Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

La contrarrevolución cubana nunca ha existido

| 33

En realidad  lo que hoy llamamos contrarrevolución cubana, murió al nacer. Estados Unidos, como siempre ha hecho, frustró también toda posibilidad de que la contrarrevolución, que a partir de 1959 se organizaba,   pudiese lograr ningún  grado de legitimidad.1

La contrarrevolución también puede ser legítima, en la medida en que se proyecta  y sea teorizada sobre el fundamento real  de la existencia  de  clases desplazadas del poder,  que luchan   por reinstalarse nuevamente en este.

Es que los procesos revolucionarios, también legítimos, mucho más porque  se sustentan en el avance,  pueden retroceder,  ser derrotados, revertidos  y hasta suicidarse (como lamentablemente  ocurrió con la Revolución Granadina). La revolución  puede ser reversible, indicando así que no existían en realidad condiciones para su triunfo definitivo.

Pero la llamada contrarrevolución cubana actual, no es legítima, ni lo será nunca. Primero, porque los que trataron de organizarla, no tenían fundamentos  históricos,  sino solo intereses  personales. Y por razones meramente  personales se puede asesinar, armar revueltas, corromper procesos, pero nunca crear verdaderas organizaciones, plataformas de lucha, ni articular  movimientos políticos contestatarios del poder de la revolución y articular una plataforma política  coherente,  una estrategia, un discurso,  a  menos  de que la propia revolución  se deslegitime.

Pero los problemas de la ilegitimidad de la  llamada contrarrevolución cubana actual comenzaron mucho antes de 1959. Veamos lo que pretendemos decir.

La revolución cubana derrotó en 1959 una dictadura sangrienta, la de Fulgencio Batista, que representó el último eslabón  del poder  de una contrarrevolución, que había triunfado entre 1898 y 1902, liderada por Estados Unidos y  secundada por las fuerzas anexionistas y plattistas que incluso, habían formado parte, algunas de ellas, del propio movimiento independentista contra España.

La revolución para entonces, era la  martiana, que buscaba una república “con todos y para el bien de todos” , la  cual  fue momentáneamente derrotada por una clase que comenzó paulatinamente a penetrar los poderes civil y militar de la lucha independentista, envió  sus  representantes a  combatir  contra España, para no quedar al margen y finalmente se alió con Estados Unidos, para sacar adelante su proyecto de república, que no era la martiana, sino la aliada de Estados Unidos, la del protectorado primero y la  neocolonia después.

No quiere decir, que algunos miembros de esta misma burguesía  no estuviesen en desacuerdo con lo que ocurría en la república surgida a partir de 1902, pero no fueron capaces de evitarlo, ni tampoco hicieron gran oposición, sino que se aprovecharon de ella. Solo las masas populares organizadas y líderes esclarecidos, patriotas verdaderos,  mantuvieron vivas las llamas de la lucha por la verdadera independencia.

Existían sin lugar a dudas dos proyectos  en pugna;  el martiano, que combatía por la independencia contra España, pero observaba con preocupación  las apetencias de Estados Unidos sobre la Isla, por lo   que  pretendía cumplir con el doble propósito de una Cuba libre de España, pero al mismo tiempo independiente de Estados Unidos.

El otro proyecto, era el de aquellos  que hasta  luchaban contra España por lograr la independencia de esta, pero no confiaban en  que Cuba pudiese darse a sí misma una república independiente, sin la tutela de Estados Unidos. En parte también, porque  muchos de ellos, les temían al peso que las masas populares y desposeídas tenían dentro de las fuerzas que combatían contra España,  en la etapa final de la contienda independentista del periodo 1895-1898.

La parte más poderosa de la burguesía cubana, como clase, en realidad, nunca fue independentista y mucho menos  revolucionaria,   era demasiado dependiente de España o de Estados Unidos en último caso. Por lo cual este ultimo volvió a tomar el mando de la acción contrarrevolucionaria, a partir del triunfo revolucionario de  1959, incluso antes,  para ayudar a los desplazados por la revolución a reinstalarse en  el poder. Tratando por todos los medios de hacer aparecer la actividad contrarrevolucionaria interna como una contienda civil. Deslegitimando así a las fuerzas de  la revolución. Cuestión esta que coincidía con los intentos de  Estados Unidos de recuperar a Cuba  y con los intereses de la burguesía desplazada, la cual siempre se había conformado con hacerle la segunda al poder norteamericano en la Isla.2

Por eso, los que ahora denominamos “contrarrevolucionarios cubanos”, no son ni siquiera eso. Sino simples  mercenarios al servicio de una potencia extranjera; armados, entrenados, educados y financiados  por Estados Unidos, para tratar de derrocar  al poder revolucionario en Cuba y así  recuperar sus bienes y privilegios, que es lo único que les interesa. Por lo que el patriotismo de estos últimos, cabe en el bolsillo más pequeño de cualquier prenda de vestir.

