Imprimir
Inicio » Opinión  »

Obstruir la estrategia imperial en Libia era una prueba decisiva

| 5

libia-9

Cuando ninguno de los Estados con poder de veto en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas se atrevió, el sábado 18 de marzo de 2011, a oponerse a la escalada invasora sobre Libia, quedaron descifrados varios enigmas. Diez votos a favor y cinco abstenciones: creo nunca antes las abstenciones habían sido más reveladoras que los votos definidos.

Antes de formular otra observación, admito que quedé impresionado por la aceptación generalizada, entre los abstinentes, de la coartada de la «zona de exclusión aérea», para que el acuerdo no fuera explícitamente el de invadir, como si de todos modos no significara cruzar el umbral mismo de una nueva cruzada imperialista. Con toda la agresividad y la sofisticación de armamento de la guerra moderna, que se exhibió ya en Iraq. Una decisión que terminará masacrando a la población civil bajo la falacia de la protección de la población civil.

Entre las cinco abstenciones, hay que diferenciar a China y a Rusia, cuyo poder de veto convierte esta opción, prácticamente, en un enmascaramiento del voto positivo. No pude dejar de recordar con nostalgia las veces que vi, en otros tiempos, al representante de la Unión Soviética impedir con el veto que se consumaran maniobras imperiales. De China, la potencia emergente cuyo ímpetu económico querríamos creer acompasado con una postura antimperialista, toda vez que en teoría se declara fiel a su legado revolucionario, recibí una inquietante sorpresa. De las tres abstenciones restantes, que no hubieran impedido la escalada, saludo la de Alemania, cuya pertenencia al bloque de poder no le fuerza a renunciar a una posición digna; me desagrada como ninguna otra la de Brasil, y me pregunto (solo me pregunto) si esa hubiera sido la actuación en tiempos de Lula. La de la India la valoro positivamente, frente a otros que votaron con los poderosos y que debieron al menos haberse abstenido.

De todos modos, a partir de la votación del Consejo de Seguridad, la suerte parece haber quedado echada para el Estado libio y para sus líderes actuales, al margen de evaluaciones de sus cuarenta años de ejercicio de poder, ya que no es por decisión del pueblo que va a cambiar su destino.

El conflicto libio, que estalla en el arrastre de la marea revolucionaria que se inició en Túnez y continuó en Egipto, se ha convertido en el segmento más comprometido del escenario en el cual se inserta. En los dos casos anteriores, movimientos populares lograban remover, a partir de una sostenida y valerosa resistencia pacífica, a las respectivas dictaduras. Sabemos que posteriormente esta marea ha llevado su onda expansiva, a través de Al Mashrek, al corazón mismo de la península arábiga, en apariencia, sin un programa muy definido, sin nada que pudiera identificarse aún con proyecciones antimperialistas, pero siempre con una visión inequívoca de sus rechazos en el cuadro doméstico, caracterizado por regímenes en extremo autoritarios, fundamentalistas en algunos casos, y represivos.

Tampoco era muy definida en cuanto a objetivos la marea popular que tomó la prisión de La Bastille en París un 14 de julio. Hasta hoy no es posible afirmar que en El Cairo o en Túnez estos procesos hayan tocado a su fin, y este es también un dato importante para los poderes que mueven los hilos del orden internacional.

De alguna manera, el alzamiento de un tercer movimiento en Al Magreb, que la prensa europea se esfuerza por mostrar análogo al protagonizado por sus vecinos, en tanto se rebelaba contra otra dictadura de la región, se apoderó de Bengasi e iniciaba la campaña por derrocar el régimen de Muamar al Gadafi. Sin duda, se da una aparente sintonía que puede ayudar a confundirnos. La distorsión clásica entre las apariencias y las esencias.

Por tal motivo, ciertas diferencias merecen atención: la primera es que en Libia la protesta no se levanta desde un plantón espontáneo y pacífico (no armado, no beligerante) de las masas, como el que se instaló en la plaza Tharir en El Cairo, a comienzos de febrero, o el que con anterioridad había hecho renunciar a Ben Alí en Túnez, sino de un movimiento armado, liderado por altos oficiales de las fuerzas armadas que han roto con Gadafi, quienes seguramente capitalizaban la existencia de un grado no despreciable de protesta popular. En Libia se desencadenó, por lo tanto, eso que llamamos una guerra civil.

