Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Nuestro 24 de febrero

| 13
Con el grito de Baire, se reiniciaron nuestras luchas por la independencia

Con el grito de Baire, se reiniciaron nuestras luchas por la independencia

Por Alina Martínez Triay

El verdadero y legítimo 24 de febrero es para los cubanos aquel de 1895 en que los patriotas conducidos por un Partido concebido para hacer la revolución, reanudaron la batalla inconclusa por conquistar su independencia de la metrópoli española.

Lo protagonizaron luchadores jóvenes y viejos, expertos o bisoños, blancos, negros mulatos, humildes… una aguerrida y desinteresada tropa cuya única paga era la satisfacción de ponerse al servicio del ideal emancipador; una hornada rebelde dispuesta a los mayores sacrificios, sin temor a enfrentarse al poderoso ejército colonial, orgullosa de poder desempolvar los fusiles y afilar sus machetes para emprender nuevas y demoledoras cargas contra el enemigo.

El 24 de febrero nació de la genialidad de un Apóstol que fue capaz de avizorar otro peligro, porque había vivido en el monstruo y le conocía las entrañas. Por eso levantó a los cubanos todos contra dos adversarios, porque había que vencer a España y erguirse como un David para lanzar la honda contra el gigante.

Para ello convocó a una guerra que debía ser “breve como el rayo” ya que, de prolongarse, podría darle el pretexto a la poderosa nación del Norte para inmiscuirse en ella y realizar su viejo sueño de apoderarse de la Mayor de las Antillas. Porque “una vez en Cuba los Estados Unidos, ¿quién los saca de ella?” se preguntó Martí convencido de los riesgos de las apetencias imperiales y de la necesidad de cerrarle con la independencia de la Isla, el paso de siete leguas por tierras americanas.

Nuestro 24 de febrero quedó inconcluso, como la clarinada de Céspedes en la finca Demajagua, pero encontró continuadores, que otro 24 de febrero, de 1958, honraron a la fecha con la creación de la Radio Rebelde, emisora fundada en plena Sierra Maestra por el Comandante Ernesto Che Guevara, la voz de una Revolución martiana, fidelista, cubana, la voz de la verdad, de la victoria.

Ese es y será el legítimo 24 de febrero, el de Martí, el de los verdaderos patriotas cubanos, el del Ejército Rebelde, relevo victorioso del Ejército Libertador, el de la soberanía, el que se inscribió en la historia de esta tierra para siempre porque encarnó la voluntad de todo el pueblo de ser independientes.

(Tomado de Trabajadores)

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Fello dijo:

    El inicio de las luchas por nuestra independencia el 24 de febrero de1895 se conoce como “Grito de Baire”, realmente no solo en Baire hubo ese día alzamiento, la historia recoge otros, como el de La Confianza en Guantánamo al mando del General Pedro Agustín Pérez (Periquito Pérez). El alzamiento debía ser simultáneo por lo tanto no debía llamarse “Grito de Baire”.

  • Fello dijo:

    El 24 de Febrero también es el día de los Trabajadores de la Informática y las Comunicaciones. A todos ellos FELICIDADES.

  • Fello dijo:

    El inicio de las luchas por nuestra independencia el 24 de febrero de 1895 se conoce como “Grito de Baire”, realmente no solo en Baire hubo ese día alzamiento, la historia recoge otros, como por ejemplo el de La Confianza en Guantánamo al mando del General Pedro Agustín Pérez (Periquito Pérez). El alzamiento debía ser simultáneo en todo el País por lo tanto no debía llamarse “Grito de Baire”.

    El 24 de Febrero también es el día de los Trabajadores de la Informática y las Comunicaciones. A todos ellos FELICIDADES.

  • El conde. dijo:

    !!! ADELANTE CUBANOS !!!.

    FEBREO 24 TU BRILLANTE RESPLANDOR,
    QUE EL ALMA NOS ANIMA Y ENARDECE EL CORAZON.

    ENTONAOS CON GOSO, EN ESTE DIA,
    UN HIMNO FOGOSO DE LIBERTAD.

