Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Encuentro con Ernesto Sábato

| 5

Ernesto SabatoEl escritor argentino Ernesto Sábato, autor del clásico "El túnel", falleció a los 99 años, el 30 de abril, en Buenos Aires. El 30 de octubre de 1986, invitado por el Instituto Argentina-Brasil, cenamos juntos en São Paulo. Me recibió en el restaurante del hotel Maksoud, donde estaba hospedado.

Me dijo que, debido a problemas con la vista, ya casi no podía leer. Me acordé de Jorge Luis Borges y pregunté si ése era un síndrome de los grandes  talentos literarios de la Argentina. Él se sonrió...

Me contó que su mujer, Matilde, le había leído  trozos de Fidel y la religión. Y que había quedado bien impresionado con la apertura del líder cubano ante el tema y que si tuviera oportunidad quisiera conocer mejor los conceptos rectores de la Teología de la Liberación.

Hablamos sobre la Iglesia y el reaccionarismo de los obispos de Argentina, que habían apoya do a la dictadura militar. Ernesto estaba conmovido por el encuentro que había tenido, aquella tarde, con el cardenal Paulo Evaristo Arns, a quien admiraba mucho, por su intransigente defensa de los derechos humanos.

-Me dijo que el noventa por ciento de los obispos del Brasil estaban en la misma línea que él, comentó.

-Creo que exageró un tanto, contesté. La mayoría es moderada. Es verdad que los progresistas tienen la hegemonía en la conferencia episcopal, pero no se puede decir que la mayoría es progresista.
-Me preocupa el viaje que hará el papa a la Argentina el año que viene, dijo Sábato. Temo que venga a respaldar a los obispos que apoyaron la dictadura y ahora sabotean el proceso de redemocratización.
-¿Por qué no escribe usted una carta personal, abierta, al papa, sugiriéndole cómo debiera llegar a la Argentina? Eso tendría mayor impacto que cualquier manifiesto firmado por doscientos intelectuales.
Ernesto Sábato quedó picado por la mosca azul, pero  temía que tal gesto fuera interpretado como presuntuoso.
-Sé que tendría impacto, pero temo que me juzguen megalomaníaco.
-Creo que no existe ese peligro porque usted tiene autoridad moral e intelectual para ello. El ciudadano argentino Ernesto Sábato escribe una carta al ciudadano del mundo Karol Wojtyla. Incluso contribuiría a desacralizar un poco la imagen del papa. A fin de cuentas el papa no puede reforzar la posición de los obispos de la Argentina en favor de la dictadura.
-Me parece seductora la idea. Pero voy a consultar a mis hijos.

Pasamos a hablar de los países socialistas. Me dijo que había sido comunista:
-No de los de salón sino de los que comprometen a la familia a cumplir todas las tareas. Con la revelación de los crímenes de Stalin me salí del partido. No entiendo por qué en Cuba no hay elecciones. Soy amigo de Roberto Fernández Retamar, presidente de la Casa de las Américas, con quien ya hablé sobre el particular. Él dice que todavía no es el momento.
-Es posible que eso se deba a la influencia soviética. Pero creo que con el actual proceso de relatinoamericanización del régimen cubano se llegará a eso. En la isla hay un desbloqueo ideológico, y Fidel y la religión es un síntoma de ello.
Le hablé de mis impresiones sobre Polonia y la Unión Soviética, que yo había visitado recientemente. Y le comenté su actuación en São Paulo:
-El debate de ayer me pareció un desperdicio. Usted hablaba en AM y los demás integrantes de la mesa en FM.
-Ernesto se rió:
-Ya me di cuenta.
-Allí estaba la crema de la racionalidad academicista, ese personal que no acepta su posición mítica y mágica.
Intercambiamos gentilezas: creía que yo tenía menos de 42 años, y yo creí que andaba por los 63 cuando tenía 75.
Hablamos de la mística cristiana:
-Creo, le dije, que el hombre futuro de la América Latina será hijo del matrimonio entre Santa Teresa y Ernesto Che Guevara.
-Estoy plenamente de acuerdo, admitió. Los únicos libros que revolucionaron a la humanidad son los que tratan de la cuestión espiritual, como la Biblia y el Corán. Pero ¿cómo admitir un Dios que permite la muerte de niños por causa del hambre? La existencia del mal me impide admitir la idea de Dios.

