Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

Espacios Urbanos

| 7
Foto: EFE.

Foto: EFE.

En las ciudades brasileñas quedan pocas casas construidas antes de 1930. La especulación inmobiliaria, asociada a nuestra insensibilidad por la preservación de la memoria histórica, las echó abajo.

Observe estos detalles: las casas antiguas tienen la puerta de entrada a ras de la acera. Nos remonta a cuando había un espacio amplio y los vecinos sacaban sillas a la calle para cotillear al atardecer. La sala de visitas, e incluso las habitaciones, daban directamente a la calle, pues casi no había ruidos exteriores. Pero poco a poco fueron desapareciendo las aceras. Y el patio trasero se cambió por un jardincito al frente. El ruido de los tranvías, autobuses y camiones exigió poner la sala y las habitaciones en la parte posterior de la casa. Yo viví en una casa esquinera rodeada de jardín. El muro bajo era un simple detalle estético. De niño, yo prefería saltarlo en vez de atravesar el portón.

La violenta explosión urbana desfiguró el vecindario. Ahora, con sus muros altos y sus verjas infranqueables, las casas esconden la ‘cara’. Muchas tienen un perfil carcelario: cercas electrificadas, cámaras de vigilancia, portones accionados por control remoto, etc. Incluso algunas tienen garitas y focos para iluminar la calle cuando alguien anda por allí.

Los predios verticalizaron a los vecinos y, en la medida de lo posible, acondicionaron espacios para evitar al máximo transitar por ese lugar ‘peligroso’ llamado calle. Por eso han surgido edificios de lujo dotados de piscina, gimnasio, sala de juegos, zona de asados, salón para fiestas, etc.

A pesar de todo, quedaba un inconveniente para los vecinos imbuidos del síndrome de agorafobia o dromofobia: tenían que salir a la calle para abastecerse, o sea ir a los almacenes, tiendas, mercados, fruterías. Entonces el supermercado solucionó el asunto concentrando en un único espacio todo cuanto se necesita en el hogar, desde la alimentación hasta los artículos de limpieza. Con la ventaja de  que las mercancías quedaron expuestas a la mano del cliente y sin que nadie los apure en la selección.

Como el supermercado no vendía joyas, zapatos ni ropa, se inventó el shopping center, donde se ofrece todo tipo de productos, desde el supermercado (con verduras frescas) hasta artefactos de pesca, incluyendo comiderías, restaurantes y salas de cine y de espectáculos.

Y ahora ha surgido un nuevo concepto: el ‘Atoli’, un supershopping (71 mil metros cuadrados) edificado cerca de la ciudad francesa de Angers. Todo él es ‘ecológicamente correcto’. Ningún anuncio en su esqueleto de aluminio. Nada de polución visual. Además de 60 tiendas y 12 restaurantes, el Atoil dispone de gimnasios, salones de belleza, salas de juegos, parques con fuentes, árboles y alamedas ajardinadas. Mientras los padres hacen las compras, los niños juegan en grandes módulos o visionan películas de tv bajo el cuidado de funcionarios especializados.

La filosofía mercantil del Atoli es sencilla: salga de su pequeña casa, del estrés familiar, e ingrese en el Jardín del Edén del consumismo, donde disfrutará de refinamiento, espacios verdes, atención de elegantes recepcionistas. En resumen, el Atoli vende algo más que productos materiales: vende la ilusión de que el consumidor se iguala a aquellos que tienen un alto poder adquisitivo.

Ahora bien, dado que en la sociedad moderna de clases los sueños y las ambiciones son socializados pero no el acceso real a ellos, el Atoli ofrece un regalo adicional a quien gaste al menos 1.500 euros, teniendo el consumidor acceso gratuito a internet, bebidas, revistas y periódicos, café expresso e incluso clínica.
Al paso que vamos no me sorprendería que los cetros comerciales del futuro ofrezcan servicio de hotelería, permitiendo que el consumidor, abrazado a su individualismo, prescinda hasta de la comida familiar.

Frei Betto es escritor, autor de “Lo que la vida me enseñó”, entre otros libros.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • RRR dijo:

    muy interesante el desarrollo urbano, aqui en cuba muchas veces hasta enrejados te mudan la casa por dentro, en lus ultimos años ha decaido mucho la seguridad en las calles, con respecto a los centros comerciales es la mejor solucion en un mismo lugar lo encuentras todo y no hay que ir de calle en calle buscado lo necesario.