En aquel enorme país, con una población reducida e inmensas extensiones desérticas, el orden tribal mantiene un peso considerable dentro de la nación. Y orden tribal significa intereses y diferendos tribales, y estilos tribales de conducción política. No estoy de acuerdo con quienes lo reducen en análisis lineales a un simple retraso societal; debe tomarse en cuenta como un rasgo estructural que trasciende lo étnico, toca profundamente las esferas de la economía y el quehacer político, y se hace significativo en las determinaciones de la historia del país.

Como sabemos, Gadafi encabezó el movimiento militar, de inspiración nasserista, que derrocó la vieja monarquía libia en 1969, adhirió de inmediato al no alineamiento, y le atribuyó al régimen de poder inaugurado la denominación de Jamahiriya Árabe Socialista. ¿Un cuestionable socialismo? ¿Cuál socialismo puede sentirse a salvo de cuestionamientos después que se vivió el derrumbe soviético? En cualquier caso, durante dos décadas la Jamahiriya alcanzó logros de justicia social incomparables en el continente. Logros que la llevaron al lugar 56 en el índice de desarrollo humano (IDH) del PNUD.

Algunas extensiones desérticas se hicieron productivas y se invirtió una proporción apreciable de las ganancias petroleras, nacionalizadas después de 1969, en costosos proyectos de beneficio social, como los de desalinización del agua en la franja costera del   Mediterráneo. El producto interno bruto per cápita de Libia es el más elevado del Continente Africano. Todo esto seguramente bajo un estilo de conducción autoritario, fundamentalista en el plano religioso, y con las implicaciones propias de lo que se realiza en el contexto de confrontaciones tribales.

Gadafi fue sistemáticamente demonizado a lo largo de aquellos años por las potencias occidentales. Resultaba un estadista inaceptable para los márgenes de tolerancia predominantes en el orden internacional impuesto por los centros de poder. Yo diría que ha sido, incluso, un aliado difícil dentro de los entornos de resistencia en los que se ha insertado.

El imperio llegó, en su caso, más allá de las condenas retóricas, diplomáticas, y hasta conspirativas, y lo agredió sin escrúpulos, como a ninguno de sus adversarios, cuando implementó, bajo el mandato de Ronald Reagan, una expedición aérea para exterminarlo físicamente en 1986. No lo eliminaron porque no se encontraba allí, sino en el desierto, aunque dejaron no pocas muertes detrás; entre ellas, a una de sus hijas. Se le involucró después en atentados a aviones de pasajeros de empresas aéreas norteamericanas en los años siguientes, supuestamente en plano de revancha. Un episodio de contornos oscuros. Pero que no le impidió a las potencias imperiales abrirle los brazos cuando él se avino a las reglas del juego de los poderosos.

De modo que lo verdaderamente significativo para analizar el proceso actual es que Gadafi, a finales de los 80, solicita el ingreso de Libia al Fondo Monetario Internacional, adopta políticas de ajuste, privatiza una apreciable parte de la economía, estrecha sus lazos con los Estados de la Unión Europea, con los propios Estados Unidos y con el mundo del capital transnacionalizado. Su distanciamiento del nasserismo se produce con posterioridad a que Anwar al Sadat lo hubiera echado por la borda en los acuerdos de Camp David.

El demonio del «libro verde» deviene en poco tiempo un aliado de las potencias occidentales; precisamente en las dos últimas décadas, en las cuales la introducción de políticas neoliberales acentúa dentro del país la brecha de ingresos, incide en la reducción del gasto público y cambia el esquema de relaciones con los centros hegemónicos del capital. Han sido ellos incluso los que han provisto a su ejército de armamento moderno y entrenamiento. Hasta le han premiado borrando su nombre de la nómina de Estados terroristas, el eje del terror según las normas del Imperio.

Las miradas desde la izquierda han solido atribuir este giro (¿habría que decir claudicación?) a la inestabilidad del líder, a la incoherencia de su proyecto, a un oportunismo petrolero defensivo ante la coyuntura, a su iluminación voluntarista o a todo eso junto. No faltan motivos para ello. Yo me permitiría, sin embargo, sugerir otra lectura al análisis: Gadafi, como el sagaz político que, a través de sus defectos, mostró ser desde un principio, calibró cercano el derrumbe soviético, el cual no lo tocaba directamente, pero significaba el final de la detente.

