Inicio » Opinión, Política  »

Gandhi al servicio del imperio

20 diciembre 2011 | 20

Le Monde Diplomatique

Después de regenerar la figura de Stalin (Stalin. Historia y crítica de una leyenda negra, El Viejo Topo), el filósofo italiano Domenico Losurdo vuelve a sacudir con su irreverencia impecablemente documentada y argumentada los patrones históricos preestablecidos, ahora desmitificando la figura de Gandhi. Para comenzar deja en evidencia ese manido recurso de quienes dicen estar en contra de todo tipo de violencia, Losurdo comparte una tesis ya defendida por Alfonso Sastre según la cual si renegamos de la violencia de todo Estado es que negamos el Estado y si denunciamos la violencia de todos los movimientos y organizaciones no estatales estamos solo condenando al más débil. Su objetivo con este libro será “mostrar los dilemas, ‘traiciones’ decepciones y auténticas tragedias con que ha tropezado el movimiento inspirado en el ideal de la no violencia”. Así, Losurdo desmonta el mito pacifista de Gandhi y repasa el compromiso del apóstol indio en el reclutamiento de ciudadanos de su país para el ejército británico en la Primera Guerra Mundial, incluso su iniciativa de unirse a los británicos en sus acciones armadas para sofocar los levantamientos de las colonias zulús en África, lo que muestra que no era tan pacífico ni tan rebelde contra la metrópoli. Ya desde su presencia en Sudáfrica, el objetivo de Gandhi era incorporar a los indios en el grupo social de la élite blanca más que combatir el racismo, como bien muestra el autor en las citas que reproduce de los textos de Gandhi.

Frente a una violencia revolucionaria, reivindicada por Marx, Engels o Lenin, que se enfrenta a la explotación y que condena la Primera Guerra Mundial al considerarla como una matanza de trabajadores contra trabajadores, Gandhi busca el reconocimiento del fuerte poniéndose de su lado. Es lo que Losurdo presenta como la dicotomía cooptación/emancipación. Gandhi, en un primer momento, junto con los laboristas ingleses e italianos, “reivindica la cooptación de la clase obrera en la clase dominante en Occidente, aunque ello signifique avalar guerras y violencias sangrientas en perjuicio de los pueblos coloniales. Una postura que Engels y las corrientes más radicales del movimiento socialista rechazan de lleno”. Una vez comprobado que su estrategia no sirvió y el imperio británico sigue humillando y marginando a sus compatriotas comienza a enfrentarse a la opresión de la raza blanca, condena la industrialización occidental, reivindica la superioridad moral de la India (ahimsa), presenta a Dios de su parte y termina liderando un nacionalismo religioso. De este modo Gandhi incorpora el martirio a su forma de lucha (“Quien pierda su vida, la ganará y quien intente salvarla, la perderá”). Mientras el partido de Lenin lucha con la convicción de actuar en consonancia con la irresistible corriente de la historia, el partido de Gandhi está convencido de poseer la ayuda divina. Tal y como sucede con los feyahidines, la violencia/no violencia de la lucha de Gandhi es, ante todo, una misión moral que se verá premiada con la salvación eterna. Política y religión irán indisolublemente unidas. Su carisma y heroísmo serán su principal patrimonio que le legitiman como líder, de ahí la conmoción social que provocan sus ayunos de protesta.

No acaban aquí la revelaciones audaces de Losurdo sobre Gandhi, encontraremos el ruralismo fascista del líder indio que le lleva a simpatizar con Mussolini (“salvador de la nueva Italia”, “muchas de sus reformas me atraen”) y sus agresiones a Abisinia y Etiopía (“sólo puedo rezar y confiar en que haya paz”). Más tarde se verá su indecisión a apoyar a los aliados contra el nazismo (“no deseo la derrota de Gran Bretaña, pero tampoco la derrota de los alemanes”,”Roosevelt y Churchill son tan criminales como Hitler y Mussolini”).

Losurdo denuncia que los constructores de las historia “han erigido al líder indio en apóstol y mártir de la no violencia frente a los héroes de los movimientos revolucionarios por la emancipación de los pueblos coloniales; y así, inopinadamente, Gandhi se convierte en la antítesis de Mao, Ho Chi Minh, Castro y Arafat”.

