Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Solidaridad con Puerto Rico

| 11

Palabras en el acto celebrado en el Parque Central en ocasión de la Jornada Mundial de solidaridad con la Universidad de Puerto Rico. La Habana, Marzo 11 de 2011.

Compatriotas:

Que nadie se engañe. No estamos aquí simplemente para darle apoyo a Puerto Rico. Venimos sobre todo para cumplir un deber insoslayable. La obligación de expresarle a ese pueblo hermano nuestra inmensa gratitud por lo que ha hecho y hace por nosotros.

Pocos han hecho tanto por los otros pueblos del Caribe y de América Latina como el pueblo de Puerto Rico. El que ha tenido que luchar más tiempo por su independencia, aislado y muchas veces olvidado, en su pequeña isla. El único que ha tenido que enfrentar sólo durante más de cien años al Imperio más poderoso de la Tierra. El que nos enseña que se puede resistir y vencer, y prueba que es posible salvar la identidad, el idioma y la cultura nacional, incluso allí en su reducido espacio ocupado por las tropas, los esbirros y los asalariados del Imperio, asediado por la vulgaridad y el veneno y la mentira de una potencia egoísta y corrupta. Hace tiempo que ellos, los puertorriqueños y las puertorriqueñas, han demostrado que sí se puede, que sí podemos.

Mucho se habla de la terrible amenaza que pesa sobre la Humanidad, de los peligros que la asechan si el Imperio consiguiese establecer su dominio absoluto sobre todo el Mundo. Si tal cosa ocurriese, el planeta entero sería un inmenso Puerto Rico. La isla hermana fue hace más de un siglo la primera presa del Imperio y desde entonces allí se desarrolla la batalla más difícil, la más desigual y por ello la más admirable.

Pero Puerto Rico no ha sido finalmente asimilada. Pese a ser una colonia norteamericana y estar sometida totalmente a las decisiones de Washington, en esa isla diminuta hubo una resistencia más eficaz al modelo norteamericano que en otras naciones formalmente independientes.

El neoliberalismo que triunfó en casi todo el Continente no pudo imponerse completamente en Puerto Rico. No pudo lograrlo porque el pueblo resistió y luchó como pocos desmintiendo la barata propaganda imperial según la cual ese pueblo de rebeldía excepcional era dócil y domesticable.

Porque el Imperio no ha podido tragarse a la isla, la hermana más pequeña y olvidada. No ha podido doblegar a su pueblo y no podrá hacerlo jamás.

No pudo con Pedro Albizu Campos, que soportó la tortura en las peores prisiones de estados Unidos. No pudo con Filiberto Ojeda, que combatió sólo hasta el final contra una jauría de cobardes asesinos. Ni con Lolita Lebrón, ni con Juan Mari Brás quienes dedicaron la vida entera, sin un instante de flaqueza, a la libertad de su Patria. Ni con Santiago Mari Pesquera ni con Carlos Muñiz Varela, víctimas de un terrorismo impune que nunca cesaremos de denunciar. Ni con Antonia Martínez Lagares, mártir del estudiantado boricua, a quien arrebataron la vida en Río Piedras el 4 de marzo de 1970.

En tiempos en que se imponía por todo el Continente el neoliberalismo y su ola de privatizaciones, los puertorriqueños se fueron a la huelga para salvar sus empresas públicas; cuando el Imperio extendía su presencia militar por todas partes, los puertorriqueños consiguieron detenerlo primero en Culebra y más recientemente en Vieques.

La camarilla anexionista que hoy administra la colonia se empeña por destruir las bases y las instituciones fundamentales de la nacionalidad puertorriqueña. La emprendió primero contra el movimiento obrero lanzando al desempleo por decreto a decenas de miles de trabajadores, ataca a la educación pública y trata de privatizarla, arremete contra el Colegio de Abogados, entidad respetada por toda la nación y desde el año pasado concentra su ofensiva sobre la Universidad de Puerto Rico, una institución a la que, por cierto, nunca acudió como alumno ni el actual gobernador colonial ni ninguno de sus principales colaboradores. En su torpe empeño anexionista trata de exterminar y arrancar desde la raíz todo lo que es puertorriqueño, todo lo que alimenta su cultura y su identidad, todo lo que define su ser nacional.

