Imprimir
Inicio » Opinión  »

Los Neoconfederados

| 7

Tras la votación del domingo 21 de marzo, en la que por apenas siete votos el Congreso aprobó el proyecto de reforma sanitaria del presidente Obama, la política norteamericana ha entrado en un espiral de pasiones encontradas, cuyo fin es impredecible. Cualquier observador, no necesariamente imaginativo, sentirá en el aire ese presentimiento colectivo de que tras la agudización de las contradicciones entre las dos naciones que se disputan el control del país, podría hallarse el germen de una lucha aún mayor, inesperada, indeseable. No es exagerado afirmar que en la atmósfera se sienten las vibraciones que anteceden a otras conmociones más directas, más enconadas, quizás más violentas.

Precisamente cuando el país conservador y ultramontano se enfrenta al país liberal, hallo reminiscencias de aquellos días que fueron antesala de la Guerra Civil. Lo encendido de los ánimos y le escalada en la retórica revanchista de la oposición neoconservadora, paleoconservadora  y teoconservadora así lo demuestra. Y a la par que aumenta la sensación de que se acercan días de prueba, y que la situación podría escalar hasta salirse de control, actúa como  telón de fondo una crisis galopante e interminable, un  desempleo  que toca ya  las puertas de la pequeña burguesía de los suburbios, y se agiganta la incertidumbre ante  las perspectivas de un futuro pauperizado.

Y he aquí que la derecha rabiosa revisa su arsenal y bruñe con gesto torvo y demorado las carabinas y sables de sus abuelos Confederados, desempolva los uniformes grises de la Secesión y cuelga de nuevo en la pared los retratos de Jefferson Davis y el general Lee. He aquí que de la noche de los tiempos regresan conceptos y propuestas que se creían sepultados para siempre bajo las ruinas de la Historia y el progreso. He aquí que toman por asalto las tribunas y claman desde la radio, los blogs, la prensa plana, la televisión y  las redes sociales  esos logreros de siempre, los incendiarios fervientes, los rabiosos febriles, los arrebatados que pronostican hecatombes, alertan de peligros tremebundos y proponen remedios apocalípticos a nombre de “los valores de América”, “el proyecto traicionado de los Padres Fundadores” o la “salvación de la Cristiandad”.

Leer, después del domingo 21 de marzo a los editorialistas de “Townhall.com”, brazo armado vociferante de la correcta y atildada Heritage Foundation, es como comprar boletos para  un escalofriante recorrido por el Parque Jurásico de la política norteamericana; es como volver, no ya a los tiempos anteriores a Marx y Freud, sino también de Darwin. En virulencia,  compiten con los traga-fuegos radiales al estilo de Seann Hannity, Rush Limbaugh y Newt Gingricht. Solo los superan esos seráficos cruzados sureños del movimiento Neoconfederado, agrupados en organizaciones-fósiles como el Council of Conservatives Citizens(CCC) , cuyos enviados regalaron una bandera confederada al cuasi-fascista Jean Marie Le Pen, del Frente Nacional de Francia, o la “League of South”, del “New Dixie Manifesto” y la exaltación de una fantasmal herencia anglo-celta que dicen defender en medio de un “diabólico imperio multicultural”, viviendo en un país “salvaje y anti-cristiano”, como ha tildado a su propia patria Thomas Flemming, uno de sus ideólogos.

Los gurúes del neoconservatismo agrupados en “Town Hall.com, no repuesto aún de la derrota del domingo, enseguida abrieron fuego de contención. Para ello, siguiendo la tradición neo que encarnó en el gobierno de George W. Bush, no se reparó en daños colaterales. David Limbaugh se preguntaba, al día siguiente, si “… estábamos en presencia del principio del fin o de una dramática oportunidad para propiciar el renacimiento de la nación”. Para Thomas Sowell, uno de los tantos voceros de minorías raciales, en este caso afroamericana, que con delectación ha cultivado el neoconservatismo en sus verdes invernaderos, se traba del anuncio de que estaba cerca un “punto de no retorno en la historia de los Estados Unidos“, y que la última oportunidad ante el pueblo norteamericano para frenar lo que llamó “el desmantelamiento de la nación a manos del gobierno actual”, se ubicaba en las elecciones de medio término, del próximo noviembre.

