Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Las TIC y los planes subversivos made in USA (+Video)

| 15

ciberguerraEl que tuviera alguna duda de la participación del “contratista” estadounidense Alan Gross en operaciones subversivas contra el gobierno cubano, espero que se haya convencido después de que se publicara por el sitio web norteamericano Along the Malecon, del periodista Tracey Eaton, un resumen de la reunión celebrada el 25 de agosto de 2008 entre la empresa Development Alternatives Inc.(DAI), de Bethesda, Maryland, con representantes del gobierno estadounidense, donde se precisa que Gross fue contratado por la DAI para introducir equipamiento en la isla y establecer conexiones a Internet por satélite a grupos afines al gobierno de EE.UU.

Anteriormente, en febrero de 2012, un informe de la agencia de prensa AP incluía los reportes oficiales de los viajes de Alan Gross a Cuba en el 2009, con el objetivo de introducir computadoras, teléfonos celulares, discos duros y equipos de telecomunicaciones, con el supuesto fin de “darle a la pequeña comunidad judía de la isla, acceso irrestricto a la Internet”.

Este fracasado plan, como bien se deja claro en el informe presentado por la DAI el pasado 15 de enero en una corte federal como respuesta a la demanda por 60 millones de dólares interpuesta por la familia de Alan Gross, forma parte de un programa diseñado por el gobierno de EE.UU. y sus Servicios Especiales con el objetivo de destruir a la Revolución Cubana.

En este programa se destacan los planes donde juegan un rol de primer orden las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC). Como antecedente, el 13 de octubre de 1995, se emite la regulación del “Carril 2” de la Ley Torricelli, una especie de implementación, que dicta precisiones adicionales tales como, “las licencias pueden autorizar ayuda técnica, entrenamiento, ayuda financiera y mercancías”.

En 1996, la Rand Corporation – tanque pensante del Pentágono – realizó una investigación que tenía como fin mejorar el conocimiento sobre la situación de las telecomunicaciones de Cuba, especialmente las perspectivas para ampliar la red de computadoras a través de Internet, y serviría como documento base para un proyecto sobre “Actores, resultados y política estadounidense para una Cuba en proceso de cambio”.

En el 2004 se publica el documento de la llamada “Comisión para asistir a una Cuba libre”, que tenía el encargo del presidente George W. Bush de identificar medios adicionales para poner fin rápidamente al régimen cubano. En el 2006 expuso esa administración un nuevo documento donde amplían las medidas. En el capítulo 1: Acelerar el fin de la dictadura de Castro: Transición, no sucesión, se crea el “Fondo Cuba para un Futuro Democrático”, que asigna 24 millones de dólares para la propaganda contra nuestro pueblo, incluida la que se realiza a través de Internet.

En el 2011, a solicitud del senador republicano, Richard Lugar, el miembro más prominente de ese partido en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, Carl Meacham, encargado de América Latina en el equipo del político, se reunió con el personal del Departamento de Estado de EE.UU., altos diplomáticos extranjeros y funcionarios de la industria en el transcurso de varios meses para llevar a cabo una investigación sobre cómo los medios sociales y la tecnología podían utilizarse para promover y fortalecer lo que ellos entienden como la democracia en América Latina. En el informe de Meacham se reconocen descaradamente las acciones y planes subversivos que acomete el gobierno del vecino del norte contra la Revolución Cubana. En una de sus partes se manifiesta:

“El Departamento de Estado ha entrenado a los periodistas en varios países para que aumenten su capacidad de diseminar rápidamente la información precisa sobre acontecimientos y asuntos importantes. Se han invertido grandes esfuerzos en Cuba, el único país que en estos momentos censura activamente el contenido de la política de EE.UU. En Cuba, la Sección de Intereses de EE.UU. ha ofrecido miles de sesiones sobre Internet, cursos sobre la tecnología de los blogs, clases sobre entrenamiento básico de computación, clases de inglés semanales y apoyo de bibliotecas para el público cubano.[1] Estos programas tienen como objetivo reforzar la capacidad de los ciudadanos de utilizar los recursos existentes y también crear recursos sociales propios que aumenten la transparencia del gobierno y fortalezcan las instituciones civiles. Aunque Cuba es ciertamente un caso singular en el gran proyecto de la política exterior norteamericana, el staff reparó en el creciente interés que tienen los funcionarios del Departamento de Estado en incrementar las capacidades básicas de computación y alfabetización del pueblo cubano como medio de facultar a los cubanos para llevar a cabo cambios positivos en su propia sociedad.”

