Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

En la sombra de Hiroshima

| 11

hiroshima-11El 6 de agosto, aniversario de Hiroshima, debería ser un día de reflexión sombría, no sólo acerca de los sucesos terribles de esa fecha en 1945, sino también sobre lo que revelaron: que los seres humanos, en su dedicada búsqueda de medios para aumentar su capacidad de destrucción, finalmente habían logrado encontrar una forma de acercarse al límite final.

Los actos en memoria de ese día tienen un significado especial este año. Tienen lugar poco antes del 50 aniversario del momento más peligroso en la historia humana, en palabras de Arthur M. Schlesinger Jr, historiador y asesor de John F. Kennedy, al referirse a la crisis de los misiles cubanos.

Graham Allison escribe en la edición actual de Foreign Affairs que Kennedy ordenó acciones que él sabía aumentarían el riesgo no sólo de una guerra convencional, sino también de un enfrentamiento nuclear, con una probabilidad que él creía de quizá 50 por ciento, cálculo que Allison considera realista. Kennedy declaró una alerta nuclear de alto nivel que autorizaba a aviones de la OTAN, tripulados por pilotos turcos (u otros), a despegar, volar a Moscú y dejar caer una bomba.

Nadie estuvo más asombrado por el descubrimiento de los misiles en Cuba que los hombres encargados de misiles similares que Estados Unidos había emplazado clandestinamente en Okinawa seis meses antes, seguramente apuntados hacia China, en momentos de creciente tensión.

Kennedy llevó al presidente soviético Nikita Krushov hasta el borde mismo de la guerra nuclear y él se asomó desde el borde y no tuvo estómago para eso, según el general David Burchinal, en ese entonces alto oficial del personal de planeación del Pentágono.

Uno no puede contar siempre con tal cordura. Krushov aceptó una fórmula planteada por Kennedy poniendo fin a la crisis que estaba a punto de convertirse en guerra. El elemento más audaz de la fórmula, escribe Allison, era una concesión secreta que prometía la retirada de los misiles estadunidenses en Turquía en un plazo de seis meses después de que la crisis quedara conjurada. Se trataba de misiles obsoletos que estaban siendo remplazados por submarinos Polaris, mucho más letales.

En pocas palabras, incluso corriendo el alto riesgo de una guerra de inimaginable destrucción, se consideró necesario reforzar el principio de que Estados Unidos tiene el derecho unilateral de emplazar misiles nucleares en cualquier parte, algunos apuntando a China o a las fronteras de Rusia, que previamente no había colocado misiles fuera de la URSS. Se han ofrecido justificaciones, por supuesto, pero no creo que soporten un análisis. Como principio acompañante de esto estaba que Cuba no tenía derecho de poseer misiles para su defensa contra lo que parecía ser una invasión inminente de Estados Unidos.

Los planes para los programas terroristas de Kennedy, Operación mangoose (mangosta), establecían una revuelta abierta y el derrocamiento del régimen comunista en octubre de 1962, mes de la crisis de los misiles, con el reconocimiento de que el éxito final requerirá de una intervención decisiva de Estados Unidos.

Las operaciones terroristas contra Cuba son descartadas habitualmente por los comentaristas como travesuras insignificantes de la CIA. Las víctimas, como es de suponerse, ven las cosas de una forma bastante diferente. Al menos podemos oír sus palabras en Voces desde el otro lado: Una historia oral del terrorismo contra Cuba, de Keith Bolender.

Los sucesos de octubre de 1962 son ampliamente aclamados como la mejor hora de Kennedy. Allison los ofrece como una guía sobre cómo restar peligro a conflictos, manejar las relaciones de las grandes potencias y tomar decisiones acertadas acerca de la política exterior en general. En particular, los conflictos actuales con Irán y China.

El desastre estuvo peligrosamente cerca en 1962 y no ha habido escasez de graves riesgos desde entonces. En 1973, en los últimos días de la guerra árabe-israelí, Henry Kissinger lanzó una alerta nuclear de alto nivel. India y Pakistán han estado muy cerca de un conflicto atómico. Ha habido innumerables casos en los que la intervención humana abortó un ataque nuclear momentos antes del lanzamiento de misiles por informes falsos de sistemas automatizados. Hay mucho en que pensar el 6 de agosto.

