Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Elpidio Valdés

| 12

web-elpidio1foto-tomada-cubadebate-1Hace tres años emprendí un documental sobre Juan Padrón: “Hasta la próxima aventura”. Lo tuve que llamar varias veces para que accediera, porque Padrón, un viejo amigo, no busca publicidad ni cámaras, es muy discreto y asómbrense: ¡muy tímido!

También es la persona más ocurrente que he conocido en mi vida. Hablar con Padroncito es una fiesta.

Llegamos a su casa, una mañana, con cámaras y micrófonos, nos hizo pasar a su pequeño estudio. Un estante lleno de libros de historia de Cuba, algunas viejas armas y un ambiente íntimo de creación.

Primero ¿cómo se formó Juan Padrón? Se puede decir que es un ejemplo puro de un artista formado en nuestra sociedad. Pasó el Servicio Militar en la Marina de Guerra, donde conoció a un gran amigo quien sería la inigualable voz de Elpidio Valdés: Frank Gonzáles, un gran actor.

No quería hacer una biografía larga sino comprender a este hombre y tratar de entender de qué lugar emergían tantas maravillas, porque Elpidio Valdés no es sólo para los niños, todos lo disfrutan.

Lo que más llama la atención es que Padrón trabaja basándose en la  historia de nuestro país. Conoce el mambisado, sus jefes, su composición social, las armas que usaban, los uniformes, y por supuesto entre sus recuerdos está un viejo machete Collins, la joya de los machetes.

Pero también conoce los uniformes, grados y armas del Ejército español, sus formaciones de batalla. Tiene grabados todos los toques de corneta del Ejército español y de los mambises.

Cuando uno avanza en la conversación con este hombre afable y bromista, se descubre un espíritu tenaz y no me avergüenza decirlo: un patriota que vive sus aventuras.

Hay personajes muy simpáticos en las filas de los cubanos: negritos traviesos y mambises pícaros que aún apenas sin armas engañaban y derrotaban al enemigo. También existe en su obra un episodio singular: se une a los mambises un contingente internacionalistas con rusos y chinos, simpatiquísima la caracterización que hace de estos personajes.

Padrón me informa que sus episodios, en su mayoría, están inspirados en los pasajes de nuestras guerras de independencia.

El episodio del cruce de los mambises por la legendaria fortaleza española de Júcaro a Morón, es casi un didáctico lleno de incidencias y hechos reales. El personaje de Resoples, el jefe español, es sustituido por el General Weyler, a quien se le ve claramente como un asesino.

Aquí pasamos del cine a la realidad, entre sus libros tiene los tomos escritos por el último capitán general, que se llama Mi misión en Cuba. Un amigo historiador me alertó que Padrón es una de las pocas personas en Cuba que tiene ese ejemplar y tanta información sobre la guerra de independencia. Sus personajes españoles, empezando por el General Resoples, muestran soldados simplistas, brutos, torpes, ineficaces, desconocedores del entorno, incapaces de comprender la guerra con Cuba. Gran parte de los mejores chistes de los episodios de Padrón se basan en estas situaciones, y aquí surge la inevitable pregunta ¿cómo reciben los españoles de hoy la imagen que de ellos dan estos personajes?

Padroncito, con cara de complicidad me pregunta:¿qué hago?¿Mostrarlos como un ejército imperial lleno de asesinos Que viene a Cuba a matar cubanos y apoderarse para siempre de la isla de Cuba? Mientras responde, Padrón abandona un poco su aire de sonrisa, su rostro se torna tenso, está claro, Padrón es un mambí más que nos está diciendo: ¡a la carga!

El ICAIC (Instituto de Arte e Industria Cinematográfica), en mi opinión, tiene la deuda histórica de recuperar todos los episodios de Elpidio Valdés, incluso los más antiguos que pudieran haberse deteriorado por el paso del tiempo, hasta los más modernos realizados con técnica digital.

