Inicio » Opinión, Medio Ambiente  »

El agua como mercancía

Por: Frei Betto
En este artículo: Agua, Capitalismo, Medio Ambiente, Pobreza
3 agosto 2010 | 4

El capitalismo mercantiliza los bienes de la naturaleza, los frutos del trabajo humano, todos los aspectos de nuestra vida. Aprendemos en la escuela que el 71% de nuestro cuerpo es agua, la misma proporción existente en nuestro planeta.

Bebemos litros de agua en el transcurso del día. ¿Salida de un viejo y buen filtro? No. Generalmente, de botellas compradas en supermercados. ¿Quién garantiza que el agua embotellada es más potable que la filtrada en casa? La propaganda; ella manipula nuestra mente y orienta nuestros hábitos.

Con la mirada puesta en la factura, las empresas transnacionales procuran infundir en la opinión pública la idea del agua como mercancía de gran valor económico, capaz de volverse una fuente de ingresos para un país como el Brasil. Se despoja al agua de su dimensión de derecho humano, de su carácter vital, de su dimensión sagrada. Quien se opone a esta ideología es tachado de “contrario al progreso”. Sin embargo, es en la defensa del agua como derecho y bien común donde reside la posibilidad de salvar al planeta Tierra -”Planeta Agua”- de la desolación, y que aseguremos la vida de las futuras generaciones.

El argumento para la mercantilización del agua es sencillo: teniendo que pagar, su utilización será más racional y cuidadosa. Pero eso no implica incluir el agua en la categoría de mercancía regida por las leyes del mercado.

Este argumento tiene su parte de verdad: se cuida más lo que es más caro. Las consecuencias, sin embargo, pueden ser graves si el agua es regida por la ley de la oferta y la demanda. El cobro por el uso del agua puede ser un mecanismo de administración peligroso desde el momento en que se establezcan precios diferenciados conforme a la concesión de su uso. Una fábrica de cerveza saca de un pozo artesiano toda el agua que necesita, sin pagar nada por ella. Después arroja parte de esa agua, ahora contaminada por detergentes y desechos, al río más próximo. El lucro por la venta de cerveza es todo para ella; la pérdida en el caudal subterráneo y la contaminación del río son de la comunidad local.

Una buena gestión cobraría un precio menor por el agua usada como insumo y un precio alto por el uso industrial, de modo que obligara a la industria a filtrar los desechos antes de verterlos de nuevo al río. También es necesario establecer precios diferenciados conforme al uso del agua (consumo humano, producción industrial, energía eléctrica, agricultura de regadío, ocio…).

En las zonas urbanas pagamos por los servicios de captación, tratamiento y distribución del agua, no por el agua en sí. La novedad es que, además de los servicios, tendremos que pagar también por el metro cúbico de agua utilizada. Si este precio adicional llega a excluir a alguien del acesso al agua, tal medida será éticamente inaceptable.

El principio que obliga a pagar a quien usa no puede ser aceptado en sentido contrario: “quien no paga no usa.” No siendo el agua una mercancía, sino un bien público, el principio sólo se aplica como norma reguladora del uso, sea cuantitativa (quien usa más agua paga más), sea cualitativamente (quien la usa para fines lucrativos paga más que quien la usa para consumo personal). Si no fuera así, el agua dejará de ser un derecho de todos los seres vivos, creándose un impasse ético y una tragedia: la de los excluídos del agua.

Frei Betto es escritor, autor, junto con Marcelo Barros, de “El amor fecunda el Universo. Ecologia y espiritualidad” (Agir), entre otros libros. www.freibetto.org – twitter:@freibetto

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • F.JUAN ÁGUILA dijo:

    COMO USTED, SON MUCHAS LAS PERSONAS QUE RESULTA INESTIMABLEMENTE AGRADABLE Y NECESARIO LEER Y QUE POR SUERTE, PUBLICAN EN ESTAS PÁGINAS.

    Un día lo califiqué y lo reitero, como la voz de los pobres; pero del Mundo.