Y aquel cierre del bipolarismo Este/Oeste dejaba desprotegido al mundo subdesarrollado en su totalidad, al margen de proximidades o disensos con el sistema socialista que se venía abajo. Si dentro de las coordenadas bipolares Reagan se había permitido despachar cuatro cazabombarderos de última generación para borrarlo del mapa, ¿qué no harían sus sucesores en un escenario que dejaba las manos libres al poder imperial?

Para Gadafi no significaba lo mismo entrar en el siglo XXI como aliado que como adversario de las potencias occidentales. La Jamahiriya hubiera podido figurar en la primera página de la nueva agenda de las cruzadas contra el terror, junto Iraq o Afganistán, y al Gadafi haber corrido la misma suerte de Sadam Hussein, con una soga al cuello. La soga que parece que se le quiere ajustar ahora, cuando parece que a la Jamahiriya le ha llegado el turno en el listado de los verdugos.

De hecho, la operación de castigo ha vuelto a trazase en las circunstancias actuales: lo que procura el imperio no es democratización sino un cambio de lealtades en el dominio de Libia. Ha calculado que es el momento para ello. Un cambio cuantitativo y cualitativo: no solamente más lealtad sino con otra configuración. Se confirma lo que dijo, en diáfana simbología, Ernesto (Che) Guevara: «En el imperialismo no se puede confiar… ¡ni tantito así!», completando la imagen con un gesto de los dedos de su mano derecha. Con el imperialismo no hay arreglos confiables, y Gadafi debiera haberlo comprendido a tiempo: no van a olvidar jamás que la Jamahiriya se instaló como una respuesta a los intereses del pueblo libio y que fue Gadafi quien la trajo al mundo. Por mucho que se le haya liberalizado después. A la larga, en el plan de Washington no hay espacio para la Jamahiriya ni para Gadafi. Poco importan las concesiones al imperio, ni valen para nada convenios, sonrisas, apretones de manos, con aquellos que vieron en la Jamahiriya un engendro poco fiable. Llegó a la hora de sacarse máscaras.

Su hijo Said al Islam reprochó a Sarkozy su activismo en la propuesta de agresión, porque su campaña electoral había sido costeada con dinero libio. De ser cierto, lo considero una penosa ilustración del punto de corrosión política al que había llegado la convivencia de Gadafi con el entramado de los centros de poder.

Claro que estas décadas recientes, de ajustes neoliberales en la economía libia, que han acentuado diferencias sociales en el pueblo e introducido descontentos, pueden tributar (seguramente lo hacen) a una atmósfera de rebeldía similar a la que están viviendo los vecinos tunecinos y egipcios, y no se puede pasar por alto la existencia de una protesta popular. Las realidades no se dan en blanco y negro: en la coyuntura presente la respuesta no consiste en discernir quienes son los buenos y quienes los malos dentro de la nación Libia.

Los que se exhiben como buenos, por libertadores, democráticos, etc., expresaron su opción por la vía armada, con generales al mando, y bajo la vieja bandera del reino. Y lo que completa el presupuesto de sospecha es que acaban reclamando apoyo del imperio, y la energía de la respuesta positiva que enseguida se les ofrece por los Estados Unidos y sus aliados. Han reconocido, sin vacilar, la legitimidad de este movimiento (no pacífico, a pesar de la insistencia en que el resto de los actores lo hagan todo pacíficamente).

Desde el comienzo los jerarcas del imperio no han cesado de anunciar que su intervención militar en Libia tendrá lugar si Gadafi no cede a la exigencia de su renuncia, la cual condicionaría la  «solución pacífica» del conflicto.

Lo que llaman el conflicto no alude a un conflicto del pueblo con su gobierno, a un conflicto con otro país, y mucho menos al conflicto con el imperio. Alude, insisto, a una verdadera guerra civil. ¿Es que en los Estados Unidos se han olvidado de lo que significa una guerra civil? ¿Se imaginan a Europa exigiendo a Robert E. Lee o a Abraham Lincoln la búsqueda de una solución pacífica, bajo la amenaza de ser invadidos por tropas británicas y francesas para proteger a la población civil norteamericana? La guerra civil que se luchó en los Estados Unidos fue implacable, prolongada y costosa. Se ejecutaron masacres de parte y parte. Pero aquella era su guerra. De la misma manera que esta ha sido hasta ahora una guerra de los libios, y una cosa es aspirar a que no cueste tantas vidas y otra distinta es tratar de interferir para definir el conflicto en una dirección o en otra. Sobre todo, cuando el interés en adueñarse del petróleo libio bastaría para poner apellido a ese pacifismo que reclama de Gadafi, bajo amenaza, la abdicación.