Frei Betto es escritor, autor de la novela policíaca "Hotel Brasil. El misterio de las cabezas degolladas", entre otros libros.http://www.freibetto.org/>    twitter:@freibetto.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Dardo Ribas dijo:

    SABATO... SABATO...
    "APRES MOI, LE DELUGE"

    ¡Qué personaje, este Ernesto!

    Un hombre talentoso, pero que muchas veces ha perdido el rumbo por ciertas debilidades lamentables y reiteradas de su personalidad.

    Un ego profundo, unido al delirio de protagonismo excesivo, lo ha dejado muy mal parado ante quienes, incluso, lo respetaban.

    Contradicciones asombrosas que lo llevaron del pensamiento científico a coqueteos inadmisibles con aristas místicas inaceptables.

    Si se hubiera dedicado estrictamente a escribir, le hubiera ido mejor. Y no le fue mal. El "sistema" capitalista terminó utilizándolo morbosamente. Justamente a él, que provenía del alineamiento marxista... Hasta un crápula como Mariano Grondona -uno de los ideólogos de los golpes de Estado en Argentina-, le rendían pleitesía en sus últimos años. Y no era casual.

    Tal vez, casi seguro, ha sucumbido a lo que siempre describía como "horrores" y terminaba envolviéndose en cuestiones que lo dejaban descolocado ante sus críticos y no pocas veces sin razón.

    Uno lee al entrañable Don Osvaldo Bayer, hombre valiente, sabio, consecuente, cuando le critica con dureza a Sabato y siente que no está equivocado.

    Qué lástima que sus curiosas ambivalencias le costaran tan caro a Sabato. Algo patético, tremendo.

    Me parece generoso este gesto de Frei Betto. Hombre prudente y de una enorme amplitud de pensamiento. Rescata, quizás, lo mejor de Sabato. Aunque, en el mismo relato, aparece la contradicción del hombre al que describe.

    Cuenta Betto que Matilde -la mujer fallecida de Sabato-, leyó a su esposo fracciones de "Fidel y la religión". Es ahí cuando el escritor confiesa que "se quedó impresionado con la apertura del líder cubano ante el tema".

    ¿Y qué esperaba? ¿Qué creía él de Fidel?... Sabato era un hombre informado y culto.

    Cuesta aceptar que necesitaba "conocer mejor los conceptos de la Teología de la Liberación". Suena a posición cómoda. O acomodaticia. Un pie en cada orilla, añeja conducta de Sabato.

    Mientras tanto, precisamente en la época en que conocimos ese extraordinario trabajo de Betto y el comandante, Sabato coqueteaba con los dictadores argentinos.

    Dice Sabato refiriéndose a aquella visita del Papa a la Argentina:

    "Me preocupa el viaje que hará el Papa a la Argentina el año que viene. Temo que venga a respaldar a los obispos que apoyaron la dictadura y ahora sabotean el proceso de redemocratización."

    Y es ahí donde cualquiera se pregunta si estaba en sus cabales cuando dijo esto a Frei Betto. Justamente él, que le había formalizado un regalo de oro a la dictadura visitándola en su más alta jerarquía... ¡Videla!... ¡Y halagándola!

    Claro, uno entiende la época en que cometió tal desatino. Veníamos de las "Tres A"; de la inmoral y estúpida Isabel Perón, de una masacre diaria que resultaba insoportable... pero de ahí a suponer que él no sabía qué cosa representaba el "Proceso"... y su cerebro Martínez de Hoz, alfil del imperio... estimados amigos, el asunto se pone turbio.

    Una lástima que este hombre nos venga a decir que abandonó la izquierda, el PC, por las peripecias de Stalin. Un revolucionario verdadero, se habría quedado, consecuente y crítico, si fuese necesario, en vez de diluirse en las conveniencias objetivas de la burguesía, aunque siempre colocándose como un "libre pensador".

    Más adelante, afirma:
    "No entiendo por qué en Cuba no hay elecciones."...

    Ubicarse en la época en que dijo esto. ¿No lo entendía?... ¡Qué curioso!... La derecha argentina, la más reaccionaria, tampoco.

    Por lo visto, Ernesto no debía acordarse de lo que pasó en Cuba. Ni de Batista, ni de los yanquees acosando a la isla durante decenios hasta la actualidad, ni de las conspiraciones de la burguesía cubana en "el exilio".

    ¿Imaginaría el regreso de una multitud de Partidos al estilo Argentina?

    ¿No entendió cuando Fidel hablaba de los "partidos" y dijo, con todo criterio, algo así como "tienen tantos Partidos que están partidos por el eje"... cosa que era y es totalmente verificable.