Por eso no tienen plataforma política propia, ni discurso que convenza a nadie, ni moral, prestigio, ni verdaderos líderes. Son solo un grupo de corsarios al servicio de Estados Unidos, que lo mismo van por dinero a Centroamérica, que al África o que  contratan mercenarios desempleados para que vengan a poner bombas en los hoteles turísticos de Cuba. Fuera de la plataforma que les ofrece la política  norteamericana contra Cuba, pero sobre todo, al margen del dinero que reciben, no son nadie, no existen más allá de su nostalgia  por retornar  a la Cuba de los años cincuenta.

En resumen, estos que ahora  llamamos contrarrevolucionarios, son herederos de la contrarrevolución que triunfó en Cuba a partir de 1898, liderada por Estados Unidos y secundada por los sectores anexionistas de la burguesía criolla, los reformistas, aliados  de la burguesía imperialista norteamericana y de los sectores políticos que,  en los Estados Unidos, deseaban para Cuba un protectorado, o  una neocolonia y no una república independiente.

Sin embargo, aunque el proyecto martiano no triunfó entonces, el mismo hizo  contribuciones, que fueron determinantes  para  la continuidad de la lucha por la verdadera independencia. Por cuanto  José Martí lideró una tercera  guerra, organizada y apoyada  masivamente, de tal modo  que esta resulto  fundacional  para la identidad nacional cubana; la cultura política independentista y para  sembrar  las semillas del antiimperialismo,  evitando así  la anexión de la Isla a Estados Unidos.3

Por ello, la dialéctica revolución-contrarrevolución  no es nada nuevo en la historia de Cuba. La contrarrevolución ya triunfó en Cuba por varios años; y siempre bajo el mismo liderazgo (Estados Unidos)  secundada por las mismas fuerzas políticas: los plattistas, reformistas  y anexionistas de siempre.

Los cubanos de la Isla no necesitan entonces saber que ocurriría en Cuba si triunfara una contrarrevolución, lo saben. Pues lo vivieron.

Por lo cual,  toda la reacción del pueblo cubano ante los intentos de Estados Unidos ahora por retomar el control de la Isla, se despliega sobre un solo telón de fondo,  de que  todos los cubanos de la Isla  conocen como Estados Unidos administraría una contrarrevolución triunfante en Cuba.

De esta historia  sintéticamente contada,  provienen las razones de  la condescendencia del ejecutivo norteamericano  con la mafia  criminal, que ha liderado la contrarrevolución contra Cuba.

No estaba el gobierno  norteamericano  negociando con un enemigo, el caso de Elián González, sino con su histórico aliado estratégico, que se les había  ido de las manos.

Es que resulta necesario conocer bien que, la mafia anticubana de Miami, no es una simple pieza táctico-funcional  de la política norteamericana hacia Cuba. Es mucho más que eso. Es parte de una estrategia integral de  un proyecto político  contra Cuba a bien largo plazo.

Aun y cuando  esta mafia, tuviese que ver limitado su perfil de participación en una primera etapa por reconquistar a Cuba,  de todos modos no podría  prescindirse de ella en la siguiente etapa.

Los cubanos-americanos, constituyen para la política norteamericana algo así como la “Cuba  alternativa”,4 al decir de Luís Ortega, “La patria portátil”, que no tiene sino como objetivo, después de derrocar el poder revolucionario en Cuba, asegurarse  de que esta no se les  vuelva a escapar de las garras.

De lo contrario, ¿cómo imaginar  que diez  administraciones norteamericanas, por más de cincuenta  años, hayan invertido tanto dinero y recursos  para tratar de  desestabilizar a Cuba y “clonarla”   del otro lado del Estrecho de La Florida?

