. Si digo que el inciso 8 lo considero irrelevante (de nuevo sin intención de ofender), no lo es por su importancia que la tiene y mucha, como usted muy correctamente expresa; sino por su tratamiento endeble y genérico. Creo que hay que decir como las ciencias sociales intervendrían mejor, que es lo que hay que cambiar para que sea mejor. No es el tema de las Ciencias Sociales, que es de suprema relevancia, sino su discusión en este inciso lo que considero irrelevante (quizás mejor decir impreciso y borroso). Insisto en que coincido con usted que el desarrollo estratégico del país es una tarea cumbre y que no debe dejar espacios a como usted dice (y a lo que me adhiero) “…bandazos…improvisaciones, voluntarismo, confusiones,…”

  • Joan dijo:

    Grandes verdades. Pudieran ser parte de una guía para lograr soluciones muy necesarias con los pies en la tierra.

  • La fusta dijo:

    Excelente Luis! No me refieron al contenido de sus incisos, de los cuales pudiera discrepar en menor o mayor medida por separado, pero que en su conjunto expresan lo que esperamos los cubanos cultos, libres y sanos de este congreso: una proyección sabia, desburocratizada, eficaz, eficiente, valiente, justa; en definitiva, REVOLUCIONARIA, para los próximos 5 años; y más, porque es el último quizás en que vamos a contar con los líderes históricos.
    Ya los cubanos somos adultos en política, en economía y en ciencias sociales; y los adultos que nos representen en el congreso tendrán que debatir esos incisos que Ud. enlista (y muchos más) con plena conciencia de los peligros latentes y de las oportunidades que se nos vienen encima, sin elevar ninguna de esas ciencias por encima de las otras, sino logrando el EQUILIBRIO. Ya el sabio Aristóteles planteó hace más de 2000 años que era necesario alcanzar en todo el justo medio, y nuestra idiosincracia (que tiene aspectos muy positivos, pero otros negativos) nos ha apartado de ese principio.
    Por eso creo que lo principal en este momento es elegir como representantes al congreso de nuestro único y puro partido, no a delegados con muchas virtudes pero que sean carne con ojos dispuestos a aplaudir cualquier cosa que se diga, sino entes pensantes también virtuosos pero que aporten ideas creativas que permitan avanzar previendo los riesgos y desbrozando malezas.

  • rey79 dijo:

    Muy interesante este artículo, la verdad que a pesar de ser extenso el análisis que aquí se trata no dejé de prestarle atención al mismo y puedo decir que concuedo con lo que aquí se plantea, pero lo más importante que hay que tener en cuenta es que debemos andar bien claro con lo que sucede actualmente en el país y todo esta alsa en la cantidad de trabajadores por cuenta propia pues casi todo está pasando al sector particular y el pueblo trabajador y honesto no se puede dar el lujo, en la mayoría de los casos, de pagar los precios inflados de muchos producto básico; ojo con esto no vaya a ser que tengamos un Perestroika en nuestro país a estas alturas de la historia. Ese es mi criterio muy personal. Muchas gracias.

  • Artemen dijo:

    Bien pensado y sentido, valiente y pertinente. Se podrá argumentar que hay aspectos de esta realidad compleja no tratados o no analizados en toda su magnitud, o simplemente discrepar de una u otra idea, pero lo cierto es que toca hondo los mas serios problemas que preocupan, y en buena medida ocupan, a muchos proefesionales, pensadores, intelectuales o simplemente ciudadanos decentes y comprometidos con ideas, sueños y aspiraciones del pueblo cubano.

  • perico dijo:

    Creo se le debe hacer caso a los economistas, son los que pueden dar el rumbo, pero la politica de precios debe ser cientifica, hay herramientas para ello, recuerda que el marxismo dice que sin base no hay superestructura.

  • carmen dijo:

    Brillante como siempre, me encantó su artículo.

  • Richard dijo:

    Trascendental artículo. De los que merecen ser analizados y debatidos.

  • Gonzalo dijo:

    Doctor, con su permiso, yo le agregaría otros tres puntos:

    19- Que para resolver los problemas que dan título a este artículo hacen falta soluciones productivas, aplicar soluciones productivas estatales a gran escala sobre todo en la producción de alimentos, no se van a resolver los problemas de los precios y otros males con decretos y planteamientos. El desabastecimiento y los altos precios son los síntomas de la escasez y la falta de producción. Sólo unos pocos están produciendo, sobre todo en la agricultura, es lógico que suban los precios y aparezcan quienes aprovechan la escasez para hacer de todo.