El 11 de marzo de 1971 se produjo el asalto fascista a la Universidad de Puerto Rico y cundió la violencia y la represión sobre todo Río Piedras. Hace cuarenta años los jóvenes rechazaban que se les obligase a participar en la injusta guerra contra el pueblo vietnamita, luchaban por la paz y por un mundo mejor. Entonces los anexionistas imaginaron que mediante el terror aplastarían a aquella generación.

La historia demostró una vez más su profundo error. Los hijos de aquellos luchadores están dando ahora la mejor prueba de que nada ni nadie podrá vencer a su pueblo. Cumple ya un año su hermosa batalla por la libertad y la cultura en la que la juventud boricua está desplegando su poderosa creatividad, renovando el lenguaje y empleando con talento admirable las nuevas tecnologías.

La lucha que libran los estudiantes en Río Piedras y los demás recintos de la Universidad de Puerto Rico debería recibir la más amplia difusión de los llamados medios de información que sin embargo la silencian desde el año pasado.

A nosotros, los cubanos, nos toca hacer todo lo que podamos para que crezca la solidaridad con Puerto Rico y con su juventud. Es nuestro deber exigir que sean liberados los patriotas que jamás han dejado de luchar, sin causarle daño alguno a nadie, por la independencia de su Patria como el compañero Oscar López Rivera, quien nunca debió ser prisionero y quien hace años debía haber sido liberado.

Debemos exigir su libertad inmediata. Como la de Gerardo, Ramón, Antonio, Fernando y René. Ellos han recibido siempre de nuestros hermanos puertorriqueños una solidaridad incesante que agradecemos especialmente.

Quienes deben ser encarcelados son los asesinos de Santiago Mari Pesquera y Carlos Muñiz Varela. NO dejaremos de exigirlo.

Porque somos uno y lo hemos sido siempre. No lo olvidemos nunca.

Es lo que debemos jurar aquí, junto al Apóstol que proclamó: “Unas son en el porvenir, como han sido unas en el pasado, el alma de Lares y el alma de Yara.” Ante él que prometió “en los tiempos que se abren, los de Ponce y San Juan caerán en Yara y en las Guásimas, y los de Cuba caerán por Puerto Rico”.

Viva Puerto Rico Libre.


Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • mateteag dijo:

    ¡Volarás hermosa ave antillana, pronta estará tu otra ala!
    ¡Viva Puerto Rico Libre!

  • antillanisima dijo:

    Agradecer a Puerto Rico y todo lo que han hecho en esas duras circunstancias coloniales y a su luchadora juventud que no cree una “bendición” de nacer con pasaporte gringo,es lo que nos hace sentir revolucionariamente comprometidos con nosros mismos en Cuba,en neustra ardua batalla por preservar la revolucion.gracias puerto rico

  • Amauris Domínguez Meriño dijo:

    A Puerto Rico todo, a su pueblo y también como isla, los queremos liberados de esos yanquis, lacra que tiene anclada a esa perla antillana.

  • Angeliri dijo:

    Gracias Hermanos Cubanos por esas palabras tan significativas para nosotros. Continuaremos luchando contra el imperio y no podrán doblegarnos las rodillas jamás …!!!
    Hasta La Victoria Siempre
    Angel R Irigoyen

  • Arnold August dijo:

    Las palabras de Alarcón reflejan muy bien los vínculos entre Cuba y Puerto Rico. La América toda bullía en el alma de José Martí y le ofendía el destino de Puerto Rico. Lograr la independencia absoluta de Cuba y fomentar y auxiliar la de Puerto Rico. Así quedó establecido en el artículo primero de las bases del Partido Revolucionario Cubano. Para Martí, la patria, en Cuba y Puerto Rico, representaba la voluntad viril de un pueblo dispuesto al triunfo de su emancipación. La Cuba de hoy y sus compromisos internacionalistas siguen siendo la tradición del Partido Revolucionario Cubano. Cuba y Puerto Rico, las dos alas de un pájaro.
    Saludos,
    Arnold August
    Canadá.

  • biurky dijo:

    Soy profesora y junto a una represntación de los estudiantes de mi centro fuimos partícipes de este acto. Estamos orgullosos de lo que allí se expresó a nombre del pueblo cubano, no esperábamos menos. Nuestros universitarios necesitan de estos intercambios, tener estas vivencias: dialogar con jóvenes que están protagonizando luchas tan dignas como esta.
    Viva Puerto Rico y Cuba

  • Marigardo dijo:

    Puerto Rico,libre seras …Marti no se equivoco cuando dijo…Cuba y Puerto Rico son del pajaro las dos alas… ,pero queremos que el ala de la parte de Cuba sea como la de Puerto Rico.
    Saludos.
    Marigardo

  • Milagros Rivera dijo:

    Desde la tierra indomable de Borinkén tenemos que agradecer esas profundas palabras del compañero Ricardo Alarcón. GRACIAS CUBA.