Esa ha sido una estrategia de tan largo plazo, como la de la “fruta madura ” de J. Quincy  Adams. Se trata de la variante por medio de la cual Cuba llegaría a ser finalmente norteamericana.

Aunque es nuestra opinión, que el verdadero papel que la política norteamericana le tiene asignado a los cubano-americanos en su estrategia anticubana, es el de segundones, simples administradores. Por lo que no pueden  hacerse ilusiones al respecto. Lo demás son simples circunstancias coyunturales. Por eso las administraciones  no quieren ni pueden prescindir de ellos.

De aquí, en su momento, el interés desmedido de la administración Clinton  por convencer a los secuestradores de Elián González,  de que entregasen al niño, sin tener que verse el gobierno obligado  a  utilizar la fuerza. Se trataba de hacer todo lo posible  por darles a  entender a la mafia cubanoamericana,  que, con su tozudez, estaban  afectando algo más estratégico en las relaciones entre los grupos contrarrevolucionarios  y la administración norteamericana.

Por eso demoro tanto en aparecer la  voluntad por parte de la administración de solucionar el problema del niño afectando a su aliado. Dándole un golpe que lo anulase como posible pieza de su política hacia Cuba.

La administración  ejecutó finalmente la decisión sobre el niño,  por lo que ello representaba, en medio de una opinión pública  interna casi totalmente adversa a continuar esperando y de una opinión internacional  muy crítica. También, porque la decisión preliminar del tribunal de Atlanta, con el niño en manos de la mafia miamense, auguraba dificultades y complicaciones mayores  hacia el futuro inmediato.

Pero la dilatación del proceso, tanto por parte de la administración como de  la mafia,  llevaba implícito la esperanza de que Juan Miguel  González cediese ante la realidad, de que si se quedaba en los Estados Unidos podría tener al niño y mucho más. Pensamos  que   todos  eran  partidarios de ese tipo de solución, que solo la firmeza revolucionaria  del padre de Elián pudo conjurar.

Por lo que todo ello,  no fue más que un ejemplo de que las  administraciones  estadounidenses  han  utilizado a la mafia contrarrevolucionaria  contra Cuba y  continuarán  utilizándola. El grado en que lo continúen haciendo  puede que llegue a ser algo no solo  producto de su   voluntad política, sino  también de cómo se desarrolle hacia el futuro el debate de la política hacia Cuba.

(Tomado de Moncada Lectores)

Citas

[1] Desde antes del triunfo revolucionario de 1959, ya el entonces presidente Eisenhower hacia todo lo posible por evitar la toma del poder político por parte de la fuerzas revolucionaras lideradas por Fidel. Como ello fue imposible, entonces la actividad  de los planes contrarrevolucionarios fraguados, organizados y financiados desde Estados Unidos,  se concentraron entonces en evitara toda costa que las fuerzas revolucionarias se consolidaran en el poder. Todo lo cual tuvo  lugar siempre bajo el liderazgo de las administraciones norteamericanas hasta hoy.

[2] Para ampliar ver: Esteban Morales. Cuba- Estados Unidos: Las  esencias de una confrontación histórica. Revista Universidad de La Habana, No. 260. La Habana, Cuba,  pp.150-167.

[3] Creo que es importante esclarecer, que la anexión, tal y como era vista en esa época, no tiene ya vigencia. .Se trataba entonces de que Cuba  llegara a ser una estrella más en la constelación de estrellas de la bandera norteamericana. Pero, ¿ podríamos imaginar hoy, que la extrema derecha que lidera la política hacia Cuba  nos conceda, según ellos, el “honor” y el “privilegio” de ser un estado más de la Federación con todos sus derechos y deberes?  Luego la anexión de que se habla, no iría más allá de devolver  a Cuba  al área de influencia de Estados Unidos nuevamente.

[4] Ver: Luis Ortega, Cubanos en Miami, Editorial Ciencias Sociales, La Habana, Cuba, 1988.

