Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

¿Quiere usted comprar un carro?

| 65

Autos Cuba

Por Aurelio Alonso *

No creo que haya quien dude que la liberación de la venta de automóviles y otros vehículos se inscribe entre las medidas que intensifican las relaciones de mercado dentro de la economía cubana, sin representar amenaza a su orientación socialista. Paso por alto consideraciones favorables o desfavorables, dado que la concibo como inevitable; en realidad, un movimiento poco relevante en magnitud económica, pero coherente dentro de la propuesta de actualización del modelo inducida por los Lineamientos.

Se dice que Cuba era el país con mayor cantidad de automóviles por habitante en la América Latina antes de 1959. No puedo asegurar que sea exacta la afirmación pero me inclino a creerlo. Esto no excluye el hecho de que el automóvil fuera un privilegio de clase media. Que rueden más automóviles no se corresponde necesariamente con la mejoría del bienestar social.

Durante los años ´60 la adquisición de automóviles dejó de ser una prioridad en las importaciones cubanas: desde las instancias del Estado revolucionario -que crecía como Estado empresario-, convertidas en el principal consumidor de automóviles, se comenzó por explotar hasta el agotamiento el parque automotriz que el éxodo dejaba atrás. Sólo recuerdo en aquellos años la venta de una pequeña remesa de diminutos Skodas, modelo Octavia, destinados a médicos ilustres, y la entrada del Volga a organismos, sin que se destinara a la venta a la población. Y todo esto en cantidades muy moderadas, ajenas al flujo comercial.

El proyecto cubano no se orientaba en los ´60 a mejorar el transporte por la vía individual, aunque tampoco consiguió, como se había propuesto, dar una solución a la demanda del transporte colectivo, que crecía rápidamente.

Quienes tenían un auto de los años ´50, o lo compraron informalmente, lo ponían a rodar en función familiar y cada vez más en el alquiler. Un episodio algo olvidado fue que en aquel tiempo se constituyó, al parecer de manera espontánea, una entidad llamada Asociación Nacional de Choferes de Alquiler (Anchar).

La Anchar desapareció pero no lo hicieron los viejos autos, que son los mismísimos almendrones de hoy; unos pocos conservados con refinamiento, la mayoría desfigurados por la edad y las reconstrucciones, pero unos y otros funcionando. Los choferes de hoy son propietarios más jóvenes, decididos a vivir del auto y, al propio tiempo, a dedicarle su vida, muchos de ellos mecánicos formados en la práctica que impone mantener su propiedad en pie.

Al final de los ´60 los autos asignados al movimiento de las figuras políticas y administrativas tenían forzosamente que ser sustituidos debido a la depreciación, y para ello se logró una opción de compra estatal muy provechosa en el plano mercantil con la firma italiana Alfa-Romeo.

Llama la atención que el simple privilegio de contar con la posibilidad de moverse en este vehículo, pequeño, sin refinamiento suntuario, dio lugar a que una corriente crítica acuñara el término de “alfacracia”, como si se tratara de un signo de ostentación más que de responsabilidad.

Ante la insuficiencia del transporte público, nunca resuelta, aquella singular relación salvífica cubana del hombre con el auto no quedó circunscrita a la generación de los almendrones sino que se extendió en nuestra sociedad.

Cuando las condiciones lo permitieron, hacia mediados de los ´70, se cerraron contratos de adquisición de Toyotas japoneses, Chevis y Dodges de fabricación argentina para un sistema de taxis estatales y, al fin, del Fiat 125 y el Peugeot 304 para la venta a profesionales dentro del sistema de la institucionalidad existente, en moneda nacional, a precios subsidiados.

La restricción era entonces que el propietario del vehículo sólo podía venderlo al Estado (nunca he escuchado que alguien lo haya hecho). A estos siguió la venta, a lo largo de los ´80, y aun después, de Ladas y Moskovichs en las mismas condiciones.

Sin embargo, la solución del transporte colectivo quedó atascada. Por razones explicadas a medias el proyecto del metro de La Habana se hizo inviable, la recuperación del tranvía parece que nunca fue tomada en serio, y el mantenimiento de un sistema eficaz de transportación urbana por ómnibus no ha logrado contar con fondos suficientes.

En este difícil escenario del problema de transporte, los ´70 y los ´80 consolidaron la aspiración del cubano a dar respuesta a su necesidad por la vía del automóvil. El envejecimiento de Fiats, Ladas y toda la flotilla de autos vendidos por autorización hace dos o tres décadas también ha ido a engrosar en buena medida hoy el parque de los almendrones. Y no pocos profesionales han pasado a ensanchar las filas de los choferes de alquiler y priorizado el mantenimiento del auto en su horario laboral y su economía doméstica.

Se trata de un fenómeno que ha influido, junto a otros, en la reestratificación de la fuerza laboral en el país durante los últimos años.

De manera que, después de tanto tiempo fuera del horizonte comercial del cubano, el auto vuelve a entrar ahora en el mismo. En cierta medida lo había hecho ya, hace dos años, con la autorización de la venta entre propietarios, pero finalmente es que se puede decir que se abre ese mercado.

Comprar, sin embargo, va a implicar el movimiento de mucho dinero, pues la medida debe significar para el sistema una vía de recaudación de divisas que comienzan a concentrarse en manos de una minoría de la población. Nos hallamos en una sociedad en la cual ha crecido la desigualdad, que también estará marcada por la diferencia entre la minoría “carroteniente” y la mayoría “guagodependiente”.

Subrayo, a la vez, que me parece esperanzador que se haya dispuesto que las ganancias obtenidas de la venta estatal de automóviles se destinen, a partir de ahora, al mejoramiento del transporte público. Sobre todo si ello significa, como es de suponer, que se sumarán a una partida ya existente en el presupuesto nacional.

Las dificultades de la transportación pública han sido y son tan serias porque no tocan solamente al problema social sino que constituyen un grave obstáculo para el rendimiento de la fuerza de trabajo en una sociedad en la cual la población urbana alcanza el 77% (y el empleo urbano se ha de acercar, en consecuencia, a esta proporción). Llegar al centro de trabajo y regresar a la casa puede convertirse en una tragedia cotidiana.

En todo caso, hechas estas consideraciones, pienso que hay que dar la bienvenida a la nueva medida, que se inscribe en la ruta de la transformación requerida por nuestra economía, aunque seguramente va a significar mucho menos que el alboroto que tal vez provoca entre quienes comienzan a sacar la cuenta para enfrentar la compra.

*El autor es sociólogo y acaba de recibir el Premio Nacional de Ciencias Sociales y Humanísticas.

(Tomado de cubacontemporánea.com)

Se han publicado 65 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • fernando lopez dijo:

    Interesante el trabajo traido a Cubadebate, creo que es recomendable leerle a partir de el conocimiento que aporta y lo razonable que resulta tal exlicacion. Ese concepto de “carroteniente” es muy previsor y ciertamente no se si sera la condicionante de nuevo rico o tenedor de divisas por su trabajo de colaboracion, que ademas cuando veia las cifras en que eran vendidas las cartas contenidas de una cantidades elevadas de dinero, me pregunto que hacian tales colaboradores para ahorrar semejantes cantidades, pero hay que suponer que si, que era coreecto. Ese grupo social de los carrotenientes se vera que a el se suma aquellos que teniendo F en el E, con posibilidades puedan con el esfuerzo de la familia, hacerse igualmente de un carrito y engrosar las filas de los carrontenientes.

    LOs “guaguadependientes”, infiero que continuaran creciendo,mas que los carrotenientes, digo si es que llegado el momento no llegamos al punto del decrecimiento, por falta de nacimientos y por los que parten definitivamente, por sus razones.

    Creo que justamente debe ser bienvenida la idea esa que se plantea y pienso que se cumpla de utilizar las ganancias en funcion de fortalecer el transporte publico, que como puede verse es viejisima demanda del cubano de a pie y especialmente de aquellos donde los nucleos poblacionales son pequenos y de hecho posiblemente menos importantes para tenerles en cuenta – lo digo por ironia, pues puedo enumerar lugares donde era una odisea entrar – antes de 1959 por la destruccion de los caminos, y sin embargo particulares, los habia siempre dispuestos a mediante un emsemble agenciarse ese artefacto motorizado para buscarse unos pesos y de hecho solucionar el problema de quien necesitaba transportarse (me recuera por ejemplo la existencia de las llamadas “polleras”.