Elpidio Valdés es un ícono de la cultura cubana, su personalidad y su vida representan lo mejor de la nación. Es para niños y para todos. La realidad histórica desarrollada a partir del humor es la forma más eficaz de transmitir, generación tras generación, los mejores valores que se han forjado en nuestro país a partir de nuestras guerras de independencia. Los cubanos ganamos nuestra guerra, la intervención imperial a última hora, disfrazada de ayuda se convirtió en realidad, los Estados Unidos, si no pudieron anexarse a Cuba fue por ese espíritu de los “Elpidios Valdés” como reconocen muchos documentos de los norteamericanos que describían a los cubanos como levantiscos y peligrosos.

Elpidio Valdés nos cuenta historias de nuestras guerras de independencia en el siglo pasado, independencia que deben mantener las futuras generaciones porque hay muchas intenciones de apoderarse de este país con nuevas técnicas de guerra: económicas, sicológicas, y de todo tipo.

Esperamos que los episodios del Elpidio Valdés estén siempre en nuestras pantallas como un ejemplo del cubano valiente y al mismo tiempo humorista. Sus episodios no envejecen, siempre estarán vigentes.

Me despido de Juan Padrón pero no de Elpidio, quien siempre dice al final de sus episodios: “Hasta la próxima aventura”.

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jose dijo:

    Gracias a Padrón y a ti también Miguel, realmente Elpidio es para todos, yo soy un “maduron” y lo disfruto mucho, mi hijo tiene mas de 25 y se sabe los diálogos e imita los pasajes. Para nombrarlo cuando esta molestandome, le llama: Elpidiooo! Abrazos y exitos.

  • Leopoldo dijo:

    El relato que voy a contar es para que ustedes vean cuan presente están los muñes de Elpidio entre los cubanos.
    Año 90 debió ser a finales de junio me encontraba en Angola cumpliendo misión militar como técnico de radiocomunicaciones en le aeropuerto de Katumbela en la provincia de Benguela, se me transfiere para Huambo en comisión de servicio al aeropuerto pues era necesaria la reparación de la técnica angolana que se utilizaría para asegurar las comunicaciones de la aviación que apoyaría la retirada de las tropas de la provincia de Bié, el hecho en concreto es que como a los quince días de estar en dicho lugar me despiertan de mi pesado sueño gritándome que habían tirado mortero en Huambo y diciéndome esto, suena otra gran explosión, reconozco que me entraron temblores y no era por el frio que hace en esa región en esa etapa del año, me sobrepuse al miedo inicial y agarro todo mi equipo y cuando salía escalera arriba del dormitorio refugio, otro estruendo parecido a un trueno, me apresuro en llegar a mi sección en la defensa circular de la unidad, en la trinchera un silencio absoluto, en el pueblo(distante de nosotros por unos kilómetros) tableteo de las armas, fue como hasta las 3 de la madrugada los disparos se hacían mas dispersos, parecía que los atacantes se retiraban, las tensiones fuero bajando en la trinchera y los muchachos hacían algunos chistes con que si fulano de tal tendría que limpiarse, contagiando las risas a los demás y un “Puro”(un combatiente con 35 o 40 años) un tanto nerviosos se subió al montículo de la trinchera clamando silencio y diciendo que “los de la Unita estaban tirando con to”, que éramos unos irresponsables etc., etc. y no se cuantas cosas mas con toda razón, pero del grupo alguien fingiendo la voz para no ser identificado le grito “mambises bestias no tiréis con ventanas” , les cuento que las carcajadas fueron atronadoras en ese horario de la madrugada ahí el “puro” reinició la arenga pero con mas bríos y alzando la voz, tuve que llamar a la cordura y pedirle al “puro ” que se callara y bajara de nuevo a la trinchera a lo que accedió disciplinadamente, días después los bromistas a escondidas le gritaban “mambises bestias no tiréis con ventanas” y eso daba pie al “puro” a decir un ensarte de palabras obscenas, supongo que eran la cantidad “machetes” (de meses) que llevaba en el África. Elpidio Valdez es parte de nuestra identidad, ¡Gracias Padrón!