Se han publicado 33 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Hendris Manuel dijo:

    Buena crónica; pero a mi entender el amigo Esteban olvidó otro tipo de contrarrevolución REAL que nos puede hacer más daño que los propios mercenarios pagados y tutorados por los mafiosos de Miami: Los Directores y Administradores de muchos establecimientos y Empresas claves para la economía de nuestro país. Ellos nos están haciendo más daño que el propio bloqueo, están robando a diestra y siniestra; están haciendo las cosas a sus anchas y, como ya es una tela de araña que abarca hasta los niveles municipal y provincial están corrompiendo nuestra sociedad forjada con la sangre de nuestros héroes y el sudor del digno pueblo de Cuba. Sí tenemos al enemigo entre nosotros, para mi, todos esos Jefecitos (o Jefezotes) son también contrarrevolucionarios, enemigos del pueblo, de Fidel, de Raúl, negadores del ideario martiano y burladores del ejemplo del Ché. Cometemos un grave error si contamos solamente como contrarrevolucionarios a los financiados “Made in USA”, tenemos entre nosotros a personas inescrupulosas que son más peligrosas que “el enemigo de afuera”

  • Ruben W dijo:

    Interesante, pero cito¨Mientra exista el imperialismo, el partido , el estado y el pueblo les prestaran a los servicio de la defensa la maxima atencion . La guardia revolucionaria no se descuidará jamás. La historia enseña con demasiada elocuencia que los que olvidan este principio no sobreviven al error.¨ Fidel

  • Amauris Domínguez Meriño dijo:

    Muy buen y esclarecedor articulo, gracias y felicidades Esteban.
    Concuerdo contigo Hendris Manuel.

  • alamareño dijo:

    El principal problema es que con las dificultades para viajar las nuevas generaciones no conocen muchas cosas que hay en realidad en el mundo de hoy, desde una discriminacion enorme hacia todo lo que sea latino, la violencia, la pobreza, el costo de hospitales y medicinas, la forma en que dejan morir a las personas en los hospitales, las escualeas, pero eso se desconoce porue al no poder conocer la parte de afuera la gente piensa que el mundo es internet, la pelicula que ven, las mentiras que les cuantan en miami, que les manmdan 300 dolares y aqui son reyes y alla con eso no se pueden hacer ni un analisis de ultrasonido, piensan que todo es ganar dinero y tener de todo, que lejos estan de la realidad, ojala y de no conocer hasta cuanto trabajo hace falta para ganar un dolar y por eso los precios aca estan como estan, ojala y no perdamos todo algun dia y tengan que pasar por lo que pasaron aquellos que tanta sangre dieron para que tengamos hoy este pais, con defectos pero nuestro y con muchas cosas que otros desean tener que no son solo jeans y discotecas.

  • Maño dijo:

    Muy buena la idea de este post…es importante plasmar el recorrido histórico de una supuesta oposición en Cuba que tiene sus raíces en una conducta entreguista al servicio de una potencia extranjera…algo insólito para el llamado “Mundo de la libertad”…es inpensado para cualquier país “del primer Mundo”…inclusive para los propios Estados Unidos que un partido político contrario al gobernante responda a una nación extranjera…y reciba financiación para su quehacer…siempre para los anexionistas estará el justificativo de su accionar de que reciben este apoyo porque en Cuba no tienen bajo un régimen autoritario la posibilidad económica de autosustentarse…y lo que esconden es que su base de apoyo es tan mínima por su propia condición de entreguistas que no le permite existir ni siquiera organizarse adecuadamente..aún así considero que nosotros los cubanos tenemos una tendencia a aparearnos con el exterior y olvidar nuestras raíces nacionales…y los revolucionarios no hemos estado exento de esa conducta…sólo remitamonos a la historia más reciente…el poder revolucionario no ha dado los mejores ejemplos tampoco…hemos adoptado hasta conductas de conducción de gobierno ajenas a nuestras tradiciones históricas, inclusive criticando y desfenestrando en su momento a los que asumieron esas conductas (llámese el caso de la microfraccion)….está bueno repensar estas cosas sin tapujos llamandoles a los cosas por su nombre…felicito a cubadebate por propiciar estas cosas…
    Saludos

  • Algimiro Zamora dijo:

    Oiganme este es uno de los mejores artìculos publicados en este periodico. Realmente hay que felicitar a su autor!

    Yo pienso que hay que publicarlo en la prensa nacional, hay que incorporarlo al estudio en las escuela. Porque define a la contra revoluciòn, a los blogueros, a los activistas, a los periodistas independientes, todos asalariados de los enemigos eternos de la naciòn.