Allison se une a muchos otros al considerar que los programas nucleares de Irán son la crisis actual más severa, un desafío aún más complejo para los formuladores de política de Estados Unidos que la crisis de los misiles cubanos, debido a la amenaza de un bombardeo israelí. La guerra contra Irán está ya en proceso, incluyendo el asesinato de científicos y presiones económicas que han llegado al nivel de guerra no declarada, según el criterio de Gary Sick, especialista en Irán. Hay un gran orgullo acerca de la sofisticada ciberguerra dirigida contra Irán.

El Pentágono considera la ciberguerra como acto de guerra, que autoriza al blanco a responder mediante el empleo de fuerza militar tradicional, informa The Wall Street Journal. Con la excepción usual: no cuando Estados Unidos o un aliado es el que la lleva a cabo. La amenaza iraní ha sido definida por el general Giora Eiland, uno de los máximos planificadores militares de Israel, «uno de los pensadores más ingeniosos y prolíficos que (las fuerzas militares israelíes) han producido. De las amenazas que define, la más creíble es que cualquier enfrentamiento en nuestras fronteras tendrá lugar bajo un paraguas nuclear iraní.

En consecuencia, Israel podría verse obligado a recurrir a la fuerza. Eiland está de acuerdo con el Pentágono y los servicios de inteligencia de Estados Unidos, que consideran la disuasión como la mayor amenaza que Irán plantea. La actual escalada de la guerra no declarada contra Irán aumenta la amenaza de una guerra accidental en gran escala. Algunos peligros fueron ilustrados el mes pasado, cuando un barco estadunidense, parte de la enorme fuerza militar en el Golfo, disparó contra una pequeña nave de pesca, matando a un miembro de la tripulación india e hiriendo a otros tres.

No se necesitaría mucho para iniciar otra guerra importante. Una forma sensata de evitar las temidas consecuencias es buscar la meta de establecer en Oriente Medio una zona libre de armas de destrucción masiva y todos los misiles necesarios para su lanzamiento, y el objetivo de una prohibición global sobre armas químicas -lo que es el texto de la resolución 689 de abril de 1991 del Consejo de Seguridad, que Estados Unidos y la Gran Bretaña invocaron en su esfuerzo por crear un tenue cobertura para su invasión de Iraq, 12 años después.

Esa meta ha sido un objetivo árabe-iraní desde 1974 y para estos días tiene un apoyo global casi unánime, al menos formalmente.

Una conferencia internacional para debatir formas de llevar a cabo tal tratado puede tener lugar en diciembre. Es improbable el progreso, a menos que haya un apoyo público masivo en Occidente. De no comprenderse la importancia de esta oportunidad se alargará una vez más la fúnebre sombra que ha oscurecido el mundo desde aquel terrible 6 de agosto.

(Tomado de  La Jornada)

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Raul Sobrino (El sofista) dijo:

    El grave peligro de la existencia de una superpotencia militar omnipotente como al presente lo es los EE.UU es algo que genera temores en gobiernos como los de Cuba, así como en los de la RPDC entre otros, por cuanto estos países tienen sistemas políticos que son la antítesis de la democracia norteamericana y muy bien ellos podrían valerse de cualquier situación que se presentara en alguno de estos países para lanzar una operación «humanitaria» que se traduciría en una agresión militar que les costaría muy pocas bajas mientras que ellos matarían a cientos de miles del lado atacado; de ahí que la RPDC esté convencida que lo único que le garantizaría que sus enemigos no les lancen un ataque total, es amenazándolos, ripostándoles con ataques a la menor provocación ó violación de su espacio aéreo y fronteras terrestres o marinas y creando una capacidad de respuesta que los asuste, no solo con los miles de callones apuntando hacia la gran ciudad de Seúl a la que le caerían cientos de miles de balas de callón en minutos, sino que también creando algunas armas nucleares sin que dejen la menor duda de que estarían dispuestos a lanzárselas a cualquiera de sus aliados.
    Sin embargo, las últimas guerras norteamericanas no han sido precisamente contra naciones con sistemas de gobiernos muy distintos al norteamericano, sino que en esos países habían gobiernos no solo férreamente anticomunistas, sino que religiosamente pro capitalistas. Esos fueron los casos de Irak y Afganistán, países que no tenían razones para temer que los fueran a invadir, por lo que no tenían por qué cuidarse militarmente. El grave error que cometieron los gobiernos de esos países fue el de invadir a otros estados petroleros en los que los EE.UU tenían grandes intereses, forzándolos a una guerra en la que humillaron tanto a las fuerzas iraquíes, que siempre se dudó que tanta humillación pudiera olvidarse y que ese país se quedara sin buscar una venganza, lo que generó paranoia del lado norteamericano; por otro lado, el gobierno de Afganistán le brindó refugio al grupo terrorista de Al Qaeda, los que llevaron a cabo los sucesos del 9/11, mientras que se negaron a entregar a los jefes del terrorismo ó de cooperar para con su captura, con lo que se buscaron que los invadieran. Este mismo peligro está enfrentando ahora Irán; un país donde la diferencia de vida entre los ricos y los pobres es considerada la más alta del mundo; algo que le agrada en gran manera al gobierno norteamericano por cuanto los quita a ellos de los primeros lugares, por lo que no se puede entender el por qué del empeño de ese país por adquirir armas nucleares cuando es sabido que nadie los atacaría por desacuerdo con su sistema de gobierno sino que por su apoyo a los enemigos terroristas ó combatientes que enfrentan a los EE.UU e Israel.
    Que Corea y Cuba teman por la omnipotencia del ejército norteamericano eso es justificable, pues se sabe que ellos se podrían valer de cualquier escenario para iniciar un ataque e invasión. Pero si somos realistas, nosotros no deberíamos de alarmarnos y de ponernos paranoicos por que los EE.UU estén invadiendo a unos cuantos países que no son ni nuestros amigos ni nuestros aliados; por el contrario, creo que si nosotros tuviéramos en el poder en los EE.UU y nos pusiéramos a trabajar en busca de crear un paraíso terrestre, pues no solo los hubiéramos invadidos a ellos sino que también hubiéramos invadido a los más de los gobiernos corruptos y antipopulares de África, así como también a los de los más de los países árabes, donde impera el despilfarro y la desigualdad social en sus mayores extremos.
    No hay que ponerse paranoico. Después de todo, los EE.UU tienen muy buenas relaciones con Vietnam; un país que los hizo sentirse impotentes y que los hizo por un tiempo perder la confianza en sí mismo después de tirarles más bombas que todas las que se arrojaron durante la segunda guerra mundial sin conseguir que desistieran de la guerra por cuanto allí no había una gran familia como la de la monarquia del Japón antes de la rendición, la que presionó para terminar la guerra con la rendición antes de que perdieran todos sus privilegios y buena vida que se daban en los palacios; algo muy distinto en Vietnam, donde se estaba dispuesto a seguir la guerra en las mismas selvas y montañas. Sin embargo, si bien es cierto que quienes menos tendrían que perdonar serian los vietnamitas, también es cierto que para los norteamericanos pudiera no haber sido suficiente saber que mataron a más de dos millones de ellos contra unos sesenta mil de sus tropas. Mas los hechos demuestran que no parecen ser tan vengativos como los imaginamos, por cuanto no están amenazado a dicho país de invadirlos ahora que cuentan con sus nuevas armas que localizan y ven todo para destruirlo; esto sin que pongan en sus mentes la posibilidad de aventurarse a una guerra sin tanto peligro como la que les resultaría tenerla con Corea.

