Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Bolivia: modernidad, revolución, pragmatismo

| 1

El triunfo de Dilma Rousseff en la primera vuelta de los comicios presidenciales de Brasil, la cantada victoria de Evo Morales el domingo próximo en Bolivia, y la previsible convalidación del Frente Amplio en Uruguay a finales de mes representan, desde ya, una seria advertencia a las derechas que alucinan la vuelta sin escala al modelo neoliberal, y las izquierdas que descreen de la madurez política alcanzada por los pueblos de América del Sur.

Ni la crisis económica mundial, ni la desaceleración de las economías de la subregión, ni las programadas y deliberadas campañas desinformativas de los medios de comunicación hegemónicos, ni la supuesta fatiga frente a gobiernos prolongados, ni el hastío que supuestamente cuestionaría la permanencia de líderes muy visibles y presentes, parecen refutar las premonitorias palabras que el Che dedicó a Salvador Allende en su libro Guerra de guerrillas (1961): A S.A., que por otros medios busca lo mismo.

En Brasil, Bolivia, Ecuador, Uruguay, Venezuela, Argentina, Cuba, El Salvador y Nicaragua (donde la autoridad se basa en el poder democrático manifiesto) América Latina atraviesa por el mejor momento en 200 años de su historia republicana. Y aun cuando en este universo circulen o conspiren minorías de distinta ideología que niegan los hechos, es claro que por sobre el deber ser de la revolución, las masas se hallan embarcadas en la construcción de opciones creíbles frente al viejo desorden neoliberal y excluyente. Al fin de cuentas, cuando Marx empleó en El capital el vocablo revolución fue para referirse a la técnica.

La democracia radical toca las puertas de la Patria Grande, y a contramano de una cultura occidental que ya nada puede ofrecer, porque dejó de soñar, el alma de la Pachamama orbita la Tierra en el satélite Tupac Katari, que la cooperación de China y Bolivia hicieron posible. Cuán lejos, entonces, aquella bula papal de Alejandro VI a inicios del siglo XVI, que asentaba que los indios no tenían alma, o cuando ciudad como Oruro eran bautizada con el nombre de Villa San Felipe de Austria (1606). “Hoy –observó Evo– los indios estamos demostrando que no sólo tenemos alma, sino conciencia política y capacidad para construir un Estado y soñar”.

Atrás van quedando, por fin, la época en que las premisas institucionales y políticas de Bolivia, clonadas de Estados Unidos y Europa, traicionaban las tradiciones republicanas y hacían de la democracia un ejercicio de compra y venta de sufragios. Igualdad y libertad para pocos y una fraternidad que tras haber sido concebida por primera vez en el siglo V aC por la mujer de Pericles, Aspacia (para defenderse de los ataques oligárquicos), era echada al cajón de sastre de los discursos ideológicos.

Dato no menor, los comicios presidenciales tendrán lugar el 12 de octubre, día en que Estado Plurinacional de Bolivia consagra desde 2010 a la descolonización, marcando el sentido de una revolución que en nueve años de luchas democráticas resistió con inteligencia y tenacidad a los poderes oligárquicos. Y sin caer en las trampas que consideran al ciudadano sólo a partir de su aspecto racional, sobrevalorando (por izquierda o derecha), las pautas de modelos democráticos ajenos a su cultura y subjetividades.

En su afán de encasillar o descubrir categorías, ciertas lecturas escolásticas porfían en diferenciar, por ejemplo, el populismo de supuestas izquierdas verdaderas que no contempla, según dicen, alianzas con la burguesía. Mientras que por su lado, analistas de oposición aseguran que el Movimiento al Socialismo (MAS) de Bolivia estaría incurriendo en “…una suerte de pragmatismo ‘infinito’ (sic)”, o de ser un “…Godzilla político (sic) que no mide principios ni medios para lograr su fin” (Iván Arias, Página 7, La Paz, 29/9/14).

Indiferente a los oráculos del discurso seudoacadémico, Evo vuelve a tejer alianzas, y los pueblos de Bolivia se aprestan a ir a lo suyo en la justa electoral en ciernes. Los más optimistas adelantan que el primer presidente indígena del continente podría alcanzar 65 por ciento de los votos, superando con creces el 54 de 2005, acercándose al 67 del referendo revocatorio de 2008, y al 64 por ciento de su relección en 2009.

¿A causa de qué? A causa, precisamente, de la sostenida reducción de la pobreza, los profundos cambios sociales y un crecimiento sostenido de 5 por ciento (2006-12). Y porque los empresarios de la próspera y poderosa Santa Cruz, que ayer temían que Bolivia se convirtiera en una nueva Cuba o en una nueva Venezuela, no quieren permanecer al margen del boom económico del país.

Tras mucho pensar, el filósofo Jurgen Habermas (principal sobreviviente de la teoría crítica y exponente de la llamada Escuela de Francfort), arribó a una conclusión genial: dijo que sólo con un modelo de democracia participativa y una organización racional de los argumentos, es posible alcanzar un estado de mayor participación ciudadana. Evo Morales, hijo de la Pachamama, ya lo sabía.

(Tomado de La Jornada)

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Diefer dijo:

    En este mes tenemos la prueba de la lucha democrática de los tres hermanos países como son Brasil, Bolivia y Uruguay, en donde la izquierda unidad tiene que ganar, para así asegurar el desarrollo del Socialismo del siglo XXI, que está demostrando actualmente en nuestro Continente Americano. Los pueblos unidos triunfan en bien de todos.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

José Steinsleger

José Steinsleger

Periodista argentino residente en México. Es columnista de La Jornada.

Vea también