Otro mito que desmonta Losurdo es la supuesta eficacia de la “no violencia” de Gandhi en el logro de la independencia de la India. Al fin y al cabo la descolonización de la India se hizo en pleno proceso de descolonización mundial con un imperio británico agotado por la guerra mundial, incluso Irlanda mediante su sangrienta guerra logró la independencia veinticinco años antes. El miedo a repetir esa experiencia, en opinión de Losurdo, es lo que hizo a Inglaterra reconocer la independencia de la India.

No es Gandhi el único “pacifista” que Losurdo desmitifica, también explica cómo Hannah Arendt aplica diferente tabla de medir a la violencia judía contra el nazismo y la de los pueblos coloniales y los negros contra sus opresores.

Otro líder de la no violencia cuya trayectoria ha sido tergiversada por la historia es Martin Luther King. Según nuestro autor, la ideología dominante elogia y canoniza al primer King, al que aspira a conseguir que los negros sean partícipes del “sueño americano”, pero condena al olvido al líder afroamericano que condena el racismo blanco de Estados Unidos y la guerra colonial de Vietnam y expresa su admiración por líderes negros comunistas.

Para terminar Losurdo destapa la farsa en torno al depositario de la herencia pacifista de Gandhi, el Dalai Lama. Mientras se nos presentan el budismo y los monjes tibetanos como sinónimo de no violencia y el comunismo como sinónimo de expansionismo y violencia, Losurdo destapará el pasado de genocidio y exterminio a manos del V Dalai Lama, la teocracia feudal con la que dominaron el Tíbet, los grupos tibetanos adiestrados, armadas y equipados con material bélico de Washington, el racismo y las vocaciones de limpieza étnica de los Dalai Lama, el culto que el Tercer Reich reservaba al Tíbet.

El repaso de estos falsos mitos promovidos por el poder que tiene como estrategia presentar a los rivales de Occidente como la reencarnación de la violencia y a sus amigos como los nuevos “Gandhis”, lleva a Losurdo a denunciar las nuevas políticas de subversión y manipulación de la opinión pública internacional a través de las denominadas “revoluciones de colores”. Es decir, promover rebeliones artificiales mediante el odio religioso, étnico o cultural; financiar grupos minoritarios que activen estas maniobras, magnificar su apoyo popular en los medios de comunicación y establecer paralelismos entre sus líderes y los mitos no violentos consolidados por la manipulación de la historia. Así, la “no violencia”, antes arma de los débiles, se transforma en un arma más a disposición de los poderosos y prepotentes que, incluso desde fuera de la ONU, están decididos a imponer la voluntad del más fuerte. Ahora la proclamación del ideal de no violencia coincide con la apoteosis de Occidente, que se erige en garante de la conciencia moral de la humanidad y se considera autorizado a provocar desestabilizaciones y golpes de Estado.

Losurdo, Domenico. “La cultura de la no violencia”. Península. 2011. Traducción de Helena Aguilà


Se han publicado 20 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Mario Marrero dijo:

    Lo que me extraña del cuestionamiento de la no violencia es la legitimación de violencias contra la explotación, que terminaron en nuevas formas de explotación; incluso, en peores formas de explotación. La llamada violencia revolucionaria se dio como necesaria para la creación de un mundo mejor, sin embargo ese mundo ni vino ni se columbra por parte alguna. Stalin hizo emerger un terror infernal con el objetivo de que sería necesario para que algún día existiese el paraíso de los proletarios. ¿Valió realmente la pena los miles de fusilamientos, de asesinatos políticos y de reclusiones en campos de concentración que sufrió parte del pueblo soviético? Ahora, pregúntese usted cuántos de estos males dejó Gandhi atrás.

  • Sergio Bustamante dijo:

    Entonces, !a comprar el libro, se ha dicho!

  • mahatma dijo:

    Bueno, al final existen hombres “buenos” y hombres “malos”…fácil de definir,

    Saludos

  • un jucheano dijo:

    Sr. Marrero, lea el artículo y si lo ha hecho no se ha enterado. Puede ser un problema ideológico, pero eso tiene difícil solución. Usted tiene una visión idealista del mundo y eso da sus amargos frutos.
    La Revolución Cubana triunfó con las armas en la mano y Fidel fue un guerrillero, sin duda fue la lucha final como dice “La internacional”, ahora la lucha no tiene el carácter violento de guerrilla abierta naturalmente. ¿A merecido la pena? Después de 50 años me parece que a los cubanos sí les ha merecido la pena. ¿Viven en otra forma de explotación que es peor? si lo ve así usted le queda mucho por aprender de Cuba.
    Lo de Paraído socialista es propio de visiones idealistas no de materialistas y dialécticas, osea lo tiene usted en su cabeza.
    Stalin no es ni terror ni, campos de concentración, ni fusilamientos ni toda esa leyenda negra. Lea a Losurso o al norteamericano Grover Furr y entérese que a fecha de hoy los rusos han elegido a Stalin como la personalidad histórica más importante de toda su historia por delante del propio Lenin, o la Zarina Catalina II. Recordemos que Stalin era Georgiano osea que lo soviético no ha desaparecido.
    Gandhi colaboró con el imperialismo y esto le convierte como mínimo en cómplice de los mayores genocidios de toda la historia de la humanidad.