Desde principios de marzo la flota del Mediterráneo se emplazó frente a las costas libias, otros navíos de guerra cruzaron el Canal de Suez para incorporarse. No tengo idea de la cantidad de  barcos de guerra y de efectivos militares movilizados por la OTAN, si se han mantenido todo el tiempo movilizados allí, ni cuantos se les han incorporado después de la resolución 1973 del Consejo de Seguridad, ni del poder de destrucción del armamento que portan, ni del costo diario que hay que pagar para mantener este estado de guerra, que supongo ascienda a varios, muchos millones. No lo he visto reflejado en ningún despacho de prensa, y este silencio me hace pensar en que forma parte de la información que se clasifica ¿Acaso ha revelado Wikileaks algo al respecto?

Pero precisamente para protagonizar estos despilfarros bélicos, más allá de la crisis, se han inyectado sumas astronómicas en el sistema financiero mundial – casi ochocientos mil millones de dólares – a costa del hambre no resuelta, la vivienda no resuelta, la salud no resuelta, la educación no resuelta, el desempleo no resuelto, que toca, en una u otra medida, a la mayoría de la población mundial. Gran parte para que se la trague el complejo militar industrial, se tengan que realizar los disparos o no.

Quiero decir también que el silogismo que parte de la premisa de que tanta movilización no se hace si no es para atacar, no funciona exactamente así. La movilización suele devenir un fin en sí, y hace poco vimos portaviones, cruceros, destructores y submarinos en las costas coreanas y después volvieron a casa, y luego retornan de nuevo, a menudo sin disparar un tiro, pero gastando millones. Hay que mantener reciclado al complejo militar industrial, y atemorizado al resto del mundo.

No obstante, es obvio que la conclusión inversa no está excluida, y nos encontramos ante uno de los casos en lo cuales, como en el de Iraq, podrían llegar a una ocupación sostenida y criminal. La opción invasiva puede comenzar con la aplicación del acuerdo sobre la fijación de una zona de exclusión aérea, un evidente eufemismo logístico que solo define un escalón para el ataque aéreo y artillero, y posiblemente completarlo con la ocupación. Esta decisión depende de cálculos más complicados que ni siquiera están del todo en las manos del presidente Obama. Y es evidente que no existe una posición consensuada en Washington entre los que tendrían que asumir los pasos ulteriores, debido al empantanamiento de las armas estadunidenses en Iraq y Afganistán.

La única propuesta plausible que provino desde el exterior fue la del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, de crear una comisión multinacional que promoviera un diálogo centrado en la búsqueda de una solución pacífica, libre de condicionamientos a priori. Me inclino a pensar, incluso, que a medida que se complica el estado de guerra, la propuesta de Chávez, lejos de caducar, gana vigencia.

El conflicto libio se ve definido ya, en el plano bélico. «Las fuerzas de Muamar al Gadafi parecen recuperar terreno a un ritmo que impedirá que la comunidad internacional revierta la situación», afirmó el 15 de marzo Charles Kupchen, especialista del Council of Foreign Relations. Tan era así que las potencias imperiales, sin perspectiva ya de esperar siquiera un triunfo momentáneo de la fuerza rebelde, deciden no dar tiempo a que los combates lleguen a Bengasi.  Nada indica en este caso que lo que identificamos como la oposición albergara la salida hacia una opción popular.

El único punto de conflicto ligado a esta marea revolucionaria que vive el mundo árabe en el cual las fuerzas de la OTAN se han desplegado para intervenir, ha sido en el caso de Libia. De haberlo hecho en Egipto, ¿habría sido a favor de las masas manifestantes en la plaza de Tharir?

Estoy convencido de que en el caso de Libia, más que a la instalación en el poder de un movimiento popular, se procura la instalación (imposible ya sin una intervención externa) de un régimen títere, y la entrega total del territorio libio a los intereses imperialistas que, además del petróleo querrán apuntalar su influencia en el futuro de sus vecinos de Egipto y de Túnez.