En lo que a infraestructura tecnológica se refiere, según el informe, Roberta Jacobson, subsecretaria de Estado interina para los Asuntos del Hemisferio Occidental, declaró:

“Aunque se ha anunciado claramente que “en estos momentos el Departamento de Estado no asigna dinero para ningún proyecto de infraestructura”, otra consideración de la política del Departamento hacia el uso de los medios sociales en Latinoamérica se ha centrado en el mejoramiento de la infraestructura existente que con frecuencia es inadecuada para la comunicación básica, la búsqueda efectiva online o la utilización de los recursos de los medios sociales.

“Una gran variedad de programas aprobados o iniciados por el gobierno se han puesto en ejecución recientemente con el objetivo de estimular los cambios en el statu quo de varios países latinoamericanos.”

A esa “variedad de programas” se refirieron los funcionarios de la USAID en la reunión del 25 de agosto de 2008 con ejecutivos de la DAI al hablar de ”de cinco a siete planes diferentes de transición” para Cuba, en los cuales se inserta la misión encargada a Alan Gross, uno más en la larga lista de fracasos que acumula Washington en su guerra sucia contra la Isla. (Tomado de La pupila insomne)

Notas:

[1] Preguntas a Roberta Jacobson, subsecretaria de Estado interina para los Asuntos del Hemisferio Occidental, presentadas por Richard G. Lugar, miembro de más alto rango del Comité de Relaciones Exteriores para audiencia titulada “El estado de la democracia en las Américas”, el 30 de junio de 2011.

Se han publicado 15 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • midascu dijo:

    La Revolución no la van a tumbar los imperialistas, los qu están arriba hoy, son los que están propiciando que la gente se desencante. Tantas restricciones por gusto. El país sabe que su población sabe matemáticas, que sabe sacar cuentas y las cuentas no dan y no se vislumbran acontecimientos grandes. El internet, creo que debería ser para todos como en cualquier lugar del mundo, porque si la ponen en instituciones y empresas, la poblacion que no trabaja en ellas no podrá acceder. Queremos acceso a las redes sociales, a los mails.
    Hoy en día, cada vez que se organiza un TWITAZO por los 5, no podemos participar porque no tenemos acceso a Twitter. Y acá donde trabajo se hacen mítines, matutinos y conversatorios sobre los cinco. Pero la realidad es dura aunque nos digan otra cosa. Cuba siempre ha sido CUBA y el acceso a Internet no va a mellar siquiera a la Revolución.
    Saludos

  • Luis Raimund dijo:

    Al señor Gross, de acuerdo a la experiencia que dan en la aplicación de la justicia las Cortes Norteamérica, de aplicarse con iguales raseros, le correspondían 3 cadenas perpetuas.

    Que diferencia ética, entre unos y otros, los familiares de nuestros cincos héroes, claman por justicia.
    Los familiares de Gross claman por 60 millones de dólares.
    A ellos dios los hace y el diablo los amamanta. Huelen a Azufre

  • armando landa vázquez dijo:

    Nadie puede pensar que los zorros dejarán de comer gallinas, o que la lechuza no tenga excelente visión nocturna.Pero el caso del señor Allan Gross merece ser considerado por muchas razones de estado.ARMANDO LANDA VÁZQUEZ.

  • MaikelC dijo:

    Era una verdad de perogrullo. El Gobierno de Estados Unidos debería publicar de una vez su culpabilidad en el caso Alan Gross, y sentarse a la mesa de las negociaciones con Cuba, porque la mentira tiene piernas cortas, y tarde o temprano, la verdad plena saldrá a la luz para aplastarlos.