    Sabemos que es un sentir de los cubanos esta amistad y solidaridad eterna entre nuestros pueblos. Este es un logro frente al imperio que hemos tenido Cuba y Puerto Rico. Nos han tratado de separar y hemos vencido, hemos demostrado que la solidaridad no se puede bloquear. Sentimos lo que le pasa a cada pueblo como propio y celebramos las victorias de uno como propias.

    No se equivocó Lola Rodríguez de Tió cuando escribió los versos “Cuba y Puerto Rico son de un pájaro las dos alas reciben flores o balas en un mismo corazón…”

    En este próximo verano, cuando llegue la Vigésima Brigada Juan Rius Rivera a Cuba celebraremos estos 20 años de desafíos pero antes, dentro de un mes aproximadamente, estaremos celebrando la derrota que le propinó Cuba al imperio hace 50 años, la Victoria de Girón, victoria que dejó ser de Cuba para convertirse en símbolo de toda Nuestra América y en particular para la resistencia boricua.

    Soy de la generación universitaria de aquel once de marzo de 1971, suspendida de por vida de la UPR y a orgullo lo llevo. Esa acción represiva contra mi persona y centenares de estudiantes fue nuestra medalla de honor en la lucha contra el militarismo en la universidad y en favor del pueblo vietnamita. Hoy, 40 años después, me siento muy orgullosa de nuestra juventud luchadora que ha sabido enfrentar grandes retos para defender la educación de nuestro pueblo. Ellos necesitan y merecen la mayor solidaridad.

    Así también Oscar López Rivera y Avelino González Claudio, presos políticos boricuas que junto a los Cinco Cubanos encarcelados en los Estados Unidos deberían estar ya en sus patrias.

    QUE VIVA LA AMISTAD ENTRE CUBA Y PUERTO RICO

    QUE VIVAN LOS ESTUDIANTES

    LIBERTAD PARA LOS NUESTROS:
    PA LOS PRESOS POLÍTICOS BORICUAS Y LOS 5 CUBANOS

  • Gertrudis de Franco dijo:

    ATENCIÖN!!!
    A Marigardo y a cualquier otra persona bien o mal intencionada que pueda andar por ahi, José Martí y Pérez, el Apostol de Cuba, amigo de Hostos y gran pensador de Nuestra America escribió mucho, habló en igual medida y nos dejó un legado de ensayos, escritos, cuentos y poesía incomparables.

    Pero no fue ese Martí nuestro el que describió con tanta belleza y tanto lirismo a las dos islas de las Antillas. “Cuba y Puerto Rico son de un pájaro las dos alas…” es la primera linea de la segunda estrofa de un poema de una de las obras de la escritora y periodista BORICUA Lola Rodriguez de Tió, que por demás es tambien la autora del UNICO himno de Borinquen, La Borinqueña.
    http://cubamason.foroactivo.net/t437-cuba-y-puerto-rico-son-de-un-pajaro-las-dos-alas

    Por favor, hoy en el dia del periodista y siempre, recordemos a la autora de tan bella frase; una mujer que luchó por la independencia de su patria con su pluma y al llegarle la muerte en Cuba, pidió que sus restos ahi permanecieran hasta que la otra ala fuera libre.

  • flor dijo:

    Gracias don Ricardo por su solidaridad, por el respeto y el cariño. Espero algún día disfrutar junto a mis hijos y los hijos de mis hijos el sol radiante de la libertad de mi patria.
    ¡Viva nuestra isla hermana Cuba!
    ¡Viva Puerto Rico libre!

  • José Santiago dijo:

    ¡Qué emoción leer estas palabras de D. Ricardo! Siempre agradecido de Cuba y su apoyo incondicional a la independencia de nuestros pueblos.

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ricardo Alarcón de Quesada

Ricardo Alarcón de Quesada

Doctor en Filosofía y Letras, escritor y político cubano. Fue Embajador ante la ONU y Canciller de Cuba. Presidió durante 20 años la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba (Parlamento).

Vea también