Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Elecciones en EEUU: Los últimos son los primeros en una contienda sin líderes

| 11
Donald Trump. Foto: Tomada de AFP

Donald Trump. Foto: Tomada de AFP

Durante la temporada veraniega que toca a su fin, la fase de primarias en el proceso de elecciones presidenciales de 2016 en los Estados Unidos se ha caracterizado por la algarabía mediática que tiene como su centro de inspiración al mega-empresario Donald Trump. Para sorpresa de los expertos políticos y preocupación del resto de los contendientes y del estamento tradicional bipartidista estadounidense, Trump ha sido catapultado, con amplia ventaja, al lugar cimero entre los diecisiete principales  aspirantes republicanos, según la conclusión unánime de las encuestas de opinión pública.

Además, desde que el 6 de agosto tuvo lugar el primer debate presidencial público entre los aspirantes republicanos, la figura del neurocirujano afroamericano, Ben Carson se ha disparado en las encuestas hasta alcanzar un segundo lugar de preferencia. Carson, es un conservador y desde 2014 afiliado de “pura cepa” al Partido Republicano pero, como en el caso de Trump, no es un político profesional ni cuenta con el apoyo del liderazgo republicano ni de grandes donantes o importante comités de acción política.

Y también la ex ejecutiva principal de la multinacional Hewlett Packard y derrotada aspirante a senadora por California en 2010, Carly Fiorina,  ha reforzado su posición colocándose en el sexto lugar entre los aspirantes republicanos, según el promedio calculado por Real Clear Politics de las encuestas nacionales realizadas entre el 20 de agosto y el 8 de septiembre por cinco reconocidas organizaciones.

Estos resultados dan fuerte respaldo al criterio de que el atractivo de Trump como aspirante a la nominación republicana no es un fenómeno exclusivo o reflejo de su persona, sino del descontento o decepción de los votantes republicanos con la actuación de los políticos profesionales de su partido.

De hecho, el promedio calculado por Real Clear Politics da una mayoría absoluta (50,8%) a la suma de las preferencias por Donald Trump (29,8%), Ben Carson (16,0%) y Carly Fiorina (5,0%), ubicándolos, respectivamente, en el primero, segundo y sexto lugar. Los ocupantes del tercero, cuarto y quinto lugares (todos ellos políticos profesionales) suman solo el 20,8 % de las preferencias y son, respectivamente,  el ex gobernador de Florida Jeb Bush (8,3%), el senador por Texas Ted Cruz (7,0%) y el senador por Florida Marco Rubio (5,0%).Del séptimo al onceno lugar con una puntuación total en las encuestas de 17,4% se ubican, en ese orden: el gobernador de Wisconsin, Scott Walker (4,8%); el ex gobernador de Arkansas,  Michael Huckabee (4,3%); el gobernador de Ohio, John Kasich (3,8%); el gobernador de New Jersey,  Chris Christie (2,5%); y el senador por Kentucky, Rand Paul (2,0%).

Estos once aspirantes serán los invitados al segmento estelar del  segundo debate de los aspirantes republicanos punteros el próximo miércoles 16 de septiembre. Los restantes aspirantes  deberán conformarse con un debate que tendrá una cobertura y duración de nivel secundario según las reglas establecidas por la CNN, órgano organizador y difusor del evento. Son ellos, el gobernador de Louisiana, Bobby Jindal; el senador por South Carolina, Lindsey Graham; el ex senador por Pennsylvania, Rick Santorum and eñ ex gobernador de New York, George Pataki. Estaba incluido el ex gobernador de Texas, Rick Perry, pero el pasado 11 de septiembre anunció que retiraba su aspiración; el primero de los principales aspirantes republicanos que anuncia esa decisión, dando inicio a la cuenta regresiva en la categoría de “aspirantes”. El aspirante restante,   el ex gobernador de Virgina, Jim Gilmore, ni siquiera logró alcanzar el 1,0% en una encuesta, requisito mínimo para participar en el debate. Ahora es un fuerte candidato a retirarse de la contienda.

Ni Trump, ni Carson, ni Fiorina son “políticos  profesionales” o han ocupado cargos electivos o gubernamentales, aspecto que revela la falta de credibilidad que tienen los líderes y las estructuras partidistas no solo entre sus propios correligionarios, sino incluso entre los votantes calificados como independientes. Trump ni siquiera es un afiliado al Partido Republicano y fue forzado por el Comité Nacional Republicano a firmar un compromiso de que no aceptaría ser nominado por un tercer partido, lo cual hizo para poder seguir ocupando un lugar entre los aspirantes republicanos.

La proliferación de candidatos republicanos, la alta aceptación de los que no son “políticos profesionales” y el poco entusiasmo con que han sido acogidos por los afiliados  constituyen indicios de la ramificación hacia el sistema político tradicional norteamericano de la crisis más general que afecta la sociedad de los Estados Unidos, aspecto que ya comienza a ser reconocido por los propios políticos y comentado por los analistas especializados en los grandes medios de difusión de ese país.

