Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Argentina: La cultura del despojo

| 1

En una de sus muy ingratas batallas contra la “cultura del despojo” Argentina enfrenta esa paradoja retorcida en la que el dueño verdadero de todo no termina de sacudirse a una oligarquía rancia empeñada en tratarlo como visitante en su propia tierra, en su propia casa y en su propia cabeza. O dicho de otro modo, la víctima del despojo ha sido educada para entregarlo todo a punta de sangre e ideología chatarra; a punta de violencia bancaria y desamparo político; a punta de recortes presupuestales, “lecops”, “patacones” y helicópteros modelo 2001, escapando entre las llamas de las luchas en las calles. Pueblo saqueado a punta de bayonetas televisivas y monopolios mediáticos golpistas. El neoliberalismo rabioso.

Toda la derecha argentina se dispone a disfrazarse de “buena onda”, con globos y bailes cumbiancheros, sin importar en cuánto ensanchen los márgenes de lo patético y lo ridículo, para hacerle creer a todo un pueblo que se acabó la fiesta del “populismo”, que es hora de devolverlo todo, “devolver lo que no es suyo” y que (en “buena onda”) mantendrían algunas concesiones luego de restaurar el reino de las privatizaciones que ha sido mancillado por las estatizaciones y las intervenciones de un “poder popular” al que la burguesía llama “relato” y al cual –dicen ellos- se le acabaron los tiempos.

A mañana, tarde y noche los ventrílocuos del monopolio Clarín (y sus secuaces) se desgañitan con la cantaleta del “final de partida” como recurso histriónico para hacer invisible el verdadero plan oligarca que es demoler sin compasión todo lo logrado por los trabajadores en los años recientes de la “década ganada”. De las miradas turbias y las palabras ponzoñosas de los “chirolitas” Clarín, escurre el tufo fétido del odio de clase que anhela venganza de urnas para el asesinato de las victorias populares. Sienten que son la vanguardia espiritual del sur que recoge el alma del golpismo continental y por eso se reúnen con Uribe, con Aznar, con Felipe González, con Capriles… y desde luego con Vargas Llosa y jaurías similares.

El sueño burgués de máxima es (además de recuperar lo “perdido”) dar un ejemplo correctivo a toda esa generación que se atrevió a pensar un mundo distinto. Una reprimenda y un castigo ejemplar en la “plaza pública” al que decidió que el agua es suya y no de las empresas francesas que la tenían privatizada. Castigo al que sintió suyos los trenes, al que sintió como propias las jubilaciones, los servicios médicos y la educación. Reprimenda enérgica al que pensó en democratizar la comunicación. Castigo sin clemencia al que pensó que la justicia no puede, ni debe, seguir siendo arma de oligarcas para “disciplinar” a los pueblos. Sanción y purga al que anheló un continente integrado, liberado de los yanquis, de las deudas con el FMI y dispuesto a mirarse como hermanos en el rostro de los pueblos hermanos de Latinoamérica y de todo el mundo.

El odio burgués se ha maquillado de fiesta democrática. Anda colorido y escandaloso rellenando páginas de diarios y televisoras con su palabrería vacía. Andan en “buena onda”, no quieren conflictos, rehúyen los debates y se exhiben como “hermanas de la caridad” reconciliadores y serenos (así lo mandan los cánones de las agencias de imagen Durán Barba, contratadas ex profeso) lo que se dice “buena onda” para la foto. Todo mientras llegan las fechas de los votos. Mientras tanto se reúnen y se reparten la estrategia del “rescate”. ¿Quién se quedará con las jubilaciones? ¿Quién se quedará con YPF la petrolera nacional? ¿Quién le meterá mano de nuevo a los ferrocarriles? ¿Quién regenteará al Banco Nación? ¿A quien de darán los negociados en salud, educación y vivienda? ¿Cómo se arreglarán con el “narco”, con los jueces, con las mafias policiales y de seguridad privada? ¿Quién gerenciará la compra-venta de las “cámaras de seguridad” que todos prometen como solución mágica al crimen organizado? Claro que de eso no hablan cuando hablan por la tele.

Por ahora ya asoma la oligarquía un “plan de trabajo” que descargará en sus lebreles de “la política” para que deroguen todo lo que deba ser derogado por el sólo hecho de contener alguna idea de justicia social. Por ejemplo la “asignación universal por hijo”, los controles cambiarios y los grandes logros históricos en materia de Derechos Humanos. Derogar la cárcel a los dictadores y las indagatorias sobre empresas cómplices… sin hablar de convenios para el desarrollo de infraestructura e industria.

Los logros de la “Década Ganada” ni son perfectos ni son suficientes. Una larga lista de tareas de profundización está sobre la mesas y está en juego la oportunidad de cumplir con semejantes tareas sin dilaciones y sin algunos de los pretextos que han sido odiosos para propios y para extraños. El modelo propuesto por el gobierno actual no resuelve la derrota del capitalismo, está lejos de eso, pero ha dignificado a sectores de la clase trabajadora que unos nunca habían conocido y otros en décadas no pudieron recuperar tras el infierno de las dictaduras con asesinatos flagrantes de todo tipo incluso a la libertad y a la democracia.

Uno no debe anestesiarse con los perfumes del “posibilismo” ni del “mal menor” tal como lo dibuja –incluso- la oligarquía. La justicia social es impensable bajo el capitalismo pero eso no habilita a separarse del debate político y la movilización de la clase trabajadora en defensa de sus logros, estén en el estado provisional en que estén, para defenderlos hombro con hombro en la situación actual de sus luchas. Especialmente en esa lucha en la que los pueblos, que deben ser dueños de todo, viven los estragos de una guerra psicológica e ideológica que quiere convencerlos de entregar o “devolver” mansamente toda riqueza a una oligarquía, como la argentina, depredadora, criminal e insaciable.

Es urgente derrotar el plan mediático burgués inspirado en tatuarnos su moral de esclavos felices de enriquecer al amo y felices de recibir todos los azotes… siempre agradecidos y convencidos de merecerlos. Devolver la “Década Ganada”. ¿Por quién votas?

(Tomado de Rebelión)

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jorge dijo:

    Es la repetición de episodios conocidos de la lucha de clases. Los privilegiados no se resignan a perder sus privilegios…

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Fernando Buen Abad

Fernando Buen Abad

Filósofo y escritor mexicano.

Vea también