    20- Sentarse a esperar que las cosas cambien en el mundo no es una opción y pensar que alguien nos va a dar todo lo que necesitamos es mucho más que un absurdo. Las soluciones se necesitan hoy, es más, son para ayer. No se puede esperar 5 años por los resultados de un experimento porque puede ser demasiado tarde, porque si hoy es una vergüenza tener que trabajar un día para comprar una libra de tomates ¿cómo lo será en el futuro si no se hace nada?

    21- La no existencia de una ley que proteja al consumidor, da pie a toda clase de maltratos y estafas tanto en el sector estatal como en el privado. Lo veo a diario en todas partes y puedo asegurar que aquí el slogan “El cliente siempre tiene la razón” también se ha invertido y se ha cambiado por “El cliente siempre tiene la culpa”.

  • aymara dijo:

    Sr.Toledo en varias oportunidades no he coincidido mucho con sus criterios sobre determinados temas,pero hoy me identifico 100 por ciento con su análisis a mi juicio muy completo,muy profundo,muy valiente y como si fuera poco,además muy bien escrito.Felicidades y muchas gracias en nombre de una cubana trabajadora estatal y sin remesas.

  • Daniel Bermudez de Castro dijo:

    Un artículo mesurado, escrito por un poeta, pero que considero tiene los pes en la tierra. Para no añadir comentarios que creo innecesarios en este contexto, sería muy útil que este articulo se lo leyeran muchos de nuestros dirigentes, y que fuera reproducido en los medios de prensa escritos nacionales para una mayor difusión entre el publico que no tiene acceso a INTERNET. Soy economista y entiendo perfectamente lo que expone el colega Luis Toledo.

  • Elio Antonio dijo:

    Hola:-)

    A mi entender, existen problemas de raiz, de base, poco abordados o aún ocultos que son los que propician los poblemas visibles como los aquí planteados. Poe solo citar uno, quizás el de mayor, en el socialismo se debe tener como principio que todo el mundo tiene que trabajar; sin embargo, en nuestro país existe vagancia a pululu y algo parecido pero creo más complejo aún: las plantillas infladas. Esto genera una serie de problemas que son los que vemos o sentimos sin ser estudiosos: No hay suficientes recursos para todos consumir; porque simple y llanamente no son producidos.

    Saludos;-)
    elioantonio.cubava.cu
    desdeguantanamo.cubava.cu

  • ANGEL dijo:

    EXCELENTE ARTICULO. SOLO AGREGAR QUE LA SOLUCION A ESTE TEMA SIEMPRE SE TRADUCIRA EN ACCIONES EN PLURAL QUE REQUIEREN QUE EXISTA EL DEBIDO CONTROL SOBRE LAS MISMAS Y QUE PUBLICAMENTE SE SEÑALE A LOS RESPONSABLES DE LOS INCUMPLIMIENTOS CUANTO ESTOS SE PRODUZCAN, CON INDEPENDENCIA DE LAS MEDIDAS ADMINISTRATIVAS QUE SEA NECESARIO ADOPTAR.
    NO SE PUEDE ANDAR CON PAÑOS TIBIOS CUANDO LO QUE ESTA EN JUEGO ES NUESTRA SOBERANIA Y CUANDO COMO TODOS SABEMOS (LO QUE ADEMAS FUE DICHO POR EL SR. OBAMA EN EL MENCIONADO DICIEMBRE DEL 14), LOS VECINOS DE ¨ENFRENTE¨ NO HAN RENUNCIADO A SUS VIEJAS Y CONOCIDAS INTENCIONES.

  • ed dijo:

    Disculpeme si exagero,pero leerlo a ud es como leer a Marti. No se si es diputado a la asamblea nacional, pero debiera serlo.

  • ed dijo:

    Invito a todos a compartir este articulo en las redes sociales.

  • Camanyeri dijo:

    GENIAL Y MUY VALIENTE, SOLO AÑADIR EL ESTADO DE IMPUNIDAD EN EL QUE SE MUEVEN DELINCUENTES, CORRUPTOS, CUENTAPROPISTAS, PERPETRADORES DE ACTOS DE INDISCIPLINA SOCIAL, ETEC,ETC,ETC A LA VISTA DE TODOS Y “DE LAS AUTORIDADES” QUE ESTAN ENCARGADAS DE VELAR POR EL ORDEN, LA DISCIPLINA Y LA LEGALIDAD; COMO DIJERA FERNANDO ECHEVARRÍA EN SU ENTREVISTA CON AMAURY PEREZ :.. LA ECONOMÍA PODRÁ TENER MEJORAS PERO EL ORDEN SOCIAL TARDARA MUCHO…, YA HAY MUCHAS GENERACIONES CONVIVIENDO CON LO MAL HECHO Y NO HAY FUERZA REPRESIVA QUE DEMUESTRE EL COMBATE A LO MAL HECHO, LA PROTECCION AL PUEBLO, ESE QUE NO PUEDE MONTAR UN NEGOCIO Y NO RECIBE REMESAS, QUE ES TRABAJADOR ESTATAL O ESTUDIANTE UNIVERSITARIO, VICTIMA DE LA SALVAJE LEY DE LA “OFERTA Y LA DEMANDA”.