  • Sundance Kid dijo:

    En el episodio “Elpidio Valdés ataca Jutía Dulce”, que es donde aparece el grupo expedicionario extranjero, no hay rusos. El jefe del mismo a todas luces es polaco (¿Tal vez por Carlos Roloff?) tanto por el saludo militar que hace, como por el uniforme. El chino, bueno, eso está mas claro que el agua jaja, el italiano, y el negrón… bueno, sólo Padrón sabrá de dónde salió…

  • Ultra dijo:

    jajaja… ta bueno el cuento de angola… yo por mi parte hace unos 4 o 5 años fui movilizado para un curso de actualizacion en colina de villarreal para oficiales y como a las dos semanas nos asignaron para realizar el tiro de combate y estaban repartiendo el armamento por pelotones y al final quedan dos RPG, son unas ametralladoras pesadas y los que las cogieron por quedarse para el final estaban refunfuñando y de pronto dice el tte coronel que estaba al frente del tiro… “no se queje más compay que aqui todos hemos tirao con cachimbos como ese…” se cayó abajo la guagua en que íbamos… padrón/elpidio han marcado a toda una o dos (quien sabe si tres) generaciones de cubanos… mi hijo tuvo a aquaman… capitan planeta… transformer… y la madre de los tomates en juguetes de plastico pero tenia uno to mordisqueao de merolico que le habian regalado que en su imaginacion de niño era elpidio valdes que siempre en todos los juegos era el que ganaba… con ese si no habia casualidad…

  • Cofresi Ramirez dijo:

    Mis hermanos cubanos,soy dominicano y como tal,soy un cubano aplatanado como decimos nosotros,por que amo todo lo de cuba,a tal grado,que muchas personas han creido que lo soy en realidad y no por adopcion;Pues yo tambien,soy un admirador de las tiaras comicas de juan padron y ese elpidio valdez,es la muerte para mi,esa cinta humoristica para cualquiera es un refrescante para el humor,que a la vez tambien tiene su aporte educativo,por uqe permite al nino y al adulto aprender de esa forma sencilla y simple la historia nacional cubana.
    Aqui muchos cubanos recuerdan a elpidio valdez,como algo muy suyo,vivo en new york,pero aqui tambien entre amigos,muchas veces hacemos mencion del mambi de los ninos.

  • supernerd dijo:

    yo tengo bastantes episodios y confieso quec con mis 24 annos los disfruto cant, si el icaic hiciera una recopilacion me haria supr feliz

    • Leopoldo dijo:

      Sería muy bueno que se hiciera un paquete cubano con audiovisiales de buena calidad por ejemplo yo quisiera ve de nuevo “En silecio ha tenido que ser”, Duaba, Julito entre tantos que tinen tremenda calidad no desmerito el paquete foraneo tiene para escoger pero creo se debe tener una alternativa nacional

      • pepe dijo:

        el paquete de factura nacional existe, lo tiene panfilo

      • Norberto Hernàndez Jaime dijo:

        Yo también Leopoldo.

  • lisette dijo:

    Ejemplo de cubanía y de talento es nuestro Juan Padrón y con él su personaje Elpidio. De verdad que tienen una deuda con Padrón y con el público cubano de crear más capítulos y hasta hacer una peli de 3D, él es un personaje que todo niño cubano debe conocer, porque es nuestro, nos IDENTIFICA

  • Quindo dijo:

    Estimado Miguel, Al final Elpidio Valdés dice:”Hasta la próxima Compay”. Me parace exelente resaltar el papel de Juan Padron y su Elpidio Valdes para la cultura cubana y la vida nuestra. Me parece un poco insulso este trabajo. Materia prima hay para un trabajo bien enjundioso. Ambos lo merecen.

  • jose gabriel barrenechea dijo:

    Recuerdo el día en que mi viejo me llevó a ver la recién estrenada primera pelicula del manigüero. En el 79, creo recordar. Y sobre todo al coronel andalus con su: “Oyen un tiro y nos asaltan a machetazos” Elpidio y Juán ya son parte inseparable de la cubanidad, para siempre.

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Miguel Torres

Miguel Torres

Miguel Torres, reconocido director de Cine y de televisión cubano, fue un connotado realizador del Noticiero ICAIC Latinoamericano. Ha sido profesor de la Escuela de Cine y de Televisión, tiene en su haber varios largometrajes y decenas de documentales.

Vea también