Imprimir
Inicio » Opinión, Deportes  »

Seis cubanos en la corte del ajedrez

| 1
El frío siberiano podría atestiguar la reedición de esta escena

El frío siberiano podría atestiguar la reedición de esta escena

A poco más de tres semanas para que comiencen a moverse los ejércitos del tablero en la Copa del Mundo de Khanty-Mansiysk, 128 ajedrecistas de 46 países ajustan los detalles finales de los repertorios con que lidiarán en el torneo.

Seis de esos guerreros son cubanos. El más calificado, Leinier Domínguez (coeficiente de 2719), alcanzó su boleto de manera directa gracias a su ubicación en el ranking de la FIDE, mientras que Lázaro Bruzón (2673) lo logró en el Zonal 2.3 con sede en Dominicana, y Yuniesky Quesada (2635), Fidel Corrales (2585), Isam Ortiz (2556) y Frank de la Paz (2477) consiguieron los suyos en la lid continental de México.

¿Qué podemos esperar de esta pequeña armada? A tenor con la aspereza de los adversarios presentes en aquella ciudad rusa, no mucho, pues echar a volar sueños guajiros no sería otra cosa que avivar el fuego de las falsas esperanzas.

Cierto es que habrá que lamentar siete ausencias dolorosas y, en algunos casos, sin sentido: no estarán en contienda el noruego Magnus Carlsen, el indio Vishy Anand, el armenio Levon Aronian, el ruso Vladimir Kramnik, el estadounidense Hikaru Nakamura, el búlgaro Veselin Topalov ni el israelí Boris Gelfand. Es decir, extrañaremos al número uno del escalafón, a los actuales monarcas del mundo y del evento, así como a dos ex campeones del orbe.

Sin embargo, ello no es suficiente argumento para demeritar la justa, que contará con la asistencia de 32 trebejistas con más de 2700 puntos ELO, y un total de 59 que superan la siempre respetable barrera de los 2600. (Por cierto, en el pelotón de partida aparecen tan solo dos mujeres, la reina vigente Yifan Hou, de China, y la celebérrima húngara Judit Polgar).

Como es habitual, el certamen se jugará por el sistema de knockout, y los pareos de la ronda inicial se realizaron atendiendo a los coeficientes de cada trebejista. Esto es, el de más alto rango enfrentará al de peores dígitos, el segundo tendrá mesa por medio al número 127, y así sucesivamente.

Cada match constará de dos partidas clásicas -excepto el decisivo, que comprende cuatro-, y en caso de no haber vencedor tras ese trámite, se recurrirá a cotejos rápidos de desempate, con el famoso Armagedón como último recurso.

Repasemos las posibilidades de los nuestros. De entrada, casi podemos dar por sentado que Frank de la Paz e Isam Ortiz naufragarán inevitablemente, dado el calibre de sus adversarios respectivos, el azerí Teimour Radjabov (¡2744!) y el ascendente ruso Ian Nepomniachtchi (2711).

Por su parte, Fidel Corrales también partirá con un pleno de apuestas en contra, toda vez que su oponente será la propia Polgar (2699), una inmortal que anda empeñada en recuperar su espacio en la luneta de los super maestros.

Por fortuna, la situación del otro trío es diferente. De una parte, Bruzón y Quesada chocarán entre sí, lo cual garantiza que uno de los dos se asegure en la segunda ronda, donde se las verá con el que triunfe entre el recuperado español Paco Vallejo (2724) y el jovenzuelo peruano Jorge Cori, de 16 abriles y ELO de 2514.

Con toda intención, he dejado los párrafos finales para nuestra carta principal, ese Leinier Domínguez que en un evento como éste, siete años atrás, avanzó hasta la fase de cuartos y cayó in extremis ante el poderosísimo Radjabov.

El güinero debutará frente al iraní Elshan Moradiabadi (2532), uno de los seis ajedrecistas que intervendrán en el certamen por invitación del presidente de la FIDE. Y aunque suponemos que rebase sin grandes problemas el escollo, más vale recordar que el cubano está “falto de juego”, y en el deporte, ese elemento suele pasar factura en el momento menos esperado.

Pero digamos que sí, que Leinier sale airoso y se presenta en la siguiente etapa. En tal caso, es muy probable que su rival sea el moldavo Viktor Bologan (2678), un jugador correoso y veterano, especialista en combatir contra la Siciliana Najdorf que tanto frecuenta el criollo.

¿Y si el nuestro se impone nuevamente? Pues el próximo contrario debe ser el incómodo chino Hao Wang (2718), que vive un magnífico momento en su carrera. Y entonces viene lo tremendo: de ganarle al asiático, el cubano tendrá -casi seguramente- que pulsear contra el número cuatro del mundo y primer sembrado del evento, el colosal Sergey Karjakin (2788).

Antes ucraniano, ahora ruso, Karjakin fue verdugo de Leinier en la edición 2009 del Corus holandés, cuando el isleño alcanzó la jornada de cierre con reales opciones de agenciarse el fortísimo torneo. De manera que ésta podría ser una oportunidad para el desquite. Mas lo dudo.

En forma óptima, Leinier es capaz de atravesarse en el camino de cualquier ajedrecista que no sea -por lo visto hasta el día de hoy- Magnus Carlsen. Sin embargo, no creo yo que sus velas estén lo suficientemente infladas.

Ha competido demasiado poco, y eso -insisto- sale a relucir. Ninguno de los ajedrecistas de la elite interviene en tan contadas lides como él. La conclusión es obvia: puede ser que domine a Moradiabadi y Bologan, acaso a Wang, pero no a ese Karjakin que se la pasa “arriba de la bola”, mesa por medio con los mejores del planeta.

¿Quiere datos? Pongo algunos ejemplos. De enero de 2010 a la fecha, el ruso ha dirimido 89 partidas oficiales. El chino, 153. El prodigioso Carlsen, 93. Nakamura, 112. Ivanchuk, 134. El cubano, solo 59.

Y ya no digo más. Basta con eso para hacerse una idea de que, racionalmente hablando, repetir la actuación memorable de Trípoli no debiera aparecer en los cálculos de nadie. Ni siquiera del propio Leinier.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Azucarero dijo:

    MICHEL CONTRERAS: Ojalá me equivoque, pero Leinier se las va a ver muy difícil contra Wang, es un jugador fuerte y joven, más que el nuestro, y como tú dices, está en gran forma; además, es combativo, y me parece que hasta más que Leinier. Por lo tanto, yo lo doy como favorito contra el cubano, pero en ajedrez influyen muchas cosas, tanto el físico como el estado de ánimo; hay que ver cómo llegaría cada uno de ellos hasta ahí. Con respecto a Bruzón, es muy temperamental, y tiene un defecto que los que lo conocen de cerca saben, y que si no logra dominar, pierde. El últimamente estaba muy motivado después de los torneos en España, pero después del Capablanca vamos a ver cómo se recupera. Yuniesky puede ponerse “incómodo”, pero si supera a Bruzón casi seguro no podrá con Paquito. Saludos.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Michel Contreras

Michel Contreras

La Habana, 1973. Periodista especializado en temas deportivos.

Vea también