Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Mireya Moscoso caza la plata de los terroristas (VI)

| +

Los terroristas de Miami contra Panamá

El fervor la ex presidenta de Panamá, Mireya Mosoco hacia los terroristas de Miami es una realidad histórica demostrada. Desde los nexos de su extinto esposo Arnulfo Arias Madrid, cuando se conjuró con estos criminales para asesinar al líder panameño Omar Torrijos Herrera, precisamente en el año 1977 cuando este había obtenido de Estados Unidos una de las reivindicaciones más añoradas por el pueblo panameño: El traspaso al patrimonio soberano nacional del Canal de Panamá, proceso que se inició con la firma de los tratados Torrijos-Carter.

En el actual mes de enero de 2012, el gobierno panameño de Ricardo Martinelli, decidió rendir honores de Estado en un renovado funeral al ex presidente Arnulfo Arias Madrid, hecho que fue criticado por fuerzas políticas locales, que calificaron de ilógico un acto como este para una persona inhumada veintidós años atrás.

Sus restos fueron exhumados en el cementerio Jardín de Paz y llevados, para ser venerados, hacia la Iglesia Catedral, allí fueron expuestos hasta el sábado siete, cuando fueron trasladados a la ciudad de Penonomé, provincia de Coclé, donde se construyó un mausoleo para su ubicación definitiva.

Mireya Moscoso nació en Pedasí, provincia de Los Santos, Panamá el primero de junio de 1946 en el seno de una familia de propietarios rurales, fue la hija menor de seis hermanos. Su padre, director de la escuela de su pueblo, murió cuando ella tenía nueve años.

Sus estudios primarios los realizó en su pueblo natal, después recibió una rigurosa educación católica en el colegio de monjas María Inmaculada en Ciudad de Panamá, donde cursó la secundaria.

En 1964 cuando apenas tenía diecisiete años, Moscoso participó en la campaña electoral de Arias Madrid, quien cuando ella nació ya llevaba cinco años como presidente de Panamá en su primer mandato para el cual fue electo en 1940.

La joven quedó flechada y en 1969, poco antes de cumplir él setenta años y ella apenas veintitrés la pareja formalizó una relación de cinco años de noviazgo, con el matrimonio.

En las elecciones del 10 de mayo de 1964 Arias Madrid había perdido ante el liberal Marco Aurelio Robles Méndez. A partir de entonces, Moscoso se mantuvo al lado de su protector y compañero sentimental en los avatares políticos de éste.

En 1968, nuevamente Arias Madrid se lanzó en pos de la presidencia por el Partido Panameñista (PP), fundado en enero de 1961. Arnulfo Arias era un valedor de los intereses de la oligarquía agropecuaria y del ideal anticomunista. El 1ro de octubre de ese año inició su tercera experiencia presidencial, pero el 11, a tan sólo diez días de la toma de posesión, fue derribado en un golpe de Estado encabezado por el teniente coronel de la Guardia Nacional Omar Torrijos Herrera. Arias, en compañía de la Moscoso, se vio obligado a abandonar el país con destino a Miami. Una de las causas de sus derrocamientos como Presidente, fue mostrar tendencias autoritarias y un conservadurismo tradicional pro estadounidense.

En la Florida, la Moscoso estudió inglés y amplió su formación en el Miami Dade Community College, donde en 1974 obtuvo un diploma en Diseño de Interiores. Más tarde se tituló como técnica en computación en la Universidad de Florida.

Según investigaciones realizadas por el Centro de Estudios y Documentación Internacionales, de Barcelona, España, sobre la vida de Mireya Moscoso, se registra que el 10 de junio de 1978 el matrimonio Arias retornó a Panamá y se dedicaron a sus negocios personales. El 14 de agosto de 1983 como candidato del Partido Panameñista Auténtico (PPA), se inscribió para las elecciones generales del 6 de mayo de 1984, siendo ya él un octogenario. Perdió en las urnas al alzarse vencedor el candidato Nicolás Ardito Barletta del Partido Revolucionario Democrático (PRD) fundado por Omar Torrijos y de tendencia nacionalista.

Arias Madrid falleció en Miami el 10 de agosto de 1988 y Moscoso orientó sus sentimientos hacia Ricardo Gruber, empresario panameño con quien contrajo matrimonio en 1991 tras varios años de relaciones. Seis años después se divorciaron, de esa unión quedó Ricardo, un hijo adoptado, que nació en 1992.

En septiembre de 1996 Moscoso fue reelegida por la Convención Nacional del Partido Arnulfista, como presidenta de la formación por otro quinquenio y el 29 de marzo de 1998, fue electa como candidata presidencial. Su campaña fue engañosa y de corte populista, no obstante representar los intereses de clase de las asociaciones de Cafetaleros de Boquete, de los Productores de Leche, y de la Nacional de Ganaderos, así como de otros sectores de la oligarquía agraria.

Sus promesas eran parcas y omisas en detalles, lo más significativo fue que promovía la privatización de la esquilmada Caja de Seguro Social, CSS, institución inspirada y creada por su otrora amante esposo Arnulfo Arias en 1941.

Otra estrategia fue difamar de la administración del entonces presidente del Partido Revolucionario Democrático, Ernesto Pérez Balladares. Una de las debilidades de la Moscoso, cuya profesión oficial es secretaria, era adolecer de formación universitaria y experiencia internacional.

Un razonamiento demagógico de ella, era expresar que estas insuficiencias le permitían colocarse y comprender los problemas cotidianos de los panameños, lo cual por su origen de clase, vida empresarial y trayectoria política era un insulto para los entonces 2,7 millones de panameños.

No faltó el apropiarse del discurso político antiimperialista del PRD y prometió la total retirada de los efectivos militares de Estados Unidos en añadidura a la retrocesión del Canal y las últimas Áreas Revertidas en el territorio circundante, a culminar el 31 de diciembre de 1999 de acuerdo con los Tratados Torrijos-Carter de 1977, pero, por supuesto, sin menoscabo de las buenas relaciones con el Gobierno de Washington.

El 2 de mayo de 1999, se alzó con la victoria electoral en las urnas, pero su coalición sólo obtuvo 24 escaños en la Asamblea Legislativa y su partido 18 de estos. El 1ro de septiembre, Moscoso prestó juramento como presidenta de Panamá con mandato hasta 2004. En el discurso inaugural la flamante jefa del Estado, prometió administrar el Canal interoceánico que estaba a punto de revertir a Panamá con «transparencia, eficacia y responsabilidad», así como instituir «un gobierno para los pobres» y luchar contra «la injusticia social». Con tono moralista, la mandataria se comprometió a desempeñar su labor con eficiencia y austeridad, y fomentar la «recuperación de los valores cívicos» en una sociedad que estaba padeciendo una «crisis de valores».

La mayoría de las promesas formuladas durante su campaña electoral, no fueron cumplidas y quedaron en «letra muerta». Sus relaciones con Estados Unidos se ampliaron y el 1ro de julio de 2003 firmó un acuerdo bilateral que garantizó inmunidad para los militares norteamericanos en Panamá, los mismos que habían asesinado a jóvenes panameños el 9 de enero de 1964, cuando protestaban en defensa de la soberanía nacional.

Sobre los escándalos y fraudes en el gobierno de Mireya Moscoso esta saga continuará…

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

José Luis Méndez Méndez

José Luis Méndez Méndez

Escritor y profesor universitario. Es el autor, entre otros, del libro “Bajo las alas del Cóndor”, «La Operación Cóndor contra Cuba» y «Demócratas en la Casa Blanca y el terrorismo contra Cuba». Es colaborador de Cubadebate.

Vea también