Imprimir
Inicio » Opinión  »

El difícil paso del tecnozoico al ecozoico

| 6

Las grandes crisis conllevan grandes decisiones. Hay decisiones que significan vida o muerte para ciertas sociedades, instituciones o personas. La situación actual es la de un enfermo al cual el médico le dice: O controla usted sus altas tasas de colesterol y su presión o tendrá que enfrentarse a lo peor. Usted elige.

La humanidad como un todo tiene fiebre y está enferma; debe decidir: o continuar con su ritmo alucinado de producción y consumo, garantizando siempre el crecimiento del PIB nacional y mundial, ritmo altamente hostil a la vida, o enfrentarse dentro de poco a las reacciones del sistema-Tierra que ya ha dado claras señales de estrés global. No tememos un cataclismo nuclear, no imposible pero sí improbable, que significaría el fin de la especie humana. Recelamos, eso sí, como muchos científicos advierten, de un cambio repentino, abrupto y drástico del clima que diezmaría rápidamente muchísimas especies y pondría en grave peligro nuestra civilización.

Esto no es una fantasía siniestra. El informe del IPPC de 2001 indicaba ya esta eventualidad. El informe de la U.S. National Academy of Sciences de 2002 afirmaba «que recientes evidencias científicas apuntan hacia la presencia de un acelerado y vasto cambio climático; el nuevo paradigma de un cambio abrupto en el sistema climático está bien establecido por la investigación hace ya diez años, sin embargo este conocimiento está poco difundido y es escasamente tomado en cuenta por los analistas sociales». Richard Alley, presidente del U.S. National Academy of Sciences Committee on Abrupt Climate Change comprobó con su grupo que, al salir de la última glaciación, hace 11 mil años, el clima de la Tierra subió 9 grados en solo 10 años (datos tomados de R.W.Miller, Global Climate Disruption and Social Justice, N.Y 2010). Si eso sucediera con nosotros tendríamos que enfrentarnos a una hecatombe ambiental y social de consecuencias dramáticas.

¿Que es lo que está en juego con la cuestión climática? Están en juego dos prácticas con relación a la Tierra y a sus recursos limitados, que fundan dos eras de nuestra historia: la tecnozoica y la ecozoica.

En la tecnozoica se utiliza un potente instrumento, inventado en los últimos siglos, la tecnociencia, con la cual se explotan de forma sistemática y cada vez con más rapidez todos los recursos, especialmente en beneficio de las minorías mundiales, dejando al margen a gran parte de la humanidad. Prácticamente toda la Tierra ha sido ocupada y explotada. Ha quedado saturada de toxinas, elementos químicos y gases de efecto invernadero hasta el punto de perder su capacidad de metabolizarlos. El síntoma más claro de esta incapacidad suya es la fiebre que se ha hecho presente en el Planeta.

En la ecozoica se considera a la Tierra dentro del proceso evolutivo. Desde hace más de 13,7 mil millones de años el universo existe y está en expansión, empujado por la insondable energía de fondo y por las cuatro interacciones que sostienen y alimentan cada cosa. Es un proceso unitario, diverso y complejo que produjo las grandes estrellas rojas, las galaxias, nuestro Sol, los planetas y nuestra Tierra. Generó también las primeras células vivas, los organismos multicelulares, la proliferación de la fauna y de la flora, la autoconciencia humana por la cual nos sentimos parte del Todo y responsables del Planeta. Todo este proceso envuelve a la Tierra hasta el momento actual. Respetado en su dinámica, permite a la Tierra mantener su vitalidad y su equilibrio.

El futuro se juega entre quienes están comprometidos con la era tecnozoica con los riesgos que encierra y quienes, asumiendo la ecozoica, luchan para mantener los ritmos de la Tierra, producen y consumen dentro de sus límites y ponen su interés principal en perpetuarse y en el bienestar humano y de la comunidad terrestre.

Si no damos este paso difícilmente escaparemos del abismo que espera delante de nosotros.

*Leonardo Boff es teólogo y filósosofo

(Tomado de Servicios Konoinia)

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • un ciudadano dijo:

    Fantasias…
    Ojala pudieramos seguir soñando que vivimos en un mundo justo y auto critico.
    Es bueno escribir para aportar algo o , para desahogarse e incluso para auto satisfaccion personal pero buien Usted sabe,como otros que algo mas piensa delo comun,que no hay mucho que hacer pues la uerza de ese sistema nos empuja acia dentro como una maquina que atropella y nos lleva incluso las ideas, los ideales, la etica,el compromiso con la verdad tal como es y no la que conviene a uno principalmente, o sea, estamos de manos atadas como siempre la minoria ha estado rente a los poderosos. Bien,pero quienes son esos poderosos del que hablamos sino nosotros mismo que consumimos y vamos de compras, usamos nuestro auto y otras maquinas que disponen la vida a ritmos ya padronizados copmo ideales, que hacer entonces sino seguir creyendoen una tomada de conciencia via cualquiera que sea. La cosa tendria que ser de magnitud, como dicen, radical. Es obvio que estamos al borde de un algo que nadie sabe pero que provocara si por