  • jorgee dijo:

    la no violencia nunca puede ser mala!

    minimizar la lucha del pueblo indio y su lider y su influencia en la independencia es como minimizar la lucha de los mambises contra el imperio colonial es una vision de la lucha de nuestros pueblos desde la velada superioridad europea!!!

  • Santos dijo:

    Me parece que este Doménico es un lobo disfrazado de cordero, que en realidad es él quién está aportando su granito de arena a las “primaveras” de colores… Alguna vez alguien intento dentro de la liga de países no alineados, precisamente eso seguir una tercer vía y fue seguido por algunos, entre ellos Gaddafy quién supo ser socialista libio y no comunista africano… pero está mal visto por quienes no han tenido la capacidad de pensar auténticamente por fuera del jueguito occidental del sistema, cuando la urss dejó a todos en pelotas para practicr el cpitalismo, entonces hubo que darse cuent y asumir la corriente socialista americana ó sea lo que en realidad demanda la dinámica de la historia, no se trata de ponerse la camiseta del equipito preferido, se trata de salvaguardar la vida de una comunidad en medio de un océano de intereses… O Domenico solo quiere vender libritos, es una buena época, ya que a río revuelto ganancia de pescadores… la mitad de las movidas son artificiales utilizando las energías que nacen del descontento real. No es Domenico el primero que sale a desmitificar, es de los que gustan cagarse en todo lo que alguna vez tuvo un valor concreto, en un contexto histórico particular… Porque no sale a vender la caperucita porno…? ah cierto que ya se hizo, el batman gay…’ también… Y bue… gandhi era un traidor, mentiroso, imperialista, etc… Y usted domenico no es un reverendo hijo de puta vendedor de basura…?

  • Santos dijo:

    Además… Domenico… a ver digamos que un hombre que pone a millones de personas a negarse a colaborar con la maquinaria imperialista no es un revolucionario… ( de la misma forma todas esas cosas que escribiste no te convierten en escritor porque no me gustan a mi)Me pregunto si la India estaba colonizada por placer de su pueblo ó resulta que con la caña de bambú y el hambre sosteniéndola no podían vencer al ejercito colonialista…? Si aprovechar un momento de debilidad es mala estrategia? si en tal caso haber llegado para algo y comprobar que estamos equivocados y cambiar de dirección es repudiable..? En que clase de ser humano perfecto se basa este tipito… Querés seguir viviendo de vender libritos de mierda cierto…?
    Me permito humildemente, hacerle una pregunta a los lectores… Si alguien en este momento lograra que la humanidad a nivel global tome conciencia y se niegue a colaborar con el poder hegemónico… todos: trabajadores, soldados, independientes, intelectuales, pequeños empresarios, educadores, creyentes, etc… y de esa manera terminar de desestabilizarlo y quitárnoslo de encima, para inmediatamente ponernos manos a la obra para socializar, equilibrar y colaborar los unos con los otros como hermanos un sistema en el que todos tengamos voz y voto, trabajo y recursos… Diríamos que no es un Líder, que no es un revolucionario…? porqué..? Piensan que es mejor no pensar en utopías y comprarle el libro a este chanta…?

  • tony dijo:

    mis respetos para el articulo, pero creo que hay brotes de una nueva extrema izquierda en el mundo, como existe la extrema derecha. cuidado con los extremos de estos pensadores, lo mismo los de izquierda que los de derecha, todos generan violencia y terror. en cualquier momento saca el carnet de gandhi como agente de la cia

  • Mariana dijo:

    Todo depende del contexto histórico, de la magnitud y los límites.

    Es claro que un mundo de no violencia de ningún tipo es lo mejor, pero la violencia que se asume para DEFENSERSE de otra violencia mayor es a las claras una reacción lógica y necesaria.