    INcreible, pero por alguna razon y no quiero dejar de mencionarle, nadie se ocupo nunca ni siquiera por pensar en la posibilidad de la reutilizacion de tranvias, las lineas estan aun por ahi y mas aun ni siquiera los trolebuses, a pesar de que ambos medios son utilizados en muchas grandes ciudades del mundo, por ejemplo Roma, MOscu. Con la ventaja de que tales artefactos mantienen mas limpia las ciudades de la terrible contaminacion que origina la quema de combustibles. Tampoco ha habido una politica, a pesar de los antecedentes en esta islita tan distante, para tener un transporte ferroviario eficiente, seguro, limpio y confortable, les juro que me he montado en trenes que se ha arraigado en mi el complejo de bestia, porque es terrible.

  • Sovietico dijo:

    Es evidente que el articulista es conocedor del tema, no menciona si es propietario de un auto, por lo que asumo injustamente que lo és. Solo tengo una reflexion, esta es otra, como la de la compraventa de viviendas, de las medidas muy requetebien recibida por un 2 o 3 % de la poblacion que vive en la Isla, los nuevos ricos, por los delincuentes de cuello blanco, ya tienen otra forma de lavar el dinero, de adquirir PROPIEDADES y tomar mayor fuerza economica e influencia, NO DESPRECIABLE POR CIERTO, NO LA SUBESTIMEMOS, ALLI ESTA EL PELIGRO, porque esas medidas en nada benefician la economia real cubana y mucho menos al pueblo verdadero y revolucionario cubano en mayoria, para estos ultimos solo queda la opcion de VENDER su auto y su casa adquiridos con esfuerzo defendiendo la Revolucion, fundamentalmente porque sus salarios no dan para mantener un auto, el apartamento o el auto que una vez se gano, y fue un beneficio, ahora se vuelve una pesadilla mantenerlo, es la pura verdad, quienes comprarán o están ya comprando a manos sueltas, se sabe, les aseguro, que no son los obreros, ni los maestros, los medicos, los cirujanos, ni el pueblo humilde que fúe a Angola, Etiopia, o las madres de los caidos en esas misiones, en Cuba está en marcha gracias a las medidas que se estan adoptando y que en nada han significado avances reales, hay una nueva distribucion de la riqueza, ya se ven horrores, dueños de flotas de autos, de cadenas de apartamentos, los nuevos ricos de la nueva Cuba, es la realidad, nos guste o no. y me pregunto y miro a mis hijos ¿hacia donde vamos?. ES UNA MEDIDA COSMETICA Y LEGALIZADORA DE ILEGALIDADES Y DELINCUENTES DE ANTES Y FUTUROS.

    • Juan dijo:

      Mire compadre, deje la santurronería y contextualícese. Ahora se marcha mejor que antes. No se ha hablado de privatizar la salud, el deporte ni la educación. Se trata de ser menos igualitaristas, y eso esta correcto. China tiene repartos residenciales y multimillonarios. Cuba esta abriéndose. Siembre ajos, trabaje la tierra, ponga un negocio, pique pelos o pele picos, haga algo, muévase y no sea tan haragán que tiburón que se duerme, se lo lleva la corriente.

  • LA SIBILA dijo:

    El título del artículo no sé si es una ironía o una burla, recientemente se dieron algunos de los resultados del censo realizado, se hizo mucho hincapié en el mestizaje de nuestra raza, frase esta que levantó algunas ronchas, porque con eso de que “somos mestizos” no se puede tapar el sol con un dedo, somos negros, blancos, chinos y mestizos o mulatos pero no todos somos mestizos aunque se habla del decrecimiento de la raza blanca por la migración económica.
    Sin embargo no se ha dado a conocer como es el estatus de la vida del cubano medio y no por tener una lavadora o un TV a color se puede pensar que vivimos en la opulencia.
    Tenemos que hablar de clases y ya desgraciadamente hay que hacerlo porque desde el punto de vista económico ya existen, el 90% de los cubanos somos de clase baja, por los ingresos monetarios que recibimos salarialmente, son los tiempos que corren.
    Se habla efectivamente de Lineamientos y de bienvenida a nuevas medidas y en efecto eso nos pone contentos o mejor dicho esperanzados en que al fin algún día podremos tener una vida con ciertas holguras, pero llamemos como siempre ha hecho nuestro gobierno a las cosas como son ,esta medida de los carros responde al hecho de parar la “Corrupción Automovilística” que se venía dando a montones y que iba a terminar con alejar más económicamente a una mayoría de cubanos de a pie con ese 10% de clase alta privilegiada-corrupta y trapichera.
    Habría entonces que adelantar necesariamente otras medidas para que aumentara y se equipararan los salarios con las profesiones y pongo aquí el ejemplo de un amigo cirujano que aporta económicamente a este país anualmente miles de divisas por concepto de servicios prestados al año, pero tiene que media hora antes de operar darse masajes en las manos pues las trae entumecidas de venir como un mandril agarrado al tubo de un P-5.
    Si estas cosas se arreglan primero y solamente ese médico logra ganar lo necesario, entonces y solo entonces podríamos formular la preguntica de marras.
    ¿Quiere usted comprar un carro?

  • Rafael Aguila dijo:

    Yo creo que muchos de los cubanos no acaba de darse cuenta de lo que tenemos, en el comentario de la Sibila nos ubica dentro de la clase baja, es muy importante que sepan las ventajas que tiene aqui en nuestra linda Cuba un ciudadano de la clase baja, la clase baja no se mide por el dinero que ingresa sino por los beneficios que recibe yo estoy muy honrado de pertenecer a la clase baja segun usted, trabajo en un Joven CLub de computación en Sancti Spíritus y aqui se puede apreciar algu8no de los servicios que se le brindan a esa clase baja que usted llama, conexion .cu a todos los que quieran, busqueda de información, instrucción en informática y además de todo eso atendemos a nuestros los niños y jovenes de la localidad esmeradamente, esos son algunos de los beneficios que se le brindan aqui no solo a la lcase baja sino a todos los que nos visiten. TODO ESO GRATISSSSS.
    Sin contar muchas cosas mas que nuestro sistema nos brinda.

    • Nana GD dijo:

      Rafael, todo esto que usted dice es muy bonito,esta muy bien y hay que darle gracias a esta revolución por esas cosas y muchas más, pero trabajando en un joven club de computación cuanto es su salario mensual, o acaso usted al igual que yo no está esperando la cuenta de la electricidad, telefono y demas para luego ver que le queda para comer o inventar para poder pasar el resto del tiempo hasta el proximo salaio.
      Podremos pensar en comprarnos un carro aunque este fuera pagado a plazos, PUES CLARO QUE NOOOOOOO.

  • Tere dijo:

    La liberación de la venta de autos, es sin duda una medida favorable, pero, para quién?…. Un trabajador del sector estatal, ni ahorrando toda su vida, podrá lograr con su salario reunir la cantidad necesaria para acceder a un vehículo ni de segunda mano, hay que tomar medidas de carácter urgente para mejorar el transporte público ya que la inmensa mayoría dependemos de este medio de transportación.

    • Ernesto dijo:

      lo que hay que mejorar urgente es el salario de los trbajadores estatales

  • Guille dijo:

    Si Cuba era el país con mayor cantidad de automóviles por habitante en la América Latina antes de 1959 y el automóvil era un privilegio de clase media, entonces ¿puedo inferir que la clase media en Cuba era muy numerosa?.

  • Cesy dijo:

    Esta medida es veneficiaria para alguien millonario porque un auto cuesta tan caro como una casa.

