Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Pavel Urquiza y su Filin progresivo, de todo como en botica (+ Video)

| 3

filin progresivo2Hay discos que son una especie de trampa con vida propia, que se quedan atascados y no toman forma hasta que ellos mismos lo deciden. Por mucho que sus autores se esfuercen no nacen, hasta un buen día que se alinean las fuerzas, ganas y condiciones para hacerlo posible. Esta parece ser la historia de Filin progresivo 2004/2014 (Cezanne Producciones/YinYanIlé, 2015), la más reciente producción de Pavel Urquiza.

Músico inclasificable, Urquiza es un refinado creador de composiciones en las que la sensibilidad del verso engarza con ricos sonidos y texturas traídos de los cuatro costados del mundo. En su intensa carrera de más de 25 años ha trabajado con artistas de la talla de Gema Corredera, Habana Abierta, Omara Portuondo, Albita Rodríguez, Yusa y Ketama, colaboraciones que confirman su condición de gourmet musical, de orfebre de la canción emparentado con la tradición cancionera cubana de María Teresa Vera, Bola de Nieve y Marta Valdés.

Una muestra de esa labor minuciosa la encontramos en su más reciente producción discográfica Filin progresivo 2004/2014, un disco cocinado a fuego lento que empezó a tomar forma en 2004 luego de una propuesta del productor español Javier Monteverde, y que según Urquiza, es “un tributo a la madrileña cubanía que se ha ido manifestando en mi forma de hacer. (…) un sonido, un concepto, una década, Madrid y Cuba en el mundo”.

En las notas del disco, su autor cuenta: “Fui sacando temas del cajón, algunos que se habían quedado fuera de otras producciones, temas compuestos en los 90 y otros nuevos que tenía en ese momento, vivencias en La Habana del año 2000 donde había pasado 9 meses seguidos, sensaciones de Madrid, historias de Lavapiés, descargas, aprendizaje con músicos con los que compartía música y experiencia”.

Así llegamos a 15 canciones en las que el filin, la música afrocubana, el jazz y el flamenco se encuentran con ritmos caribeños, africanos y orientales, en promiscua y gozosa algarabía. Por su condición de antología, Filin… funciona tanto como un buen primer acercamiento a la obra de Urquiza para aquellos que no conocen su trabajo, como una oportunidad para sus seguidores de hacer un balance de las inquietudes que como músico ha tenido en los últimos diez años.

En este disco se reúne, parafraseando a Sergio Leone, lo bueno, lo malo y lo feo de su quehacer. Desde piezas de fuerte raíz filinesca como Graciela, Reina de la noche y Beber, que muestran al buen compositor, ese que junto al mejor Descemer Bueno se ha ganado un puesto privilegiado en la canción cubana contemporánea; a temas como Oyá e Imolé, hermosa combinación de ritmos y géneros con base en la música afrocubana, una de las constantes de su creación; y composiciones no tan logradas, como Llegando al fin, Alma y luna y Lavapiés, en las que se notan un poco las costuras de la “fusión” y suenan demasiado como otros tantos temas desperdigados por su discografía.

Tal vez sea hora de que Pavel Urquiza pase la página, de que busque en otro lado la inspiración, que haga valer su condición de músico excepcional y encuentre la manera de reinventarse y no convertirse en una estatua. O tal vez no; después de todo, también vale la pena que exista gente como él, que insisten en hacer un tipo de música hasta el final, que probablemente nunca acaparen los titulares de la farándula, pero en cambio diseminan un forma de hacer que, conscientemente o no, influencia las creaciones de otros autores. Y ese premio, el de ser una fuente de la que otros beben sin importar el paso del tiempo, vale más que todas las caricias de la efímera fama.

filin progresivo

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • YoFumoVerdolaga dijo:

    No me gusta apostar por comentarios que aparenten ser, o sean, ad hominem… pero igual aqui va:
    No me parece que una seguidilla de datos, hilvanada con adjetivos que -algunas columnas mas tarde- se notan recurrentes en la “prosa” del autor, sirva de algo mas que no sea decir “tengo el disco” o “ya lo oi”.
    Estas columnas acaban siendo casi que cualquier cosa menos lo que (uno cree que) deberia ser: perfilador de gustos, exposicion de preferencias con cierto deleite critico o al menos invitacion complice para el “oido” que se deje tentar… o un poco de cada una, que es lo que mas se pareceria a la vida.
    No es lo mismo ser un melomano -el autor parece que lo es- y ser periodista -que lo es- para decantarse sin mas ni mas en un medio de esta importancia como cronista / periodista o sencillamente critico musical. Por supuesto, que estas cosas las escriba Danilo Orozco -por ejemplo- tampoco seria plausible pues Cubadebate no es un sitio especializado en estos temas ni mucho menos.
    Hablo del consabido balance pues parece que le han dado un espacio que llega a mucha gente a un chico con cierto talento pero que no las tiene todas consigo… ni la prosa, ni el oido, ni el tino para “tentar con deleite”.
    Sencillamente no llega.
    Esto que acaba de escribir sobre el disco de Pavel -y podemos sumar perlas pasadas- es, aparentemente, el relleno de alguien que escribe por encargo. Y quizas no sea asi, pero asi lo percibo yo y probablemente otros mas.
    Un parrafo escrito por el propio Pavel, otro para describir -digamoslo asi- concretamente la obra y otro mas para decir que “aquello si” pero que tambien “quizas lo otro”. El resto es “agua en el agua”, como le gustaba decir a Borges. Todo esto con una pobre prosa -hay que decirlo asi- llena de lugares comunes y “que poco convida”. Una pena, la verdad… no sabemos que son “las costuras de la “fusion”” -termino poco feliz- ni de que discografia desperdigada se trata pues Pavel apenas tiene un disco mas en solitario -una verdadera joya- y 50-50 en dos maravillosos discos con Rahim Gil en el proyecto Magec Ula Salam ademas del proyecto que emergio con el sencillo Jerusalem que no sabemos si tendra continuidad. Y habria que ver si el autor no se refiere a la linea melodica, mas que a los temas musicales que -sobre todo en su mitico duo con Gema- a veces no eran de el sino del folklor afrocubano, o de otros autores enriquecido a veces con eso que -asumo- es “la costura de la “fusion””. De veras, si no podemos aclarar es mejor no oscurecer.
    Cubadebate ha publicado, en esta misma cuerda, algunas columnas bastante atinadas de Amaury Perez, por ejemplo, que si le quitamos el autobombo y el narcicismo de siempre, son al menos buenas invitaciones. Incluso una que le dedico al ultimo disco de una bandita pop-country que a mi me subleva bastante (y que por suerte no recuerdo ahora) me gusto… Y conste que -se nota- no soy fan de Amaury pero si reconozco que tiene tino a la hora de recomendar una grabacion.
    Y tenemos mas, muchos mas, en el patio que podrian servir de “modelos para armar” en aras de conformar un espacio para este tipo de escritos que tanto se necesitan en un mundo -y aqui permitaseme enjugarme un lagrimon- lleno de vulgaridad, mediocridad y bajo nivel.
    Pero hay que “tallerearse”, Rafael. O recordar a cada tanto ese viejo refran castellano “Si Dios no da, Salamanca no regala”.
    Perdon, una vez mas, pero lo escribo porque quiero que este espacio -lo haga quien lo haga- cumpla algun objetivo mas loable.
    Saludos respetuosos a todos, especialmente al autor, y gracias a CD por permitirme escribir esto.

  • GGA dijo:

    Es nieto de Raquel Revuelta, lleva el Genio del inconforme en sus genes. Felicidades por tus exitos. Los compañeros de tus padres, en Kiev, anhelan tu triunfo.

  • GUSTAVO dijo:

    Me alegra que haya musicos con esa conviccion ya que la musica cubana esta agonizando por el mercado nacional.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rafael González Escalona

Rafael González Escalona

La Habana, 1989. Periodista y colaborador de Cubadebate. Twitter: @rafauniversidad

Vea también