    • Javier dijo:

      Camanyeri,
      No creo que sea saludable estigmatizar al cuentapropista, ni al que tenga un negocio, ni tampoco al que reciba fondos del extranjero. Eso suena a lenguaje de decadas pasadas, estamos en el 2015 y esas son realidades con las que hay que coexistir en el pais que viene.

  • capitalinadeapie dijo:

    Excelente articulo, estimados foristas, si vieran los depositos de basura de algunos agros (en Playa 19 y 42, 19 y 48, y otros que harian larga la lista) dudarian si la producción está por debajo de la demanda, la cantidad de mercancia echada a perder no es para nada despreciable; pero para algunos es mejor que vaya a la basura antes que bajar precios. Espero que algun día esto cambie, pues por lo que estudie en el pre, esto es más caitalismo salvaje q otra cosa. gracias y buenos días

    • Jose R Oro dijo:

      Estimada capitalinadeapie. Muy interesante su comentario. Aunque es un hecho que la produccion esta por debajo de la demanda, no cabe duda que existe (y mucho) un fenomeno de desperdicio de lo producido, que es muy lamentable y hay que erradicar. Ademas de lo que usted menciona hay cualquier cantidad de ejemplos como cuando se danaron muchas toneladas de tomates en Ciego de Avila, muchos otras casos. Estoy de acuerdo con usted, hay muchas reservas productivas, pero eso no alcanza, hacer falta que lo producido llegue al pueblo y que no se desperdicie.

  • lcmlcm dijo:

    Sr Luis Toledo cuando un país entra en la vorágine de la economía de mercado pasa lo que pasa, no existen precios justos, existen solo precios de mercado, cuando pase el tiempo se dará cuenta que o cambian el sistema y construyen un socialismo verdaderamente auténtico como nadie aún ha conocido o tendrán lo que tienen. es muy bueno que un diputado de Yaguajay haya abierto la caja de pandora, ¿pero es que nadie se había dado cuenta de ello?, ¿todavía alguien piensa que cuando aumente la producción los precios bajarán?. ¡Por favor y se lo digo con el mayor respeto, es una tamaña ingenuidad!.

  • Reynaldo Feijoo dijo:

    Las crisis no son del socialismo, sino de los socialistas que no entendemos lo complejo que resulta su construcción. La dirección de la Revolución ha probado ser sabia (errores aparte) frente al brutal asedio imperial que no quiere que Cuba mejore, o que se perfeccione el Socialismo, sino todo lo contrario. Nos quieren derrotados, humillados y de ser posible borrados del mapa. La Revolución hemos sido la mayoría, para mi sus errores son mis, nuestros errores. Nos hemos equivocado como debemos equivocarnos, defendiendo la Revolución y espero que siga siendo así. Coincido con el análisis de este artículo y espero que el próximo congreso del Partido profundice en esas causas y efectos. Que nadie piense que un eventual cambio en Cuba con motivo de la “colera” o el desánimo será para más socialismo. Será el momento en que el gobierno del capital nos de el zarpazo final y se entronice la revancha, la guerra civil y el caos tipo Siria o Libia. Los análisis de este tipo son necesarios y prudentes, pero cuidado a dónde nos puede conducir la rectificación. Avanzar en lo económico también puede llevar a retroceder en lo social. Mirar a muchos de los países que no tienen bloqueo, ni errores de los que se nos atribuyen, donde la economía crece y va dejando atrás a la sociedad. Sólo el socialismo, salva. ¿Puede alguien decir dónde ha triunfado el capitalismo? Yo no conozco ese lugar. Conozco el mundo, no por el periódico, lo he vivido y lo vivo día a día. Reitero palabras harto conocidas en Cuba :”Con la Revolución, todo. Sin la Revolución, nada”

    • Mguel M dijo:

      Con respecto al artículo creo que toca muchos de los problemas más preocupantes de nuestra economía y aunque solo es como una guía para comenzar una verdadera discusión, de todas formas es encomiable como el autor ha podido resumir muchos aspectos peliagudos y ponerlos “sobre la mesa”.
      Yo personalmente discrepo de algunos de sus enfoques, pero en general lo aplaudo.

Se han publicado 70 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Luis Toledo Sande

Luis Toledo Sande

Escritor, poeta y ensayista cubano. Doctor en Ciencias Filológicas y autor, entre otros, de “Cesto de llamas”, Premio Nacional de la Crítica. Mantiene el blog http://luistoledosande.wordpress.com/

Vea también