Dos días después, una sibilina Carol  Platt Liebau, escribía en el blog de “Townhall.com” que las denuncias hechas por demócratas, amenazados con violencia, una vez llevada a cabo la votación del domingo, se debía a la “justificada ira de los americanos por los dictados de un gobierno burocrático”, y que si bien, el uso de la fuerza no era la solución, “entendía  ( y compartía entre líneas) la opinión de muchos lectores conservadores que le recordaban que la Guerra  Revolucionaria (de independencia) fue necesaria…”. No en vano esa Barbie de la reacción que es Sarah Palin, principal animadora del Tea Party Movement contra Obama, había proclamado, apenas un mes antes en la Convención de Nashville , ” que lo que el país necesitaba era una revolución”, conservadora, por supuesto.

Pero el más claro de todos fue Dennis Praguer, al reconocer que “esto es ya la Guerra Civil” antes de responder a la pregunta de, en lo adelante, qué hacer. “Lo ocurrido es terrible-argumentaba-. El país ha dado un paso peligroso en una dirección diametralmente opuesta a su sueño original de tener un gobierno pequeño e individuos libres. Experimentamos una crisis de valores sin precedente. La gente no entiende que luchamos contra la izquierda, no contra los liberales, y la izquierda no cree ni en el excepcionalismo de la nación, ni en la creación de riquezas… Hay que luchar sin tregua para lograr la revocación de esta ley. Hay que reconocer, de una vez, que nos hallamos en medio de una Guerra Civil no violenta, gracias a Dios, pero lo cierto es que la izquierda no comparte los valores del resto del país. Ambos son irreconciliables. Si la izquierda vence, pierden los valores norteamericanos. Por primera vez en mi vida-concluyó- tengo dudas de si el sistema americano podrá prevalecer. Y si no luchamos por ello, lo lamentaremos.”

Apenas once días antes de  la votación del domingo pasado, en un anuncio de Townhall. Spotlight se era aún más claro, si cabe. “Un patriota millonario te quiere armado y entrenado”.- se anunciaba, sin especificar para qué. Ni falta que hacía. “Este patriota, el Dr Ignatius Piazza, pagará de su peculio la diferencia del costo si adquieres un arma y entrenas tiro, durante cinco días-se anunciaba-. Cada solicitante sólo deberá pagar un dólar… Ya se han repartido 4500 armas…

¿Sorprende que quien sepa escuchar ya distinga en el aire las belicosas notas del himno confederado, aquel de “God Save the South”, o los gritos de “Deo Vindice” con que las tropas rebeldes tomaron por asalto Fort Sumter, en Carolina del Sur, enarbolando la bandera de la cruz sureña?

Pero los atizadores del odio de hoy olvidan que aquella contienda, casi inocente y rudimentaria, se selló tras cobrar la vida de más de un millón de ciudadanos, el 3% de la población de entonces. Y también olvidan aquellas proféticas palabras de Lincoln, él mismo devorado por aquella conflagración fraticida, pronunciadas tres años antes de aquel 12 de abril de 1861, cuando se rompieron las hostilidades. “Un hogar dividió contra sí mismo, no puede sostenerse en pie… No creo que este gobierno pueda fortalecerse, siendo mitad libre y mitad esclavo… No espero que el hogar se venga abajo, pero sí que cese la división”.

Pero estos  neoconfederados renacidos son capaces de todo, con tal de saciar sus instintos de venganza y odio contra la otra mitad del país que osó castigar en las urnas a los neoconservadores y elegir a Obama. Son capaces, incluso,  de derribar con sus propias manos el hogar común  e incendiar  el hogar de todos los demás seres del planeta.