  • pjnodal dijo:

    Aquí se pone una vez más de manifiesto el descaro del gobierno norteamericano, para algunos que hablan sobre el acceso libre a Internet de los cubanos, se deben de dar cuenta que mientras nos niegan la conexión a los cable de fibra óptica submarina que pasan a escasos 30 Km. de nuestras costas y aumentarían significativamente las potencialidades de conexión y ancho de banda, tratan de introducir de manera ilegal tecnologías para usos subversivos y confundir al pueblo, son unos descarados y cínicos. Otro dato para que sepan algunos incrédulos, una conexión en USA a Internet banda ancha por cable cuesta aproximadamente 20 UDS y satelital cuesta unos 300 USD, se podrán imaginar cuanto tiene que pagar Cuba por la conexión por satélite que es la que nos obligan a usar.

  • censurado dijo:

    Si las TIC estuvieran en manos de la mayoría de los cubanos no existirían los Alan Gross

  • Rigo Ochoa dijo:

    Estoy de acuerdo con censurado.

  • Xiomara dijo:

    Ahora sí,… Censurado, quisiera entender en su opinión, que los Cubanos no tenemos en en nuestras manos la TIC, Tecnología de Información y Comunicaciones, porque LA FLAMANTE POLITICA NORTEAMERICANA CONTRA CUBA HACE MAS DE 54 AÑOS, LO IMPIDE y lo seguirá impidiendo, mientras sigan con la estúpida creencia que así terminarán con la Revolución. Los Gross, existen porque ellos los engendran. ¡que cosa¡

  • aburridodeCNN dijo:

    habra que esperar a que se vaya obama y entre otro democrata un poco mas democrata para que se piense por ellos y se efectue algun dia el cambio entre Gross y los cinco.. que ya serian por cuatro….
    Aunque pienso que en ese lapso, vamos a atrapar a mas de un incauto de esos que mandan aca a hacer lo mismo…porque por dinero, vienen a comer caquita de mono aca… y sorprenderemos a varios mas…vaya!!..para que el cambio sea mas parejo en cuanto a cantidad me refiero…no a la calidad… en eos no hay comparacion que valga!!!!

  • EL DON APACIBLE dijo:

    CENSURADO, RIGO OCHOA.

    Si pero entonces estariamos dando el pais en bandeja de plata al enemigo, pues si bien la INMENSA mayoria apoya a la Revolucion y le inundariamos la red con acciones defensivas, tambien es verdad que le dariamos una PEQUEÑA brecha al enemigo para alimentar a sus quintas columnas y así nosotros no defendemos la Revolucion, no es nuestra tactica

    Esto es un estado de derecho con plena soberania e independencia verdadera, y no es fruto de una ficticia revolución de colores, sino de una revolucion Verde Olivo como el Traje de nuestro Ejercito Rebelde y la politica interna la decidimos nosotros sin ingerencias.

    Lo contrario seria darle un tantico al imperialismo y de eso el CHE ya nos alerto… Ni un tantico así.

  • CUBANÍSIMA dijo:

    Respeto las opiniones de los internautas Censurado y Rigo Ochoa;sin embargo, considero que ambas no son objetivas, ya que bien se conoce, fundamentalmente entre los cubanos, las dificultades de nuestro país para que toda su población tenga acceso a Internet, lo que no ha limitado que ciertos centros de trabajo, universidades, centros de investigación, entre otros lugares sí posean acceso a la red de redes.

    Fuera este el objetivo o no del propósito de los ataques contra nuestro pueblo, siempre nuestros enemigos buscarán la más mínima brecha para aprovecharse y justificar sus acciones.Compañeros, seamos realistas, en ningún país se permite que una persona extranjera así por así, introduzca sea lo que sea, sin la debida autorización.