    Sin embargo pienso que el tìtulo del artìculo queda desmentido por el contenido del mismo. Sì, porque la contra revoluciòn cubana sì existe! y como explica el artìculo, tiene sus raìces en los anexionistas.

    Otro error es calificarlos de “grupùsculos”, para dar la idea que no son muchos. Yo pienso que desacreditarlos con nombretes no ayuda a buscar la verdad, sino a manipular sentimientos.

    Hay que decir, hay que estudiar, hay que desenmascarar que esta contra revoluciòn existe y tiene sus intereses puestos en la entrega de la soberanìa del paìs. Y hay que identificarlos para que la gente conozca su catadura y los desprecie.

  • francisco e dijo:

    soberbio este articulo, mirese la cosa, muy buenos periodistas y estudiosos de un tema hacen a veces kilometricas paginas para exponer una sintisis de algo y muchos no la entienden.
    este caso es distinto, bastante concreto y apretado, se entiende de lo mas bien, y un lexico ejemplar.
    hay que publicarlo en la prensa nacional, granma en primer lugar, y llevarlo a las escuelas de periodismo y todas las ramas historicas y politicas de nuestros centros de enseñanza.
    creo, lo entenderian hasta los nenes de los circulos infantiles.
    las paginas de cubadebate la prestigian lo mejor y mas valiente del periodismo cubano, y otras esferas, pero este articulista debe entrar por la puerta ancha de este sitio tan cubano.
    los que allende los mares, amanecemos cada dia ansiosos de leer de la patria lejana, hoy nos regocijamos con esta clase maestra.
    un trasfondo historico que traduce automaticamente lo que se quiere lograr ; conocer y dar a conocer lo que los cubanos queremos saber
    exitos compatriotas, 100 puntos a cubadebate
    desde barcelona,españa os amamos

  • OLIMPIO RODRIGUEZ SANTOS dijo:

    El artículo de opinión lo considero excelente, pero como ente pensante, considero que existe una contrarrevolución, que ha sido fruto y crece como consecuencia de los errores internos que no terminan de orientarse en el camino por el cual existe o debe existir un trazado histórico.
    Si esta contrarrevolución, no ha tomado fuerza mayor es por falta de una plataforma ideológica, pues en sus expresiones más profundas se guía por los mismos líderes históricos y sobre todo por José Martí. Interpretando, a su manera, el pensamiento universal
    Negar una contrarrevolución de forma absoluta, es olvidar que estamos a punto de destruir lo más hermoso de la historia cubana a los largo de todos los tiempos. Atrincherados en escaramuzas del pasado, muchos se aprovechan de la nobleza del pueblo cubano y han ido conformando su contrarrevolución con diferentes nombres como “tendencias negativas “corrupción…etc.

  • itsme dijo:

    Si la revolucion cubana es la que llego al poder en enero del 59, entonces la contra-revolucion esta gobernando en Cuba desde hace unos 50 años, aproximadamente.

  • YO dijo:

    todos tienen razon , y lo dicho por ALAMAREÑO es lo mas real que podamos ver hoy, de nada vale que muchos hayamos pasafdo por Haiti, y similares, si al final los que nos continuaran no lo han vivido en carne propia, y no les interesa como a los que si vivimos las misiones internacionalistas y otras escaramuzas en tierras distantes.

    la prensa cubana alecciona y muestra, pero no es suficiente. esperemos que el mundo no lo acaben, y veremos que pasará.

  • Cubanito dijo:

    Bienvenido Dr. Esteban Morales Martínez, hace un buen rato no lo veíamos en la prensa plana o digital, es posible que haya estado en otras tareas más importantes u otros avatares de la vida, que bien tenerlo de nuevo. Todos sus artículos son aleccionadores.
    Gracias.

  • Eduardo Vladímir dijo:

    Llevo dos décadas viviendo en el exterior y sopesando que los únicos elementos ideológicos esgrimidos por quienes se oponen al proyecto cubano, no superan el tradicional eslogan de la llamada democracia liberal y representativa y tienen el tono rancio del anticomunismo de la Guerra Fría y de la nostalgia anexionista del paraíso perdido.

