Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

“Culminan las montañas en picos y los pueblos en hombres”

| 7
Martí en el Pico Turquino. FOTO: Roberto Morejón

Martí en el Pico Turquino. FOTO: Roberto Morejón

Por: Carlos Manuel Marchante Castellanos. Profesor de la Universidad de la Habana y especialista de la Fragua Martiana.

Cuando aquel mediodía del 21 de mayo de 1953, la escultora pinareña, Jilma Madera Valiente, en homenaje al centenario del natalicio del Maestro, izaba la enseña nacional a 1 974 metros sobre el nivel del mar y quedaba al descubierto el busto de José Martí en lo alto del Turquino, ni siquiera podía imaginar que la cima y las laderas de aquella escarpada prominencia se transformarían cuatro años más tarde en un baluarte de resistencia armada y en el primer frente de combate de nuestro pueblo contra la dictadura batistiana y tras el triunfo de la Revolución en un símbolo de la nación.

Sin embargo, sesenta años después, la verdadera historia de cómo surgió la idea, quiénes participaron y cómo se realizó aquella proeza, resulta desconocida para la inmensa mayoría de nuestro pueblo.

“… A la salida de una de las clases del Seminario Martiano, y en medio de esas charlas, que siempre son de grato solaz e íntima satis-facción para todo buen maestro, cuando ve cómo prende en sus alumnos el mensaje de su lección y, sobre todo, cuando de verdadero martianismo se trata, la conversación giró sobre el Centenario del natalicio del Apóstol de nuestras libertades. En la animada discusión inspirada en la más sincera veneración por el más grande y generoso de los cubanos, surge de pronto la palabra vivaz de una alumna del Curso de Introducción, pedagoga y tipo acabado de la cubana moderna, Emérita M. Segredo Carreño, que propone se emplace en el Pico Turquino, un busto de Martí. Con argumentos bien fundados y voz transida de emoción femenina declara cuántas veces ha pensado lo hermoso que sería y la alta significación simbólica que tendría que la efigie del máximo prócer de nuestra patria estuviera en la cumbre más alta de esta tierra por él tan amada y por la que ofrendó su excelsa vida, precisamente allá en el indómito Oriente”.2

Aquella iniciativa de Emérita, presentada por el doctor Quesada el 9 de abril de 1952, a la Junta Directiva de la Asociación de Antiguos Alumnos del Seminario Martiano, con sede en la Fragua Martiana, daba lugar a un trascendental compromiso: Acuerdo No. 12: “Se aprueba en principio colocar un busto de Martí en el Pico Turquino, encargando al socio colaborador Roberto Pérez de Acevedo e Izquierdo, presidente del Instituto Cubano de Arqueología, para que rinda a la Comisión un informe técnico sobre el proyecto”.

busto de marti en el turquino

José Martí en el Pico Turquino

Cuatro meses después, quedaba aprobado el dictamen técnico y la propuesta de Acevedo para que el doctor Manuel Sánchez Silveira, destacado médico de Media Luna, fervoroso patriota, martiano y delegado del Instituto Cubano de Arqueología en la antigua provincia de Oriente, asumiera la dirección técnica. El viernes 19 de diciembre de ese mismo año, Quesada, Pérez de Acevedo y Manuel Sánchez Silveira, comenzaban a trazar la estrategia para coronar con el éxito la histórica misión. A la iniciativa martiana se adicionaba, desde aquella noche, un elemento imprescindible para materializar el anhelado sueño: el médico de Media Luna.

A ellos se había sumado Jilma Madera Valiente, quien no solo se ofrecería para modelar el busto, sino para costear su fundición, elaborar un medallón del centenario para ayudar a recaudar fondos y solventar la adquisición de los uniformes que llevarían los expedicionarios seleccionados para su develamiento; varios miembros de la Asociación, y un grupo de anónimos trabajadores de Ocujal, encabezados por el manzanillero maestro de obras, Armando Torres Ortiz, quienes serían los encargados de remontar los materiales hacia la cumbre, construir el pedestal y subir y colocar el busto.

Muchos fueron los escollos a vencer para lograr el noble propósito. Baste señalar entre ellos: la necesidad de solicitar permiso al marqués español, Álvaro Cano, quien había adquirido la propiedad del Turquino, para que les permitiera a patriotas cubanos colocar en su cima el busto del Maestro; la total indiferencia del régimen batistiano que a pesar de haber recaudado desde el mes de enero de 1953, mediante el Decreto Ley 421/51 “Homenaje del pueblo de Cuba a José Martí”, una millonaria contribución de la ciudadanía para estos festejos, jamás de-sembolsó un solo centavo para este proyecto, y finalmente, la de poner al descubierto y enfrentar en plena serranía, la presencia solapada de agentes del Servicio de Inteligencia Militar del Ejército, infiltrados entre los expedicionarios martianos, por sospechar que aquellos patriotas llevaban propósitos subversivos.

Finalmente, el 19 de mayo de 1953, con una guardia de honor ante los restos del Apóstol en el monumento de Santa Ifigenia, se iniciaba la ruta expedicionaria y la escalada, que culminarían dos días después, con un acto solemne, en la cima del Turquino, donde quedaba develado el busto. Días antes se había integrado al grupo, una joven que dejaría en los exploradores una imborrable huella: Celia Sánchez Manduley, una de las hijas del doctor Silveira, quien más tarde se convertiría en la legendaria heroína de la Sierra.

Hoy, en el sexagésimo aniversario de aquella hazaña, ascender la agreste montaña se ha convertido en una prueba de patriotismo, espíritu de sacrificio, y de resistencia de las nuevas generaciones de cubanos que de cara al sol y en lo alto del Turquino, escalan a lo más alto de Cuba, para ratificar ante su imagen inmortal, su juramento de fidelidad a la Patria, a la Revolución y a la causa del Socialismo.