    Es como decirle al que inmola su vida para poner una bomba en una instalación del ejército que ha matado a su familia con aviones no tripulados, que esa no es solución. Si aplicamos la matemática podemos decir que lo mejor sería dar la otra mejilla pues violencia engendra más violencia, pero qué le diriamos a este hombre? Que ponga al resto de su familia en primera línea para que sea asesinada? Es muy fuerte! Y sobre todo irrita que critiquen al oprimido que usa la violencia aquellos que la tienen institucionalizada prácticamente como sus exortaciones y su PIB!! como fuente de ganacia obtenida a base de guerras expansionistas como Estados Unidos, Israel y TODOS sus aliados.

    En algo tenía razón Gandhi ”Roosevelt y Churchill son tan criminales como Hitler y Mussolini”

  • América Rubio dijo:

    Completamente de acuerdo con Losurdo. Todos estos “Líderes” pacifistas, bien que han tenido una incidencia positiva en la toma de conciencia de ciertos derechos de los pueblos, han sobre todo ayudado a “pacificar” y le han hecho el juego a los verdugos de la humanidad haciéndo que muchos luchadores se sientan culpables de recurrir a la violencia. Como canta Daniel Viglieti : “papel contra balas no puede servir, canción desarmada no enfrenta un fusil”.

  • Alexis Mario Cánovas Fabelo. dijo:

    De la existencia de los extremos, su unidad y lucha de contrarios está la garantía del desarrollo… El asunto está en el evitar que las contradicciones pasen a ser antagónicas e irreconciliables, ese es el papel que debiera cumplir la ONU, en vez de ser la propiedad de los poderosos de las finanzas y de las armas, que sin guerra mundial quieren hacer otro reparto del mundo, apoyados en la realidad de la Globalización que oportunistamente le imponen el apellido de neoliberal.
    Nos encontramos en una Situación Revolucionaria, pero a escala mundial, no solo dentro de países… ¡LA HUMANIDAD NO AGUANTA MÁS!

  • Santos dijo:

    Es claro que en la mayoría de los casos recurrir a la violencia, al enfrentamiento armado es la respuesta natural y aveces única, de detener el atropello… En eso nadie con cierta experiencia de vida y menos con una noción básica de historia podría negarlo.
    Lo discutible del autorcito Doménico es negar, para empezar la catadura moral de un hombre como Gandhi,la capacidad, su estrategia y sus logros… Lo del mahatma fue una propuesta basada en su cultura mestiza y la de su pueblo que aunque diversa es fundamentalmente espiritualista, aprovechando un momento de debilidad del enemigo y la propia fortaleza que residía mas en la fe, que en las armas… Así como el comunismo es un hijo de la misma sociedad burguesa del capitalismo, siendo su opuesto conceptual, pero donde prima el número y donde el hombre sigue estando al servicio de la economía… De la misma manera pensar que “solo” las armas detienen las armas aún defendiendo valores contrapuestos es una regla de pensamiento occidental, que aún no ha dado el resultado esperado a ninguno de los bandos, ya que ni siquiera el país mas armado del planeta podrá dominar por completo a la humanidad; a las claras no es inocente jugar al desprestigio de otras formas de lucha y de cosmovisión y seguir o pretender instalar una linea de pensamiento única.

  • Dr. Orlando R. Serrano Barrera dijo:

    La idea del último párrafo, Pascual, es algo que aún no discutimos bastante, no desgranamos hasta revelar la infame hipocresía de Occidente en la manipulación de la historia:

    - El muro de Berlín fue ícono del autoaislamiento y las rigideces del socialismo; su derribo, el non plus ultra de los gestos libertarios. Los muros que ellos levantan en Palestina y la frontera México-Estados Unidos no cuentan para los libros.

    - Los movimientos de liberación fueron forzados a la democratizadora conversión en partidos políticos, pues la guerra ya no era más un estándar en los cánones de la sociedad civilizada en que vivimos. La izquierda mundial quedó, por tanto, a merced de los mecanismos inventados, reciclados y burlados continuamente a conveniencia por la derecha. Ahora la guerra, OTAN mediante, es patrimonio de la división Occidente de la ONU. Los pobres deben ser no violentos pues la violencia es un sacrosanto derecho de los ricos.

    - El dossier Libia, superlativo del cinismo en una lista interminable que incluye a Granada, Panamá, Yugoslavia, Afganistán, Iraq…, y su posible extensión a Siria, Irán y algún que otro latinoamericano, no contiene procedimientos aplicables a Egipto, Yemén, Israel y los otros donde los muertos parecen no ser números ni víctimas.