  • Rafael Aguilar dijo:

    Es deprimente pensar que desde el comienzo de la historia gran parte del intelecto humano ha sido destinado a la fabricacion de armas para oprimir y someter a nuestros semejantes, de las hachas de piedra, a las espadas y lanzas de hierro, de la polvora a las armas de fuego, a los descomunales cañones, a las ametralladoras, de los tanques blindados a los aviones supersonicos, de la energia atomica a las fabricacion de armas que pueden convertir en vapor a millones de seres humanos con una sola bomba, que enorme esfuerzo cientifico solo para disfrutar del poder de aterrorizar y esclavizar a otros seres humanos, es el espiritu que engendro diabolicas doctrinas politicas como el facismo el que lejos de extinguirse se presenta disfrazado con nueva cara oprimiendo y aterrorizando en nombre de la «libertad y la democracia».

  • Candela dijo:

    Señor Sobrino: con todo respeto, revise su sistema de valores. Evidentemente, usted no ha estado en un escenario de guerra, porque si así fuera, usted no podría justificar esa aberración humana que es la guerra. Ningún país tiene derecho a imponer su ley sobre otro. El mundo y la vida, no son una película de cowboy, ni nadie tiene el derecho a sentirse tocado por Dios para imponer un orden, su orden al mundo, al estilo del vengador solitario. Esos inventos de mala factura déjeselos a Hollywood.

    Estuve en Hiroshima en ocasión de cumplirse el aniversario 60 de los bombardeos. En esa gran plaza donde cayó la bomba hay un museo que recuerda el horror vivido, para que jamás vuelva a repetirse. Salí de allí llorando. Lo terrible es que una parte de los jóvenes japoneses desconocen que el autor es su principal aliado: los Estados Unidos. El entonces Premier japonés hablaba del horror, pero jamás mencionó a su autor. La bombas de la desinformación también son arrasadoras.

    Se teme mucho a una conflagración mundial nuclear. Se sabe que las armas atómicas son hoy muchísimo más potentes y devastadoras que las de entonces.

    La crisis de los misiles en el Caribe demostró que los ejercicios de la guerra, las alertas y los hombres sobre armas tan peligrosas, son potenciales detonadores de conflagraciones de incalculables consecuencias más allá de los límites deseados por los políticos: el error bajo el estrés, está presente; por eso las armas nucleares deben desaparecer.

    También demostró que no hay países pequeños y que mientras no se respete la justa necesidad de soberanía e independencia de los pueblos; mientras un país se crea en el derecho de imponer su régimen a otro, mientras un país y un pueblo sientan violentados sus derechos, mientras no se resuelva el injusto orden mundial en que vivimos, la posibilidad de una guerra que nos involucre a todos, estará presente.

    Muchos tratados internacionales tratan en su letra de evitar esa catástrofe. Hay un monitoreo de las armas estratégicas pero LO MÁS TERRIBLE ES QUE LA ERA DE LA GUERRA NUCLEAR ESTÁ EN CURSO.

    Poco se habla en los medios de comunicación de las armas tácticas de componente nuclear que a diario se utilizan en Afganistán, Irak, … que atraviesan blindados, refugios; cargas que no sólo matan y mutilan generaciones completas allí donde son lanzadas, sino que también dejan secuelas en los sobrevivientes, ya sean las víctimas civiles o militares de esos bombardeos, como también a los propios soldados o contratistas, carne de cañón, que se emplean en esas guerras y de lo cual tampoco se habla en la gran prensa.

  • Madre camagüeyana dijo:

    He visto una reciente superproducción de la Segunda Guerra Mundial y sin lugar a dudas ha sido lo más desastroso de la historia humana.
    Es una razón más que suficiente para salvar el socialismo y cuidar a nuestros hijos en un ambiente de paz.

    Parece que de nuevo el petróleo está en la mirada de los ojos ambiciosos y ello puede desencadenar un conflicto mundial.
    Cada error nuestro alimenta el mal que se inquieta en imponerse como ley universal

    http://www.juventudrebelde.cu/columnas/acuse-recibo/2012-04-09/donaciones-entrampadas/?page=3&#comment

  • Juan Gatica Amengual dijo:

    Me pregunto, si los japoneses, después de tan inconcebible horror,
    ¿ seguirán admirando a sus asesinos ?