    UN HIMNO CUYA NOTA NOS TRAE A LA MEMORIA,
    LAS PAGINAS DE GLORIA Y EL HECHO DE OTRA EDAD.

    Asi lo aprendi en la escuela hace aproximadamente 57 anos y aun se mantiene en mi momoria tan fresco como cada dia que me toca vivir.

    !! VIVA CUBLA LIBRE !!.

    !! VIVA LA RECOLUCION !!.

    !! VIVA FIDEL !!.

  • Yadira dijo:

    MUCHAS FELICIDADES A TODOS LOS TRABAJADORES DE LAS COMUNICACIONES POR SU ESPIRITUS DE SACRIFICIO ANTE TODAS LAS DIFICULTADES

  • Reinier dijo:

    Felicidades a todos los trabajadores del la Informatica y las Comunicaciones en su dia de parte los trabajadores de la Empresa Eléctrica,en especial a las Ejecutivas del Centro de Llamadas de Ciego de Avila

  • jose torres dijo:

    Y si José Martí se equivoco? en aquellos años de finales del siglo IXX Cuba había aventajado a la metropoli, en riqueza y grado bien estar social. Eran años de una España gris y errática a causa de un gobierno desafortunado, destituyendo la monarquia existente con el exilio de Rey Alfonso XIII se instauro una Republica, que podia haber continuado hasta nuestros dias, de no haber sido por el golpe de estado protagonizado por el General Franco.
    Cuba consiguió su legitima, y anhelada independencia, quitándose de encima el yugo de la metrópoli, pero el nuevo yugo que le cayo encima, no fue mas liviano. Gracias al triunfo de la revolución, se pudo quitar el pesado yugo, pero las heridas que causo, tardaran mucho en cicatrizar.

  • Antonio Salgado dijo:

    24 DE FEBRERO DIA GLORIOSO PARA LOS CUBANOS DE VERDAD.
    PARA EL MIC Y TODOS SUS TRABAJADORES EN GENERAL UN ESPECIAL SALUDO DE TODOS LOS REVOLUCIONARIOS POSITIVOS DE CUBA Y DEL RESTO DEL MUNDO.
    ES UN ORGULLO ESTE ANIVERSARIO EN ESTA FECHA TAN PRODIGA.
    SALUDOS
    SALGADO

  • MARIA R. dijo:

    el conde ... tienes un monton de faltas de ortografía !!!

  • Oreste dijo:

    El inicio de la última de las guerras por la independencia el 24 de febrero de 1895, fue producto del trabajo de unificación realizado por nuestro Apóstol José Martí, durante muchos años y sobre todo desde el 10 de abril de 1892 cuando fundó el Partido Revolucionario Cubano, que reunió en la causa por la independencia de Cuba y Puerto Rico a la mayor parte de los cubanos emigrados en Estados Unidos, Centro América y el Caribe, con los independistas cubanos residentes en la Isla. El PRC fundado por Martí, agrupó a todos los grupos sociales, desde los obreros tabaqueros de Tampa y Cayo Hueso hasta los dueños de las tabaquerías, desde los veteranos de las dos guerras anteriores hasta los jóvenes nacidos en la emigración, desde los devotos religiosos hasta los anarquistas. Los fines de PRC eran alcanzar la independencia de Cuba y Puerto Rico y fundar en Cuba una República Democrática, "con todos y para el bien de todos".

  • Enrique dijo:

    Remito este material que me parece puede resultar interesante tanto para CUBADBATE como para todos los que accedan a esta prestigiosa Web
    Simbolismo agramontino y martiano
    Enrique Atiénzar Rivero
    El 24 de febrero es una fecha que atesora pasajes inolvidables para la vida de los cubanos. En 1895 José Martí inició la guerra necesaria y 17 años después, su hijo José Francisco Martí Zayas Bazán, viajó hasta Camagüey para asistir a la develación de la estatua ecuestre de El Mayor General Ignacio Agramonte.
    Las hojas del almanaque vuelven a una centuria atrás, a aquel 24 de febrero de 1912. Quien sabe cuantos recuerdos vendría a la mente de El Ismaelillo, de sus andanzas infantiles y de adolescente en la casa de Luaces 104, entre República y San Pablo, donde transcurriría esa etapa de su vida y de sus estudios en la antigua Escuelas Pías.
    José Francisco llegó a Camagüey siendo muy pequeñito, apenas con un año de nacido, acompañado de Carmen, instalándose en la otrora casa número 9 de la calle San Francisco, adquirida por el abuelo Francisco Zayas Bazán Varona, abogado de profesión.
    Con los años, el 27 de septiembre de 1889 el heredero de las riquezas espirituales de su padre solicitó el ingreso en las Escuelas Pías de Puerto Príncipe, hoy Escuela Superior Perfeccionamiento Atlético (ESPA), donde dejó huellas de aventajado estudiante, cualidad corroborada en las calificaciones del certificado de exámenes de bachiller.
    Enrique Loynaz del Castillo, autor del Himno Invasor, obra nacida en tierra camagüeyana y que perdura en el tiempo, organizó en 1892 un memorable paseo a la Sierra de Cubitas y a las cuevas del mismo nombre. Entre los excursionistas se hallaba quien apenas tenía 14 años, el único retoño del más universal de los cubanos.
    De tránsito hacia esos parajes y al pasar montados sobre sus corceles frente al Cuartel de Caballería español (actual Museo “Ignacio Agramonte”), Loynaz y los adolescentes acompañantes hicieron tremolar la Bandera Tricolor cubana que había sido aprobada en Guáimaro ante la mirada impávida de la soldadesca peninsular, al tiempo que todos lanzaron el grito de “¡Viva Cuba Libre!”.
    Devoto de Martí, Loynaz escribió en su libro: Memorias de la Guerra, de que José Francisco “[…] era un muchacho impetuoso, dispuesto a la aventura revolucionaria. En el profundo lago existente bajo las cuevas se había lanzado al agua antes de que pudiera yo evitarlo y no me quedó más remedio que tirarme al agua en su busca”.
    En la cumbre del Tuabaquey, la más alta elevación de la región camagüeyana, ante un espléndido panorama y “[…] sobre un montón de piedras con nuestras manos amontonadas colocamos en alto mástil la mágica bandera de la irredenta Patria”, al decir del mambí.
    Una de las fotos de aquel inolvidable recorrido campestre, no exento de muestras de patriotismo de los excursionistas contra las fuerzas españolas, llegó a mano de José Martí, ya en el exilio.
    En El Camagüey en Martí, Premio Anual de Investigaciones 1996 del Ministerio de Cultura, otorgado al prestigioso Doctor Luis Álvarez Álvarez y al desaparecido historiador, Gustavo Sed Nieves, ambos estudiosos coincidieron en subrayar una marcada idea.
    “Con seguridad, Martí, desde lejos, debió de disfrutar mucho la foto en que figuraba su hijo y el relato del paseo, pues resulta impensable que Loynaz, a su regreso a Nueva York, no le haya hecho una larga y enjundiosa reseña, en la que el padre se habrá ocupado de pedir datos especiales de su hijo adolescente”.
    José Francisco abandonó Puerto Príncipe y el 4 de junio de 1895 encontrándose en La Habana supo de la muerte del padre querido. En una sentida carta escrita al secretario del Partido Revolucionario Cubano Gonzalo de Quesada Aróstegui reflejó su dolor.
    “Mi amor de hijo se ha resistido largo tiempo a creerlo. La horrible realidad se ha impuesto a mi espíritu de tal suerte, que mi pensamiento no puede apartarse de ese dolor. (Soy hijo y todo lo suyo es sagrado…)
