Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

La paz y la seguridad internacional pueden ser preservadas

| +

Intervención del Embajador Rodolfo Reyes Rodríguez, Representante Permanente de la República de Cuba ante la Oficina de las Naciones Unidas en Ginebra y demás organismos internacionales con sede en Suiza.

Reunión Plenaria de la Conferencia de Desarme

10 de agosto de 2010

Señor Presidente:

Permítanos ante todo felicitarlo por haber asumido el gran reto que representa la Presidencia de la Conferencia de Desarme.

Deseamos también saludar los esfuerzos realizados por el Embajador Luis Filipe de Macedo Soares, y su delegación, a fin de aprobar un programa de trabajo que permitiese a la Conferencia realizar trabajos sustantivos.

Señor Presidente:

Mientras escuchamos discursos en los que se asegura un supuesto comprometimiento con la paz y el desarme, la realidad fuera de esta sala es otra muy diferente.

El mundo y la especie humana se encuentran amenazados por el peligro de una guerra real, en la cual pueden ser utilizadas incluso hasta las armas nucleares.

Señor Presidente:

La paz y la seguridad internacional pueden ser preservadas. Se necesita para ello una verdadera voluntad política y la concientización del principio de la coexistencia pacífica y el derecho a la libre determinación.

Cuba reitera que la búsqueda de soluciones negociadas en el ámbito multilateral, y la necesidad de llegar a acuerdos colectivos, son la única manera de salvaguardar la paz y la seguridad internacionales.

A ello también deben sumarse pasos para abandonar la parálisis que ha caracterizado a la Conferencia en los últimos años. Esta constituye el único órgano multilateral de negociación sobre temas de desarme, y como tal debe conferírsele la importancia que entraña.

En ese sentido, Cuba favorece el reinicio de los trabajos sustantivos de la Conferencia de Desarme, mediante la adopción e implementación de un programa de trabajo que incluya todos los elementos de la agenda de la Conferencia.

Hacemos un llamado a que prime la flexibilidad necesaria, sobre la base del respeto a las reglas de procedimiento y el diálogo constructivo, a fin de lograr la adopción de un programa de trabajo amplio y balanceado, que tome en cuenta todas las prioridades reales en materia de desarme y el control de armamentos.

Señor Presidente:

La sola existencia de las armas nucleares y de las doctrinas que conciben su  posesión y empleo, constituye un grave peligro para la paz y seguridad internacionales. La tenencia de armas nucleares representa un incentivo irresponsable a su proliferación.

Cuba considera que el uso de armas nucleares constituye un acto ilegal, totalmente inmoral y no puede justificarse bajo ninguna circunstancia o doctrina de seguridad. Su uso constituiría una violación flagrante de normas internacionales relacionadas con la prevención del genocidio.

Teniendo en cuenta estos elementos, Cuba considera, junto a muchos otros países, que la máxima prioridad en nuestros trabajos debe ser el desarme nuclear.

Apoyamos la creación de un comité ad hoc y urgimos a que se inicien negociaciones sobre un instrumento que establezca un programa gradual para la eliminación total de las armas nucleares, en un plazo de tiempo determinado y bajo un estricto control internacional.

Cuba rechaza las pretensiones de algunos actores de ignorar o minimizar la relevancia del desarme nuclear para imponer un enfoque de no proliferación selectivo.

Rechazamos también la aplicación selectiva del Tratado de No Proliferación. Ratificamos nuestra posición de que debe respetarse plenamente el derecho inalienable de los Estados al uso pacífico de la energía nuclear.

Resulta en extremo preocupante que no todos los Estados poseedores de armas nucleares estén dispuestos a reafirmar el compromiso inequívoco, acordado por consenso en la Conferencia de Examen del TNP del 2010, de eliminar totalmente sus arsenales nucleares para lograr el desarme nuclear, de acuerdo con lo previsto en el artículo VI del TNP.

Sobre un eventual tratado que ponga fin a la producción de material fisionable para armas nucleares, y aunque desde nuestra posición nacional no existen objeciones para que sea discutido, nos preocupa su análisis selectivo y politizado, conociendo que se trata de intereses de países occidentales, en su mayoría.

Por otra parte, el establecimiento de las zonas libres de armas nucleares es un avance positivo y una medida importante para lograr el objetivo del desarme y la no proliferación nucleares en el mundo. En este contexto, Cuba considera que  es fundamental que los Estados poseedores de armas nucleares garanticen de manera incondicional, a todos los Estados incluidos en esas zonas, que no utilizarán ni amenazarán con utilizar dichas armas contra ellos.

Señor Presidente:

Cuba también reitera su preocupación por las consecuencias negativas del desarrollo y el despliegue de sistemas de defensa con proyectiles antibalísticos y la amenaza de desplegar armas en el espacio ultraterrestre.

Desde hace mucho tiempo, la prevención de una carrera armamentista en el espacio ultraterrestre se ha convertido en un reclamo mundial, ante el grave peligro que representa para la paz y la seguridad internacionales. Los instrumentos jurídicos en la materia, acordados por la comunidad internacional, deben ser respetados.

Estos instrumentos han desempeñado una función positiva en la promoción del uso pacífico del espacio ultraterrestre y en la reglamentación de las actividades en el espacio. También han tenido importancia en relación con la prohibición del despliegue de armas de destrucción en masa y de determinadas actividades militares en el espacio ultraterrestre.

Resulta necesario dar pasos aún más importantes en este tema. Cuba respalda el establecimiento urgente de un comité especial en la Conferencia de Desarme para iniciar negociaciones sobre un instrumento sobre la prevención del emplazamiento de armas en el espacio ultraterrestre.

Señor Presidente:

He trasladado algunas de las posiciones y preocupaciones de Cuba en torno al trabajo de la Conferencia de Desarme.

Permítame concluir, reiterándole el pleno apoyo de la delegación cubana al mandato y trabajo de la Conferencia de Desarme.

Muchas gracias.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rodolfo Reyes Rodríguez

Vea también