    ¡ Ni perdón, ni olvido !

    Desde el paraíso del neoliberalismo salvaje a ultranza,

    Juan Gatica Amengual
    Santiago de Chile
    Suramérica

  • Lic. Alexis Mario Cánovas Fabelo dijo:

    Lo deprimente es ver como el imperialismo sigue con las manos sueltas haciendo todo tipo de barbaridades contra la especie humana.

  • Vicente Brunetti dijo:

    Muchas felicidades al colectivo responsable de CUBADEBATE, por el aniversario!
    Sobre el bombardeo atómico realizado por Estados Unidos a la ciudad civil de Hiroshima, Japón, el 06-08-1945, la expresiva fotografía que acompaña este artículo, es parte de la colección de fotos que fue reunida y exhibida al público después de 6 décadas de férrera censura impuesta por los gobiernos de Estados Unidos.
    En el vínculo directo (abreviado) al sitio que mantengo en Scribd.com está disponible un texto breve que escribí al respecto, acompañado con unas fotos que fueron expuestas al público, recién en el año 2008. Documentan el horror de estos crímenes de lesa humanidad que siguen impunes. El título: «El bombardeo atómico a Hiroshima – Crimen de lesa humanidad de EE.UU». El link: >http://bit.ly/OGQQDM<. Gracias por el espacio.

  • Candela dijo:

    Brunetti, impresionante. Y lo terrible es que los yanquis siguen con las manos sueltas, sembrando muerte y destrucción por el mundo.

  • Raul Sobrino (El sofista) dijo:

    «Señor Sobrino: con todo respeto, revise su sistema de valores. Evidentemente, usted no ha estado en un escenario de guerra, porque si así fuera, usted no podría justificar esa aberración humana que es la guerra.» Señor Candela, creo que usted deberia de volver a leer lo que yo escribí, por cuanto mi forma imparcial de decir las cosas no quiere decir en ningún momento que justifique las guerras; por el contrario, si usted se leyera lo que dije en el siguiente articulo publicado aqui sobre este hecho, posiblemente le harian pensar que yo soy demasiado pacifista como para llegar a extremos de sugerir lo que en el planteo; algo a lo que usted lo más probable que se opondria ferreamente, prefiriendo tirarnos las bombas que el amarnos y acariciarnos los cuerpos entre enemigos. Yo si plantearia esa posiblilidad y la estimularia para evitar las guerras, sin importarme en lo más minimo el cuanto ello escandalizaria a la gente refinada y de buena educacion que facilmente le lanzar bombas a los mas debiles.

  • Hilario Amador Sánchez dijo:

    Por la naturaleza de este acto terrorista realizado por los EEUU, hay que recordarlo con mucho dolor que debe traducirse en coraje y valentía para defender la sobernaía de cada país, es un acto cargado de barbarie e inhumano y salvaje.

  • K1000Lo dijo:

    Desaparezca la filosofia del despojo y habra desaparecido la filosofia de la guerra, expreso en su primer discurso en la ONU nuestro lider Fidel Castro Ruz.
    Yo considero que mientras exista el Imperialismo, los peligros de cualquier guerra en cualquier momento no es descartable. Es imposible que las enormes industrias existentes dedicadas a la construccion de todos tipos de armas, esten a favor del desarme y la paz, ellos podran expresar hipocritamente como el funerario: yo no quiero que nadie muera, pero que mi negocio prospere. Asi de sencillo.
    Por eso y nada mas que por eso, porque al imperialismo no se le puede dar ni un chancecito asi (recuerden al Che) es que los paises antiimperialistas tenemos que estar siempre listo para defendernos y con la Guardia en Alto para preservar la Paz y evitar la Guerra, aunque algunos no lo entiendan asi y piensan que debemos tontamente desarmarnos para ser presa facil del Rapaz Imperio.
    Un abrazo para todos
    K1000Lo

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Noam Chomsky

Noam Chomsky

Es un lingüista, filósofo, activista, autor y analista político estadounidense. Intelectual emblemático de la izquierda mundial.

Vea también