Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Obama: inútil perorata sobre Medio Oriente

| 4

Bien, he aquí lo que el presidente Barack Obama debería decir este jueves con respecto a Medio Oriente: “Mañana nos vamos de Afganistán. Mañana nos vamos de Irak. Dejaremos de dar apoyo incondicional y cobarde a Israel. Obligaremos a los estadunidenses -y a la Unión Europea- a poner fin al sitio de Gaza. Suspenderemos todo financiamiento futuro a Israel a menos que cancele, total e incondicionalmente, su construcción de colonias en tierra árabe que no le pertenezca. Cesaremos toda cooperación y negocios con los pérfidos dictadores del mundo árabe -sean sauditas, sirios o libaneses- y apoyaremos la democracia aun en los países donde tenemos enormes intereses de negocios. Ah, sí, y hablaremos con Hamas”.

Desde luego el presidente Obama no dirá eso. Hombre timorato y vanidoso, hablará de los amigos de Occidente en Medio Oriente, de la seguridad de Israel -palabra que jamás ha dedicado a los palestinos- y predicará sobre la Primavera Árabe como si él la hubiera respaldado alguna vez (hasta que los dictadores pusieron pies en polvorosa, claro), como si cuando el pueblo egipcio necesitaba desesperadamente su apoyo él hubiera puesto su autoridad moral a su disposición, y sin duda lo oiremos decir lo grandiosa que es la religión islámica (pero no demasiado, o los republicanos volverán a exigir el certificado de nacimiento de Barack Hussein Obama) y nos pedirá -sí, me temo que eso hará- volver la espalda al pasado de Bin Laden, buscar un cierre y seguir adelante (cosa en la que me parece que el talibán no estará de acuerdo).

Obama y su igualmente temerosa secretaria de Estado no tienen idea de lo que enfrentan en Medio Oriente. Los árabes ya no tienen miedo. Están cansados de sus amigos y hartos de nuestros enemigos. Muy pronto los palestinos de Gaza marcharán a la frontera de Israel y exigirán volver a casa. El domingo tuvimos una señal de esto en las fronteras de Siria y Líbano. ¿Qué harán los israelíes? ¿Matar palestinos por miles? ¿Y qué dirá Obama entonces? (Por supuesto, llamará a la prudencia de ambas partes, frase heredada del torturador que lo precedió en el cargo.)

Me parece que los estadunidenses sufren de lo mismo que los israelíes: se engañan con sus propios argumentos. Los estadunidenses siguen refiriéndose a la bondad del Islam; los israelíes, a su entendimiento de la mente árabe. Pero no es cierto. El Islam como religión tiene poco que ver en esto, como tampoco el cristianismo (palabra que no oigo mucho en estos días) ni el judaísmo. Este movimiento es cuestión de dignidad, honor, valor, derechos humanos, cualidades que en otras circunstancias Estados Unidos siempre elogia, y que los árabes sienten merecer. Y tienen razón. Es tiempo de que los estadunidenses se liberen de su temor a los cabilderos israelíes -a los del partido Likud, para ser exactos- y sus repulsivas acusaciones de antisemitismo a todo aquel que se atreva a criticar a Israel. Es tiempo de que tomen ánimos de la inmensa valentía de los miembros de la comunidad judía estadunidense que hablan de las injusticias que cometen tanto Israel como los líderes árabes.

Pero, ¿dirá algo así este jueves nuestro presidente favorito? Olvídenlo. Éste es un presidente de palabras melifluas que debería -¿por qué hemos olvidado esto?- haber devuelto el Premio Nobel de la Paz porque ni siquiera ha podido cerrar Guantánamo, ya no digamos lograr la paz. Barack Obama tendría que haber vivido en el mundo real y no es ningún Gandhi, como si Gandhi -y hay que alabar al Irish Times por destacar esto- no hubiera tenido que combatir al imperio británico. Eso sí, tendremos a los analistas de costumbre en Estados Unidos diciéndonos lo maravillosas que son las peroratas de ese hombre desdichado.

Y luego viene el fin de semana en que Obama tendrá que dirigirse al Comité Estadunidense Israelí de Asuntos Públicos, el amigo cabildero más grande y poderoso de Tel Aviv en Washington. Y será volver al principio: seguridad, seguridad, seguridad, con escasa -si alguna- mención a los asentamientos en Cisjordania y, de seguro, muchas alusiones al terrorismo. Y sin duda, alguna referencia a la muerte (no usemos la palabra ejecución) de Osama Bin Laden.

Lo que Obama no entiende -y de lo que, desde luego, la señora Clinton no tiene la menor idea- es que, en el nuevo mundo árabe, no se puede confiar ya en dictadores lambiscones ni en la adulación. Tal vez la CIA tenga que entregar fondos, pero sospecho que pocos árabes querrán echar mano de ellos. Los egipcios no tolerarán el sitio de Gaza. Tampoco los palestinos, me parece. Ni los libaneses, para el caso, ni los sirios cuando se hayan librado de los jefes de clanes que los gobiernan. Los europeos caeremos en cuenta de ello más rápido que los estadunidenses -después de todo, estamos bastante más cerca del mundo árabe- y no dejaremos que la complaciente indiferencia de Washington al robo israelí de propiedades guíe nuestras vidas para siempre.