La victoria del imperio pasa, en este punto del conflicto, por la derrota de Gadafi que, al margen de lo que le pueda ser reprochado, representa una expresión del nacionalismo árabe. La guerra de invasión ya comenzó, y ahora lo que queda es el despliegue de poder de los invasores. La distancia de capacidad defensiva es tal que las estrategias, las prioridades, los movimientos, la duración de las acciones, los niveles de destrucción, y cualquier otro elemento, se determinan fuera de la confrontación militar misma. Las deciden los invasores. La guerra, después de los tiempos de la disuasión propia del mundo que reconocimos como bipolar, dejo también de responder a los patrones que la definieron desde la antigüedad.

En Libia, a partir de la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, un verdadero movimiento popular no tendría otra opción ya, a juicio mío, que responder a una visión  antimperialista desde su nacimiento. Por eso estoy convencido de que la posibilidad de una derrota ahora del imperialismo (la posibilidad que China y Rusia bloquearon en Nueva York)  todavía  hubiera valido la victoria de Gadafi sobre los rebeldes de Bengasi.

La Habana, 19 de marzo de 2011


Cito aquí el Informe sobre Desarrollo Humano 2007-2008 del PNUD, cuyas referencias se atienen a un momento en que la economía libia ya se haya sujeta a los efectos de los programas de ajuste neoliberales.

El «libro verde» de Gadafi recopilaba en una edición de bolsillo una serie de pasajes de su autor con propósitos normativos para la conducta de sus seguidores, en el mismo sentido que el «libro rojo» de Mao Tsedong lo había hecho pocos años antes.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • rra dijo:

    Alguien me podría explicar por qué China y Rusia no hicieron uso de su derecho al veto o por lo menos votar en contra.No he entendido para nada la votación de Rusia en el consejo y luego las declaraciones de su presidente y del 1er ministro, que se contradicen a mi modo de entender con la votación en el consejo.

  • donsimon dijo:

    La historia militar moderna nos demuestra que es imposible ganar una guerra, sin las botas militares en el campo de accion. Los aviones desde el aire, los acorazados desde el mar, con todo su poder de fuego, no pueden ganar un conflicto por si solos. Esta es la verdad de lo que sucede con la guerra civil de Libia. Eventualmente los ejercitos invasores de la OTAN, iniciaran su marcha hacia Tripoli. Parece que la suerte de Gadafi esta hechada.La realidad es que la situacion militar actual no favorece a la oposicion. No tienen un comando unificado, ni existe el lider carismatico que pudiese llevarlo a cabo, los pertrechos de guerra que usan son anticuados, y la falta de combustible y comida, son muy escasos y los bombardeos de las fuerzas aereas de la coalicion no han podido derrotar conclusivamente las de Gadafi. Esto lo entienden muy bien los analistas militares de la coalicion, por lo tanto es de suma importancia poder empezar un frente militar capaz de derrotar a las fuerzas de Gadafi y lo unico que lo puede realizar es una ocupacion militar masiva de Libia. Si esto es asi, un verdadero bano de sangre se aproxima, creo que Irak, seria un ejemplo palido a lo que pudiese suceder alli. Si en verdad muchos de los libios aun creen en el liderato de Gadafi, y este puede armar los cientos de miles que dice puede hacer, entonces el conflicto se alargaria de una manera en que la comunidad internacional comenzara a rechazar las bases iniciales de el resolucion del Consejo General de las Naciones Unidas la 1073.

  • richard sarabia dijo:

    La historia militar moderna nos demuestra que es imposible ganar una guerra, sin usar un buen plan de acción. Los aviones desde el aire, los acorazados desde el mar, con todo su poder de fuego, no pueden ganar un conflicto por si solos. Esta es la verdad de lo que sucede en Libia. Eventualmente los ejércitos invasores de la OTAN, iniciaran su marcha hacia Trípoli. Parece que la suerte de Gadafi esta hechada.La realidad es que la situacion militar actual no favorece a la oposición(la contra). No tienen un comando unificado, ni existe el líder carismático que pudiese llevarlo a cabo, los pertrechos de guerra que usan son anticuados, y la falta de combustible y comida, son muy escasos y los bombardeos de las fuerzas aéreas de la coalición no han podido derrotar conclusiva mente las de Gadafi.aunque los medio de comunicación digan lo contrario, en verdad; Esto lo entienden muy bien los analistas militares de la coalición, por lo tanto es de suma importancia poder empezar un frente militar capaz de derrotar a las fuerzas de Gadafi y lo único que lo puede realizar es una ocupación militar masiva de Libia. Si esto es así, un verdadero baño de sangre se aproxima, creo que Irak, seria un ejemplo a lo que pudiese suceder allí. Si en verdad muchos de los libios aun creen en el liderato de Gadafi, y este puede armar los cientos de miles que dice puede hacer, entonces el conflicto se alargaría de una manera en que la comunidad internacional comenzara a rechazar las bases iniciales de el resolución del Consejo General de las Naciones Unidas la 1073.