Aunque en menor medida, una situación similar se presenta en el Partido Demócrata ante la sostenida caída en las encuestas que viene experimentando la favorita absoluta, Hillary Clinton. En contraste, al  senador independiente por Vermont y autoproclamado social-demócrata, Bernard Sanders, se le prodiga una amplia atención por el sorprendente respaldo alcanzado en su aspiración a la nominación como candidato presidencial del Partido Demócrata, recaudando una suma por encima de lo esperado con donaciones individuales relativamente pequeña y sin apoyo de ningún PAC o Super PAC, con entusiastas concurrencias a sus eventos de campaña electoral y la incorporación de un gran número de jóvenes especialistas en informática y computación que aportan voluntariamente a la campaña sus conocimientos para la delicada y costosa actividad  de diseño, organización y control de trabajo electoral.

Paralelamente, han trascendido al domino público las gestiones que viene realizando el vicepresidente de la república, Joseph Biden,  sondeando sobre el apoyo que recibiría de grupos sociales, líderes demócratas y grandes donantes ante su eventual decisión de aspirar a la nominación por el Partido Demócrata.

La evebntual decisión de Biden, quien ha creado un pequeño equipo de campaña electoral y debe anunciar su decisión en los próximos días, alcanza una mayor repercusión ante el sentimiento prevaleciente en los votantes que Hillary no es confiable ni honesta en sus reacciones ante acusaciones como las relacionadas con el uso para asuntos oficiales de su cuenta personal de correo electrónico, entre otras.

Hasta ahora ninguna de esas acusaciones ha podido ser sustentada, pero su imagen pública está siendo dañada. Por su parte, Joseph Biden ha tenido que hablar públicamente de su posible presentación como aspirante a la nominación por el Partido Demócrata, pero cuidándose mucho de dar alguna señal sobre cuál será su decisión final. De todas formas, llama la atención que Biden no descarte de plano la posibilidad de aspirar y le deje el camino libre a Hillary. El único argumento público para no tomar una decisión es de carácter íntimo: la trágica muerte de su hijo, víctima de un cáncer del cerebro.

La tradición política marcaba a Biden como el candidato natural, después de haber fungido como vicepresidente durante ocho años, pero siempre fue opacado por la sombra de la aspiración de Hillary Clinton. Si Biden se decide a aspirar, la explicación solo es una: la vulnerabilidad de la otrora considerada imbatible Hillary Clinton.

En este escenario, el senador Bernard Sanders comienza a mostrar una fuerza electoral insospechada cuando comenzó su campaña. Una encuesta del pasado 10 de septiembre, lo colocaba un 11% (49%-38%) por encima de Hillary en la preferencia de los afiliados demócratas en Iowa. Cinco días atrás, otra encuesta en New Hampshire de NBC News/Wall Street Journal, le otorgaba una ventaja mínima de 1% (41%-40%).

De los resultados que tengan las investigaciones en curso podría depender el futuro de Hillary como candidata. Si estas no llegan a concretarse en inculpaciones, el cuestionamiento a su candidatura podría disolverse en el tiempo que falta hasta el inicio de los eventos de primarias a partir del 1º de febrero de 2016. No solo Hillary es favorita por amplia ventaja en las encuestas en el ámbito nacional, sino es la aspirante más reconocida  nacional e internacionalmente, cuenta con mayor respaldo financiero, el apoyo del liderazgo demócrata, es aceptable para el sector liberal demócrata, ha organizado un fuerte y experimentado equipo de campaña y ya tiene desplegado sus activistas en los cincuenta estados del país.

Estas son las razones por las cuales hay un número tan reducido de aspirantes demócratas. Ni Martin O´Malley, ex gobernador de Maryland, ni el ex senador por Virginia Jim Webb, ni el ex senador y ex gobernador de Rhode Island, Lincoln Chaffe, originalmente republicano y desde 2013 afiliado al Partido Demócrata, han logrado organizar una campaña con  alguna significación y los tres juntos solo alcanzan el 5% de las intenciones de voto en el mencionado promedio de las encuestas calculado por Real Clear Politics.

Cuando resta un año para el comienzo de la etapa de elecciones generales, el proceso se caracteriza por la incoherencia en las campañas de los aspirantes republicanos, donde prima el factor de la peculiar manera de actuar de Donald Trump quien ha logrado imponer un estilo demagogo, agresivo, de ataques personales contra sus contrincantes, prepotente y echando a un lado las normas de comportamiento que han sido habituales en la arena política donde se enfrentan los llamadas partidos mayoritarios. Del lado demócrata, prima la actitud cautelosa. En fin, queda mucho tramo por recorrer y muchas confrontaciones que dilucidar.

Como dice el poeta: se hace camino al andar.

