Imprimir
Inicio » Opinión  »

Terroristas excluidos

| 2

El 5 de agosto de 2010 el Departamento de Estado de Estados Unidos dio a conocer su informe sobre el comportamiento del terrorismo en el mundo en el año 2009 y una vez más los terroristas anticubanos de Miami han sido excluidos. Tampoco ninguno de sus grupos, que abogan por la violencia y el empleo del terrorismo para derrocar a la Revolución cubana, recibieron la certificación anual, aunque tienen apropiados méritos.

También renovaron su lista certificada de supuestos países patrocinadores del terrorismo a nivel mundial. El país emisor se excluyó, no obstante el largo inventario de actos de terrorismo de Estado realizados por sus fuerzas armadas y “contratistas” el año pasado en Iraq, Afganistán, Pakistán y en otros países.

Esta lista se creó el 29 de diciembre de 1979 e incluyó entonces a Libia,  Iraq, Yemen del Sur y Siria. Cuba e Iraq fueron añadidos en 1982. Al fusionarse Yemen del Sur con el del Norte, fue suprimido del listado en 1990.

En el caso de Iraq, tras la invasión norteamericana a ese país en el 2003, le fueron suspendidas las sanciones el 7 de mayo de ese año y sacado de la lista el 25 de diciembre de 2004. Irán fue incluido en 1984, Corea del Norte en 1988 y Sudán en 1993. Libia, fue sacado en el 2006 y Corea del Norte en el 2008.

El caso de Afganistán es curioso, nunca figuró en la lista norteamericana, aunque un informe en 2001 de la Oficina Coordinadora contra el Terrorismo del Departamento de Estado estadounidense declaró que: “el Afganistán controlado por los Talibanes es un lugar de encuentro para los terroristas.” Lo que no decía el informe es que estos fueron creados, armados y entrenados por la CIA para oponerse a la intervención soviética en ese país a finales de la década de los setenta.

Hasta el mítico Rambo, creación de la ficción norteamericana combatió en la pantalla al lado de los talibanes, para rescatar a la democracia según su versión.

El subterfugio empleado por la administración de turno en la Casa Blanca para no sancionar a sus pupilos, fue que Estados Unidos no reconocía al régimen talibán como el gobierno legítimo y soberano de Afganistán.

La engañadora acusación para mantener a Cuba resulta una vez más ridícula, se evidencia el interés de utilizarla como pretexto para conservar las sanciones contra la Isla y perpetuar el criminal bloqueo económico, comercial y financiero, ya estimado como el más prolongado de la historia.

Con argumentaciones plagadas de contradicciones se sostiene que Cuba da abrigo a representantes de organizaciones calificadas por las autoridades norteamericanas como terroristas. Pero a su vez reconoce no tener “evidencias de financiamiento directo de Cuba a organizaciones terroristas durante 2009” El gobierno de Estados Unidos no ha podido, ni podría probar la participación de Cuba en acto terrorista alguno, así ha sido a lo largo de los años, este subterfugio se ha ido desgastando y ha demostrado que es un argumento e instrumento político contra el gobierno cubano.

Las falacias “certifican” en el ‘Country Reports on Terrorism’, que las autoridades cubanas no apoyan la lucha armada y condenan el terrorismo, pero  considera una contradicción el que la Isla supone un “paraíso seguro” para tres organizaciones terroristas, según el estimado del Departamento de Estado.

Específicamente se refiere a la ETA, a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y al Ejército de Liberación Nacional (ELN) ambas colombianas. Pero a continuación se contradice al reconocer que “algunas han llegado a Cuba tras negociaciones de paz con los gobiernos de Colombia y España”, reconoce el texto, lo cual han sostenido las autoridades cubanas que han participado en procesos negociadores de paz en la región.

Es decir, que el informe certificador reconoce que la presencia de representaciones y miembros de esas organizaciones ha sido resultado de procesos legítimos y soberanos entre Estados latinoamericanos y europeos con el objetivo de alcanzar entendimientos de paz, pero para no perder la excusa, lo incluyen deliberadamente para intentar dañar la transparencia de Cuba ante el combate al terrorismo.