    En Costa Ria, donde vivo, los artículos de opinión en torno al tema, bastante abundantes en verborrea. son publicados por lo más conservador de la prensa plana, muy bien pagados y en ediciones de amplia circulación, en particular por el Grupo LA NACION, S,A,, que fue dirigido durante los ’90 por un periodista nacido en la Isla y que actualmente es el Embajador del país en la ONU. El tono anexionista de tales libelos ha sido muy marcado. En sus páginas escribe visceralmente, con mucha frecuencia, uno de los “ideólogos” de la mafia de Miami, el tristemente célebre Carlos Alberto Montaner.

    Merece aclararse que en una buena parte de la intelectualidad costarricense, la Revolución Cubana se ve como auténtico proceso de liberación, no sólo social, sino de completa independencia nacional, con vocación anti-imperialista, latinoamericana e internacionalista.

    Valga, a su vez, acotar que en la historia social y económica cubana, hay una exhaustiva demostración fáctica de cómo ya, décadas antes de que se frustrara la “guerra necesaria” de Martí, la que fuera innovadora “sacarocracia” criolla, había perdido esa condición por su dependencia del capital del norte de los EE.UU.

    Por sus intereses, el núcleo de la posible clase hegemónica de una república independiente estaba fuertemente ligado a los intereses del capital del Norte. He aquí uno, aunque no el único posible ni actuante, de los ejes de la ideología y sensibilidad anexionistas.

    Quizá uno de los textos que mejor ilustran dicha contradicción lo haya sido “El Ingenio” (M. Moreno Fraginals, 1964-1978), quien por qué sabe cuáles avatares del destino viviría sus últimos años entre los herederos de aquellos, a quienes tan profundamente desentrañó en su monumental obra, por incapacidad histórica, socio-cultural y económica, para encabezar una nación frente a las fauces del naciente Imperialismo yanqui.

    En resumen, hoy el binomio “independencia nacional – dependencia del imperialismo” no ha dejado de tener vigencia, a la hora de valorar la dialéctica “revolución – contrarrevolución” en la historia, presente y futuro de la nación cubana (en todos sus nodos internos o externos posibles).

  • Pedro J. Azcuy Ibáñez dijo:

    Los que colocaron a un lado al compañero Esteban Morales, cuando denunció públicamente el tema de la CORRUCCIÓN y el tema del RACISMO, en mi opinión, fue MUY INJUSTO, considero que promovieron semejante sanción, motivados por el nivel de comprometimiento y/o complicidad vinculados a dichos actos de CORRUPCION… que señalaba Esteban. Bueno rectificar es de sabio, por eso aplaudo que se den pasos positivos en ese sentido, nunca es tarde

  • juan karlos dijo:

    ud. utilice todas esas palabras, y si puede hasta haga 1 doctorado con ellas, pero eso si… no se duerma.

  • Leonardo Barreras Capote dijo:

    Ante todo doy la bienvenida al Dr. Esteban Morales Martínez, quien, evidentemente, a pesar de todo lo que le han hecho y quitado, sigue siendo un revolucionario de pensamiento y criterio propios. El tema de esta ocasión es de excelente factura y da para mucho más. Tal vez los compañeros que teledirigen a la mesa redonda recapaciten el haber prescindido de tamaño intelectual y conocedor y lo reincorporen al asiento, del que NUNCA debió ser desplazado, DE INMEDIATO. Saludos al autor!

  • Lagardere dijo:

    Este articulo aunque no deja de tocar aristas medulares de la historia cubana, al tiempo que señala enemigos naturales, que son creados en base a intereses afectados, en cualquier proceso social, pasa por alto algo que a mi modesto entender es crucial en todas las etapas de nuestro devenir historico y que obviarlo sería fatal para el proceso sociopolitico cubano. Y es la existencia de esa capa, que se solapa, se mimetiza, se hace casi invisible pero que al final genera el desenlace de las tragedias historicas cubanas, algo que yo doy en llamar: la ¨acomodocracia cubana¨. Se caracterizan por su capacidad de sobrevivencia, llegan a tener dinero y capacidad de decisión e influyen asimismo en la toma de las mismas, son muy inteligentes pero tienen algo extremadamente peligroso: carecen de etica personal e historica y no tienen en el menor grado sentido de nación.Lo mas terrible: no desaparecen, se clonan en cualquier proceso y pasan al que le suceda en el devenir historico y estan aqui y estan peleando duro, mas duro que nunca, para no desaparecer.
    Lo mismo son gerentes de una firma, que administradores de un agromercado, que dentistas, que oficiales de inteligencia, todos ellos trafican con la ingenuidad politica del cubano. Pero en realidad donde mas se reproducen es en las altas esferas directivas y estrategicas y de ahi su peligro vital: tienen pòder economico y nivel de decisión, tienen una sola patria: su status de vida y quieren a toda costa que Cuba mantenga su desgraciado status quo de nación ineficiente y dependiente de fuentes externas porque ahi precisamente esta su modus operandi o vivendi, si Cuba diera un salto valiente en materia economica y migratoria pasarian dos cosas: Una y terrible: Tendrian que trabajar. Dos: no tendrian sentido de existir.
    Y cuidado, no los subestimen, echaron a perder la independencia en el 68, casi lo logran en el 95 y se agazaparon en el 59, ahora en visperas de que Cuba tiene una oportunidad unica en la historia de fusionar lo mejor de la experiencia socioeconomica mundial estan como locos de la desesperación y estan haciendo lo de siempre: mandando a sus hijos al extranjero con el dinero que le han robado a la patria para reinvertir en un futuro mas conveniente sea Cuba nación o potrero infeliz de una potencia extranjera.
    Reinventando una frase inmortal de Julius Fucik: Cubanos, estad alertas

  • Alberto Hernandez dijo:

    Muy buen artículo. Inteligente y fácil de leer. La Historia de Cuba de los últimos 200-300 años ha sido la puja entre aquellos que han querido y aun continúan queriendo anexionarla a los Estados Unidos y los que a pesar de todo, cueste lo que cueste, han luchado y continúan luchando por su soberanía e independencia. Para bien de Cuba y de América Latina, los que han estado del lado de la independencia han sido: primero, la mayoría de la población cubana y segundo; han tenido las mentes más claras e inteligentes. O viceversa.
    Coincido con Hendris Manuel(1) en que, en las condiciones actuales la llamada burocracia es el arma más poderosa y por tanto el mejor aliado con que cuenta el imperialismo.
    Muchas gracias profesor Morales.

  • tomatin dijo:

    EXCELENTE COMENTARIO.ESPERO NO SEA EL ULTIMO.
    PARECE QUE EL ¨ITSME¨NO QUISO ENTENDER EL ARTICULO O ES MINUSVALIDO MENTAL.TE RECOMIENDO SEAS MAS EXPLICITO.

  • El polémico dijo:

    Con el respeto que merece el catedrático no comparto del todo su criterio, porque que deje correr a esos que arman revueltas, ofrecen dinero y demás, para que vea lo que pasa, se le crea una ONG con apoyo del exterior en todo,y seríamos el Libia, el Iraq de Latinoamerica, todo obra humana tiene un principio, un desarrollo y un fin, condicionados por fuerzas internas o externas, donde está la cuestión, en la preparación que alcancen esas masas para seguir a largando y perfeccionando dicho desarrollo, de sobras están los ejemplos y sí creo que esos grupos se pueden llamar contrarrevolución porque están como oponente a lo que yo expreso y en contra de lo que hago, así que mi amigo busque otros elementos para calzar su criterio o cambie el tema de la crónica porque este me parece un poco fuera de sentido.

  • Samuel Perez dijo:

    Si la Contrarevolucion no existio,mucho menos la Revolucion,..de forma que al resaltar la forma en que las “autoridades” Norteamericanas,.han combatido a Los Cubanos que quieren ver a su Patria Libre,.nos muestra como en un espejo,.que siempre han apoyado y tras bambalinas ese proyecto que tiene como eje a USA,.en representacion del “enemigo” perfecto,.y a los castro que de revolucionarios tienen lo que yo de cosmonauta,.no se desvarie el Escritor o Ensayista,.a Todos Los Cubanos nos Han Engañados,.a TODOS,..y de Todos se han burlado los castro y sus diz que “enemigos” es un Hecho,..

Se han publicado 33 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Esteban Morales Domínguez

Esteban Morales Domínguez

Doctor en Ciencias y Director Honorario del Centro de Estudios sobre Estados Unidos de la Universidad de la Habana.

Vea también