    Quizás aquel 24 de febrero de 1912 recordara a Carmen, la madre amorosa, en medio de aquel solemne acto todos estos pasajes y tal vez por modestia no hablara de cómo se incorporó a la lucha armada en la expedición de Carlos Roloff, quien desembarcó en 1897 por un punto de la geografía oriental, y del empuje de las fuerzas insurrectas al mando del Mayor General Calixto García.
    El poeta Cintio Vitier fue certero en su apreciación: “En la imagen del hijo descubre Martí una nueva vocación humana, fuente de inspiración poética y existencial cuando escribe: “Hijo soy de mi hijo, él me rehace”.
    La historia de José Francisco quizás esté escrita, pero es poco conocida. En febrero de 1899 el propio jefe militar cubano confirió el grado de capitán, conquistado a fuerza de arrojo, mostrado en diferentes acciones.
    La fecha del 24 de febrero impactó en la memoria del hijo de Martí. ¿Fue casual que escogiera esa fecha para mudarse para la calle Calzada número 807 en el Vedado capitalino un día como ese de 1916 hasta su muerte, el 22 de octubre de 1945, donde vivía al lado de María Teresa Bances Fernández-Criado, su esposa?
    En honor al único hijo del Héroe Nacional de Cuba en ese sitio, actual sede del Centro de Estudios Martianos, Eusebio Leal Spengler, Historiador de la Ciudad de La Habana develó allí hace pocos días una tarja en homenaje a Ismaelillo.
    Con ese verbo peculiar, de hombre de vasta cultura, Leal sostuvo: “Solo el amor salva. Por eso nos corresponde ser guardianes de la verdad de hombres como este, del que no tenemos nada que objetar, sino honrar, a quien supo venir con las armas en la mano, incorporarse a las tropas de Calixto García, combatir en las principales batallas de Oriente, recibir el grado de capitán; y el que conoció la verdadera historia de las últimas horas de su padre antes de morir el 19 de mayo de 1895”.
    En un día como este, sábado 24 de febrero de 2012, a cien años de su presencia en el parque Agramonte, los camagüeyanos quieren dignificar a al sucesor del más universal de los cubanos quien supo hacer realidad: “Y todo lo suyo me es sagrado”.
    El investigador camagüeyano de asuntos históricos Máster en Ciencia Fernando Crespo Baró recordó que fueron jornadas de muchas actividades. En horas tempranas del lunes 26 de febrero fue develada la tarja de bronce que recordaba la casa donde había nacido Ignacio Agramonte el 23 de diciembre de 1841.
    Inspiró ese gesto, Salvador Cisneros Betancourt y el Consejo Nacional de Veteranos, bajo los auspicios financieros costeados en La Habana por el Comité Homenaje a Ignacio Agramonte.
    La banda del cuartel general, dirigida por el capitán José Martín Varona interpretó el himno de Bayamo. Seguidamente el nieto primogénito del mayor Eugenio Betancourt Agramonte descubrió la tarja.
    A continuación Salvador Cisneros Betancourt como presidente del Comité efectuó la entrega oficial de la tarja al alcalde municipal Arturo Fernández Garrido. Fueron días de trajines. El alcalde agradeció, desde la tribuna que se improvisó y también dirigió palabras al público el abogado Miguel Ángel Céspedes.
    La casa se engalanó con banderas cubanas, el balcón de la casa estuvo repleto de invitados especiales, de familias de Agramonte…, en fin, un pueblo, del que las actuales generaciones han heredado la vergüenza de Agramonte y la sabiduría de Martí.
    Los camagüeyanos recordaremos siempre el sitio donde creció el Ismaelillo en Camagüey como fuente inagotable del saber humano y de que la historia se dignifica recordando a los patriotas de cualquier época, en el afán, sin límites, de que sus huellas perduren.

  • joaquin dijo:

    Gracias Fidel por darnos nuestra definitiva y verdadera independencia,gracias ha nuestros próceres de ayer y ha nuestros heroes y mártires de ayer y de hoy,y de siempre,gracias a nuestras fuerzas armadas garantes de nuestra soberanía por habernos permitido ser soberanos y no ser victimas como el pueblo hermano de Puerto Rico.

  • Karelys dijo:

    El 24 de Febrero es el aniversario 57 de Radio Rebelde.
    Además es el día de mi cumpleaños........

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también