Es reconocido internacionalmente que Cuba ha condenado toda acción que tenga por objeto alentar, apoyar, financiar o encubrir cualquier acto, método o práctica terrorista. Ha condenado, asimismo, todos los actos en todas sus formas y manifestaciones, dondequiera, por quienquiera que los comete, contra cualquiera que se cometan, y cualesquiera que sean sus motivaciones.

El marchito caso de la presencia en Cuba de miembros de la organización ETA, data de hace 26 años. La historia registra con sólido sustento, que el origen de esta decisión se debió al pedido de los gobiernos de España y Panamá, con el objetivo de ayudar a la solución de una situación entonces muy compleja.

Ambos gobiernos, los de Cuba y España, se mantuvieron en contacto bilateral para la observación de las condiciones de este acuerdo, que constituye un ejercicio legítimo amparado por el Derecho Internacional, y ningún país, como Estados Unidos por omnipresente y omnipotente que se estime, tiene el más mínimo derecho a inmiscuirse, ya que no afecta a su seguridad nacional, ni a la de ningún otro Estado.

Sobre la presencia de representaciones de organizaciones colombianas en la Isla, es una situación bien conocida. Cuba es partidaria de una solución política negociada para alcanzar la paz en Colombia. No lo ha expresado solo verbalmente, sino que es parte activa del Grupo de Países Facilitadores del diálogo entre las FARC y el gobierno colombiano. Cuando el diálogo ha estado abierto, Cuba ha ejercido sus buenos oficios junto a otros países de Europa y América para su desarrollo efectivo.

En el caso del ELN, el país isleño es parte del Grupo de Países Amigos para las conversaciones de paz entre esa organización y las autoridades colombianas. Ha estado en este proceso junto a Francia, España, Suiza y Noruega. Se han celebrado varias rondas de negociaciones en La Habana y la contribución y esfuerzo del gobierno cubano ha sido reconocido internacionalmente, no solo por las partes participantes sino por la ONU y por gobiernos colombianos.

Una contradicción reiterada en los informes certificadores del Departamento de Estado, ha sido reconocer: “el gobierno colombiano conoce de estos arreglos y ha planteado que desea que Cuba continúe de mediadora en el proceso de Paz.”

Estas y otras falsedades se emplean cada año para amparar la infame inclusión, que no tiene asidero, que no haya sido rechazado con meridianas verdades y consistentes realidades, que han sido acalladas por los intereses de sucesivas administraciones norteamericanas.

A Cuba le asiste el derecho a insistir que los actos terroristas impunes sean conocidos por tribunales y que delincuentes como Luis Posada Carriles y Orlando Bosch Ávila sean juzgados y condenados. Estos notorios criminales y otros similares han recibido refugio seguro en territorio norteamericanos desde el cual siguen actuando.

*Es Profesor e Investigador Universitario

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Rafael R.ramírez Jomarrón dijo:

    Es lógico que los terroristas anticubanos sean excluidos,ya que esto representa una inyección de gruesas sumas de dinero para las cuentas bancarias de los que los que los protegen y manipulan.
    De igual forma ellos se mantendrán calumniando,sancionando y bloqueando a Cuba y a cuántos nos brinden su ayuda.
    Lo que sucede es que Cuba promueve la paz y la solidaridad humana y EEUU la guerra y la destrucción de nuestra especie, eso los mortifica y no lo perdonan y harán todo lo que puedan por desacreditar a nuestro país,lo que pasa que ya esa política histérica es vieja y el mundo entero los conocen.

  • andres garcia lopez dijo:

    Hablando de terroristas..¿tambien se excluyen a los terroristas israelies y a los que van a matar a inocentes civiles con sus guerras en el Africa, America y Medio Oriente?..¿donde estan los asesinos asalariados enviados por los Estados Unidos a Iran, afganistan etc?
    Ellos temen al ejemplo de cuba ante el mundo.
    andres

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

José Luis Méndez Méndez

Escritor y profesor universitario. Es el autor, entre otros, del libro “Bajo las alas del Cóndor”, “La Operación Cóndor contra Cuba” y “Demócratas en la Casa Blanca y el terrorismo contra Cuba”. Es colaborador de Cubadebate.

Vea también