Imprimir
Inicio » Opinión  »

La masacre en Afganistán no fue locura

| 12
Robert Bales (extrema derecha), el sargento estadunidense acusado de matar a 16 civiles en la provincia afgana de Kandahar, en una imagen escolar correspondiente al ciclo 1990-91 y difundida ayer por el diario The Cincinnati Enquirer, en esa ciudad del estado de Ohio. Foto Ap

Robert Bales (extrema derecha), el sargento estadunidense acusado de matar a 16 civiles en la provincia afgana de Kandahar, en una imagen escolar correspondiente al ciclo 1990-91 y difundida ayer por el diario The Cincinnati Enquirer, en esa ciudad del estado de Ohio. Foto Ap

Empieza a cansarme este cuento del soldado demente. Era predecible, por supuesto. No bien el sargento de 38 años que masacró el domingo pasado a 16 civiles afganos, entre ellos nueve niños, cerca de Kandahar, regresó a su base, ya los expertos en defensa y los chicos y chicas de los centros de pensamiento anunciaban que había enloquecido. No era un perverso terrorista sin entrañas -como sería, desde luego, si hubiera sido afgano, en especial talibán-, sino sólo un tipo que se volvió loco.

Esa misma tontería se usó para describir a los soldados estadunidenses homicidas que perpetraron una orgía de sangre en la ciudad iraquí de Haditha. Con la misma palabra se describió al soldado israelí Baruch Goldstein, quien masacró a 25 palestinos en Hebrón, algo que hice notar en este mismo periódico apenas unas horas antes de que el sargento enloqueciera de pronto en la provincia de Kandahar.

Al parecer enloqueció, anunciaron periodistas. Un hombre "que probablemente había sufrido algún colapso (The Guardian)", un soldado rufián (Financial Times) cuyo disturbio (The New York Times) fue sin duda (sic) perpetrado en un rapto de locura (Le Figaro).

¿De veras? ¿Se supone que creamos eso? Claro, si hubiera estado loco por completo, nuestro sargento habría matado a 16 de sus compañeros estadunidenses. Habría asesinado a sus camaradas y después prendido fuego a los cuerpos. Pero no, no mató a estadunidenses; escogió matar a afganos. Hubo una elección. ¿Por qué, entonces, mató a afganos?

Existe una pista interesante en todo esto, la cual no hubiera aparecido en los informes de los medios. De hecho, la narración de los hechos ha sido curiosamente lobotomizada -censurada, incluso- por quienes han tratado de explicar la atroz masacre en Kandahar. Recordaron la quema de ejemplares del Corán -cuando soldados estadunidenses en Bagram los arrojaron a una hoguera- y las muertes de seis soldados de la OTAN, dos de ellos estadunidenses, que vinieron después. Pero vuélenme en pedazos si no olvidaron -y esto se aplica a todas las notas informativas sobre la reciente matanza- una declaración notable y sumamente significativa del comandante en jefe del ejército estadunidense en Afganistán, el general John Allen, hace exactamente 22 días. De hecho, fue una declaración tan inusitada que recorté las palabras en mi periódico matutino y puse el recorte en mi maletín para referencia futura.

Allen dijo a sus hombres: Ésta no es la hora de la venganza por las muertes de los soldados estadunidenses muertos en los disturbios del jueves. Les advirtió que debían resistir cualquier urgencia que sientan de devolver el golpe, luego de que un soldado afgano dio muerte a los dos estadunidenses. "Habrá momentos como éste en que estarán ustedes buscando el significado de estas muertes -continuó-. Momentos como éste, en que sus emociones serán gobernadas por la rabia y el deseo de desquite. Ésta no es la hora de la venganza; es la hora de mirar al fondo de su alma, de recordar su misión, recordar su disciplina, recordar quiénes son ustedes."

Fue un llamado extraordinario, viniendo del comandante en jefe de Estados Unidos en Afganistán. El general se vio precisado a decir a su ejército, supuestamente bien disciplinado, profesional, de élite, que no cobrara venganza en los afganos a los que supuestamente está ayudando/protegiendo/educando/adiestrando, etc. Tuvo que decir a sus soldados que no cometieran asesinatos.

Sé que los generales decían esas cosas en Vietnam. Pero, ¿en Afganistán? ¿Han llegado las cosas a ese extremo? Me temo que sí. Porque, por mucho que me disgustan los generales, he tratado con muchos de ellos en persona y, en general, tienen una idea bastante acertada de lo que ocurre en sus filas. Y sospecho que el general John Allen ya había sido advertido por sus oficiales de que sus soldados estaban furiosos por las muertes que vinieron después de la quema de los ejemplares del Corán y tal vez habían decidido emprender una escalada de venganza. Por eso trató de un modo tan desesperado -en una declaración tan impactante como reveladora- de prevenir una masacre exactamente como la que ocurrió el domingo pasado.

Sin embargo, ese mensaje fue borrado por completo de la memoria de los expertos cuando analizaron esa matanza. No se permitió en sus relatos ninguna alusión a las palabras del general Allen, ninguna referencia, porque, desde luego, eso habría sacado a nuestro sargento del grupo de los enloquecidos y le habría dado un posible motivo para la masacre. Como de costumbre, los periodistas tuvieron que meterse a la cama con los militares para procrear un demente y no un asesino. Pobre tipo: andaba mal de la cabeza. No sabía lo que hacía. No es extraño que lo hayan sacado de Afganistán tan rápido.

Todos hemos tenido nuestras masacres. Ahí está My Lai, y nuestro propio My Lai británico, en una aldea malaya llamada Batang Kali, donde los guardias escoceses -envueltos en un conflicto contra despiadados insurgentes comunistas- asesinaron a 24 indefensos trabajadores del hule, en 1948. Claro, se puede aducir que los franceses en Argelia fueron peores que los estadunidenses en Afganistán -se dice que una unidad francesa de artillería desapareció a 2 mil argelinos en seis meses-, pero eso es tanto como decir que somos mejores que Saddam Hussein. Cierto, pero vaya parámetro de moralidad.

