Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

El buen maestro que se despide

En este artículo: Cultura
| 9

egurenHace unos años que no veo llegar el bicitaxi con su cliente sabatino. Los años le han pasado por arriba y mucho más desde que murió su esposa, amiga, amante, la pequeña Dalia. Se fue apagando con sus casi 93 años arriba y Raúl Eguren, de él hablo, perdió su brillo, su mente, hasta que en la madrugada del 20 de abril último dijo adiós al planeta tierra.

Lo había visto actuar, ¡cómo no! Fue el padre del Tavo en la propuesta Su propia guerra, o un bandido en El hombre de Maisinicú, papeles que recuerdo como si los estuviera viendo ahora mismo.

No fui su amiga, fui su vecina en Infanta y Manglar. Disfruté de sus chistes, su sapiencia, sus cuadros que pintaba más por placer para él mismo que para exhibir, pero sobre todo lo admiré como maestro. De ahí que mereciera el Premio Nacional de Enseñanza Artística.

Son pocos los integrantes de toda una generación que no recuerdan a Raúl como el maestro que les enseñó de la actuación, primero en la Escuela Nacional de Artes. Luego en el Museo Napoleónico, cuando tomaba un bicitaxi para llegar al patio del edificio donde ambos vivíamos.

Jorge y Omar Alí, Jorge Martínez, Isabel Santos, Beatriz Valdés , Luis Alberto García y Alberto Pujols, se cuentan entre los alumnos que siempre han reconocido la deuda que tendrían con aquel pinareño afable que era todo reciedumbre a la hora de impartir sus conocimientos.

Con Raúl fui testigo de la crueldad de la existencia. Al envejecer se fue quedando solo, con una excepción: la amiga y compañera Nilda Collado, que estuvo a su lado siempre, buscándole un médico o conversando de los tiempos cuando compartieron escena, ella novel y él ya consagrado. Las visitas de los amigos y amigas de décadas anteriores disminuyeron, quizás hacían una llamada telefónica.

El director Rudy Mora en su serie Diana, cuando ya estaba casi senil, lo homenajeó con un personaje simbólico en el que representaba el tronco añejo de una familia unida y bien llevada. Ese fue su último papel como actor.

Pero ¿se ha ido Raúl?. No, cada vez que se transmita Su propia guerra , o se vuelvan a proyectar filmes como Gallego (1987), Cartas del parque (1989), Derecho de asilo (1993), Guantanamera (1994), Nada (2001) y Páginas del diario de Mauricio (2006), él estará impartiendo una clase de actuación.

(Tomado de La Jiribilla)

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • E.M.PALACIOS dijo:

    LAMENTABLE PERDIDA. MIS CONDOLENCIAS A SUS FAMILIARES Y AMIGOS

  • Edith dijo:

    Mi mas sentido pesame, la verdad se nos ha ido una de las mas grandisimas figuras. Gracias por todos los anios y dedicacion de exelente trabajo. Que descanses en paz.

  • Industrial dijo:

    Un grande de la escena dice adios,aun memorable su actuacion como padre del Tavo y la refriega que le hecha una conversacion de hombre a hombre,que Dios lo tenga en la gloria,un hombre de cultura y entregado,mis condolencias a familiares y amigos.

  • ismael dijo:

    Una larga vida a un hombre que se lo merecia, marco una generacion y el que lo vio actuar nunca se olvidara de el,que descanse en paz.

  • Cuba dijo:

    La nobleza se refleja en el rostro de quien la ostenta. En este caso, es innegable. Adiós, maestro!

  • Agustín Navarro dijo:

    Se nos fue el Papá del “tabo”descanse en paz maestro lo recuerdo como si fuera ahora mismo

  • duviel dijo:

    me gustaba como hacía sus papeles de humilde carpintero profesión tan noble..en blanco y negro NO, aquella aventura el salía también y era muy generoso aunque mezclaba su caracter con momentos de seriedad, justicia, y se ponía en candela con las cosas mal hechas o inmorales,,,me recuerda a mi abuelo

  • Alicia dijo:

    Un perdida lamentable, leyendo el articulo es cierto que hace tiempo que no trabajaba en nada, realmente parecia un persona muy dulce su rostro de viejito bueno, es una pena

  • Hosting dijo:

    Los buenos maestros forman relaciones fuertes con sus estudiantes y demuestran que les tienen afecto como personas.

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Paquita Armas Fonseca

Paquita Armas Fonseca

Periodista cubana especializada en temas culturales. Colabora sistemáticamente con el diario digital La Jiribilla.

Vea también