  • H. LO dijo:

    TECNOZIOCO / ECOZOICO (La muerte subvita de miles de pajaros y peces en USA es el comienzo, una señal inequivoca de lo que esta en juego).
    El año 2010 que recien paso nos dejo una ola de tremendos desastres naturales que aun requeriran mucho tiempo para ser reparados, A ellos se le suma un incontable numeros de accidentes en la industria quimica/petrolera y el transporte de carga de materiales toxicos. Sumado a los que por decadas llevan ya envenenando el medio hambiente , el aire que respiramos y el agua que vevemos., Agreguele a esto la propia auto destruccion por medio de fabricacion de productos alimenticios con dudosa reputacion que ya estan haiendo efecto en la salud de la poblacion mundial. La manipulacion de alimentos nos amenaza con productos que por un lado alteran la naturaleza y por el otro nos llevan a nuestra propia alteracion muscular y celular del cuerpo y la masa encefalica, la masa pensante e inteligente que tiene el homo-sapien. Pasaremos a ser «Meros/Rumiantes» en el reino animal. O sea uno mas. sera el Auto-exterminio mas irracional que jamas la historia haya vivido en toda su historia. A la espera de obtener mas articulos sobre esto, Sobre la supervivencia de la humanidad, Sobre la suerte de los terricolas en su propio habitad, Les deseo buena suerte terricolas.

  • xavio dijo:

    entiendo que nosotros los humanos hemos evolucionado rapido y no siempre escogiendo los mejores caminos,las mejores virtudes que hemos sido bendecido con ,en est lucha de crecer no siempre hemos tenido los mejores padres,nuestros creadores no siempre han sido muy claro de como reaccional ante estas emociones que enfrentamos todos los dias,si; los humanos tenemos la culpa de lo que pasa en este mundo y solo los humanos podremos reparal lo danado,la esperanza es lo ultimo que se pierde y yo no pierdo la esperanza en los terricolas,proud human!?

  • Carlos Valdés Sarmiento dijo:

    Boff; lo encuentro más filósofo y escritor que teológo, yo veo que para pasar de la era tecnozoica a la ecozoica, primero el homo sapiens sapiens debe dar un nuevo paso en su evolución, llegar al HOMO AMANTIS.(perdón por mi latín, no me acuerdo de las declinaciones, pero espero se entienda lo que trato de decir).

  • TERESA VIERA (CUBA) dijo:

    Entiendo la grave situación ambiental en que vivimos los pobladores de la tierra hoy y la pésima y más difícil que vivirán las generaciones futuras, por habernos despreocupado de hacer bien y ocupado de destruir, a nuestro paso, el medio ambiente que nos fue legado; pero no soy pesimista y pienso que es posible lograr entre muchos poquitos la salvación de nuestra vida y la de nuestro planeta. Las acciones que a nivel mundial hacen algunos países con recursos en función de mitigar los daños condicionados por el cambio climático, han proporcionado ya resultados favorables (China, Japón). Los daños hechos todavía tiene muchísimo más impacto que las pocas acciones en pos de revertir esta realidad; pero lo importante es seguir moviendo conciencias y voluntades individuales a que sean menos egoistas que los gobiernos que sí tienen hoy en sus manos y en sus riquezas estatales, la solución a los problemas del norte y también del sur. La realidad de que sean los movimientos sociales los que más logros alcancen en torno a estos temas, llevará necesariamente a arrastrar a los políticos poderosos y decisores a obedecer a la opinión pública internacional. esa ha sido la experiencia que hemos tenido en esta y muchas otras luchas internacionales. Lo cierto es que nuestro trabajo tendrá que ser más aprisa porque puede no quedarnos tiempo. No es problema de definir una cambio de bandos; es problema de definirse como ciudadano y actuar con responsabilidad.

  • DAVID dijo:

    Aqui en ingenio Barahona, dominicana en la unica reserva de la biosfera 412 se incineran todos los años 2 a 3 mil millones quintales de cogollos de caña, que para 1990-1999 alimentaban 23 mil cabezas de patos,vacunos,caprinos,ovinos,porcinos,hoy podrian producir 20 mil quintales de carne de res suficiente para alimentar a la provincia por mas de 60 dias con dieta de 1 cuarta de libra por persona, con la complicidad de las organizaciones ecologisticas y las autoridades y denunciadaS POR EL CONSORCIO AZUCARERO CENTRAL Y NOSOTROS COMO UN CRIMEN TOLERADO

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Leonardo Boff

Leonardo Boff

Teólogo, filósofo y escritor brasileño. Conocido por su apoyo activo a los derechos de los pobres y marginados dentro del marco de la Teología de la Liberación, y además al movimiento ecologista.

Vea también