¡Pobre Honesto Abe! ¡Pobre Lincoln!

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jose A. Montoya dijo:

    José A. Montoya desde Miami

    Acá, desde la tribuna más perfecta y cercana a todos lo que le podemos llamar los proverbios de las noches señaladas en los Estados Unidos, precisamente porque dependen algunos nacistas y racistas de este país o los de buena voluntad para que envistan del tal Uniforme gris o azul, no así en ciertas zonas son de buena talla humana, en una ocasión incursioné por el norte de las Carolinas y aquellos de barbas rojas y cuellos rojos casi me queman en la cruz, gracias a mi rápida reacción salí chancleteando antes de que me ajusticiaran en el primer árbol y quemaran vivo, y les cuento que no exagero, peco de decir la verdad hasta caer mal incluso, pero aunque el periodista que ha escrito este editorial o comentario demasiado filosófico y con palabras muy sofisticadas y algo lejana la historia, esta claro, mis treinta años en Miami o USA me ha enseñado muchas cosas, las que me han dado el toque de en extremo revolucionario cubano y aunque critico lo incorrecto al punto de incluso convertirme en ermitaño revolucionario si fuera necesario, no me resta capacidad para dar la razón a quienes la tengan, en este caso el escritos está por mi línea, considero que las cosas en Estados Unidos se están calentando al punto de que es posible se termine en una división de socialistas contra nacistas totalitarios grises, los generales del nazismo sobran en esta nación, incluso hasta latinos descendientes de esbirros Batistianos están infestados de dos tipo de sangre, la Batistiana y la racista imperial, y es fácil nombrarlos ya que no les temo a ninguno, Lincoln Díaz-Balart, su hermano, Ileana, Y unos cuantos más que encabezan la mala raza contra cubana y chacales de nuestro pueblo para socavarlo, y no me canso de acusarlos.

    Cubanos, ser revolucionario y codificar la clave de conservar la revolución como algo incuestionable sobre todas las situaciones en Cuba, es deber de todo cubano libre, las diferencias, errores y situaciones que merezcan ser evaluadas la resolveremos, como cualquier situación que merezcan ser evaluada y reconsiderada, pero revolución, cuidarla, engrandecerla, es la única cuna que nos librará a los cubanos de que nos mantengamos libres de nacistas y esclavistas, en esta etapa estoy terminando mis aprendizajes para terminar de entender aquello de “Viví en el Monstruo y le conozco sus entrañas” que Olodumare nos libre de los peores de la humanidad.

  • didier dijo:

    quiero hacer una reflexion hacerca del presidente de los estados unidos ya que considero uno de los presidentes mas criticados de la historia hacerca de su politica, como es posible que un presidente halla llegado al poder valiendose de la situacion economica que atravesaba el pais y de la guerra iniciada por el anterior presidente y ademas de la situacion ilegal que viven muchos latinoamericanos,ya que eso fue lo que lo llevo al poder ,pero al final tiene que seguir la misma politica de sus antecesores ,yo diria que es una persona de dos cara, y ahora habla de reforma sanitaria que no va beneficiar en nada su prestigio y popularidad,

  • JESUS dijo:

    Ah don Eliades Acosta Matos, enterado de la historia norteamericana, pero de esa parte genérica que no especifica el contenido de los intereses económicos, solicles y políticos de entonces, que nos ayudaría a entender mejor lo que pretende con este su artículo de LOS NEOCONFEDERADOS.

    Las contradicciones políticas, supongo, se entienden desde la comprensión real de las contradicciones de sus actores, contradicciones que tienen sus orígenes en los intereses económicos.

    En consecuencia cabe preguntarse: ¿cuales son los intereses económicos de los demócratas y cuales de los republicanos? ¿a que sectores de la economía representan estos actores congresales? y ¿como es que los afentan en sus itereses?

    No conozco el fondo de estos asuntos, por ello no puedo examinar con objetividad las contradicciones que se desarrollan en ese pais del norte.