  • gallo dijo:

    ESTA HISTORIA DEL AUTOMÓVIL EN CUBA estimula un comentario y una moraleja
    Entiendo la decepción de los casos que se quejan porque aspirando a tener un carro sin tener que abandonar definitivamente su país, vendieron su alma al diablo embarcándose en una misión que no les aporto lo que esperaban finalmente aunque si aportaron al país y esto debería tenerse en cuenta… Pienso que tal vez a los que cumplieron realmente por internacionalismo o se quedaron en la Cuba del periodo especial compartiendo penurias con el pueblo, sin aquella posibilidad en la mira, no les duela tanto la medida que se desentiende hoy de las cartas que se dieron.. pero hay otras decepciones que esperan y podrán ser o no interesadas pero duelen igual, como la contribución de Cuba al cambio climático con tal “liberación”; si el Estado tendrá a raya con impuestos a los carrotenientes y los mantendrá respirando a condición de que aporten al fisco, si pondrán impuestos también a los bicicleterotenientes que sufren prostatitis que con el estado de las calles empeoran y por ultimo para los guaguodependientes: si se ha descubierto que caminar y sudar hace bien… para que pedir 5 pesos si con tres alcanza…

    Ah!
    Al que pregunte por la moraleja… la dejé como un acto de creación libre.

  • Idael Rey dijo:

    Bienvenida esta sabia decisión, otro gol de nuestro Raúl, de nuestro gobierno. Es muy triste que hayan prevalecido por más de 50 años tantas prohibiciones absurdas como estas, el decomiso de casas y bienes familiares, el pago de una vivienda si el cónyuge se marchaba del país, la prohibición de que un niño menor de edad pudiera viajar con sus padres de visita al exterior, y otras tantas que mucho lastimaron a quienes por razones económicas decidieron probar su suerte en otro lugar sin olvidar su patria ni un solo segundo, sin dejar de ayudar a sus familiares y a su país ni un instante. Bienvenidos la modificación de leyes migratorias,el alojamiento de cubanos en los hoteles, la autorización del trabajo por cuenta propia en gran escala, la aceptación de nuestro gobierno de que el trabajo individual a base de mucho sacrificio no necesariamente conduce al deterioro social. No son mayoría los que están dispuestos a trabajar 16 o 18 horas para que su familia disfrute de una mejor calidad de vida, pero pueden llegar a representar un número significativo que contribuya con sus impuestos a que nuestro gobierno disponga de mayores presupuestos para atender a aquellos que por las razones que sean no tengan la capacidad económica o la posibilidad intelectual de desarrollar con éxito su propio negocio. No se merecen ser tratados con desdén por su poder adquisitivo si ha sido resultado de su esfuerzo y sacrificio personal creando incluso fuentes de empleo nada despreciables. Mucho se ha hablado por estos días en Cubadebate sobre cuales se consideran las medidas de mayor impacto tomadas por nuestro gobierno durante el 2013 y creo que lo más importante no está dado en una o varias medidas en particular sino en la valiente disposición de Raúl y varios de nuestros dirigentes de iniciar un proceso educativo de nuestra sociedad sobre el cambio a la forma de pensar que nos fue inculcada durante 50 años por la imposición de modelos que nada tenían que ver con nuestra idiosincrasia, el azar tuvo un papel importante en nuestra historia a partir de la terca decisión de quienes aspiraban a hacer de nuestra isla una estrella más de su bandera, de insistir torpemente en un cambio a todo costo de nuestro sistema. Tomará años educar a nuestra sociedad a que debemos coexistir y respetar a quienes tengan criterios diferentes entendiendo que no es algo irremediable ni una debilidad, eso fortalece nuestra sociedad, la patria es de todos, solo excluyo de su concepto a los mercenarios que saben bien quienes son. El establishment que conduce los hilos del gobierno norteamericano utiliza a su favor toda medida antidemocrática que pervive en nuestro sistema(todavía quedan anquilosadas unas cuantas) y nos mueve la portería constantemente, sin embargo con todas las medidas que acertadamente se están implementando para eliminarlas, cada vez tendrán menos elementos para evitar el relanzamiento de nuestras relaciones. No significa esto que cambiamos por la presión que ellos estén ejerciendo sobre nosotros, la historia muestra con suficiente elocuencia cuan indomable ha sido y será nuestro espíritu de lucha más allá de 1959, pero no nos encasquillemos en resentimientos del pasado y el presente contra aquellos que erróneamente promueven un cambio de régimen en nuestro país. Seamos más inteligentes que estos y continuemos sin prisa pero sin pausa eliminando todo tipo de trabas que van en detrimento del desarrollo económico y social de nuestra bella isla y creemos más espacios para todos, con todos y por el bien de todos. La prensa tiene una responsabilidad inmensa en este proceso donde debemos ir insertando también los logros del sector privado, dejar de hacer tanta referencia a lo que acontece en los Estados Unidos si queremos crear un clima de entendimiento y respeto gradualmente, no es menos cierto que su sociedad tiene millones de problemas, como los tiene la nuestra también igualmente tienen sus méritos, como los tiene la nuestra también, entonces dejemos de hacer de Estados Unidos el centro de nuestras noticias y creemos más espacios a lo que acontece en nuestro país, a cuestionarnos cómo pueden hacerse mejores las cosas en nuestro país, a ser agudos con la irresponsabilidad y dejemos menos espacio a la banalidad y el deleite personal. Creo en lo personal que sitio web de Juventud Rebelde tiene un mejor balance de estas cosas y Cubadebate lo está logrando también, el sitio web del periódico Granma es quizás el menos creativo de todos.

  • librada coto dijo:

    UN DECEPCIONANTE REGALO POR EL FIN DE ANO
    Soy uno de los varios miles de cooperantes cubanos pertenecientes a la corporación ANTEX que prestamos nuestra colaboración en la República de Angola y que fuimos afectados por esta medida.
    En horas de la mañana del jueves 19 de diciembre del año en curso, comenzamos el día con el decepcionante regalo por el fin de año, publicado por el órgano del Comité Central de nuestro partido.
    Con gran frustración, decepción e incredibilidad hice un analices de los argumentos expuestos en dicha información, la cual dejó en mi muchas interrogantes. Ahora se considera inadecuado y obsoleto un mecanismo con pocos años de utilización, el cual debe haber sido producto de un profundo análisis para su implementación.
    Los que realizamos nuestra colaboración en la República de Angola en la variada gama de sectores de ese país, aportamos millones de dólares a nuestra economía, los cuales con la justeza que caracteriza nuestro sistema social fueron y serán empleados en beneficio de toda la sociedad, incluyendo el transporte colectivo. De la misma forma considero importante el aporte de cada uno de los colaboradores en cualquier parte del mundo
    Fueron y son muchos los profesionales y los trabajadores de diferentes categorías, que expuestos a la variada gama de enfermedades existentes en ese país, muchas de ellas erradicadas por nuestra Revolución en Cuba, así como diferentes riesgos, incluidos las minas colocadas en el proceso bélico y que se estiman en más de 30 años el tiempo para su erradicación total, los que, a pesar de la lejanía, tanto del país como de sus familias, aceptaron ir y cumplir con el sagrado deber de la misión que se nos encomendaba. Y digo misión porque así dice en el diploma de reconocimiento que nos entregaron en ese país a nuestro regreso definitivo.
    Duele mucho recordar a los que perdieron su vida allá a pesar de los esfuerzos de la corporación por salvarle la vida, producto de enfermedades como algunos compañeros míos que con 60 o mas años sufrieron infartos , ellos en algunos casos magníficos profesionales y otros excelentes trabajadores que se desempeñaron con maestría y profesionalidad en sus oficios, siendo pilares fundamentales en las cifras millonarias de aporte a la economía de nuestra país, esos aportes que ayudan al estado a revertirlos en la colectividad. En muchas ocasiones a lo largo de la misión se nos pidió pagarnos de la parte del salario para los gastos personales allá, solamente lo equivalente a 50 dólares, ya que era necesario enviar el resto para ayudar en las necesidades económicas de nuestro país.
    A mi mente vienen los tristes días en que la corporación con mucha dedicación luchaba para enviar sus cadáveres y las pertenencias a sus familiares, que con desesperación los esperaban.
    Todos ellos después de dedicar toda su vida a trabajar en nuestro país e incluso en algunos casos a combatir en Angola por consolidar la independencia amenazada de ese país. No perdieron la vida en la contienda bélica y desgraciadamente la perdieron muchos años después, con el único propósito de mejorar su calidad de vida y de su familia con el producto de su trabajo creador.
    Los familiares que tenían en su poder las cartas después de tanto tiempo de espera en silencio ya que nadie explicaba las razones de la paralización de la venta por espacio de casi un año, desde luego ahora se dan cuenta que el prolongado silencio obedecía a lo que se estaba cocinando y que desde el primer momento era la bola que circulaba en la calle. Seguro que ellos al igual que la inmensa mayoría de nosotros discutía esas bolas teniendo confianza en nuestro estado, que siempre fue un paradigma de justeza. Ahora resulta que estaban en lo cierto los que hacían ese comentario y los funcionarios del ministerio de transporte que al llamarlos nos dijeron que no teníamos que preocuparnos, que esa bola era lo más ilógico que habían oído. Ahora resulta que lo ilógico se convirtió en lógico.
    También recuerdo a los compañeros y compañeras que estando allá perdieron a sus padres y hermanos y que nosotros fuimos su familia en ese inmenso dolor, ya que no podían viajar después de recibir la noticia por estar a más de 14000 km en África y no en América,
    Acompaño el doble dolor de los familiares de mis compañeros
    Considero que la medida no fue democrática de acuerdos con los argumentos de la nota donde se refiere que un 30% de los vehículos adquiridos eran vendidos poco tiempo después de comprados, lo que indica claramente que un 70 % que deseábamos tener el medio para mejorar nuestra calidad de vida fuimos castigados con la mediada. Me pregunto y se preguntaran los miles de mis compañeros y compañeras afectados, si en ese análisis que duro muchos meses no pudieron comprobar que la inmensa mayoría de ese 30% por no decir todos, vendieron el equipo para cubrir necesidades mas perentorias, como la compra de una vivienda o la terminación de una, ya en construcción, por no disponer ese medio vital para la vida y el desarrollo de la familia. Por lo que considero que optaron por esa decisión no como un medio de especulación o enriquecimiento, sino que sus ingresos, producto del salario no le daban para resolver sus perentorios problemas dada la situación económica de nuestro de país.
    Dentro de las interrogantes, me pregunto ¿quienes sentían inconformidad e insatisfacción?. ¿Eran acaso los miles de trabajadores de todas las categorías ocupacionales que con ingresos producto del trabajo y no acceso a la moneda en que comercializan los equipos, o la de un reducido grupo que la obtenían en grandes cantidades no precisamente producto del trabajo creador, si no de medios fraudulento y producto de la corrupción? La otra interrogante es. ¿Se premia, e incluso se lava el dinero con esta medida y se castiga a los que producto de su trabajo honesto aportando como dije anteriormente millones de pesos en moneda libremente convertible a la economía de nuestro país? ¿No se conoce que el salario que reciben los cooperantes en dos o más años no le permite adquirir un auto de segunda mano a los precios del mercado en la calle? La carta nos da prioridad pero se nos invalida la compra si el precio en que se van a ofertar es el que existe en el mercado de la calle.
    Quien emite estas consideraciones fue contratado por la corporación para un periodo de dos años, después de cumplido dicho periodo y por mis buenos resultados en el trabajo, así como por necesidades de la propia empresa donde laboraba, me fue solicitado permanecer dos años más, en lo que estuve plenamente de acuerdo . La mayoría de mis compañeros cumplieron su contrato de dos años y hoy disfrutan de su auto, por ellos me siento inmensamente feliz que pudieron cumplir con sus modestísimos anhelos. Todos los que cumplimos con nuestro compromiso con la misión y con nuestra patria vimos la enorme diferencia de nuestro salario con el que nos ofertaban las entidades nacionales allí con gran déficit de nuestras especialidades. Con unos pocos meses en ellas serian suficiente para adquirir un auto a los precios del mercado negra en Cuba que ahora dejara de ser negro, sin embargo preferimos el orgullo de cumplir y regresar para obtenerlo por la vía establecida según el decreto estatal. Soy un hombre de 66 años, jubilado y con una pensión que no me cubre mis necesidades básicas. Dedique mi vida a trabajar muy duro, incluso domingos y días feriados por el desarrollo de nuestro país. Y en ese camino, en 1984 cumplí misión internacionalista por 3 años en la República Popular de Angola, cuando el conflicto bélico era mas intenso; en dicha oportunidad no fui para optar por la compra de un vehículo, si no dispuesto a dar mi vida por la consolidación de la independencia de ese país y cooperar en su desarrollo.
    De acuerdo con los procedimientos la corporación que me contrató consideró que reunía los requisitos establecidos para otorgarme la carta, después el expediente conformado en mi ministerio fue firmado por mi ministro, puesto a disposición del ministerio del transporte siendo firmada la carta el 12/11/2012 por el ministro del transporte. Este proceso administrativo, como es natural generó grandes gastos para los residentes en el interior del país al tener que hacer los trámites en La Habana, adicionar a ellos los gastos en gestiones de compra hasta los lugares de venta. Ahora después de 8 meses de paralizada las ventas y de llamar a las instancias, incluso las superiores del estado, para conocer de la situación de compra sin recibir explicación del motivo de la paralización de la venta, vemos como de un plumazo se invalidan la firma de los ministros involucrados y de las facultades que crearon dicho sistema. En mi caso con mas de un año de la carta en mi poder y sin tener la posibilidad de compra, esta queda sin validez.
    Y mis últimas interrogantes. ¿Podre seguir creyendo como hasta ahora en los decretos y regulaciones emitidos por mi gobierno y en que los derechos dados por ese Estado van a ser respetados? ¿Se valoro el costo político de la medida?
    Siempre confié en las medidas de nuestro sistema social, el que considero muy justo. Pero esto no lo entiendo, ni lo voy a entender nunca.
    Fue un regalo de fin de año verdaderamente decepcionante.
    Mis disculpas por lo extenso de mi análisis, pero estén seguro que es insuficiente comparado con todo lo se pudiera exponer
    Fraternalmente
    Héctor Bosch Moreno

    • Juan dijo:

      Brother, pero no te han prohibido comparte tu carro, al contrario. Todo el que pueda tener uno, que lo tenga. ¿quieres ser parte de una casta selecta que solo ellos pueden tener un auto?, por favor man. ¿hasta cuando?. Debemos de comenzar a ser un país normal ya. No todo el mundo viaja, pero todo el mundo debe tener derecho a viajar. No todo el mundo se puede comprar un auto, pero todo el mundo debe tener la oportunidad. Si el dinero es ilícito, que lo tranquen, de lo contrario que se compre su nave.

  • Hector Bosch Moreno dijo:

    Como dijo Domingo, si queremos Revolución debemos cuidarla, sin afectar lo mejor de nuestra clase obrera.
    Y la medida referida a la venta minorista de autos no contribuye a ese propósito. Es mas, creo que pudiera significar un costo político no evaluado en su justa implicación por aquellos que tomaron tal decisión.
    Se esta afectando a un sector de la población, pequeño por su número, pero importante por la labor que realiza en el marco de la sociedad cubana. Como profesora, para convencer a mis alumnos de la justeza de las medidas que hoy se están tomando en el marco de la implementación de los Lineamientos, debo de estar convencida primero yo. Y este no es el caso. Quisiera que alguien me convenciera.
    No puedo entender como se puede incumplir los compromisos contraídos con las personas que una vez se les dijo tenían la posibilidad de comprar un auto, máxime si poseen un documento oficial en sus manos firmado por dos ministros que lo avala. Me pregunto, ¿es eso letra muerta?¿ En que debemos confiar a partir de ahora?
    No hay ni un sencillo reconocimiento a las personas afectadas, al menos reconociéndole la labor realizada y los aportes al país, que no es poco. Tal parece que los colaboradores somos los culpables de que el mecanismo empleado hasta ahora para la venta de autos sea obsoleto e inadecuado según la nota.
    El sábado en la noche, escuchando al General de Ejercito hacer las conclusiones en el marco de la 8va Legislatura de la Asamblea del PP, decía que en Cuba nunca tendremos terapias de choque para resolver los problemas del país, es cierto hasta ahora ha sido así, lo cual es una diferencia muy grande con lo que se esta haciendo hoy en la vieja y culta Europa. Pero yo me pregunto, ¿esta medida por afectar a un por ciento bajo de nuestra población no se considera una terapia de choque? ¿Las personas que hoy ven esfumarse lo que con tanto sacrificio pensaban obtener no se tiene en cuenta? No son personas cualquiera, son profesionales, técnicos y trabajadores destacados en sus áreas a los que se les había dado dicho derecho y que habían aportado millones de $ en divisa por su misión. L a mayoría de los afectados con tal medida son personas mayores de 55 años que esperaban tener una vejes con mayor calidad en el plano familiar y cumplir su sueño de tener un auto. A todos nos gusta y no se debe hacer crítica del deseo de las personas de querer poseerlo.
    Decir que los que tienen cartas tendrán prioridad en las agencias es una BURLA, pues para nadie es un secreto que el dinero percibido por esa colaboración es insuficiente para comprar un auto a precios del mercado de oferta y demanda. ¿Qué impedía terminar con los que ya tenían en sus manos por mas de un año las cartas?, el argumento de la poca existencia de autos no tiene validez, pues si no hay para las cartas tampoco hay para los nuevos privilegiados, ¿entonces cual es el argumento?
    Considero que la medida podría convertirse en una franca estimulación a la corrupción, ya que muchas personas tratarán de obtener el dinero por cualquier vía, tanto legal como ilegal. ¿Los que tomaron esa medida no pensaron en esa posibilidad?.No podemos llamarnos a engaños, de que va a pasar va a pasar.
    Yo amo la Revolución y me mayor deseo es su perfeccionamiento, y me gustaría seguir creyendo en la justeza que por mas de 55 años ha dado a los cubanos una Patria mejor.
    Espero que mi comentario sea publicado, por favor no me sigan defraudando.

  • Amalio Hernandez dijo:

    Mi nombre es Amalio Hernández Rodríguez cooperante afectados por las nuevas regulaciones para la venta minorista de vehículos.
    Al leer e interpretar la edición del Granma, ha dejado en mi, al igual que en el resto de mis compañeros una gran decepción, al saber que fuimos engañados, pues siempre se nos dijo que la misión que íbamos a realizar, una vez concluida, nos daba el derecho a la compra de un auto, con el 50 % de los ingresos obtenidos durante el tiempo que duraba nuestra misión. Pero además, una vez que regresamos se nos realizó todos los trámites para ello, lo cual quiere decir que tal procedimiento estaba instrumentado. Se me entregó una carta firmada por el ministro del transporte y avalada por el ministro del organismo al cual pertenezco. Me pregunto ¿por que me quitan ahora, sin una explicación convincente ese derecho?
    En mi caso al igual que otros fuimos seleccionados para prolongar nuestra estancia en la República de Angola por necesidad de la corporación y por nuestro trabajo eficiente durante los dos primeros años del contrato, con el compromiso que se nos garantizaba a nuestro regreso el derecho a la compra del vehículo. De la noche a la mañana y como un regalo de navidad nos enteramos que las cartas firmadas por el Ministro de transporte autorizando la compra del vehículo dejan de tener valor. De inmediato nos damos cuenta que el sacrificio de estar más tiempo alejado de la familia fue en vano y que teníamos que habernos negado como muchos lo hicieron y que en la actualidad con menos tiempo de estancia en la misión gozan de su vehículo.
    Los argumentos utilizados para dejar sin efecto las cartas emitidas por el Ministro de transporte no tienen un carácter democrático ni justo, al perjudicar a un 70% de los colaboradores, por un 30% que por diferentes razones realizaron la venta de sus vehículos. Podrían haber pensado en otras medidas en la que no afectara al colaborador, que si tenia en sus planes disfrutar del estimulo otorgado.
    ¿Quienes se van a beneficiar ahora de esas ventas?¿El colaborador revolucionario ya sea medico, profesor, constructor o de otras ramas que aportaron al país millones de pesos en divisas?
    Claro que no, ahora se les da la oportunidad a aquellas personas que han obtenido el dinero por medios dudosos y que han acumulado miles de pesos, en muchos casos a costa de expoliar a las personas que viven de un salario, vendiendo y revendiendo cualquier producto o robando al turista, al estado. No generalizo, porque habrá personas que honestamente han obtenido esos ingresos, son los menos. Pero la mayoría son de los primeros, de eso no me cabe dudas.
    Fuimos a cumplir con una misión y en ese tiempo rechazamos las ofertas tentadoras para que desertáramos, sin embargo, nos mantuvimos firmes, cumpliendo con las tareas asignadas, aportando sumas millonarias al país, por el resultado del trabajo y mediante el aporte voluntario del 1% mensual de nuestro salario.
    Nada de lo antes puesto se tuvo en cuenta, y como bien dice el editorial con esos ingresos se realizaran fondos para el desarrollo del trasporte público, pensando en el valor monetario, pero esas ganancias no se pusieron en la balanza, con efecto político, al tener tantos revolucionarios que perderán la confianza en los dictámenes y decretos firmados por Ministros y dirigentes de la alta dirección de la de La Revolución Cubana.

    • RubenRiverGORGA dijo:

      No se si compadecerme, pero estamos en la misma situacion.
      MI ESPOSA Y YO SOMOS ARTISTAS de la Plastica CUBANOS residentes en Cuba valgan las redundancias.Hemos trabajado en muchas obras de interes social de gran envergadura,como por ejemplo se encuentran Los murales realizados en la Escuela de Trabajadores Sociales de la provincia de Holguin(Diplomas incluidos firmados por el Comandante en Jefe, mas felicitaciones personales a todos los que trabajamos en esa obra),esculturas en la Universidad de Holguin,murales escultoricos donde hemos hecho dejacion de derechos,no hemos cobrado un solo centavo por los mismos, todo por la Revolucion, y si tuviesemos que volverlo a hacer por el mismo sueno sin duda lo hariamos,Premios, Reconocimientos,Exposiciones personales y colectivas,etc,La realizacion de los murales escultoricos en bajo relieve de los canales educativos 1 y 2.hasta este momento no podiamos optar por cartas para auto por no cobrar en CUC, solo en CUP.Luego comenzamos a comercializar en CUC y pudimos tener derecho a la carta despues de los enrevesados tramites y los millones de papeles que justificar,contratos,declaraciones juradas,comprobantes,etc mas tres copias del paquete de documentos de 20 o 30 paginas, comisiones aprobatorias, dinero guardado en banco sin tocar con las necesidades que se viven en la actualidad y a todos nos toca vivirlas, hasta que al fin hace un ano tenemos nuestras cartas aprobadas por el Ministerio de Transporte.Ya le celebramos los cumpleanos a la mia el 4 diciembre y la de mi esposa el 17 de diciembre,fechas muy folcloricas, y ahora que? como dice la cancion de Sabina,zassss todo se acabó, que triste.Una de las preocupaciones mayores con este articulo de Granma que por cierto es muy abierto, ya que no deja claro como van a ser las cosas, si la preferencia será como el plan jaba o se mantendran los precios para los que tenemos cartas porque hay que recordar que las cartas tienen un tope de dinero para el auto por el que puedes optar amparado por los contratos y declaraciones juradas, asi que si mi carta es de 5900 cuc se supone que tenga justificado solo 11800,00 cuc, cualquiera que pasó por la escuela primaria y aprendio algo de matematica sabra que a los precios del mercado negrao no podremos comprar ni un Fiatpolski. Esperemos que esas cuentas que se sacaron con el 30 % que vendieron su derecho a compra(Carta)o el carro, por lo que nos hicieron pagar justos por pecadores, lo analicen mejor antes de un veredicto final, porque en fin no somos los privilegiados como dicen algunos, hemos trabajado todos muy duro desde nuestras trincheras, hemos dado lo mejor de nosotros los unos en el deporte, otros en la cultura, los otros en la salud y otros tantos en disimiles profesiones para darle glorias a esta Revolucion nuestra que siempre estamos defendiendo en todos los lugares del mundo, no nos mereciamos este regalo de fin de ano.
      Esta historia se parece mucho al cuento del sofa, en el que el esposo llega a la casa y su esposa le esta siendo infiel en el sofa, el esposo indignado por tal ofensa tira el sofa a la basura, remedio santo,o el nino que llega con piojos de la escuela y el padre le dice pues vamos a cortarle la cabeza es la mejor solucion… Recuerden siempre a nuestro heroe nacional no me lleven a lo obscuro a morir como un traidor, yo soy bueno y como bueno moriré de cara al sol.
      Mi nombre es Ruben Alexei Rivero Gorga (Consulado #159 e/ Trocadero y Colón, centro Habana.Cp 10200.tel 8668520y mi esposa Belsy Barbara Cobiellas Cruz. Esta lista esta engrosada por muchos amigos y companeros que estan en nuestra situacion,ej. Eduardo Leyva artista plastico holguinero, Vicente Castro escultor holguinero radicado en matanzas,que nos pidieron que por favor los sumaramos a nuestro reclamo, todos tenemos mas de 20 anos de trabajo en el mundo de la plástica.
      No pongo direccion de correo electronico porque no lo poseemos,esta posibilidad nos la dio una amiga para participar en cubadebate y poner nuestra sencilla y humilde opinion , puede que algún dia tengamos uno como la carta.

