Imprimir
Inicio » Opinión  »

El escándalo de WikiLeaks

| 5
Caricatura sobre Wikileaks, sitio que publica archivos provenientes de informantes anónimos desde el 2007 y ha provocado airadas reacciones del gobierno de Estados Unidos. 15 de diciembre de 2010 .AIN CARICATURA/ Osvaldo GUTIERREZ GOMEZ

Caricatura sobre Wikileaks, sitio que publica archivos provenientes de informantes anónimos desde el 2007 y ha provocado airadas reacciones del gobierno de Estados Unidos. 15 de diciembre de 2010 .AIN CARICATURA/ Osvaldo GUTIERREZ GOMEZ

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) emitió un comunicado de prensa el 15 de Diciembre de 2010 manifestando su preocupación por las amenazas a la libertad de expresión contenidas en la nueva legislación aprobada por la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela que, según la CIDH afectará  “principalmente a los grupos disidentes y minoritarios que encuentran en Internet un espacio libre y democrático para la difusión de sus ideas.”

La CIDH, celosa a la hora de custodiar los privilegios de los oligopolios mediáticos de la región so pretexto de defender la libertad de expresión, se abstuvo de condenar ya no las amenazas en contra de ésta sino su brutal agresión y sofocación en el caso de WikiLeaks. Allí están los principales gobiernos capitalistas de todo el mundo compitiendo para ver quien pone tras las rejas a Julian Assange e impide más eficazmente la difusión de sus hallazgos. ¿Cuál es el “pecado” de WikiLeaks? Simplemente haber hecho transparente algunos -ni siquiera los más importantes- de los sórdidos tejes y manejes de la burguesía imperial y sus lugartenientes en distintos países. Nada que no supiéramos, o sospecháramos con mucho fundamento, como ahora queda plenamente corroborado. Claro: no se supone que tales designios y maniobras deban ser conocidas por el gran público que, como lo viene denunciando Noam Chomsky hace décadas, debe ser mantenido en la ignorancia o, peor aún, sometido a perversas campañas para embrutecerlo y estupidizarlo y, de ese modo, facilitar la labor de sus opresores. En una sociedad capitalista la libertad de expresión no debe llegar tan lejos que destruya la opacidad de sus mecanismos de explotación y dominación y ponga de manifiesto su esencia  predatoria y destructora de sociedades, estados y naturaleza. Quien tenga la osadía de cruzar esa barrera o infringir esta silenciosa premisa de la “libertad de prensa” burguesa debe sufrir un ejemplar escarmiento.

Por eso, ante esta campaña mundial de cercenamiento de la libertad de expresión la CIDH eleva beatíficamente sus ojos al cielo, tapa sus oídos y cierra su boca. Porque, una cosa es condenar a Chávez por sus supuestas amenazas e “intenciones” de recortar la libertad de expresión y otra, muy distinta, denunciar los ataques concretos -no las amenazas- realizados con obsceno cinismo por los gobiernos de Estados Unidos, Reino Unido y Suecia, o el ilegal (e ilegítimo) bloqueo de las cuentas y sitios web de WikiLeaks, o la persecución de Julian Assange y las calumnias y fabulaciones inventadas para asesinar mediáticamente al molesto personaje. ¿Se imaginan lo que diría la CIDH si Chávez cometiera alguna de estas tropelías? ¿O los torrentes de tinta que la “prensa independiente” (¿independiente de quiénes, o de qué?) de las Américas utilizaría para fulminar al gobierno bolivariano por un ataque a la libertad de expresión como el que está sufriendo WikiLeaks? ¿O el alboroto que armaría el inefable Mario Vargas Llosa y sus compinches si algún periodista o dueño de medios en Venezuela fuese sometido a la persecución que hoy padece Assange? Este es el verdadero escándalo de WikiLeaks: no la revelación de los cables del Departamento de Estado sino el obsceno doble rasero de la CIDH y de los autoproclamados defensores del “periodismo independiente”, los irresponsables, arrogantes y despóticos poderes mediáticos que no encuentran en la cacería informática (y policial) desatada en contra de Assange y WikiLeaks amenaza alguna a la libre y democrática difusión de las ideas en el supuestamente libérrimo universo de la Internet.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • blasapisguncuevas dijo:

    Otra cosa no se puede esperar de la imperialista burguesía mundial. Para ella libertad de expresión, para las clases dominadas con cuentos, difamaciones y mentiras; libertad para ser el eco de esos cuentos, difamaciones y mentiras. La burguesía considera humanos sólo a sus miembros e infrahumanos al resto. Así se vanagloria de no violar los derechos humanos.

  • Viera dijo:

    Vale su comentario, el imprerialismo com siempre queriendo mandar en casa ajena, les molesta que el gobierno de Venesuela le ponga coto a los parasitos del imperio que quieren dañar el proceso bolivariano, pero no se miran por dentro la podredumbre que tienen y que es la que ha provocado todos esos escandalos y alborotos cuando a un ciudadano de este mundo revolverle sus entrañas.
    Es una pena que las revelaciones que se han hecho no sean mas profundas y esten controladas por algunos medios,entoces el escandalo seria otro.
    Saludos.

  • alberto perez dijo:

    Me pregunto, por que en este sitio y sitios relacionados no se publican Wikileaks sobre Cuba??

  • lalo landa dijo:

    Assange dió el primer y grande paso de la caída del imperio gringo.
    Mis felicitaciones a este señor, y mi admiracion por su trabajo.

    Viva Chavez! Viva México!!

  • IselA dijo:

    Que buena caricatura ilustra claramente lo que hizo wikileaks develar con pruebas lo que todos sabiamos ya que USA es un pais inmoral que ha sembrado la muerte en el mundo con sus guerras y su politica neoliberal que mata de hambre.

    Hmmmmm cuando se trata se venezuela defendiendose de disidentes venenosos y “reporteros independientes” todos se horrorizan ah pero cuando yanquilandia mantiene presos politicos en carceles de alta seguridad e incomunicados como si fueran los mas peligrosos asesinos seriales todas esas organizaciones estan calladitas y ni que decir de los miles de arabes que son victimas de las torturas militares de los marines.

    El escritor del articulo dice: “prensa independiente” (¿independiente de quiénes, o de qué?)
    yo creo que esa prense es independiente claro, pero independiente del pueblo, de los valores, de la moral, el sentido comun y de los principios que deberian regir al noble oficio de informar al pueblo y no de estupidizarlo.

    Julian Assange y Bradley Manning son heroes internacionales!!!!!!!!!!!!

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Atilio Borón

Atilio Borón

Economista y periodista argentino, quien dirigió Clacso.

Vea también