    Pero si puedo reclamar (porque supongo tambien que Cuba Debate es parte de nosotros los marxistas o luchadores o simplemente interesados en el camino de la revolución o del simple progresismo), para que se haga todo lo posible para escribir opiniones DE3SDE EL LADO DE LA OBJETIVIDAD, desde el lado DEL ANALISIS CIENTÍFICO, desde el lado del marxismo.

    Los que diariamente leemos (o los esporádicos tambien) Cuba Debate, lo hacemos esperando que este medio informativo nos sirva para entender mejor la realidad, para entender el por qué de los problemas, el por qué del actuar de tantos actores políticos, para siquiera empezar a entender cuales deben ser las respuestas a cada momento de la historia para poder comprender cual es el camino para la revolución.

    Para entender, por otro lado, quienes pueden ser nuestros posibles aliados en la lucha por la revolución. Pero… ¿como vamos a poder entender eso cuando se nos habla de DERECHA E IZQUIERA en la representación congresal norteamericana, asi a rajatabla? Escrito de esa manera, se nos está orientando a entender que en el congreso norteamericano existen representantes de derecha e izquierda, de reaccionarios y progresistas (o de repente revolucionarios) (por decir asi) con quienes nosotros (o la revolución) podemos hacer las alianzas políticas y marchar con ellos.

    Finalmente ¿por que del miedo de don Eliades Acosta Matos a las confrontaciones violentas?, todo acto revolucionario (o como en nuestros tiempos, simplemente actos reformistas)conllevan necesariamente la soluciones violentas, armadas ¿O queremos regresar a esos tiempos del pensamiento cristiano de que con la voluntad divina y las palabras milagrosas se resuelven las contradicciones?

    Toda confrontación es buena por muchas razones, entonces… BIENVENIDAS LAS CONFRONTACIONES, BIENVENIDA LA LUCHA DE LAS CONTRADICCIONES.

  • Enrique Vital Alfaro dijo:

    Hasta que el pueblo norteamericanono tome al toro por los tarros,EE UU no dejera de ser un país con parte de su pueblo esclavo,sufrido y solo con algunas reformas como esta de la mejoría en la salud,los poderes empresariales son muy grande y siempre defenderán sus derechos,que son practicar el egoismo,el individualismo y pocos vivir a costa del trabajo de muchos no importa su nacionalidad,jamás se convencerá al rico de compartir su riqueza con los pobres,hay que quitársela por la fuerza con la misma fuerza que la obtuvieron.
    Miren los que pasó en Honduras,para mantener el privilegio de unas cuantas familias,allí solo el pueblo dirá la última palabra,le será muy difícil pero al final vencerán,quedarán en el camino muchos mártires,pero la razón se impondrá sobre la barbarie y en EE.UU, debe ocurrir igual,cuando ocurrirá es difícil pronosticarlo,pero el futuro tiene que ser mejor para todos, como dijo el filódofo griego solo el pueblo tendrá salud cuando la tierra la tenga,Obama logró imponer sus reformas,pero no hizo nada para mejorar los problemas climáticos y engañó al mundo,aquella pelea no se atrevió hecharla,pero si quiere pasar a la Historia,como un hombre de bien,le quedan muchas peleas en su propio país,que abandone las guerras fuera de su país y se prepare para las que tiene que hecha internamente y entonces será fiel al sueño de su padre y los verdaderos fundadores de esa gran patria.

