Imprimir
Inicio » Opinión  »

El Rusito señala caminos aún después de muerto

| 2


El rusitoSabrosos suena el taburete. “Como si fueran timbales” comenta uno de los bailadores que sigue el ritmo del guaguancó.  “Alalalá, alalalá…”, quien toca también canta. “Moisés, usted parece un mulatón nacido en alguna barriada habanera y no un ruso. “El interpelado, sin dejar de tocar, improvisa: “Por algo vivo en Belén, ya tú ves; en el barrio de Belén, ya tú ves… “La fiesta sigue ardiendo en el solar.

AQUÍ ESTAMOS, JULIO ANTONIO

Mar de pueblo invade la calle Reina. 1933. Entierro de las cenizas de Julio Antonio Mella. Contra ese mar arremeten esbirros enviados por Batista, quienes burlan el permiso otorgado para realizar la manifestación. Palazos, tiros, heridos, muertos: entre estos, el Pionero Paquito González.

Un grupo de los manifestantes intenta escapar. Varios soldados se percatan: crecidos los instintos asesinos, persiguen. Por un callejón… ¡Sin salida! Los acosadores levantan los fusiles, van a disparar…Un joven llega, pistola en mano, y ordena: “¡Tiren las armas!”Los tipejos obedecen, sueltan los rifles, alzan los brazos. Los salvados se escabullen, mientras Moisés Raigorodski Suria apunta a los antihumanos. Luego, escapa también. Por la noche- no es tiempo para metamorfosear sillas en bongoes- escribe un comentario sobre el asunto.

RUGE LA METRALLA

Nació en Odessa el 10 de febrero de 1914. La metralla de la Primera Guerra Mundial preparada. Masas y naciones encarceladas por el zarismo ruso. Represión incrementada, en especial, después de la Revolución de 1905. La conflagración desgarra el planeta y el progenitor de Moisés, Germán, convertido en soldado de una causa de lobos sin poseer colmillos y garras. Sonia, la madre, y el pequeño hijo de cinco meses, deben refugiarse en la pobre casa de los abuelos maternos. La miseria muerde bien duro.

Mientras, el no lobo Germán sufre entre balazos y trincheras. Llega la noticia de que ha fallecido. Lo lloran. Cuando retorna, cuatro años después de la partida, trae mucho de muerte: arrastra la vida, la fe, la esperanza. No comprende el gran canto de Octubre y emigra con la parentela más cercana. Piensa establecerse en los Estados Unidos donde ya residen varios hermanos. .Escala en La Habana: el muchacho, de 9 años, se enamora de la ciudad y los padres desisten de seguir viaje. Hogar: Acosta 82. En la sala, instalan una imprenta.

SE ENCUENTRA A SÍ MISMO

A su arribo a la capital cubana, sabía ruso y yiddish. Antes de los 20 años de edad, llega a dominar otros idiomas; español, alemán e inglés. No solo se encanta y encanta con “los cueros”: 1927, estudia música en la Academia Cervantes: participa en conciertos programados por dicha escuela con el alumnado, tocando el violín o la mandolina. Ese mismo año, con 13 abriles, gracias a una dispensa, se presenta a los exámenes de ingreso del Instituto de Segunda Enseñanza de La Habana: obtiene sobresaliente. Aquel glorioso centro robustece la rebeldía de Raigol; así le dicen al muchacho también.

¡Muera Machado! ¡Abajo la tiranía! Tánganas, actos, pedradas contra los guardias. Disparos, palazos contra el pueblo. Crece el combate. 30 de septiembre de 1930. La juventud firma con sangre su decisión. Cae herido de muerte Rafael Trejo. Pablo de la Torriente Brau, después de noquear a varios polizontes, es hospitalizado con una herida profunda en la cabeza debido a un toletazo. El obrero comunista Isidro Figueroa sigue el mismo destino por un tiro en la pierna. “¡Abajo la dictadura grita Moisés y, con un adoquinazo, tumba a un policía. Ya es miembro del Directorio Estudiantil del Instituto habanero y del Ala Izquierda Estudiantil.

Energúmenos manchan la sala de la casa de los Raigorodski. Pistolas, fusiles, amenazas. Patadas contra las máquinas. Clausurada la imprenta. Los agentes disuelven el Círculo de Estudiantes Hebreos y confiscan la revista El Estudiante Hebreo, ambos fundados por El Rusito, quien dio a conocer sus primeros artículos marxistas en esta publicación. Cumple con lo planteado en su primer libro Albores Literarios (1932): “Cuando llegamos a Cuba, tenía dentro de mi corazón el nombre de Lenin; ahora, por los ideales de Lenin, estoy dispuesto a morir…Soy del pueblo rojo- mi apellido lo asegura- ahora me estoy tiñendo a conciencia: hace diez años que vivo en Cuba” Canaliza sus necesidades de comunicación artística: escribe cuatro obras de teatro y actúa en ellas. Con el dinero recaudado por el cobro de las entradas se ayuda a los familiares de los presos políticos.