    Ese final donde expresa:

    "Estoy plenamente de acuerdo. Los únicos libros que revolucionaron a la humanidad son los que tratan de la cuestión espiritual, como la Biblia y el Corán. Pero ¿cómo admitir un Dios que permite la muerte de niños por causa del hambre? La existencia del mal me impide admitir la idea de Dios."

    ...es francamente detestable. Oportunismo puro. Hipocresía. Que él, hombre proveniente de la ciencia -recordar su paso por el Instituto Curie y sus méritos en ese sentido- diga estas cosas, insulta a la inteligencia.

    Respetemos a los religiosos, a la Biblia, al Corán y compañía, pero que un sujeto como él convalide ese criterio, es inaceptable. Por lo visto ha querido quedar bien -fiel a su estilo-, con las religiones dominantes en el mundo. Pero ha dejado a un lado las más altas expresiones de la filosofía universal que superan ampliamente cualquier fábula religiosa, aún en sus contrastes y oposiciones.

    Lo otro... eso de que la "existencia del mal me impide admitir la idea de Dios" o "¿cómo admitir un Dios que permite la muerte de niños por causa del hambre?"... es algo ridículo y delirante.

    ¿Ignoraba Sabato cuáles son las causas del hambre de las masas?

    ¡Por favor!... En vez de decir semejante pavada, debería haber señalado las causas objetivas de esa tragedia que se perpetúa en el tiempo.

    Y señalar, concretamente, las iniquidades de la sociedad humana, consecuencia directa de la explotación de las clases dominantes y opresoras. En África, Oceanía, Europa o América...

    No tengo, como simple ciudadano, inquinas hacia Sabato. Respeto su talento narrativo. Un maestro, sin dudas, en ese sentido. No considero que haya que crucificar su recuerdo por todas y cada una de las incongruencias de su conducta, pero tampoco me parece que haya que elevarlo a una categoría admirativa de manera especial.

    Me duele su rechazo a la ciencia y esa casi demencial fascinación por la mística unida a la desesperación existencial y el pesimismo.

    Su actitud, no le sirve a la Humanidad. El Che no pensaría como él, por más que lo nombre y lo coloque al lado de Santa Teresa.

    En alguna medida, me recuerda a Luis XV y aquella apostilla que se le endilga: “"APRES MOI, LE DELUGE" (“Después de mí, el Diluvio”).

    Admiración absoluta, eso sí, hacia Frei Betto.

    Con hombres como él dirigiendo los destinos de la Humanidad, este mundo sería una maravilla. Seguro.

  • Norelys dijo:

    Lamentable que al querido escritor Sábato nadie pudo explicarle que en Cuba sí hay elecciones.

  • Dardo Ribas dijo:

    NORELYS, MUY BUENA TU ACOTACIÓN

    A veces, en el apresuramiento de sumar mis modestas contribuciones al espacio, cometo errores de redacción y, lo peor, omito cuestiones importantes como es el caso de lo que tú señalas.

    Resulta patético que Don Ernesto dijera eso de las "elecciones". ¿Qué habrá pasado? ¿Abandonó el análisis marxista en estos asuntos y se plegó al concepto burgués de la democracia? ¿Puede concebirse que no conociera lo que tú señalas?...

    Lamentablemente, es una muestra de clara involución, por no decir de decadencia. En el típico egocentrismo de ciertos intelectuales, le cayó mejor adherir a la democracia burguesa. Lo mimaron, ganó dinero y fama. Se "ofendió" con la izquierda y, entonces, se dedicó a criticarla. Cosa que le vino de perillas a la "cultura" del sistema.

    Finalmente, quedó en el medio del río, tratando de acomodarse a las nuevas circunstancias con la caída de la dictadura. No creo que haya que ubicarlo como un "colaboracionista". Algunos le imputan eso y me parece una exageración. Claro, ir a ver a Videla, almorzar con él y salir del ágape hablando maravillas de aquel genocida, lo marcó a fuego. Mientras él y Borges se solazaban con el tirano, las huestes del mismo, secuestraban, torturaban y desaparecían militantes populares, incluso no pocos intelectuales de gran valía.

    Por eso, años después, cuando el alfonsinismo lo colocó como máximo referente y redactó el "Nunca más", muchos sentimos que se estaba equivocando fiero. En el mejor de los casos. Él debería haber renunciado a esa investigación donde estuvo acompañado, además, por la farsante de Magdalena Ruiz Guiñazú. No eran la gente indicada para esa gestión.