*Parodi es autor del libro “Cuba-Usa; Diez Tiempos de una Relación” (Editorial Ocean Press, Mexico, 2010 y Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 2012) y del libro “El Espectáculo Electoral Más Costoso del Mundo”   (Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 2015).

La Habana, 12 de septiembre de 2015

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Católico dijo:

    Buen artículo, no obstante queda mucho por recorrer. Mi pronóstico sigue inamovible: en Noviembre del 2016 tendremos a Hillary Clinton vs Jeb Bush

  • Henry dijo:

    No entiendo nada, la pregunta interesante seria: en verdad ese es el que quiere el pueblo norteamaericano??

    • cas dijo:

      Henry, vuelvelo a leer, con mas calma, estar bien informado cuesta trabajo y hay que tener pacienciä. Del pueblo norteamericano solo vota el 30% aproximadamente, el resto le da lo mismo que salga cualquiera, a veces votan por un candidato que les caiga bien por su imagen, formas de vestir, hablar etc,etc, saludos cas.

      • Alvaro Castellanos dijo:

        Cual sera la causa de que voten solo el 30%, un país donde no existe el inmovilismo quizás para bien o para mal, o la otra lectura de su ausencia en las urnas, es su convicción quien gane nunca tendrá el poder absoluto y si intentara llevar el pais al progreso, como lo ha hecho un afroamericano hoy o un actor Ronald Reagan, quien le dio documentos de identidad a los indocumentados durante su gobierno, etc, etc

  • estudiante de Geografía dijo:

    Una persona como Donald Tump de presidente de los Estados Unidos…??? La verdad es que deja mucho que desear… y más como se ha expresado de los latinos, en especial de los mexicanos. Todos avances de Cuba y Estados Unidos en el restablecimiento de las relaciones diplomáticas, a mi entender se congelarán o se irán al piso si Trump llega al poder!!!

    • cas dijo:

      Alvaro castellanos, estas justificando lo injustificable, sabes bien que a la mayoria de lo que pueden votar en USA no les interesa la politica, porque estan encadenados a los video juegos, las peliculas de violencia, en fin las banalidades de USA, hoy por hoy Obama ha descendido en las encuestas de popularidad por los mismos que votaron por el supuesto cambio, creo que estas insultando la inteligencia de la mayoria, saludos cas.

    • osv dijo:

      Suposición erronea estudiante, ya Trump afirmó publicamente estar de acuerdo con las relaciones con Cuba. Además, ya ese proceso no será facilmente detenible, independientemente de quien salga presidente.

  • Makutoff dijo:

    La megalomanía, la insensatez, la imbecilidad, la falta de ética, la maldad, etc. tienen nombre de persona y están envasadas en un cuerpo ¿humano?: donald trump. Así con minúsculas, ya las mayúsculas le vienen dadas a sus características personales.

  • poli dijo:

    Terrible si un ególatra de tal magnitud escala la casa blanca

  • Carlos dijo:

    Excelente artículo, Sr. Parodi. Una profunda y excelente descripción del plano político en estos momentos.

    Desgraciadamente, creo que se impondrá Trump. Solamente en algo estoy en desacuerdo con estas palabras suyas:

    “Estos resultados dan fuerte respaldo al criterio de que el atractivo de Trump como aspirante a la nominación republicana no es un fenómeno exclusivo o reflejo de su persona, sino del descontento o decepción de los votantes republicanos con la actuación de los políticos profesionales de su partido.”

    El apoyo a Trump simboliza el pensar ultranacionalista y la falta de madurez política del pueblo norteamericano. Como la antigua Roma, los habitantes del vecino país se comportan como espectadores en el circo, disfrutando la violencia, el combate de las fieras, la guerra y demás maravillas del “american way of life” que desde pequeños les venden. Es esa, y no otra, la verdadera causa del apoyo a Trump y la principal carta con la cual, previsiblemente, la ultraderecha triunfará en las próximas elecciones de los EE.UU….

  • LIXANDRO ZALDIVAR BORGES dijo:

    Excelente artículo
    No creo que haya sorpresas en el mayor circo mediático electoral aunque nunca puede excluirse la posibilidad de un candidato insospechado de extrema derecha o de una izquierda más radical que los supuestos liberales, pero opino que las dinastías Bush y Clinton tendrán otro combate por corona imperial, mientras mucha gente verá a los toros desde la barreras.

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ramón Sánchez-Parodi Montoto

Ramón Sánchez-Parodi Montoto

Fue nombrado jefe de la sección de Intereses de Cuba en Estados Unidos, entre septiembre de 1977 y abril de 1989. Luego ocupó el cargo de viceministro de Relaciones Exteriores de Cuba, hasta 1994. Y a partir de entonces se desempeñó como embajador cubano en Brasil, hasta el año 2000. Además de sus actividades como funcionario del gobierno cubano, Sánchez Parodi es periodista y escritor.

Vea también