De eso se trata todo esto. Disciplina. Moralidad. Valor. El valor de no matar en venganza. Pero cuando uno va perdiendo una guerra que finge estar ganando -me refiero a Afganistán, por supuesto-, supongo que eso es esperar demasiado. Parece que el general Allen perdió su tiempo.

(Tomado de La Jornada. © The Independent. Traducción: Jorge Anaya)

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • marlene tovarblanco dijo:

    Si, el general perdió su tiempo y USA perdió la guerra.

  • Marcos Heredia Pérez dijo:

    En un país imperial como lo es USA la cultura de la guerra y de la muerte- me refiero al gobierno y a considerable parte de la sociedad- está presente siempre, es consustancial al ser norteamericano, con las excepciones que sin duda hay, de modo que ese tipo de lamentables sucesos como el del soldado, expresan un enfermizo odio a la humanidad y a la vida. Son los 'antivalores' propios de una sociedad capitalista decadente.

  • gabriel rodriguez dijo:

    No olvidar que el superhombre existe y es norteamericano. Ahí esta este supersargento para probarlo.

  • rod dijo:

    saben ustedes que y yo que oipnamos en este foro, quisieramos que nuestras palabras tengan los efectos de misiles repletos de justicia verdadera y como por varita magica se cumpliera y cayeran sobre todos estos invasores, pero yo me pregunto , donde esta ese pueblo afgano desbordado en las calles exigiendo la salida de su verdugo? no lo veo,donde esta el pueblo de pakistan desnbordado por la matanza de militares en un puesto forteriso con ofganistan por tropas de la OTAN,? desgraciadamente la cantdad de serviles que hay en los paises a favor del imperio son muchos y por millares y cuba no es la escepcion y mucho menos nicaragua de donde yo soy aqui mas de la mitad de la gente es proyankee. hasta los mismos gente del partido sandinista , hasta que es no cambie y se unifiquen una idiologia antimperialista a nivel del mundo, yo podria afirmas que la USA perdio la guerra.

  • granito de arena dijo:

    Les han inculcado demasiado odio por las gentes a las que invaden. ¿Y cuándo las guerras de rapiña no han estado matizadas por el crimen? ¿Alguna vez el agresor no cometió crimen, torturó, masacró, violó...?
    Es, sencillamente, la esencia del imperio. Todos los imperios tuvieron comportamientos iguales. Y por fortuna, todos los imperios desaparecieron; por eso, precisamente, porque los pueblos dominados dijeron basta. Esto no es otra cosa que los últimos zarpazos de la fiera herida. Ojalá la fiera muera lo antes posible porque está llenando de muertos el mundo y porque nos trae a todos sentados sobre un barril de pólvora.

  • EL COCO VERDE dijo:

    EEUU PIERDE NO LA GUERRA DE AFGANISTAN EN PARTICULAR, CUALQUIER GUERRA , RESPUESTA ACABAR CON EL MUNDO ESTA ES LA FORMULA DEL CAPITAL PARA REPRODUCIRSE LA GUERRA

  • JULIANO SIQUEIRA dijo:

    DESEJO AOS CRIMINOSOS DE GUERRA IANQUES, DE TODO CORAÇÃO, QUE TENHAM, NO AFEGANISTÃO, UMA VITÓRIA, MILITAR E POLÍTICA, TÃO RETUMBANTE QUANTO A QUE TIVERAM NO VIETNAM.

  • luis felipe lopez nazario dijo:

    TODOS LOS SOLDADOS CAMINAN ENPARANOÑADOS DE TANTA DROGA MALDITOS GENOCIDAS LADRONES DE PETROLEO Y TESOROS EN ÁFRICA MEDIO ORIENTE ASIA Y AMÉRICA LATINA LA COMBICCION DEL LOS ÁRABE NADIE LA PODRÁ CAMBIAR BISMILA "DIOS" ES GRANDE. SALU2.

  • Mario dijo:

    ROD, fácil es decir que se levanten y hagan valer sus derechos, pero no hay que olvidar algo sumamente importante, Afganistan es aún un país ocupado, por mucho que digan que han sacado la mayor parte de tropas. Es una sociedad sitiada. NO es fácil!

  • Luis dijo:

    Matar por Matar ,filosofia GRINGA

    Luis

  • joaquin dijo:

    CLARO QUE NO FUE LOCURA NI MUCHO MENOS, FUE UN ACTO DELIBERADO DE TERRORISMO EN CONTRA DE TODO UN PUEBLO,ALGO QUE SISTEMÁTICAMENTE PRACTICA EL EJERCITO AMERICANO.

  • Esperanza dijo:

    No es por gusto que una de las leyes del ejercito americano es impedir que sus soldados sean enjuiciados en cualquier lugar, ellos sabe a lo que mandan a sus tropas, llenos de cocaina, LSD, pastillas de todos colores y Viagra para violar y luego matar. Lo fácil es decir despúes que están locos. Y realmente lo están porque salir a otro país con la convicción de ser Superman,Spiderman,y todos los muñequitos de los man que ellos tienen enquistados en las venas se tropiezan con algo inesperado, la resistencia que se ofrece de forma normal ante una agresión y en este momento además de armada ofende su religión al quemar sus libros sagrados. Al llegar el superman con su falta de respeto se cumple el adagio, matar, matar y matar.

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Robert Fisk

Robert Fisk

Periodista inglés. Corresponsal para el Oriente Medio del diario británico "The Independent".

Vea también