    - Los “defensores de la democracia y los derechos humanos”, no importa cuán violentos sean, solo existen en Cuba, Irán, Siria, Venezuela y otras periferias. Los indignados de Estados Unidos, Grecia, España, Israel y de medio Occidente (o, mejor, Occidente y medio) son solo una turba anti-higiénica, y no importa con cuánta violencia cargue la policía contra ellos.

    - La violencia financiera solo quiere decir recortes sociales; las hipotecas despiadadamente cobradas y los depósitos congelados/robados nunca son los de los ricos. Como no existen bancos gerenciados por pobres, para aquellos la no violencia es regla.

    Vale la pena engrosar el registro de simulaciones, engaños y me-tiene-sin-cuidado con los que estos señores llenan de cicatrices al mundo.

  • JESUS R. -PERÚ- dijo:

    Aunque muy tarde, limitaré mi comentario a lo que el forista TONY expresó, y copio:
    “tony dijo:

    mis respetos para el articulo, pero creo que hay brotes de una nueva extrema izquierda en el mundo, como existe la extrema derecha. cuidado con los extremos de estos pensadores, lo mismo los de izquierda que los de derecha, todos generan violencia y terror. en cualquier momento saca el carnet de gandhi como agente de la cia”

    LOS EXTREMOS: me parece que esto nos merece especial atención y reflexión, ya que con este cuento de “los extremos”, nos pasamos del campo revolucionario al campo de la reacción, así de simple.

    Nos preguntaríamos: ¿Y cuál es EL EXTREMO DE LA IZQUIERDA?, ¿Y CUAL EL DE LA DERECHA?

    Solo mencionaré que bajo el san Benito del “extremo de la izquierda”, se pretende que esta opción política SE QUEDE no solo en la crítica al capitalismo sino que camine en encontrarle formulas salvadoras, y más aún, fórmulas humanizadoras del capital.

    Y hablar de “extremos de la derecha (de la reacción)” sería como pedirle o mendigarle un poco de humanidad a ésta, cosa que de por sí no puede ser posible.

    Por lo demás me parece interesante el artículo del cual se comenta y espero encontrar el libro en mención.

  • Luis M. Domínguez Batista dijo:

    La nueva filosofía trae luz nueva, posición vertical, esperanza. No hay que destruir el mundo para transformarlo como intentó Hitler, no hay sacar la guillotina como en la Revolución Francesa; no hay que prometer lo irrealizable, no hay que soñar a la luz de acontecimientos trágicos. Hay que fundar lo nuevo realmente y obligar a ello.

    No hay que ser sumiso y soportar lo insoportable para tener razón.

    No hay que aquietar el músculo ni la soberbia para lograr que el enemigo entienda.

    Tampoco habrá que dejar de hacer o acallar los himnos guerrero, lo que sucede es que la guerra que hay que fomentar hoy tendrá matices diferentes y no se podrá excluir de ella a nadie que quiera luchar, teniendo en cuenta que en cada ser humano hay una visión del mundo y que deberá primar en ellos, de forma cada vez de mayor, el conceso de que dependemos los unos de los otros y que no habrá salvación individual sino de especie y que quien puje por cambiar deberá alcanzar cambios que de una forma u otra obligue a una solución para todos.

    La lucha del hombre es realmente económica y se hace economía la lucha por la supervivencia, por el habitat, por la alimenación, la salud, el medioambiente y la tranquilidad ciudadana.

    Los grandes oponentes son la avaricia y el egoismo de una parte y la solidaridad, la unidad y el conjunto realmente humano de la otra.

    Los unos pujan por eonvertirse en ricos y dominar el mundo a su favor, militan en el ala burguesa de todas las naciones y constituyen realmente el 1%; su dominio está sobre las ventajas de tener el dominio de los medios, las finanzas,la política mundial y la fuerza de las armas.

    Los segundos, los otros van en pos de alcanzar la unidad del pensamiento pacifista, ser uno solo,contar con el 99% del mundo y estructurarse en fuerza que no de lugar a otra alternativa que a vencer.

    El pacifismo de hoy es de nuevo tipo. No hay que ser sumiso ni altisonante y quererse ganar el liderazgo con maniobras ni elocuencias.

    Hay que hacer de todos el lider y tomar las riendas por estamentos.