  • HBosch dijo:

    uno de los varios miles de cooperantes cubanos pertenecientes a la corporación ANTEX que prestamos nuestra colaboración en la República de Angola y que fuimos afectados por esta medida.
    En horas de la mañana del jueves 19 de diciembre del año en curso, comenzamos el día con el decepcionante regalo por el fin de año, publicado por el órgano del Comité Central de nuestro partido.
    Con gran frustración, decepción e incredibilidad hice un analices de los argumentos expuestos en dicha información, la cual dejó en mi muchas interrogantes. Ahora se considera inadecuado y obsoleto un mecanismo con pocos años de utilización, el cual debe haber sido producto de un profundo análisis para su implementación.
    Los que realizamos nuestra colaboración en la República de Angola en la variada gama de sectores de ese país, aportamos millones de dólares a nuestra economía, los cuales con la justeza que caracteriza nuestro sistema social fueron y serán empleados en beneficio de toda la sociedad, incluyendo el transporte colectivo. De la misma forma considero importante el aporte de cada uno de los colaboradores en cualquier parte del mundo
    Fueron y son muchos los profesionales y los trabajadores de diferentes categorías, que expuestos a la variada gama de enfermedades existentes en ese país, muchas de ellas erradicadas por nuestra Revolución en Cuba, así como diferentes riesgos, incluidos las minas colocadas en el proceso bélico y que se estiman en más de 30 años el tiempo para su erradicación total, los que, a pesar de la lejanía, tanto del país como de sus familias, aceptaron ir y cumplir con el sagrado deber de la misión que se nos encomendaba. Y digo misión porque así dice en el diploma de reconocimiento que nos entregaron en ese país a nuestro regreso definitivo.
    Duele mucho recordar a los que perdieron su vida allá a pesar de los esfuerzos de la corporación por salvarle la vida, producto de enfermedades como algunos compañeros míos que con 60 o mas años sufrieron infartos , ellos en algunos casos magníficos profesionales y otros excelentes trabajadores que se desempeñaron con maestría y profesionalidad en sus oficios, siendo pilares fundamentales en las cifras millonarias de aporte a la economía de nuestra país, esos aportes que ayudan al estado a revertirlos en la colectividad. En muchas ocasiones a lo largo de la misión se nos pidió pagarnos de la parte del salario para los gastos personales allá, solamente lo equivalente a 50 dólares, ya que era necesario enviar el resto para ayudar en las necesidades económicas de nuestro país.
    A mi mente vienen los tristes días en que la corporación con mucha dedicación luchaba para enviar sus cadáveres y las pertenencias a sus familiares, que con desesperación los esperaban.
    Todos ellos después de dedicar toda su vida a trabajar en nuestro país e incluso en algunos casos a combatir en Angola por consolidar la independencia amenazada de ese país. No perdieron la vida en la contienda bélica y desgraciadamente la perdieron muchos años después, con el único propósito de mejorar su calidad de vida y de su familia con el producto de su trabajo creador.
    Los familiares que tenían en su poder las cartas después de tanto tiempo de espera en silencio ya que nadie explicaba las razones de la paralización de la venta por espacio de casi un año, desde luego ahora se dan cuenta que el prolongado silencio obedecía a lo que se estaba cocinando y que desde el primer momento era la bola que circulaba en la calle. Seguro que ellos al igual que la inmensa mayoría de nosotros discutía esas bolas teniendo confianza en nuestro estado, que siempre fue un paradigma de justeza. Ahora resulta que estaban en lo cierto los que hacían ese comentario y los funcionarios del ministerio de transporte que al llamarlos nos dijeron que no teníamos que preocuparnos, que esa bola era lo más ilógico que habían oído. Ahora resulta que lo ilógico se convirtió en lógico.
    También recuerdo a los compañeros y compañeras que estando allá perdieron a sus padres y hermanos y que nosotros fuimos su familia en ese inmenso dolor, ya que no podían viajar después de recibir la noticia por estar a más de 14000 km en África y no en América,
    Acompaño el doble dolor de los familiares de mis compañeros
    Considero que la medida no fue democrática de acuerdos con los argumentos de la nota donde se refiere que un 30% de los vehículos adquiridos eran vendidos poco tiempo después de comprados, lo que indica claramente que un 70 % que deseábamos tener el medio para mejorar nuestra calidad de vida fuimos castigados con la mediada. Me pregunto y se preguntaran los miles de mis compañeros y compañeras afectados, si en ese análisis que duro muchos meses no pudieron comprobar que la inmensa mayoría de ese 30% por no decir todos, vendieron el equipo para cubrir necesidades mas perentorias, como la compra de una vivienda o la terminación de una, ya en construcción, por no disponer ese medio vital para la vida y el desarrollo de la familia. Por lo que considero que optaron por esa decisión no como un medio de especulación o enriquecimiento, sino que sus ingresos, producto del salario no le daban para resolver sus perentorios problemas dada la situación económica de nuestro de país.
    Dentro de las interrogantes, me pregunto ¿quienes sentían inconformidad e insatisfacción?. ¿Eran acaso los miles de trabajadores de todas las categorías ocupacionales que con ingresos producto del trabajo y no acceso a la moneda en que comercializan los equipos, o la de un reducido grupo que la obtenían en grandes cantidades no precisamente producto del trabajo creador, si no de medios fraudulento y producto de la corrupción? La otra interrogante es. ¿Se premia, e incluso se lava el dinero con esta medida y se castiga a los que producto de su trabajo honesto aportando como dije anteriormente millones de pesos en moneda libremente convertible a la economía de nuestro país? ¿No se conoce que el salario que reciben los cooperantes en dos o más años no le permite adquirir un auto de segunda mano a los precios del mercado en la calle? La carta nos da prioridad pero se nos invalida la compra si el precio en que se van a ofertar es el que existe en el mercado de la calle.
    Quien emite estas consideraciones fue contratado por la corporación para un periodo de dos años, después de cumplido dicho periodo y por mis buenos resultados en el trabajo, así como por necesidades de la propia empresa donde laboraba, me fue solicitado permanecer dos años más, en lo que estuve plenamente de acuerdo . La mayoría de mis compañeros cumplieron su contrato de dos años y hoy disfrutan de su auto, por ellos me siento inmensamente feliz que pudieron cumplir con sus modestísimos anhelos. Todos los que cumplimos con nuestro compromiso con la misión y con nuestra patria vimos la enorme diferencia de nuestro salario con el que nos ofertaban las entidades nacionales allí con gran déficit de nuestras especialidades. Con unos pocos meses en ellas serian suficiente para adquirir un auto a los precios del mercado negra en Cuba que ahora dejara de ser negro, sin embargo preferimos el orgullo de cumplir y regresar para obtenerlo por la vía establecida según el decreto estatal. Soy un hombre de 66 años, jubilado y con una pensión que no me cubre mis necesidades básicas. Dedique mi vida a trabajar muy duro, incluso domingos y días feriados por el desarrollo de nuestro país. Y en ese camino, en 1984 cumplí misión internacionalista por 3 años en la República Popular de Angola, cuando el conflicto bélico era mas intenso; en dicha oportunidad no fui para optar por la compra de un vehículo, si no dispuesto a dar mi vida por la consolidación de la independencia de ese país y cooperar en su desarrollo.
    De acuerdo con los procedimientos la corporación que me contrató consideró que reunía los requisitos establecidos para otorgarme la carta, después el expediente conformado en mi ministerio fue firmado por mi ministro, puesto a disposición del ministerio del transporte siendo firmada la carta el 12/11/2012 por el ministro del transporte. Este proceso administrativo, como es natural generó grandes gastos para los residentes en el interior del país al tener que hacer los trámites en La Habana, adicionar a ellos los gastos en gestiones de compra hasta los lugares de venta. Ahora después de 8 meses de paralizada las ventas y de llamar a las instancias, incluso las superiores del estado, para conocer de la situación de compra sin recibir explicación del motivo de la paralización de la venta, vemos como de un plumazo se invalidan la firma de los ministros involucrados y de las facultades que crearon dicho sistema. En mi caso con mas de un año de la carta en mi poder y sin tener la posibilidad de compra, esta queda sin validez.
    Y mis últimas interrogantes. ¿Podre seguir creyendo como hasta ahora en los decretos y regulaciones emitidos por mi gobierno y en que los derechos dados por ese Estado van a ser respetados? ¿Se valoro el costo político de la medida?
    Siempre confié en las medidas de nuestro sistema social, el que considero muy justo. Pero esto no lo entiendo, ni lo voy a entender nunca.
    Fue un regalo de fin de año verdaderamente decepcionante.
    Mis disculpas por lo extenso de mi análisis, pero estén seguro que es insuficiente comparado con todo lo se pudiera exponer
    Fraternalmente
    Héctor Bosch Moreno