  • Carlos Rincón dijo:

    Se comprueba, por enésima vez,que todas las guerras imperialistas, todas las agresiones armadas contra otro pueblo, todas las coaliciones, especialmente en estos momentos de crisis capitalistas, son una alianza de fieras, que disputan una pedazo de la víctima, solo que esta guerra programada y aupada por el capital multinacional, en el marco de la crisis sistémica de la humanidad, tiene como único propósito, asaltar la riqueza del otro, controlar el territorio ajeno, saquear , con mayor celeridad y sin condicionamientos los recursos estratégicos.
    “Todas a una” las potencias más ambiciosas -EE.UU ( ¿la mayor democracia del mundo occidental?, Inglaterra ( la flemática, que se pone guantes para robar y asesinar), Francia (¿la cuna del liberalismo político?), Italia ( que añora sus años imperiales cuando dominaba a Libia), España ( el paje y bufón de la alianza dispuesta a recoger cualquier migaja del festín imperialista) se solazan en su víctima, que hoy es el pueblo Libio, pero, todos quieren escurrir el bulto de la responsabilidad histórica del genocidio al pueblo libio, y quieren que la OTAN sea fuenteovejuna.
    Ahora, en la mira de sus fusiles, como un francotirador que repasa el mapa del mundo, están todos los pueblos, y especialmente, los osados que se levantan contra el saqueo y la agresión de siglos reivindicando el derecho a la dignidad, la autodeterminación y el bienestar.
    Ahora, de la guerra encubierta de agresión imperialista, con el beneplácito de gobiernos títeres, a la agresión militar abierta sólo hay un paso.Todos los pueblos, ante el frenesí que causa en los imperialistas la crisis somos potenciales víctimas.
    Como en la fábula de Esopo “El lobo y el cordero”
    “…con los que estos avisos nos enseñan
    los hombres se diseñan,
    que con fingidas causas
    inclementes
    oprimen a los hombres inocentes”

  • Isidro dijo:

    Creo que al analizar la actitud de China y Rusia ante el tema libio no se puede pasar por alto la influencia que la actitud conjunta árabe, expresada a través de la liga de estos países, ejerció sobre los resultados del voto del Consejo de Seguridad. Ello sin negar que ambas potencias emergentes respondieron, ante todo, a sus intereses domésticos. Pero no menor fue el peso que, en este sentido, tuvo una Liga Árabe convencida de la necesidad de aplicar la resolución 1973, la cual se apresuraron a promover (de conjunto con la Unión Africana), sólo para llevarse las manos a la cabeza unos pocos días más tarde, cuando el secretario general de la entidad, Amro Mussa, dijo más o menos, que a los aliados se les había ido la mano. O sea, aceptan que las potencias tradicionales se inmiscuyan en su área de interés vital, pero esperan que lo hagan con comedimiento. No sé si es ingenuidad o verdadero despropósito. Una vez más, como ha ocurrido con los casos de “castigos” de Israel a algún estado árabe, o a la población palestina, la falta de cohesión, firmeza y hasta visión estratégica de la liga abre el camino a la debacle. China y Rusia midieron la calidad del ambiente con el termómetro árabe. Aquí están los resultados.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Aurelio Alonso

Sociólogo y escritor cubano. Licenciado en Sociología en la Universidad de La Habana. Miembro del Consejo de Dirección de la revista Pensamiento Crítico. Autor del libro “Iglesia y política en Cuba revolucionaria”. Es Investigador Titular del Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociológicas (CIPS) y Profesor Titular Adjunto de la Universidad de la Habana.

Vea también