    Ha puesto el dedo en una de las tantas “llagas” que padecemos hoy en día.

    Desde hace tiempo el agua ya se ve como una especie de “Oro Blanco”, quiero decir, para hacer un símil con el Petróleo (“Oro Negro”)

    En 1985, cuando visité Argentina por primera vez me enteré que Estados Unidos estaba interesado, nada menos, que en las reservas de agua de ese hermano país.

    Me quedé, como no era para menos, sorprendido por lo que de inimaginable para mí resultaba.

    Su participación en el encuentro de la Tierra y el agua en Bolivia y su planteamiento de que fuera una reunión bianual y en ese país me parece de la mayor trascendencia.

    Con el Mayor respeto del Mundo permítame pedir a DIOS que lo Bendiga

  • Anastasia dijo:

    Esta es un bien común vital que tiene como tal de ser cuidada
    pues es la base de la vida aunque en países se recibe en abundancia en el invierno y se desperdicia en mi país en la comunidad la Isla el ANDA tiene una tubería que derrama agua grandemente y desgraciadamente se va al rió sucio, en lo que otros mueren de sed, si tan solo se hicieran programas para optimizar el uso de este bien, y generar beneficios para los mas pobres, bueno yo he visto gente que hierve el agua del río sucio para tomársela un día visite a una sra. en una marginal y le pedí agua tenia tanta sed después de caminar tanto que sin presentarse mi sentido lógico solo me la tome, y después pensé de donde la trae si no tenia chorro, y ella me contó del río y le dije de cual ante lo que me dijo de este, y era el río sucio,si tan solo hubieran programas que ayudaran a optimiza
    EL USO NECESARIO DE ESTA Y A OBTENER BENEFICIOS DE SU EXCEDENTE PARA AYUDARLE A LOS POBRES Y SACAR A UN PAÍS DE SU POBREZA
    Pero es mentira que este bien sea común, porque el que no tiene dinero para pagarla la obtiene como esta sra. como puede
    Si fuera un bien común todos la obtendríamos gratis y hubieran mas cantareras (chorros comunes) pero asta estas se pagan y el que no da la cuota no conecta su manguera.
    Ante el trabajo e encuestas se le ayuda a los mas pobres
    pero se gasta en armas y medios de destruccion masiva porque no crear medios de recoleccion de aguas lluvias y intercambiar beneficios de lo que necesitamos por lo que tenemos en excedencia.
    sin dejarnos corroer por la abaricia . y ayudar a los demas.

  • F. JUAN ÁGUILA dijo:

    Disculpas

    “La voz de los pobres del mundo”, quise decir. Como le he llamado en otras ocasiones

  • helver dijo:

    Es importante cuidar el agua, nuestro cuerpo al igual que nuestro planeta está cubierto por un gran porcentaje por el agua; es decir que si no cuidamos el agua la luz de nuestra vida le llegara su oscuridad; en fin si no cuidamos el agua moriremos. Muy interesante lo que dice el artículo sobre colocar un precio menor por el agua usada como insumo y un precio alto por el uso industrial, de modo que obligara a la industria a filtrar los desechos antes de verterlos de nuevo al río. La idea de colocarle un precio al agua y comercializarlo tiene su ventaja desventaja ya que ayudaría a crear conciencia que el agua tiene un gran valor vital esencial para la vida del ser Humano al igual que a los seres vivos; pero se debe tener en cuenta también que el agua comercializada, no nos garantiza nadie que el agua embotellada es más potable que la filtrada en casa. La propaganda; ella manipula nuestra mente y orienta nuestros hábitos. La solución es crear conciencia y cuidar el agua desde el hogar es la solución porque si no cuidas lo que es de tu casa, sino cuidas desde allí menos lo mundo externo.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Frei Betto

Frei Betto

Teólogo brasileño y uno de los máximos exponentes de la Teología de la Liberación. Es el autor del libro “Fidel y la Religión”.

Vea también