  • Yosbel Marin dijo:

    Magnifica reflexion amigo Betto. Sus escritos son como siempre muy acertados y llenos de ese factor humano que tanto escacea hoy. Por mi parte simplemente veo estos fenomenos como una evolucion. Antaño en vez de ir al mercado se iva a las arboledas y los sembrados a buscar la comida. Es realmente una comodidad salir a comprar a un solo lugar, desde comida, hasta una pelota de beisbol. Benvenido al desarrollo.

  • rommel dijo:

    muy buen articulo , aunque no se puede negar el progreso , brasil a pesar de ser una de las grandes economias mundiales no escapa del alto indice de criminalidad existente , y como decia un forista si casas amuralladas y fortificadas con modernos sistemas de seguridad son desvalijadas en un abrir y cerrar de ojos , que quedan para las que no tengan esa seguridad , no comparar el rio de janeiro de los 40s y los 50s con Rio en al actualidad , la opcion francesa buena , aunque prefiero la cubana no hay detergente en plaza lo tienes que buscar en 10 de octubre , asi combates el sedentarismo y socilizas

  • OBSERVADOR dijo:

    ¡qué maravilla de civilización!. Aquí donde vivo “Nuevitas” -un pueblo con calles llenas de lomas- para poder adquirir algo, tienes que trasladarte de una punta a otra para poder “encontrar lo que buscas”. Al final, cualdo llegas a casa, con la lengua afuera medio metro, no tienes deseos ni de levantar un pie, porque lo has gastado caminando todo el embrujado pueblo.

  • Eduardo dijo:

    No se que entendieron ustedes del artículo que dan esas opiniones, pero a mi me parece una crítica clara al consumismo y a la alienación que está padeciendo el ser humano bajo los ideales de las economías dominantes. Ya muchos han perdido la cabeza en esos sistemas(no de política) que demuestran su enorme capacidad de atraer y encandilar a sus presas.

  • Francisco Rivero dijo:

    Es mas que una masacre de los espacio urbanos en las ciudades grandes o medias en Brasil por parte de las empresas immobiliarias- constructoras que apuestan por la verticalida de edificios altos en una media entre 12 y 15 pisos.

    Esta ” ilusion ” de vivir en un condominio que aparenta ser de lujo como se le denomina a estos edificios y al conjunto que comprende una serie de areas de servicios. Que por cierto son muy seductoras en la comunicacion de mercado para la venta. Son en la realidad ” una casa de muñeca ” el garaje, el area colectiva e incluso en algunos casos ofrecen una piscina impracticable en relacion a las normas adecuadas para estos espacios.

    Un punto y aparte son las dimenciones interiores de los apartamentos en mucho de los casos es un desafio para la ergonomia del amueblamiento y los diferentes objetos domestico necesarios. Es como si el metro cuadrado se pulverizara en su utilida y la necesida basica de cada inquilino. En este punto me atraveria hacer una aproximacion subjetiva a los modelos fisicos y de espacios que se aprecian en la moradia de algunos personajes bien susedido y de fortuna de la ficcion en algunas de las telenovelas brasileiras. Esto de forma indirecta alimenta la ilusion de muchos potenciales clientes.
    Seria justo de señalar que hay otros factores sociales bien dominante en este proceso humano en relacion a los espacios urbanos en Brasil

    Le asiste mucha razon a Frei Betto al denominar a estos supershopping los Jardines del Eden del ” consumismo “, no del consumo como dios manda.

    Un saludo cordial

  • Raul A. Guzman dijo:

    Yo creo que de lo que no se estan dando cuenta es de que de por si solo, el “consumismo” y “la especulacion immobiliaria” no son las unicas causas de que muchas ciudades brasilenas y de muchos otros paises tengan estos problemas urbanisticos como la destruccion de estructuras historicas, los “perfiles carcelarios,” etc.

    Hay que subrallar, que cada ciudad DEBE tener planes que regulen su planeamiento futuro y si es necesario, multen a aquellos que construyan fuera de estos planes.

    Asimismo, podemos decir que si Sao Paolo, Rio De Janeiro o Brasilia mantienen su topologia de verticalidad es porque asi lo han escojido sus autoridades planificadoras. No debemos dejarselo todo al pueblo para que el escoja lo que hacer, pensando que siempre haran lo correcto, cuando sabemos el numero y variedad de presiones que azotan a cada indidivuo. Las personas se equivocan, y es por esto que existen las autoridades planificadoras (los urbanistas, etc.) y ellos son los responsables de asegurarse de que lo que se contruya sea acorde a lo que se planifico como “lo major” para el futuro de la ciudad.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Frei Betto

Frei Betto

Teólogo brasileño y uno de los máximos exponentes de la Teología de la Liberación. Es el autor del libro “Fidel y la Religión”.

Vea también