Por supuesto, será un enorme deslizamiento de placas tectónicas para los israelíes, que deberían felicitar a sus vecinos árabes y a los palestinos por unificar su causa, y mostrar amistad en vez de miedo. Hace mucho que se rompió mi bola de cristal, pero recuerdo lo que Churchill dijo en 1940: “Lo que el general Weygand llamó la batalla por Francia ha terminado. La batalla de Gran Bretaña… está a punto de empezar”.

Bueno, el viejo Medio Oriente ha terminado. El nuevo Medio Oriente está por comenzar. Y más vale que despertemos.

© The Independent

Traducción para La Jornada: Jorge Anaya

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • otrodiferente dijo:

    En si es “doble moral”,por ej.Alemania con el “holocausto” tiene eso “enterrado” en la cabeza,Angela Merkel,viajo a Israel,habla de los “asentamientos” judios,pero no hace nada,lo mismo hacen los paises occidentales,hay que ver lo del Golan Sirio,y la Franja de Gaza..??

  • vicente dijo:

    Obama debiera darte verguenza. Tus antepasados deben estar renegando tu propia existencia. un hombre aparentemente inteligente, de origen africano, con una familia linda, que de deje envolver entre tanta porqueria. Hay que tener coraje para hacer valer la autoridad que un hombre con esfuerzo se ha ganado. esa es presisamente lo que le falta a usted señor Presidente. El coraje no se demuestra enviando a sus soldados a matar inocentes. El presidente que le antecedió era un imbecil por ello las barbaridades que hizo en su mandato es hasta cierto modo comprensible pero que usted decida hacer tanto mal a la humanidad en nombre de una democracia que usted conoce no existe ni en su propio pais es algo repugnante es como dice un proverbio chino “El sabio puede sentarse en un hormiguero, pero sólo el necio se queda sentado en él”. Ojala tenga tiempo para enmendar todo el daño que ha hecho.

  • José Molina Vidal dijo:

    Puedo y debo expresar mi criterio;
    Al mundo actual no lo dirigen los políticos, lo dirige el lobby. (lobbyism en idioma Inglés)
    El lobby trabaja con dinero, con el dinero de las transnacionales o de las corporaciones(como se denominan en algunios países llamados modernos a los gobiernos regionales o estatales)
    El lobby más poderoso, en el país más poderoso los EEUU,(país imperialísta)es el lobby judío, judío sionísta….
    ¿És tan dificil de entender, o seré yo un superdotado…….? desmiéntanme por favor. el lobby se reune y traza sus lineamientos, escogieron a Barack Osama (perdón: Obama) primeramente por negro (salvedad: un descendiente de indio norteamericano, los verdaderos duéños del territorio de los EEUU, no puede por ley ser presidente de los EEUU. Averigüenlo….e infórmenlo tambien,,,vaya.)
    Luego y en segundo lugar por su nombre. (dulce parecido con una letra de diferencia)
    En tercer lugar por sus raices musulmanas, musulmán y punto ¡no puede cambiar de religión, al igual que el judío, naciste judío, pués te chivaste!…. (para confundír a los creyentes en esa religión)
    Debo aclarar que yo NO TENGO ninguna creencia religiosa, no creo en dios ni en santo ninguno, ni en la piedra verde y punto¡…..
    Todo con la finalidad de lavar la imagen de los EEUU que dejó al antesesor, George W. Bush.
    Pero todo fué premeditado. Yo llegué a los EEUU un es despues de los atentados, y ya se hablaba en los periódicos de que Bush tenía una idea fija de atacar a Irak amén del famoso memornado (entre otras cosas) sobre un atentado inminente a los EEUU.
    Y……resultado, tengo entendido que no murió ningún judío en los atentados de las torres gemelas, ni siquiera los dueños judíos que vivian en el penhouse,(azotea preparada como vivienda)dicen además que en el sótano estaban cientas reservas de oro, pun pun pun. De lo cuál nada se ha dicho….
    Si muero, áunque ya tengo edad suficiente, abeligua pol favol, como dijo el chino chan. Gracias Molina

  • próspero dijo:

    Afortunadamente existe una Ley Universal (Causa y Efecto) que regula tales desafueros.

    El hombre en su ignorancia (no olviden que ser titulado o licenciado en tales o cuales profesiones, no certifica su inteligencia)va generando desastres, cometiendo atropellos; sin darse cuenta. Promoviendo las disputas, peleas, acentuando el egoísmo. En general, actuando en contra de la propia Ley que rige la existencia del ser humano: El Amor.

    Sin embargo, el Karma; se encarga de resolver, a través del trabajo que nos toca realizar en cada encarnación todos esos entuertos. Sí. Así es. La Naturaleza tiene su propio mecanismo depurativo para enderezar lo que en cierto momento, pudo haberse torcido.

    Por eso los seres humanos tenemos que transitar por todo el planeta, encarnando en diferentes países, religiones, condiciones sociales; para adquirir la experiencia que necesitamos, hasta convertirnos en representantes de la humanidad que pueden erigirse en verdaderos conductores de masas. Sólo los hombre con esas características, mostrarán al mundo sus destellos en la forma de conducir a sus ciudadanos (observemos a Fidel y también a Hugo Chávez).

    Convencido estoy de que, Obama podrá errar tanto, o más que sus antecesores, pero; inexorablemente pagará la deuda que erija ante sí.
    Y no me refiero en un “lejano infierno”, no. Aquí y ahora. No les quepa la menor duda hermanos.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Robert Fisk

Robert Fisk

Periodista inglés. Corresponsal para el Oriente Medio del diario británico “The Independent”.

Vea también