    Tu frase, tan sintética, dijo algo muy importante.

  • Ernesto Sánchez dijo:

    Hola,

    Saludos. Primero me gustaria "cortar y pegar" un párrafo del propio Ernesto.

    Un argentino que pretende utilizar a Marx como maestro sostiene que el Don Segundo Sombra de Güiraldes no existe, que es apenas la visión que un estanciero tiene del antiguo gaucho de la provincia de Buenos Aires. Lo que es más o menos como acusar a Homero de falsificador porque exhaustivos registros llevados a cabo en las montañas calabresas y sicilianas no han dado con un sólo cíclope. Con este mismo criterio de naturalista habría que rechazar a Modigliani por su manía de pintar mujeres con gargantas inexistentes. Pero ¿"inexistentes" dónde? No desde luego en el espíritu del pintor. La diferencia entre Modigliani y una máquina fotográfica es que el arte no es una copia de la mera realidad externa sino un acto ontocreador, más cercano al sueño que al espejo.

    Después preguntarme por la respuesta de RFR a la pregunta de las "elecciones", o la del propio Betto.

    O leyendo a Sábato, tengo frente a la vista el “Informe sobre ciegos” -de Sobre héroes y tumbas- y no deja de asombrarme la capacidad humana de adentrarse en la ceguerra formal.

    Sábato -cómo Homero, Milton, Borges- fue un ciego luminoso. De los hombres que profetizan, se equivocan, se miden contra sus dudas y temores. Los ciegos poetas. Contra los "otros" los ciegos de espíritu y de visiones...Más los que a la medida de los tribunales inquisitoriales dudan desean "crucificar", recomendaciones "existenciales" (dedíquese a escribir, no ha pensar, será tonto ya que escribir es una de las mejores maneras de pensar), desterrer la contradicción es terminar con la dialéctica, ¿no...? y con ella la vida.

    Ah...y para terminar el término favorito de los tribuneros, lo verdadero...¿qué es verdadero? ¿qué no es verdadero...?. Quién lo decide. Tremendo.

    Saludos. Por cierto a los que no lo han hecho recomiendo lean a Sábato, de Sobre Héroes y tumbas, la decdencia de la familia Vidal Olmos. Para los seres de la hibridez espíritual, es (re)confortante. Sábato el exterminador. Quizá les puede resultar entretenido de hombres y engranajes....

    Saludos

  • Peter dijo:

    Sabato era un hombre tremendamente culto. En lo personal he leido sus libros y escuchado sus entrevistas y podria afirmar que el trataba de utilizar las palabras mas apropiadas para expresar sus ideas de manera que no se prestaran a malas interpretaciones como la del amigo Dardo, pero por lo visto aun hay gente extraña y extremadamente idiota.

    Sabato egomaniaco?? vamos!, el tipo era famoso muy a pesar suyo, por otro lado, a los hechos hay que remitirse para juzgar, la etica de Sabato es idiscutible y creo que hizo, hace y hara mas por la humanidad con sus libros y ensayos que el pobre y palabrero Dardo.

    No comprendo aun como puede rendir admiracion a Frei Betto sin rendirla en consecuencia hacia Sabato. Raro.

    La vida es una búsqueda incesante, ¿de que?, quien sabe... Los seres humanos y en especial los escritores, filosofos, criticos (Dardo), etc, estan llenos de contradicciones, lo cual es excelente y obvio. Lo malo es convertirte en esclavo de una manera de pensar, toda persona que se llame inteligente y por lo tanto abierta sabe que nadie es dueño de la verdad absoluta.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Frei Betto

Frei Betto

Carlos Alberto Libânio Christo. Conocido como Frei Betto. Fraile dominico. conocido internacionalmente como teólogo de la liberación. Autor de 60 libros de diversos géneros literarios -novela, ensayo, policíaco, memorias, infantiles y juveniles, y de tema religioso. En dos acasiones- en 1985 y en el 2005- fue premiado con el Jabuti, el premio literario más importante del país. En 1986 fue elegido Intelectual del Año por la Unión Brasileña de Escritores. Asesor de movimientos sociales, de las Comunidades Eclesiales de Base y el Movimiento de Trabajadores Rurales sin Tierra, participa activamente en la vida política del Brasil en los últimos 50 años. Es el autor del libro "Fidel y la Religión".

Vea también