INGRESA EN LA LIGA JUVENIL

Enero de 1933. Ingresa en la Liga Juvenil Comunista, célula 5 del barrio de Belén. Septiembre: como cuadro, organiza el mitin del Parque Central contra la presencia de la marina de guerra gringa en aguas cubanas, luego de la caída del machadato. La derecha acecha: el lugar está lleno de esbirros y ametralladoras. El Rusito es el orador principal; condena a injerecistas y cobardes. La multitud ruge: “¡Fuera la marina yanqui! ¡Abajo el imperialismo!”

En los sucesos del central Senado, donde antes cooperó en la implantación del soviet, lo hieren de bala. La reacción cierra el cerco. Lo apresan. En bartolina, a pan y agua durante 14 días. Intentan deportarlo. La presión popular lo salva. No se queda quieto. La soldadesca lanza ofensiva contra el Institutote La Habana. Lesionan, matan. El alinea entre los defensores del plantel sitiado e intercambia disparos con las bestias. Ataque contra el Arco de Triunfo de los fascistas abecedarios: lo incendian, hieren a los custodios. Raigol entre los atacantes.

La sentencia de los antihumanos se hace firme: eliminar a Raigorodski. El Partido Comunista decide el exilio. Está en contra, pero, disciplinado, acata la determinación. Escondido en el hogar revolucionario de María Luisa Lafita y Pedro Vizcaíno, espera el aviso. Dos días antes de la partida, supo que viajaría en barco hacia España.

CON LO MEJOR DE ESPAÑA

Desde que pisa la tierra hispana (septiembre de 1934), se une a los mejor de allí. Ingresa en el Partido Comunista Español en diciembre. La contrarrevolución lacera a la República. Enfrenta el cubano-soviético a los sinvergüenzas, en teoría o  a puñetazos en combates callejeros. Realiza varios oficios para ganarse la vida y, gracias al gran artista Ernesto Vilches, a quien había conocido en La Habana, trabaja como actor en el teatro y en el filme El preso 113. Lo esencial es la lucha: activo miembro de la Asociación de Revolucionarios Antiimperilistas Cubanos, organizada por la Lafita y Vizcaíno, ingresa en las Milicias Antifascistas Obrero-Campesinas (MAOC), apoya a las organizaciones juveniles de izquierda…El levantamiento franquista lo encuentra combatiente republicano.

Ataque a una madriguera de los sublevados: el Cuartel de la Montaña.”…con un fusil que me logró Raigorodski, tomé parte del asalto…era un hombre arrojadísimo… “(Policarpo Candón, comandante cubano y jefe de la Primera Brigada Móvil de la División 46. Caerá en la contienda.).Ese arrojo lo volvió a mostrar en La Sierra, Peguerinos, Navalperal, Usera, Casa de Campo, Ciudad Universitaria. Crea el Sindicato de Artistas y Escritores de la MAOC (agosto de1936).

Noviembre. Alcalá de Henares. El Rusito es comandante de batallón y comisario político del Quinto Regimiento. Al frente de sus hombres. Pudo ver a su novia española hace poco. El pecho le vibra de pasión todavía; ni el frío terrible le rompe los recuerdos. Mas el amor cederá terreno a las balas para el triunfo pleno del amor por todos. El comandante ruso- cubano Moisés Raigorodski Suria, pistola en sua diestra, dirige la ofensiva. ¡Por la República! ¡Acabemos con los fascistas ¡ Al ata…!” Las balas destrozan su corazón. Tiene 22 años.

Síntesis del libro El Rusito, del mismo autor de estas líneas, Premio Memoria del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau en 1997.

El rusito

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Haydée dijo:

    Emocionado y agradecido homenaje al Rusito!
    Por luchar por la verdad y enarbolar los valores republicanos.

  • Alexis Hernández Domínguez dijo:

    Es muy interezante esta historia para mi desconocida , Este muchacho fué extraordinario , ojalá que nuestra juventud se interece saber todo de este ejemplo de sencilles y amor por los desposeidos

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Víctor Joaquín Ortega

Víctor Joaquín Ortega

Periodista cubano. Trabaja en el periódico Tribuna de La Habana

Vea también