  • CANTACLARO GERNIKA1937/FALUIA2004 dijo:

    LA GOTA QUE COLMÀ EL VASO MISTER DANGER LINPIANDOSE EN LA ROPA DE CLINTOM?
    CONBATE FINAL CON BANDA SONORA DE LOS RANOMES!!!!
    BILBO EUSKAL HERRIA 26-03-2010 19:25

  • Eliades Acosta dijo:

    Estimado Jesus:

    Me alegra que me lea con esa òptica. No hay dudas de que estamos del mismo lado y que es el lado de las revoluciones y el marxismo, solo que me permito recordarle que comunicar ideas, y esto es lo hacemos quienes escribinos en Cubadebate, exige ajustarse a los mecanismos de la comuniocación, conectar con el lector y jugar con resortes que no son solo políticos y científicos, sino, eminentemente literarios. No todos somos como Marx, que escribió “El 18 Brumario de Luis Bonaparte”, o El manifiesto comunista” combinando una cultura científica enorme y una facilida extraordinaria por la palabra bien dicha y bella. Los seres humanos somos mas modestos y solo aspiro con lo que escribo a hacer pensar, a preocupar y ocupar a los lectores que me regalen su tiempo. A partir de ahí, cada cual es libre de pensar con su cabeza, profundizar o actuar. Por lo demàs, si Usted considera que no hay ciencia en el artículo, pùes lo respeto y lo animo a que nos ilustre escribiendo el suyo, sería sumamente interesante leer su análisis y ver cómo se cumplen en la práctica, sus exigencias. Lo animo también a que me lea más reposadamente y apreciará, por ejemplo, que yo hablo de enfrentamiento entre liberales y conservadores, y hablo de la derecha rabiosa para identificar a los neoconservadores. Quien identifica a legisladores democratas con la izquierda es uno de tales editorialistas neoconservadores, no yo. Por lo demàs, la violencia revolucionaria a la que rinde culto, es un ultimo recurso y solo se justifica en situaciones explosivamente revolucionarias, no es el caso hoy ni de América Latina, ni de la mayor parte del mundo, exceptuando donde tienen lugar guerras de liberaciòn o resistencia. Mucho menos es el caso de la violencia de la que aquí alerto, pues nos e trata de violencia revolucionaria, sino de violencia reaccionaria. Quién ganaría con su estallido, acado los trabajadores de ese país o los del resto del mundo? La violencia reaccionaria, en estas condiciones concretas de crisis implicaría una salida reaccionaria de esa misma crisis. O es que acaso usted realmente cree que de una guerra civil hoy en los Estados Unidos emergerá un gobierno socialista? En política, estimado Jesús, no solo funcioan las doctrinas, sino también las realidades. Seamos al menos realistas, ya que buenos doctrinarios no hemos sido los de la izquierda.

  • Pedro Monroig dijo:

    He leido el articulo y me creo con suerte de haber leido la trilogia de Eliades Acosta Matos desde el titulo “El apolalipsis segun San George” hasta su tercer titulo que ahora no me viene a la mente.

    Eliades a sido un estudioso profundo de como se viene desarrollando desde años no tan lejanos como el siglo 19 las Teorias ideologicas que en estos momentos son la base filosofica del neoconservadurismo.

    Considero que tiene mucha razon en su articulo de alertar una posible Guerra civil en los propios EU, que hojala no llegue a ser con las armas.

    Fidel tambien lo viene alertando. Las crisis generan revoluciones y cambios; eso lo ha demostrado la historia y los padres de la filosofia marxista, lo han plasmado en sus estudios.

    Pero las revoluciones y los cambios en momentos de crisis, lo mismo generan una Rusia Sovietica , que una Alemania Nazi. Y más en un pais como EU donde los extremistas neoconservadores promueven ideas superfacistas.

    Hay una escritora que en un articulo periodistico reciente escribio más o menos con estas palabras: el extremismo es hijo del desespero y de los malos tiempos. Los neoconservadoresestan desesperados, saben que les queda muy poco tiempo en el libro de la historia y creen en que la unica forma de mantener sus valores es ESCLAVIZANDO AL MUNDO.

    No podemos olvidar que EU es la mas poderosa potencia de todos los tiempos, lo unico que su poderio no es moral; y en este mundo actual lleno de poderosas vias de rapida informacion el mayor poder es la moral.

    Pedro Monroig

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Eliades Acosta Matos

Eliades Acosta Matos

Filósofo y escritor cubano. Es el autor del libro “El Apocalipsis según San George”.

Vea también