    • Librada dijo:

      Como dijo Domingo, si queremos Revolución debemos cuidarla, sin afectar lo mejor de nuestra clase obrera.
      Y la medida referida a la venta minorista de autos no contribuye a ese propósito. Es mas, creo que pudiera significar un costo político no evaluado en su justa implicación por aquellos que tomaron tal decisión.
      Se esta afectando a un sector de la población, pequeño por su número, pero importante por la labor que realiza en el marco de la sociedad cubana. Como profesora, para convencer a mis alumnos de la justeza de las medidas que hoy se están tomando en el marco de la implementación de los Lineamientos, debo de estar convencida primero yo. Y este no es el caso. Quisiera que alguien me convenciera.
      No puedo entender como se puede incumplir los compromisos contraídos con las personas que una vez se les dijo tenían la posibilidad de comprar un auto, máxime si poseen un documento oficial en sus manos firmado por dos ministros que lo avala. Me pregunto, ¿es eso letra muerta?¿ En que debemos confiar a partir de ahora?
      No hay ni un sencillo reconocimiento a las personas afectadas, al menos reconociéndole la labor realizada y los aportes al país, que no es poco. Tal parece que los colaboradores somos los culpables de que el mecanismo empleado hasta ahora para la venta de autos sea obsoleto e inadecuado según la nota.
      El sábado en la noche, escuchando al General de Ejercito hacer las conclusiones en el marco de la 8va Legislatura de la Asamblea del PP, decía que en Cuba nunca tendremos terapias de choque para resolver los problemas del país, es cierto hasta ahora ha sido así, lo cual es una diferencia muy grande con lo que se esta haciendo hoy en la vieja y culta Europa. Pero yo me pregunto, ¿esta medida por afectar a un por ciento bajo de nuestra población no se considera una terapia de choque? ¿Las personas que hoy ven esfumarse lo que con tanto sacrificio pensaban obtener no se tiene en cuenta? No son personas cualquiera, son profesionales, técnicos y trabajadores destacados en sus áreas a los que se les había dado dicho derecho y que habían aportado millones de $ en divisa por su misión. L a mayoría de los afectados con tal medida son personas mayores de 55 años que esperaban tener una vejes con mayor calidad en el plano familiar y cumplir su sueño de tener un auto. A todos nos gusta y no se debe hacer crítica del deseo de las personas de querer poseerlo.
      Decir que los que tienen cartas tendrán prioridad en las agencias es una BURLA, pues para nadie es un secreto que el dinero percibido por esa colaboración es insuficiente para comprar un auto a precios del mercado de oferta y demanda. ¿Qué impedía terminar con los que ya tenían en sus manos por mas de un año las cartas?, el argumento de la poca existencia de autos no tiene validez, pues si no hay para las cartas tampoco hay para los nuevos privilegiados, ¿entonces cual es el argumento?
      Considero que la medida podría convertirse en una franca estimulación a la corrupción, ya que muchas personas tratarán de obtener el dinero por cualquier vía, tanto legal como ilegal. ¿Los que tomaron esa medida no pensaron en esa posibilidad?.No podemos llamarnos a engaños, de que va a pasar va a pasar.
      Yo amo la Revolución y me mayor deseo es su perfeccionamiento, y me gustaría seguir creyendo en la justeza que por mas de 55 años ha dado a los cubanos una Patria mejor.
      Espero que mi comentario sea publicado, por favor no me sigan defraudando.

  • TOMY ONE dijo:

    La ironia esta implicita en el articulo del catedratico Premio Nacional , primero si en 50 años no se resolvio el transporte publico , que le hace pensar que ahora con la venta de 4 carros a los que lo podran comprar que NO son los que siempre pusieron el pecho al trabajo para la Revolucion se podra resolver ,un cubano normal no puede comprar un carro y no un carro , no puede comprar ni un refrigerador , ni trabajando casi toda la vida para ello, segundo los precios seran los que instalaron los que hasta ahora lo han podido comprar con subterfugios legales , porque no se usan los precios mundiales sino los de mercado interno , ningun auto de segunda mano , ni en Africa pasa de los 3 0 4 mil dolares , aqui costaran cerca de 20 mil o no ?, tercero quien mantiene en Cuba un carro aun cuando lo pueda comprar al precio de los combustibles y el problema no es el precio de los combustibles porque excepto en Venezuela los precios de nuestros combustibles son los del mundo entero , el problema es que el trabajo se nos paga en una moneda CUBANA que vale 25 veces menos que la se cobra por el supuesto carro , asi pasa con productos de primera necesidad , se cobra con margenes comerciales que harian palidecer de verguenza a los garroteros mas empedernidos del mundo , Maduro en venezuela la emprendido con esos abusadores que estan haciendo la guerra economica y ha topado determinados precios , claro Venezuela no tiene un bloqueo como el nuestro y es un pais riquisimo comparado con Cuba , Como dice el articulista en Cuba antes de 59 el percapita de auto por habitantes era altisimo y despues del 59 la politica cambio y la priorida fue otra , se entiende sin mucho esfuerzo , ahora hay otro riesgo , a partir del 80 salieron de Cuba muchas personas por razones economicas en medio de una situacion politica muy compleja , se bautizaron como escoria y no fueron despedidos por nuestro pueblo muy solidariamente como era de esperar en tal situacion , bueno ahora quienes mas especulan con los precios de autos y casas son esos mismos personajes que ya llevan mas de 30 años fuera del pais y son quienes estan dictando los precios de esos 2 rubros tan necesarios para la vida de cualquier habitante de este mundo , la pregunta es como explicamos eso a quienes contra viento y marea han seguido trabajando y apoyando y por que no sosteniendo nuestra sociedad hasta este minuto y muchos de los que pueden adquirir y montar verdaderas agencias de transporte publico y de viviendas de alquiler y vivir de eso opulentamente no han tirado un chicharo por este pais, se necesita una alta preparacion politica para entender el fenomeno y no creo que en un plazo razonable podamos revertir esta situacion y poder decir que la prosperidad a tocado a la casa de cada uno de nosotros , ojala estos fenomenos se regulen y pueda decir que estaba equivocado.De todos modos dejo constancia de que me parece una medida muy necesaria y valiente de la direccion del pais .Eso me haria realmente feliz,gracias Cubadebate.