(Tomado de Granma)

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Emilia dijo:

    “Escasos como los montes son los hombres que saben mirar desde ellos y sienten con entrañas de nación o de humanidad”…. Qué magnífico lugar para ese pensamiento martiano. He ahí el reto de la política de cuadros a todos los niveles; identificar los hombres sinceros y profundos; por lo regular modestos y poco solícitos de la promoción pero que cuando hablan todos necesitan escuchar.

  • Luis M. Domínguez Batistai dijo:

    Viene la patria de muchos, pero antes que todo viene de los que la defendieron y defienden con tesón: Hatuey, Carlos Manuel, Mendive, José, Jesús, Fidel, Frank, Camilo, Raúl, Vilma, Célia, Antonio, Donato,Julio Antonio,Roberto, Ignacio y tantos que andan en la Historia de la nación y los que se suman o los que renacen a la vida en cada hechura de gente.

    La patria se hace todos los días y se hace en el pensamiento, en el trabajo, en el amor a los demás, en la entrega, en la dedicación, en el sostén de la idea, en el cultivo de la creación, en la ocupación cotidiana y la hechura de humanos sentimientos. Se hace en el campo y la ciudad, subiendo montañas, surcando mares, escalando, creando y sufriendo por los demás.

    Así nos enseñaron los apóstoles porque tenemos junto a José Martí un conjunto de apóstoles que suman muchos, que son suma y valor del pueblo y algunos que se nos aparecen de pronto y nos muestran cómo mejor andar, como crecer y a ellos debemos lo que somos: la nación cubana.

    José Martí Pérez y Fidel Castro Ruz, son por mucho nuestros paradigmas y si a ellos sumamos la estirpe del Ché Guevara y juntamos la del Libertador Simón Bolivar y la del legendario comandante de la Venezuela del Siglo XXI, tendremos entre un centanear de apóstoles, estos de los que más le aportan a la patria actual americana.

    No olvidemos que de composición de héroes está regada de sangre la libertad de América y que si bien hicieron un esfuerzo, hay que ponerle más porque aún alguien tiene que hacer lo que estos apóstoles dejaron por hacer.

    El resumen de sus héroes a la postre son sus pueblos.

  • Elia Acacia dijo:

    Por fin se hace justicia públicamente y se aclara en el artículo del profesor Marchante Castellanos la verdadera historia, de la ubicación del busto de Jilma en el Turquino.

    Aclara como fue la participación de abuelo, el Doctor Manuel Sánchez Silveira y de Manina (Celia). Que fue abuelo el encargado de hacer efectivo el acuerdo del Seminario Martiano, del histórico homenaje al Maestro, y que Manina se incorporó después para acompañarlo a él.

    Hasta ahora, los medios publicitarios le daban el mérito sólo a ella, quien también era martiana de cuna, como si hubiera sido la de la idea, y obviando la realidad histórica que queda bien clara en este artículo.

    Nosotros todos, los descendientes de abuelo, quienes somos MARTIANOS también, y vivimos orgullosos de serlo nos sentimos agradecidos por este artículo.

    Agradecidos también por el gen patriótico que nos legara abuelo y que Manina hiciera público y dedicó su vida. Las raíces son importantes, hay que saber de dónde venimos para saber a dónde vamos. Siempre hemos estado en el camino correcto.

  • geo dijo:

    tuve la oportunidad de participar en una de las actividades programadas por el Evento Voces de la República, recientemente efectuado en sancti spíritus; donde compartimos con Marchante. en ese intercambio, el profesor nos habló de una de esas personalidades que merecen ser rescatadas por la memoria, el padre de la inolvidable amiga de todos, Celia: Manuel Sánchez; donde conocimos datos interesantes sobre cómo se llevó a cabo el proyecto de colocar el busto de Martí en el Turquino, de quién fue la idea original, todo lo que para su ejecución se realizó, y otras anécdotas que acogen vivencias grandiosas, amén de dialogar sobre la vida y obra del Dr. Sánchez. Me parece que fue un digno homenaje esa conferencia a la memoria martiana, pero, sobre todo, a ese gran hombre que fue Manuel Sánchez, quien junto a otros supo poner al Apóstol de cara al sol en lo más alto de Cuba.

  • Carmen R. dijo:

    Que hermosa historia ¡Cuantos cubanos dignos implicados! ¡Viva Marti, que está vivo!

  • István Ojeda Bello dijo:

    Estar a solas con Martí, allá arriba fue una de las cosas más grandes que me han pasado en la vida, son horas que marcaron mi vida para siempre
    ¿como fue? aquí les cuento:
    http://cubaizquierda.blogspot.com/2012/07/a-solas-con-marti.html

  • Y@rit@ dijo:

    Es magnifica la historia de nuestra patria, y aquellos que han tenido la oportunidad de vivirlas juntos a los martires como lo es Martí, yo tuve la oportunidad de vivir un poco de la historia cuando tuve la dicha de viajar a la historia cundo subi a las montaña mas alta a dar una fe de patritismo y dignidad por mi patria, subi un dia del mes de enero en conmemoración al gran heroe de nuestra patria y sinceramente fue una experiencia bastante linda, solo de saber que pasamos por unos de los caminos que estuvo nuestro ciomandante fue emocionante .Les recomiendo a todo aquel que no ha tenido la oportunidad de subir al Turquino que lo haga, no solo por dar fe por su patria sin tambien para que contemple la belleza de nustra naturaleza,

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también