    Todos somos necesarios y en cualquier grupo mundial pudiera aparecer un Fidel Castro Ruz, que encabece una manifestación, se ponga frente al muro y no dejar que avancen los innecesarios y hacer posible que nazca la verdadera fuerza, la que no permitirá destruir ciudades ni exterminar la especie y restituirá la justicia por una sola vez: estará entonces naciendo el hombre de hoy y el mundo que necesitamos.

    Ni Gandy ni Hitler. Estos ya son Historia pasada. Agua pasada no mueve molinos. Hagamos valer lo que la experiencia arroja, que el hombre, como especie puede y debe triunfar sobre la barbarie.

  • Mario Marrero dijo:

    Quizá sea yo un idealista como el señor ¨jucheano¨ ha escrito. En serio lo tomo como un elogio, teniendo en cuenta que ese mismo idealismo, el que consiste en soñar una sociedad más libre para todos, lo compartieron Martí, Varona, Marx y Engels. Gracias. Por otro lado, creer que la libertad puede ser un poco mayor, creer que podíamos y podemos vivir sin violencia, no significa creer en que el imperialismo es la clave del éxito. Todo lo contrario, imperio es dominación. Recuerdo aquello que Martí escribió refiriéndose a Marx, después del famoso ¨(…) como se puso del lado de los humildes merece honor¨ Poco después plantea (la cita no es textual: (…) pero yerra el que, señalando el daño, no propone remedio blando. Martí fue a la guerra después, murió en ella, pero casi todo su esfuerzo estuvo encaminado a evitar una posterior república de dominadores. Diseñó la libertad para Cuba, otro de sus idealismos.

  • Srećko Vojvodić dijo:

    Una aportación excelente y muy importante. Muchas gracias, cro. Serrano.

  • Rpb666 dijo:

    Sr. Santos, está bien que ud sea un admirador de Ghandi y si cree que Doménico es un lobo disfrazado de cordero, como ud dice, plantee sus razonamientos, pero plantéelo con conocimiento como lo han hecho otros aquí mismo en defensa de Stalin, porque para replicar hay que conocer y no faltar el respeto, defienda una idea, lo que ud quiera, pero siempre hágalo con conocimiento porque al menos este Señor, Domenico Losurdo plantea las cosas con conocimiento, si existe alguien que pueda desmentirlo y que demuestre que todo ha sido inventado por él no estaría mal que lo desmintiera, ya le digo, pero con conocimiento, no por fanatismo. Ahora de lo que si está claro es que la no violencia no debe ser un dogma, está y estará sujeta al momento y las circunstancias, de lo contrario muchas de las revoluciones que utilizaron la vía violenta y triunfaron, no existirían y también hace rato hubiera dejado de existir Siria, pero además no estaríamos nosotros aquí discutiendo este tema.

  • Abel dijo:

    Es una pena haber llegado tarde a este debate, Ghandi fue el padre de la independencia de la India y además su líder espiritual, con ese libro ofenden a mas de 1000 millones de habitantes de ese pueblo por el cual Ghandi luchó, su sistema de no violencia inspiró a hombres como el Reverendo Martin Luther King por solo citar un ejemplo, su lucha aun hoy genera la admiración y el asombro de muchos hombres de bien en el mundo cansados de tanta violencia, que haríamos nosotros si alguien nos vinieran a decir este tipo de cosas de nuestro Martí? sería aceptable? para Mahatma Ghandi mi admiración y respeto más profundos! en un mundo tan lleno de violencias su renuncia nos parece romántica y utópica mas cuanta fe y fuerza moral se requiere para aguantarse y no responder a la violencia con mas violencia, como todo hombre Ghandi para llegar a su madurez política atravesó diversas etapas durante toda su vida, como dijer Martí “el sol tiene manchas…”. Mahatma significa alma grande o magnánimo, esta forma de referirse a Ghandi partió de Rabrinanat Tagore ese gran poeta de la India.
    Cada pueblo tiene derecho a escoger la mejor manera de lograr su independencia en base a sus tradiciones, cultura y espiritualidad.
    Ojalá nacieran en este mundo de hoy 100 hombres como Mohandas Karanchat Ghandi, el alma grande del pueblo Indio.

Se han publicado 20 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Pascual Serrano

Pascual Serrano

Periodista español. Director del sitio alternativo en Internet Rebelión. Su último libro editado en España es “Medios violentos. Palabras e imágenes para el odio y la guerra”.

Vea también