    NO SE PUEDE SER TAN INGENUOS Y MENOS SI SE TRATA DE LA SEGURIDAD DEL TERRUÑO DONDE SE VIVE.A MI CUBA NO LA DAÑA NADIE.PIÉNSENLO.

  • El Oriental dijo:

    Estoy de acuerdo con censurado

  • Roberto Cecilioo Barroso Caballero dijo:

    Son dignos de lastima el imperio , su dinero y su poderio ficticio quererle hacer un yogourt la vida a un pais como Cuba es la justificacion de la derrota por adelantado ante nuestro pais que como armas muestra ante el mundo la dignida de un pueblo que no se puede ya gobernar en ingles y mucho menos desde posiciones de fuerza.Los principios nuestros para ellos ya es bastante, los pobres imperialistas, sin poder ver la realidad por la ceguera politica y social que tienen.

    Saludos Barroso

  • Leandro dijo:

    Soy de los que piensan y quieren que todos los cubanos tengamos acceso a INTERNET, pero no debemos desconocer que sobre Cuba existe un Bloqueo Económico, Comercial y Financiero impuesto por los EE. UU. repudiado reiteradamente por la Asamblea General de la ONU y que incluye el área de las telecomunicaciones; que la Ley Torricelli aprobada en 1992 se pronunció a favor de “comunicaciones adecuadas entre ambos países”, con el marcado interés de “promover cambios políticos en Cuba”. Sin embargo solo en 1996, tres años después de haberlo solicitado es que EE.UU. autorizó a Cuba a conectarse a INTERNET y lo hizo con deliberados propósitos subversivos y vía satélite lo que resulta mucho más caro para Cuba. En ese propio año 1996 fue aprobad la Ley Helms-Burton que enmendó la citada Ley Torriceli en lo referido a los servicios de telecomunicaciones puntualizando que nada de lo referido en la Torricelli … “ se interpretará en el sentido de que autoriza inversiones en la red nacional de telecomunicaciones de Cuba por persona alguna de los Estados Unidos” y puntualiza que … “el término ‘inversión’ en la red nacional de telecomunicaciones de Cuba incluye las contribuciones (incluso por donación) de fondos o de cualquier cosa de valor a esa red o para ella, así como la concesión de préstamos a esa red o para ella” y obliga al Presidente de ese país a presentar semestralmente al Congreso… “un informe en el que se detallen los pagos efectuados a Cuba por personas de los Estados Unidos como resultado de la prestación de los servicios de telecomunicaciones que se autorizan….”
    Si los EE.UU. están tan interesados en que los cubanos tengan acceso a INTERNET ¿por qué no dan a nuestro país libre acceso a la red? ¿Por qué tienen que existir autorizaciones especiales al más alto nivel para la conexión a los cables que pasan cerca de Cuba? ¿Por qué cada vez que Cuba solicita un nuevo canal a la Internet Corporation for Assigned Names and Numbers ICAN, que según plantea es «una organización no gubernamental sin fines de lucro” tiene que tener la autorización expresa de una institución estatal.
    Lo cierto es que desde el surgimiento de Internet, los Estados Unidos han torpedeado el acceso de Cuba a la red informática mundial de manera permanente, buscan vías ilegales para dar acceso a los contrarrevolucionarios y a la vez han desatado una feroz campaña contra la Revolución cubana acusándola de no dar libertad de conexión a la misma.

  • link dijo:

    El  uso de la tecnologia digital en general ha aumentado pero la propagacion de una gobernanza responsable de internet, es mucho menor de lo esperado en un mundo donde cada vez se polarizan mas los conocimientos, lo que diminuye sensiblemente el efecto de las TIC tanto en la productividad, como en el desarrollo individual del ser humano.

Se han publicado 15 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Omar Pérez Salomón

Omar Pérez Salomón

Ingeniero. Colabora con Cubadebate y otras publicaciones. Es autor del libro Fidel Castro. Soldado de las ideas, que recoge las reflexiones expresadas por Fidel acerca de las tecnologías de la información y los medios de comunicación entre 1959 y 2011.

Vea también