  • BIART dijo:

    creo que las medidas aprobadas de poder acceder a la compra y venta de autos, casas y hasta de embarcaciones es magnifica, en ese sentido nos acercamos globalmente a como funciona el mundo en su totalidad, incluso en los lugares mas pobres de nuestro planeta, sin embargo en nuestro contexto y que me perdonen a los que le duela lo que dire, pero estas medidas solo satisfacen y benefician a aquellos especuladores, de los cuales muchos de ellos durante 50 años han vivido exprimiendo a la patria solapadamente con los dineros que el pueblo puso en sus manos amparados en sus estatus de funcionarios del estado, pues hoy quien puede tener dinero limpio en el bolsillo, el simple trabajador, MENTIRA, quien piense asi esta perdido, acabemos de darnos cuenta que hay un grupo de personas inescrupulosas que por si solas o amparadas en interes foraneos estan comprando nuestra bella isla poco a poco, casas de 100 mil, de 300 mil y hasta de un millon de cuc; autos de 90 mil, de 150 mil, ahh y que se conozca que son muchos de estos formidables almendrones como los conocemos hoy que ruedan por nuestra capital a la par, mecanica y tegnologicamente en igualdad de condiciones que cualquier auto acabado de sacar de cualquier planta de ensamblaje del mundo.

  • Ernesto dijo:

    solo quiero intervenir con una serie de preguntas, a las que yo ya les di respuestas:
    ¿ seguiran vendiendo carros de segunda y tercera mano al precio de ferraris, lambordginis o carros de carrera?

    ¿ quienes formaran parte de los distintos grupos, de carrogozadera o guguamachucadera?

    ¿seguiran los combustibles como la gasolina y el petroleo al precio de los diamantes u otras piedras preciosas?

    creo que esas son preguntas que nos responderemos sobre la marcha

  • Tony el Flaco dijo:

    Poco que decir despues de tan lucidos analisis de mis compatriotas, por cierto los mas sacrificados: medicos y demas profesionales, separados de sus familias en misiones y colaboraciones en el exterior.

    Pero mas decepcionante aun es el hecho de que “los precios seran los que existen entre particulares” Entre que particulares? Entre los compradores nagociantes y venderores de “cartas” que les vendian carros a una serie de privilegiados entre los que estaban un grupo de trabajadores altamente remunerados, los que reciben remesas (ambos licitamente, que bueno!) pero no pocos ladrones y malversadores, que desgraciadamente son la mayoria.

    Algo parecido al precio de las balitas del gas.

    El comentario no es por frustracion o envidia, lo hago pensando en muchos colegas mios, medicos, profesores, etc. Yo por suerte (y a veces por desgracia) tengo auto.

    Ahh… y ojala no me censuren el comentario.

  • victor dijo:

    gracias a cubadebate. y al autor .. pero les comento!se habla de medidas relacionadas con el trasporte y la venta de autos!! ese es tema espinoso!!! en 2005 el estado cubano compro un lote de autos LADA 2107( un auto sencillo) para explotarlos como taxis en el area divisas y despues de amortizados entregarlos ! a la economia del .pais.. fueron entregados a la capital y a la provincial de ciego de avila.. 30 autos a ciego y 20 a moron (municipio con mayor peso en el sector del turismo)los autos en moron se pagaron rapido!!no asi en la ciudad de ciego de avila distante 100 km del polo turistico aun asi se pagaron.. todos pensaron en que la idea era Buena !!! y que un Nuevo lote.. llegaria.. pero no fue asi.. y el director de taxis decreto !!! con todo poder. que la ciudad de moron quedaria sin servicio de taxis para el turismo!! servicio existente desde 1993 con elevados. resultados..e ingresos superiores a los 200.mil cuc.. cada auto costaba puesto en cuba 4 mil cuc(compra al por mayor) si sacamos una cuenta sencilla solo con el ingreso de moron 200mil cuc dividido por el costo de un auto..el resultado es 50 !! es decir que solo los ingresos de los 20 autos de moron amortizaron la entrega a la provincia.. !es decir los de ciego de avila. salieron gratis.. fue una idea muy Buena!!! al ser interrogado el sr director de taxis.. respondio !! y reitero con todo poder.. los ingresos de cuc. de moron no me interesan!!! ASI NO SE PUEDE HACER ECONOMIA !!! cuantos autos se dejaron de entregar al pais totalmente pagados sin costo alguno ..gracias cubadebate.. les ruego publiquen mi comentario !!!

  • emilio dijo:

    Acabar con las gratuidades indebidas. No nos contratemos por ANTEX, ni ACOREX, ni CUBATECNICA, ni CUBADEPORTE ni ninguna de las agencias parasitarias que te “tumban” hasta el 70% del salario. Hay que ver a los funcionarios de esas agencias disfrutando de carros estatales y otras prebendas a costa de nuestro “aporte”. La ley ahora permite que nos contratemos de manera independiente, viajemos a los paises que nos contrata trabajemos alla y regresemos. Paguemos impuestos como la ley exige y el resto a invertirlos en nuestra familia. Si se aplica la ley de embudo contra los que dependemos de nuestro salario y aportamos por decenas de miles al pais, entonces viremos el embudo a ver a como tocamos.

  • Patriota Cubano 110% dijo:

    Plenamente de acuerdo con Ernesto, se lo que está hablando, pues yo también estuve en Angola y somos mas o menos contemporaneos y tuve la suerte de regresar a mi Patría con la gran satisfacción del deber cumplido y sobre todo sano y salvo, la gratificación del agradecimiento de mis pacientes angolanos y sus familiares, por la atencion que les brindé, como hago con mis compatriotas dia a dia en mi Patria. Hace más de 20 años cumpli misión internacionalista en un hermano país que necesitaba ayuda médica, practicamente de oficio se otorgaba en la misma el derecho a comprar un carro, pero infelizmente llegó el periodo especial y entendí que en aquel momento en lo menos que se debía pensar era en un carro, habia que salvar el socialismo y resistir, 20 años despues me dan la posibilidad de cumplir otra misión en angola un poco mas viejo, pero con los brios de un joven, llegó a feliz termino la misión y se me otorga la carta para comprar por fin el carro e inesperadamente aparecen las susodichas regulaciones y me quitan la posibilidad de comprarlo, quiero decirles que yo pude estar en las filas de los “infractores”, pues practicamente fui asediado por ciudadanos inescrupulosos para que les
    vendiera mi carta y entendí que era incorrecto, yo tenía u precio diferenciado en mi carta y quería comprarlo de forma “legal”. Saben jamas me arrepentiré de haber ayudado a mi país con un gran aporte de divisas para mejorar nuestra economía, como el transporte plublico, la compra de medicamento para el cancer etc, etc. yo podría comprar un carro al precio que se pretende, que es el que rige el mercado entre particulares, si solo me hubiesen pagado el 30%, de lo que aporté A MI PAÍS, YA PUEDEN IMAGINARSE LO QUE APORTE.Me siento inconforme y muy desepcionado por la afectación que al igual que ami le producen a muchos compañeros que estan en mi situación. Puedo ir cuncluyendo que las regulaciones son injustas, impopulares y no democráticas, se sustentan en argumentos no convincentes y sobre todo cuando se incumple un compromisos de esta índole, se hace evidente poca seriedad, se pierde credibilidad en las autoridades correspondintes y se crea la desconfianza y se gana en descrédito y eso no es lo que se persigue en los lineamisntos del Vl Congreso del Partido. Cuidado con el caballo galopante de las transformaciones, no cree un problema político. Me disculpan también por la extensión de mi comentario, pero sentía la obligación moral de hacerlo y espero que el mismo se publique en esta pagina web, la cual considero muy seria y dirigida por prestigiosos periodistas.

Se han publicado 65 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Aurelio Alonso

Sociólogo y escritor cubano. Licenciado en Sociología en la Universidad de La Habana. Miembro del Consejo de Dirección de la revista Pensamiento Crítico. Autor del libro “Iglesia y política en Cuba revolucionaria”. Es Investigador Titular del Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociológicas (CIPS) y Profesor Titular Adjunto de la Universidad de la Habana.

Vea también